Lactancia materna como factor protector en el desarrollo de obesidad infantil

INTRODUCCIÓN

En estos últimos años ha habido un aumento importante en las cifras de obesidad mundial. Estas cifras son realmente preocupantes cuando hablamos de datos de obesidad infantil.

La lactancia materna es una práctica recomendada desde instituciones nacionales e internacionales debido a los múltiples beneficios de ésta sobre la salud tanto infantil como de la madre.

Uno de estos beneficios parece ser la protección que la lactancia materna ejerce sobre el desarrollo de una posterior obesidad tanto infantil como en edades futuras. Por esta asociación y por esta idea de que la lactancia materna supone un factor protector para el desarrollo de una futura obesidad y la alta prevalencia de esta enfermedad a nivel mundial, parece obvio que se debe invertir en promoción y divulgación de este método de alimentación.

Autoras: Laura Rodríguez García*, María Gómez de Cos*, Elena Sánchez Huerta *, Alba Couce Pérez *, Almudena Díaz González *, Sandra Fernández Fariña*, Beatriz Busto López*, Marina Rodríguez Suárez*, María Menéndez Granda* y Eva Vázquez Fernández **.

* Matrona SESPA (Servicio Salud Principado de Asturias)

** Enfermera SESPA (Servicio Salud Principado de Asturias)

LACTANCIA MATERNA

Definida por la OMS como: “forma ideal de aportar a los niños pequeños los nutrientes que necesitan para un crecimiento y desarrollo saludables” (1), recomendando la lactancia materna de forma exclusiva hasta los seis meses de edad y prolongando ésta con la alimentación complementaria hasta los dos años.

La lactancia materna (LM) tiene muchos beneficios para la salud de la madre y el niño (2). La leche materna contiene todos los nutrientes que el niño necesita durante los seis primeros meses de vida. Protege contra la diarrea y las enfermedades comunes de la infancia, como la neumonía, otitis media y síndrome de muerte súbita del lactante (2) (3) (43).

publica-TFG-libro-ISBN

A largo plazo, la lactancia materna exclusiva se asocia con una menor tendencia a la obesidad y a la diabetes y con mejores puntuaciones en las pruebas de desarrollo intelectual y motor. (3) (4) (5).

Los adolescentes y adultos que fueron amamantados de niños, tienen menos tendencia a sufrir sobrepeso u obesidad. Son también menos propensos a sufrir diabetes tipo 2 y obtienen mejores resultados en las pruebas de inteligencia (3).

La lactancia materna exclusiva consiste en ofrecer al lactante únicamente leche materna. No se dan otros líquidos, ni sólidos (ni siquiera agua), exceptuando la administración de soluciones de rehidratación oral o de vitaminas, minerales o medicamentos en forma de gotas o jarabes.

Para que las madres puedan iniciar y mantener la lactancia materna exclusiva durante 6 meses, la OMS y UNICEF recomiendan: (1)

  • Que la lactancia sea iniciada de forma precoz. En la primera hora de vida. Para que esto se lleve a cabo se debe fomentar el contacto piel con piel entre madre e hijo tras el nacimiento.
  • Que el lactante sólo reciba leche materna. No debe recibir ningún otro tipo de alimento, ni bebida, ni siquiera agua.
  • Que la lactancia se haga a demanda, es decir, con la frecuencia que quiera el niño, tanto de día como de noche.
  • Que no se utilicen biberones, tetinas ni chupetes.

Existen estudios que avalan que si se empezase a amamantar a cada recién nacido en la primera hora tras su nacimiento, y se continuase con una lactancia materna exclusiva durante los primeros seis meses de vida, prolongando dicha lactancia hasta los dos años se conseguirían salvar al año 800.000 vidas infantiles (8).

