Icono del sitio Ocronos – Editorial Científico-Técnica

Lactancia materna. Desarrollo de la boca del niño

desarrollo-boca-lactancia-materna

Incluido en la revista Ocronos. Vol. IV. Nº 7–Julio 2021. Pág. Inicial: Vol. IV; nº7: 102

Autor principal (primer firmante): Mª Visitación Vila Fernández

Fecha recepción: 28 de Junio, 2021

Fecha aceptación: 15 de Julio, 2021

Ref.: Ocronos. 2021;4(7): 102

Autoras:

Mª Visitación Vila Fernández *, Águeda González Díaz **

* Higienista dental.
** Odontóloga.

Resumen

La lactancia materna favorece el óptimo crecimiento craneofacial, contribuye a la disminución de maloclusiones y ayuda a una correcta posición dental y de la mandíbula con relación al maxilar y la base de cráneo.

La lactancia materna disminuye el riesgo de muerte súbita del lactante y muerte durante el primer año de vida, reduce el riesgo de sufrir enfermedades gastrointestinales, respiratorias y urinarias.

La succión del pezón hace que se desarrolle el maxilar inferior, un mejor manejo de la acción de la lengua y un mejor desarrollo de la musculatura bucal.

Palabras clave

Lactancia materna, crecimiento craneofacial, maloclusión, higiene oral.

Introducción

El crecimiento craneofacial es fundamental para la salud infantil y depende de estímulos como la succión, la respiración, la masticación y la deglución. Esta actividad motora está influenciada por el tipo de alimentación. Por lo tanto, una adecuada función motora oral induce un óptimo crecimiento craneofacial. El tipo de alimentación influye en el crecimiento.

La lactancia materna contribuye a la disminución de la incidencia de indicadores de maloclusión como apiñamiento, retrognatismo mandibular, rotaciones dentarias, mordida abierta, mordidas cruzadas y protrusión dental, entre otras. Además, ayuda a una correcta posición dental y de la mandíbula con relación al maxilar y la base de cráneo.

La leche materna no sólo es el mejor alimento para cubrir las necesidades nutricionales del lactante, sino que además favorece el establecimiento del vínculo madre-hijo.

La lactancia materna disminuye el riesgo de muerte súbita del lactante y muerte durante el primer año de vida, reduce el riesgo de sufrir enfermedades gastrointestinales, respiratorias y urinarias. También previene la obesidad y la aparición de enfermedades crónicas.

La Organización Mundial de la Salud (OMS), la Asociación Española de Pediatría (AEP) y la Academia Americana de Pediatría (AAP) recomiendan la lactancia materna exclusiva a demanda los primeros 6 meses de vida.

El hecho de succionar el pezón hace que se desarrolle el maxilar inferior, un mejor manejo de la acción de la lengua y un mejor desarrollo de la musculatura bucal. Por el contrario, el uso del biberón apenas ejerce fuerza con lo que no se desarrolla la musculatura de la misma manera.

En caso de no poder optar por la lactancia materna es aconsejable elegir una tetina que no sea muy grande y con agujeros pequeños para que así, el bebé, tenga que realizar un poco de esfuerzo para conseguir la leche, de esta manera le hacemos trabajar la musculatura bucal.

Aunque el bebe no tenga dientes es conveniente limpiarle

las encías con una gasa embebida en suero fisiológico después de cada toma, que el bebe identifique que hay una higiene después de cada ingesta. También es importante llevar al bebe en el primer año de vida al odontólogo.

Aunque existen pocas contraindicaciones de la lactancia materna algunas de ellas son: La negativa de la madre, consumo de fármacos contraindicados, drogadicción, madre con absceso mamario, madre con lesión activa de herpes simple mamaria, madre con tuberculosis activa, madre VIH positiva.

No es una contraindicación la hepatitis B ni la hepatitis C.

La incidencia de la lactancia materna todavía se aleja de lo que recomienda la OMS. Una buena formación de los profesionales de la salud es imprescindible para la promoción de la lactancia materna y ayudar a mantenerla.

Objetivos

Conclusiones

La lactancia materna es la mejor elección para favorecer tanto el crecimiento como el desarrollo de las estructuras craneofaciales, la maduración de la función motora oral en lactantes y para que disminuya la incidencia de maloclusiones y otras patologías.

Es fundamental inculcar a los padres la importancia de la lactancia materna frente al biberón, siempre que sea posible, y que se adquieran unos hábitos saludables para el óptimo desarrollo bucodental del niño.

El papel de los profesionales de la salud es imprescindible para promocionar la lactancia materna.

Bibliografía

  1. López YN. Función motora oral del lactante como estímulo de crecimiento craneofacial. Univ Odontol 2016 Ene-Jun; 33(74).
  2. De Antonio Ferrer L. Lactancia materna: ventajas, técnica y problemas. Pediatr Integral 2015; XIX (4): 243-50.
  3. Organización Mundial de la Salud. Estrategia mundial para la alimentación del lactante y del niño pequeño. OMS, II.UNICEF.
  4. EU Project on Promotion of Breastfeeding in Europe. Protection, promotion and support of breastfe-eding in Europe: a blueprint for action (revised). European Commission, Directorate Public Health and Risk Assessment, Luxembourg, 2008.
  5. Hernández Aguilar MT; Aguayo Maldonado J. La lactancia materna. Como promover y apoyar la lactancia materna en la práctica pediátrica. Recomendaciones del Comité de Lactancia Materna de la Asociación Española de Pediatría. An Pediatr (Barc). 2005; 63: 340-56.
Salir de la versión móvil