Numerosas investigaciones han demostrado que las madres necesitan apoyo activo para iniciar y mantener prácticas apropiadas de lactancia materna (1) (14). La OMS y UNICEF lanzaron en 1992 la iniciativa Hospitales amigos de los Niños con el fin de fortalecer las prácticas de las maternidades en apoyo de la lactancia materna. La base de la iniciativa son los Diez pasos hacia una feliz lactancia natural, que se describen en la declaración conjunta de la OMS y el UNICEF titulada Protecting, Promoting and Supporting Breastfeeding (1989). (1)

Los diez pasos hacia una feliz lactancia natural que deben llevar a cabo todos los servicios de maternidad y atención a los recién nacidos son: (1) (60)

  1. Disponer de una política por escrito relativa a la lactancia natural que sistemáticamente se ponga en conocimiento de todo el personal de atención de la salud.
  2. Capacitar a todo el personal de salud de forma que esté en condiciones de poner en práctica esa política.
  3. Informar a todas las embarazadas de los beneficios que ofrece la lactancia natural y la forma de ponerla en práctica.
  4. Ayudar a las madres a iniciar la lactancia durante la media hora siguiente al parto.
  5. Mostrar a las madres cómo se debe dar de mamar al niño y cómo mantener la lactancia incluso si han de separarse de sus hijos.
  6. No dar a los recién nacidos más que leche materna, sin ningún otro alimento o bebida, a no ser que estén médicamente indicados.
  7. Facilitar la cohabitación de las madres y los niños durante las 24 horas del día.
  8. Fomentar la lactancia natural cada vez que se solicite.
  9. No dar a los niños alimentados al pecho chupetes artificiales.
  10. Fomentar el establecimiento de grupos de apoyo a la lactancia natural y procurar que las madres se pongan en contacto con ellos a su salida del hospital.

Además, los centros deben rechazar las muestras gratuitas o de bajo costo de los sucedáneos de leche materna, biberones y chupetes.

A nivel mundial, menos del 40% de los lactantes menores de seis meses reciben leche materna como alimentación exclusiva. Seguimos muy por debajo de las cifras recomendadas por la OMS (100% a los 6 meses), alcanzando sólo entre la cuarta y la tercera parte de este objetivo en España (9).

A pesar de sus beneficios, la prevalencia de la lactancia materna es muy baja. En todo el mundo, los niños menores de 6 meses alimentados con lactancia materna no llegan a un 40% (10) (11).

En España, la prevalencia de LM al alta hospitalaria es del 84,8%, a los 4 meses del 53,7%, y a los seis meses del 15,4%. (12) (13).

lactancia-materna-factor-protector-obesidad-infantil

OBESIDAD Y SOBREPESO

La OMS define el sobrepeso y obesidad como la acumulación anormal o excesiva de grasa que puede ser perjudicial para la salud (14).

El índice de masa corporal o IMC es el indicador antropométrico que utilizamos para realizar su diagnóstico.

Se calcula dividiendo el peso en kilogramos de la persona entre el cuadrado de la talla en metros. Una persona con un IMC igual o superior a 30 es considerada obesa y con un IMC igual o superior a 25 es considerada con sobrepeso. El sobrepeso y la obesidad son factores de riesgo para numerosas enfermedades crónicas, entre las que se incluyen la diabetes, las enfermedades cardiovasculares y el cáncer. 

La obesidad infantil se asocia con una mayor probabilidad de obesidad, muerte prematura y discapacidad en la edad adulta. Pero además de estos riesgos futuros, los niños obesos sufren dificultad respiratoria, mayor riesgo de fracturas e hipertensión y presentan marcadores tempranos de enfermedad cardiovascular, resistencia a la insulina y un mayor riesgo de trastornos psicológicos (6).

La prevalencia de la obesidad ha ido en aumento con el paso del tiempo, llegando a considerarse la obesidad como una epidemia global y la enfermedad no transmisible con mayor prevalencia del mundo (15).

Según la OMS, en 2014, el 39% de las personas adultas de 18 años o más, tenían sobrepeso y el 13% eran obesas.

La obesidad infantil es uno de los problemas de salud pública más graves del siglo XXI. El problema es mundial y está afectando progresivamente a muchos países de bajos y medianos ingresos. La prevalencia ha aumentado a un ritmo alarmante. Se calcula que en 2010 había 42 millones de niños con sobrepeso en todo el mundo, de los que cerca de 35 millones viven en países en desarrollo (16).

En 2013 la prevalencia de sobrepeso infantil fue del 24’6% y la de la obesidad infantil fue del 18,4% (16).

En 2014, 41 millones de niños menores de cinco años tenían sobrepeso o eran obesos.

En España, por regiones, en población de 2 a 24 años tenemos: (17)

  OBESIDAD SOBREPESO
ZONA CENTRO 15’3% 12’2%
ZONA SUR 15’6% 13’8%
ZONA NORDESTE 9’8% 12%

**Zona centro (Madrid, Castilla León, Castilla La Mancha y Extremadura).Zona sur (Andalucía).Zona Nordeste (Cataluña, Aragón y Baleares).

Un IMC elevado es un importante factor de riesgo de enfermedades no transmisibles como: (14)

  • Las enfermedades cardiovasculares (cardiopatías y ACV),que fueron la principal causa de muerte en el año 2012
  • Diabetes
  • Trastornos del aparato locomotor (osteoartritis)
  • Algunos cánceres como por ejemplo: endometrio, mama, ovarios, próstata, hígado, vesícula biliar, riñones y colon.

Prevención de la obesidad (13):

La prevención del sobrepeso y la obesidad se basa en la modificación de múltiples factores. El sobrepeso y la obesidad se consideran por lo tanto enfermedades prevenibles (15).

Dieta variada y saludable, limitar la ingesta energética procedente de la cantidad de grasa y azúcares, aumentar el consumo de frutas y verduras, así como legumbres, cereales integrales y frutos secos y realización de actividad física periódica (60 minutos diarios para los jóvenes y 150 minutos semanales para los adultos), parecen los pilares fundamentales para la prevención.

La responsabilidad individual sólo puede tener pleno efecto si las personas tienen acceso a un modo de vida sano.

OBJETIVO

  • Objetivo principal de este trabajo es analizar el valor de la lactancia materna como factor protector frente al desarrollo de obesidad infantil y en edades futuras.
  • Analizar el valor de la lactancia materna frente a la prevención de enfermedades en el niño y en la madre.

METODOLOGÍA

Para realizar el presente trabajo, se ha llevado a cabo una revisión bibliográfica de extensa documentación referente a obesidad y sobrepeso y LM como factor protector ante estas patologías en diferentes bases de datos para obtener la información necesaria para abordar los objetivos prefijados.

Para acceder a estos artículos y publicaciones se ha realizado una búsqueda en diferentes bases de datos, como por ejemplo: PubMed, Medline, Grateful Med, Embase, Cochrane, Dialnet, Scielo, UpToDate. También se ha utilizado el buscador Google Académico. Han sido también consultadas diferentes páginas web de asociaciones o sociedades como la Organización Mundial de la Salud (OMS), Asociación Española de Pediatría (AEP), Instituto Nacional de Estadística (INE), Federación Española de Asociaciones Pro-Lactancia Materna (FEDALMA) y consulta de libros y revistas científicas relacionadas con el tema a tratar.

Las palabras clave que se utilizaron en español para realizar la búsqueda en las bases de datos anteriores, fueron: lactancia materna, obesidad, obesidad infantil, prevención de la obesidad y beneficios de la lactancia materna. Y en inglés se han utilizado: breastfeeding, obesity, childhood obesity, obesity prevention y benefits of breastfeeding.

La búsqueda se llevó a cabo mediante la lectura y síntesis de la información recogida y la selección de los artículos cuyo contenido estaba dotado de mayor relevancia, especificidad y evidencia científica.

Como criterios de inclusión/exclusión se ha utilizado el año de publicación del estudio o artículo, utilizando sólo artículos posteriores a 2015. Se han utilizado también estudios anteriores a la fecha señalada por su importante relevancia con el tema a tratar.

Se han obtenido un total aproximado de 70 artículos en el total de bases de datos anteriormente mencionadas. Tras la lectura y aplicación de los criterios de exclusión se han utilizado para la redacción del presente trabajo un total de 50-55 artículos, que posteriormente serán referenciados bibliográficamente.

RESULTADOS

Las ventajas de la lactancia materna han demostrado ser capaces de reducir la morbilidad y la mortalidad en la infancia (36), a base de disminuir la incidencia de enfermedades infecciosas.

Se calcula que la lactancia materna exclusiva durante 6 meses y el destete después de 1 año, en los países en desarrollo, podrían prevenir el 13% de la mortalidad infantil (37).

A pesar de que la alimentación con fórmula está equipada para alimentar al lactante (53), no está dotada de las mismas características, por lo que genera un aumento rápido de peso en el bebé y por otro lado, la no estimulación de oxitocina por la succión del pecho por parte del bebé, aumenta el riesgo para la madre de padecer enfermedades cardiovasculares como la hipertensión arterial. Se ha demostrado que la no lactancia materna puede aumentar la morbilidad materna (38).

La evidencia científica ha demostrado la superioridad de la LM para nutrición infantil sobre cualquier otro sustituto posible.

La leche humana es específica de la especie y, por tanto, todos los componentes de la leche son altamente biodisponibles, fácilmente utilizables por el lactante y son mejor metabolizados (3).

En este sentido la lactancia materna juega un papel fundamental la hora de prevenir la obesidad infantil.

Se ha demostrado que la lactancia materna es un factor protector de la obesidad infantil, ya que disminuye la velocidad de ganancia de peso en los primeros años de vida. Los niños con lactancia natural presentan un menor grado de adiposidad abdominal, y por ello, menor circunferencia de la cintura. (47)

Además se ha relacionado la lactancia materna exclusiva con un ritmo más lento del aumento de peso, del orden de un 20%, en comparación con la alimentación a base de fórmula (32).

Los efectos protectores de la lactancia materna en la obesidad han sido objeto de debate desde hace 30 años. El principal desafío consiste en establecer la causalidad entre la lactancia materna y la obesidad infantil.

Diferentes autores relacionan el riesgo de obesidad con el aumento rápido de peso en los primeros años de vida. Los niños con lactancia natural tienen un menor grado de adiposidad abdominal y, por ello, menor circunferencia de la cintura (47). Del mismo modo, se ha relacionado la lactancia materna exclusiva con un ritmo más lento de aumento de peso, del orden del 20%, en comparación con la alimentación a base de fórmula. El riesgo de obesidad a los 3 y 4 años de los niños que recibieron lactancia materna es menor (32).

Una de las causas de estas diferencias podría ser la diferencia en el contenido nutricional entre la lactancia materna y la artificial. La lactancia materna es rica en grasas y baja en proteínas (39), mientras que la fórmula artificial, es baja en grasas y alta en proteínas, lo cual puede contribuir a un aumento temprano de la adiposidad y una mayor obesidad en los bebés alimentados con fórmula artificial (40), ya que se ha descrito que un elevado consumo de proteínas en la primera infancia puede aumentar el riesgo de obesidad en el futuro (41) (42).En el caso de los niños alimentados con LM la ingesta de proteínas es significativamente menor que la de los niños alimentados con fórmula artificial.

En cuanto a la composición de la lactancia materna encontramos componentes potencialmente beneficiosos como pueden ser: factores de crecimiento, inmunoglobulinas, citoquinas, compuestos antimicrobianos, así como factores que promueven una favorable colonización intestinal. (3) (10) (59)

En los bebés alimentados con lactancia materna también encontramos una menor concentración plasmática de insulina, hormona que promueve el almacenamiento de grasas (41) (42) (26). Además los lactantes que reciben alimentación artificial muestran un patrón de succión diferente, una menor frecuencia en las comidas e intervalos de tiempo más largos entre ellas, frente a los alimentados con lactancia materna. La lactancia materna podría influir en la programación nutricional de los individuos (43).

Entre las hormonas presentes en la leche materna que influyen en el metabolismo y el desarrollo corporal, destacan la leptina, la grelina, la adiponectina, la resistina y la obestatina (44) (47) (48) (49). La leptina (57) es una hormona sintetizada en el tejido adiposo y en las glándulas mamarias, cuya función consiste en regular la ingesta y el gasto de energía. Posee un efecto anorexígeno, ya que activa señales de saciedad y disminuye la sensación de hambre. Hay datos experimentales que indican que la función de la leptina comienza ya durante la vida fetal, y el crecimiento y el desarrollo fetal van unidos a cambios en las concentraciones de leptina.

Los niños alimentados con lactancia materna presentan concentraciones más elevadas de leptina que los alimentados con lactancia artificial y esto se debe al paso de esta hormona a través de la leche materna (44) (45).

Los lactantes alimentados con LM desarrollan un estilo de alimentación que permite una mayor autorregulación de ingesta en comparación con la alimentación con biberón (41).

Los lactantes alimentados con lactancia artificial consumen una cantidad regulada a través del volumen indicado, lo cual puede llevar también a una sobrealimentación ganando peso más significativamente.

La cantidad de energía metabolizada y la ingesta de proteínas de los niños alimentados con leche materna se encuentran significativamente por debajo de la observada en los niños alimentados con fórmula láctea. Además, se ha descrito que un alto consumo de proteínas en la primera infancia puede aumentar el riesgo de obesidad en el futuro, lo que puede tener efectos a largo plazo sobre la programación metabólica de la glucosa y la composición corporal en la vida adulta(50).

La lactancia materna ofrece otro modo de aprendizaje, ya que se ha demostrado que varios sabores pasan a través de la leche materna (por ejemplo, ajo, anís, menta, vainilla y ciertos quesos). Los recién nacidos detectan los sabores en la leche materna como es evidente por cambios en la frecuencia de movimientos de succión, duración del amamantamiento, e ingesta. Por tanto, esta exposición temprana a ciertos sabores puede proporcionar las primeras lecciones de sabor y aumentar la probabilidad de aceptación de ciertos alimentos (56). Esto podría también explicar el hallazgo de que los bebés amamantados tienden a ser con menos frecuencia “comedores quisquillosos” y a estar más dispuestos a probar nuevos alimentos (11) (56).

Además también deberíamos destacar que el niño alimentado con LM realiza más actividad física que el alimentado con fórmula, ya que trabaja más, emplea más tiempo en su participación en la lactancia, esta participación es activa y permanece más tiempo despierto (59).

CONCLUSIONES

Después de revisar los artículos incluidos en este trabajo, parece claro que la lactancia materna tiene un papel primordial en el desarrollo del peso corporal y el metabolismo. Por lo tanto, su promoción puede ser un elemento clave en la prevención de la obesidad y de las enfermedades metabólicas concomitantes en todas las etapas de la vida.

Las políticas sanitarias deben apoyar a las mujeres para que la lactancia materna exclusiva tenga una duración superior a los 6 meses.

La mayoría de las investigaciones consultadas, tanto las que describen una asociación entre la lactancia y el menor riesgo de sobrepeso, como las investigaciones que no encuentran solo esa relación, están de acuerdo en la necesidad de aumentar el seguimiento a largo plazo de los niños que han sido amamantados.

Así, se podrían generar grandes beneficios, no sólo para el bebe y su madre, sino para toda la sociedad, por lo que debería ser una prioridad para la Salud Pública. Por otro lado, las investigaciones consultadas describen que habría que reducir la obesidad infantil a través del control de los otros factores de riesgo asociados, como el peso de la madre, el tabaquismo materno, el peso al nacer, la alimentación.

.La conclusión final tras la revisión llevada a cabo, es sostener que la lactancia materna previene numerosas enfermedades, tanto en el niño como en la madre. Previene la obesidad, tanto en la infancia como en las demás etapas de la vida.

  • La lactancia materna es, por tanto, un factor protector de la obesidad infantil, ya que disminuye la velocidad de ganancia de peso, reduciendo también la adiposidad abdominal que puede ser perjudicial para la salud en el futuro.
  • La lactancia materna ejerce como factor protector frente a la obesidad y otras enfermedades importantes (como por ejemplo infecciosas) gracias a su composición única y natural. Tanto en sus componentes nutricionales (cantidad de proteínas, hidratos de carbono, grasas, Ig, etc) como en sus componentes biológicos (hormonas).
  • La lactancia materna prolongada más allá de los 6 meses no sólo reporta beneficios en la salud del recién nacido, sino que ayuda a prevenir enfermedades en la madre como el cáncer de mama o los eventos cardiovasculares.
  • Los niños que se alimentan con una lactancia materna exclusiva, consultan menos veces por enfermedad, por lo que la lactancia artificial se asocia a un mayor riesgo de morbilidad por GEA, enfermedad respiratoria y otras infecciones propias de la edad (36).

La conclusión final, tras la revisión sistemática llevada a cabo, no puede ser otra que sostener que la lactancia materna previene numerosas enfermedades, tanto del niño como de la madre, crea un mejor vínculo afectivo y previene la obesidad del niño, tanto en la infancia, como en las demás etapas de la vida.

Ante la magnitud y los riesgos poblacionales de la epidemia de obesidad, y dado el efecto protector de la lactancia materna contra la malnutrición por exceso, es importante seguir aplicando políticas públicas que la protejan y fomenten (8) (36) (55)

BIBLIOGRAFÍA

  1. Morales E, García-Esteban R, Guxens M, et al. Effects of prolonged breastfeeding and colostrum fatty acids on allergic manifestations and infections in infancy. Clinical & Experimental Allergy.2012;42:918–28.
  2. Robinson S, Fall C. Infant nutrition and later health: a review of current evidence. Nutrients.2012;4:859–74.
  3. León-Cava N, Lutter C, Ross J, Martin L. Cuantificación de los beneficios de la lactancia materna: reseña de la evidencia. Programa de Alimentación y Nutrición (HPN). Organización Panamericana de la Salud (OPS); 2002
  4. Kramer MS, Chalmers B, Hodnett ED, Shapiro S, Collet JP et al. Promotion of Breastfeeding Intervention Trial (PROBIT): A randomized trial in the Republic of Belarus. Journal of the American Medical Association (JAMA).2001, 285(4): 413-420.
  5. Jarpa C, Cerda J, Terrazas C, Cano C. Lactancia materna como factor protector de sobrepeso y obesidad en preescolares. Rev. chil. pediatr.2015; 86(1) 
  6. American Academy of Pediatrics Section on Breastfeeding: Policy statement: breastfeeding and the use of human milk. Pediatrics.2005; 115: 496-506.
  7. Black RE, Victora CG, Walker SP, Martorell R, Bhutta ZA et al. Maternal and child undernutrition and overweight in low-income and middle-income countries. Lancet.2013;382(9890):427-51
  8. Black RE, Allen LH, Bhutta ZA, Caulfield LE, de Onis M, Ezzati M, et al. Maternal and child undernutri­tion: global and regional exposures and health consequences. Lancet.2008;371(9608):243-60.
  9. Saavedra JM, Dattilo AM. Factores alimentarios y dietéticos asociados a la obesidad infantil: recomendaciones para su prevención antes de los dos años de vida. Rev Peru Med Exp Salud Pública.2012;29(3):379-85.
  10. Ibáñez G, Martin N, Denantes M, Saurel MJ, Ringa V, Magnier AM et al. Prevalence of breastfeeding in industrialized countries. Revued’Épidémiologie et de Santé Publique.2012;60(4):305-20.
  11. Summerbell CD, Waters E, Edmunds LD, Kelly SA, Brown TJ, Campbell KJ. Interventions for preventing obesity in children. Cochrane Database Syst Rev.2005;3:1-70.
  12.  Achor, M. S., et. al. Obesidad Infantil. Revista de Posgrado de la VIa. Cátedra de Medicina. No. 168. Consultado el 04/03/17. Disponible en: http://med.unne.edu.ar/revista/revista168/6_168.pdf
  13. Estudio ALADINO 2013: Estudio de Vigilancia del Crecimiento, Alimentación, Actividad Física, Desarrollo Infantil y Obesidad en España 2013. Agencia Español de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición. Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad. Madrid, 2014
  14. Arenz S, Rückerl R, Koletzko B, Von Kries R. Breast-feeding and childhood obesity:A systematic review. Int J Obes Relat Metab Disord.2004; 28(10):1247-56.
  15. Guerra CE, Vila J, Apollinaire JJ, Cabrera AC, Santana I, Almaguer PM. Factores de riesgo asociados a sobrepeso y obesidad en adolescentes. Revista electrónica de las ciencias médicas en Cienfuegos. Medisur. 2009;7(2):25-34.
  16. Terrero EO, Alvarez JL, Diaz J, Ferrer M. Lactancia materna y su relación con el exceso de peso corporal en adolescentes de secundaria básica. Rev Cubana Med Gen Integr. 2010;26(1).
  17. Mihrshahi S, Battistutta D, Magarey A, Daniels LA. Determinants of rapid weight gain during infancy: baseline results from the NOURISH randomised controlled trial. BMC Pediatr.2011;7(11): 99. DOI:10.1186/1471-2431-11-99
  18. Weng SF, Redsell SA, Swift JA, Yang M, Glazebrook CP. Systematic review and meta-analyses of risk factors for childhood overweight identifiable during infancy. Arch Dis Child.2012; 97(12):1019-26. DOI: 10.1136/archdischild-2012-302263.
  19. Hunsberger M, Lanfer A, Veidebaum T, Russo P, Hadjigeorgiou C, Moreno LA et al. Infant feeding practices and prevalence of obesity in eight European countries – the IDEFICS study.Public Health Nutr.2012; 16(2): 219–227.
  20. Durmuş B, Van Rossem L, Duijts L, Arends LR, Raat H, Moll HA, et al.Breast-feeding and growth in children until the age of 3 years: the Generation R Study. Br J Nutr.2011;105(11):1704-11.
  21. Hornell A, Lagstrom H, Lande B, Thorsdottir I. Breastfeeding,introduction of other foods and effects on health: a systematic literature review for the 5th Nordic Nutrition Recommendations. Food Nutr Res.2013;12: 57.
  22. Verstraete SG, Heyman MB, Wojcicki JM. Breastfeeding offers protection against obesity in children of recently immigrated latina women. J Community Health.2014;39(3):480-6. DOI: 10.1007/s10900-013-9781-y.
  23. Gonzalez-Jimenez, E., Montero-Alonso, M.A., Schmidt-RioValle, J., et al. Metabolic syndrome in Spanish adolescents and its association with birth weight, breastfeeding duration, maternal smoking, and maternal obesity: a cross-sectional study. Eur J Nutr (2015)54:589.
  24. Azad MB, Bridgman SL, Becker AB, Kozyrskyj AL. Infant antibiotic exposure and the development of childhood overweight and central adiposity. International Journal of Obesity.2014 Oct;38(10):1290-1298. DOI: 10.1038/ijo.2014.119.
  25. Durmuş B, Heppe DH, Gishti O, Manniesing R, Abrahamse-Berkeveld M, et al. General and abdominal fat outcomes in school-age children associated with infant breastfeeding patterns. Am J Clin Nutr 2014 Mar;99(6):1351-1358.
  26. Imai CM, Gunnarsdottir I, Thorisdottir B, Halldorsson TI,Thorsdottir I. Associations between infant feeding practice prior to six months and body mass index at six years of age. Nutrients.2014;17;6(4):1608-17.
  27. Jwa SC, Fujiwara T, Kondo N. Latent protective effects of breastfeeding on late childhood overweight and obesity: a nation wide prospective study. Obesity (Silver Spring).2014 Jun;22(6):1527-37
  28. Aguilar MJ, Sánchez AM, Madrid N, Mur VN, Expósito M, Hermoso E. Lactancia materna como prevención del sobrepeso y la obesidad en el niño y el adolescente; revisión sistemática. Nutr Hosp.2015; 31(2):606-620.
  29. Conde C, Cid M, Morenza JL, et al. Prevalencia de obesidad infantil y lactancia materna. Rev. enferm. CyL.2015;7(1).
  30. Beasain Valdés JM, Pacheco Díaz LC, Valdés Alonso MC, Miyar Pieiga E, Maturell Batista A. Duración de lactancia materna exclusiva, estado nutricional y dislipemia en pacientes pediátricos. Rev Cubana Pediatr. 2015; 87(2).
  31. Sandoval L, Jiménez MV, Olivares S y de la Cruz T. Lactancia materna, alimentación complementaria y el riesgo de Obesidad infantil. Aten Primaria. 2016;48(9):572-578
  32. Moran M, Naveiro JC, Blanco E, Cabaneros I, Rodríguez M et al. Prevalencia y duración de la lactancia materna. Influencia sobre el peso y la morbilidad. Nutr Hosp.2009; 24(2):213-217.
  33. Naviglio S, Ventura A. The science of breastfeeding: time for a change? Acta Paediatr 2013;102(8):797-8.
  34. Bartick MC, Stuebe AM, Schwarz EB, Luongo C, Reinhold AG, Foster EM. Cost Analysis of Maternal Disease Associated With Suboptimal Breastfeeding. Obstet Gynecol.2013, Jul;122(1).
  35. Lamb MM, Dabelea D, Yin X, Ogden LG, Klingensmith GJ, Rewers M et al. Early-life predictors of higher body mass index in healthy children. Ann Nutr Metab.2010;56(1): 16–22.
  36. Shields L, Mamun AA, O’Callaghan M, Williams GM y Najman JM. Breastfeeding and obesity at 21 years: a cohort study. J ClinNurs.2010 Jun;19(11-12):1612-7.
  37. Liese A, Hirsch T, Mutius E, Keil U, Leupold W, Weiland SK.Inverse association of overweight and breast feeding in 9 to 10-y-old children in Germany. Int J Obes.2001; 25:1644–50.
  38. Bartok C, Ventura A. Mechanisms underlying the association between breastfeeding and obesity. Int J PediatrObes.2009; 4:196-204
  39.  Von Kries R, Koletzko B, Sauerwald T, von Mutius E, Barnert D, Grunert V, von Voss H. Breast feeding and obesity: cross sectional study. BMJ.1999; 319: 147-50.
  40. Savino F, Liguori S, Fissore M, Oggero R: BreastMilk Hormones and Their Protective Effect on Obesity. Int J Pediatr Endocrinol.2009; 2009: 1-8.
  41. Palou A, Picó C: Leptin intake during lactation prevents obesity and affects food intake and food preferences in later life.Appetite.2009; 52: 249-52
  42. Guijarro MG, Monereo S, Civantos S, Iglesias P, Díaz P, Montoya T. Importance of Breastfeeding in the Prevalence of Metabolic Syndrome and Degree of Childhood Obesity. Endocrinol Nutr.2009; 56 (8):400-403.
  43. Piazza N. La circunferencia de cintura en los niños y adolescentes. Arch. argent. pediatr. 2005;103(1)
  44. Molly M. Lamb, Dabelea D, Xiang Y, Lorraine G, Georgeanna J. et al. Early-Life Predictors of Higher Body Mass Index in Healthy Children. Ann Nutr Metab 2010;56:16–22.
  45. Grummer-Strawn LM, Mei Z. Does breastfeeding protect against pediatric overweight? Analysis of longitudinal data from the Centers for Disease Control and Prevention Pediatric Nutrition Surveillance System. Pediatrics 2004; 113(2):81-6
  46. World Health Organization. The optimal duration of exclusive breastfeeding: Report of an expert consultation. Geneve, 2001.
  47. Harder T, Bergmann R, Kallischnigg G, Plagemann A. Duration of breastfeeding and risk of overweight: A meta-analysis. Am J Epidemiol. 2005;162:397-403.
  48. Vafa M, Moslehi N, Afshari S, Hossini A, Eshraghian M. Relationship between breastfeeding and obesity in childhood. J HealthPopul Nutr.2012;30:303-10.
  49. Vehapoglu A, Yazici M, Demir AD, Turkmen S, Nursoy M, OzkayaE. Early infant feeding practice and childhood obesity: The relation of breast-feeding and timing of solid food introduction with childhood obesity. J Pediatr Endocrinol Metab.2014;27(11-12):1181-7
  50. Liese A, Hirsch T, Von Mutius E, Keil U, Leupold W, Weiland SK: Inverse association of overweight and breast feeding in 9 to 10-y-old children in Germany. Int J Obes.2001; 25: 1644-50.  
  51. Gerd A, Bergman S, Dahlgren J, Roswall J, Alm B. Factors associated with discontinuation of breastfeeding before 1 month of age. Acta Pediatrica. 2012; 101(1): 55-60.
  52. Beauchamp GK, Mennella JA. Flavor perception in human infants: develop­ment and functional significance. Di­gestion. 2011;83(1):1-6.
  53. Aguilar MJ, Ortegón A, Baena L, Noack JP, Levet MC, Sánchez AM. Efecto rebote de los programas de intervención para reducir el sobrepeso y la obesidad en niños y adolescentes; revisión sistemática. Nutr Hosp. 2015; 32(6):2508-2517
  54. Edo Á, Montaner I, Bosch A, Casademont MR, Fábrega MT, Fernández Á et al. Estilos de vida, hábitos dietéticos y prevalencia del sobrepeso y la obesidad en una población infantil. Rev Pedriatr Aten Primaria.2010;12:53-65.
  55. Zayas GM, Chiong D, Diaz Y, Torriente A, Herrera X. Obesidad en la infancia: diagnóstico y tratamiento. Rev Cubana Pediatr. 2002; 74(3):233-9.
close

BOLETÍN DE NOVEDADES

Datos opcionales:

(En ocasiones enviamos información específica para una zona o categoría concreta)

He leído y acepto la Política de Privacidad *

Ver Política de Privacidad y Aviso legal

Su dirección de e-mail solo se utilizará para enviarle nuestra newsletter, así como información sobre las novedades de la revista y Editorial Ocronos. Puede utilizar el enlace integrado en la newsletter para cancelar la suscripción en cualquier momento.