Intrusismo en el sector de las clínicas médicas estéticas: cómo saber si una clínica es legal

El intrusismo es el pan de cada día de muchos sectores. En algunos simplemente afecta dando pie a que los clientes obtengan un resultado que deja que desear. Por desgracia, en ciertos ámbitos las consecuencias son mucho peores. Un claro ejemplo es el de las clínicas médicas estéticas.

En los últimos años, dichos centros han proliferado en zonas de España como Málaga, factor en el que ahondaremos más adelante. Aunque muchas de ellas son legales, no es el caso de otras que hay que evitar por todos los medios. Pero, ¿por qué? Básicamente debido a los riesgos que asume quien acude a una clínica en la que trabajan ilegalmente supuestos profesionales.

Riesgos de ir a una clínica médica estética ilegal

En primer lugar, es muy probable que los trabajadores con los que cuente el centro en cuestión tengan poca experiencia, con todo lo negativo que ello acarrea. Desafortunadamente, no es lo único de lo que carecen, puesto que a la lista hay que sumar los conocimientos con los que sí cuentan quienes han hecho la oportuna formación y obtenido posteriormente el título que lo acredita.

Depositar la confianza en un supuesto cirujano estético que no tiene una dilatada trayectoria a sus espaldas ni la formación que requiere algo tan importante como intervenir quirúrgicamente a un paciente acaba derivando en el surgimiento de varios tipos de problemas. Así lo demuestran las posteriores complicaciones que experimentan muchas personas en forma de dolores, infecciones o incluso casos más graves.

La inseguridad no solo se hace evidente en los tratamientos y los procesos quirúrgicos, sino también en los productos y las herramientas que utilizan durante el transcurso de las operaciones. Muchos de los elementos de los que hacen uso ni siquiera están homologados.

Por si fuera poco, cuando concluye el tratamiento, el seguimiento es prácticamente nulo. Cobrar es el principal propósito de estas clínicas fraudulentas, por lo que el bienestar del paciente y los resultados obtenidos con la cirugía estética quedan relegados a un plano muy secundario.

Cómo distinguirlas de las que sí son legales

Acabamos de ver que el resultado que se obtiene yendo a una clínica médica estética ilegal es nefasto en todos los sentidos. No obtenerlo está en tus manos. Para evitarlo, simplemente asegúrate de que acudes a una que es cien por cien legal, como por ejemplo la Clínica de medicina estética en Málaga conocida bajo el nombre de Instituto Médico Miramar. Pero, ¿qué hay que hacer para distinguirlas de las que son irregulares?

Lo primero que tienes que hacer es comprobar la licencia. Aunque depende de cada centro en concreto, en líneas generales el documento está visible en la recepción o en otro lugar de las instalaciones.

Publica TFG cuadrado 1200 x 1200

Por supuesto, la clínica no es lo único que ha de contar con la correspondiente regularización. Y es que ello de poco sirve si los trabajadores no tienen experiencia ni formación. No dudes en preguntar acerca de ambos aspectos para salir de dudas.

En lo que respecta a plantear cuestiones, otra de las más importantes que deberían resolverte los profesionales de la clínica guarda relación con los productos empleados. ¿Están homologados? Si la respuesta es afirmativa, será una clara señal de que la clínica es legal.

Hay otros indicativos en los que también conviene fijarse, como por ejemplo el nivel de limpieza y pulcritud de las instalaciones. Si accedes a unas que transmiten una mala imagen en este sentido no significa que sea un centro ilegal, pero como mínimo deberías replantearte tu decisión.

Finalmente, huye de esas clínicas en las que hacen falsas promesas en referencia a la obtención de resultados: demasiado buenos y conseguidos en un tiempo récord. De nuevo hay que decir que ello no tiene por qué ser sinónimo de ilegalidad, aunque en muchos casos es así.

intrusismo-clinicas-medicas-esteticas

Auge de las clínicas médicas estéticas en Málaga: tratamientos más solicitados

El Instituto Médico Miramar que hemos mencionado en anteriores párrafos es tan solo una de las muchas clínicas médicas estéticas que hay en Málaga. En los últimos años, la cifra no ha parado de crecer.

Por suerte, en la mayoría de casos hablamos de clínicas completamente legales. De ello se cercioran los pacientes antes de dejar su caso en manos de profesionales que, en este caso, sí disponen de la experiencia y la formación necesarias.

El citado auge de dichos centros viene dado por el éxito cosechado con los tratamientos. El boca a boca deriva en que haya más pacientes, por lo que el aumento de la demanda se traduce en un incremento de los centros que ofrecen la posibilidad de someterse a ellos.

publica-articulo-revista-ocronos

Pero, ¿de qué tratamientos hablamos? Algunos de ellos están muy demandados hoy en día. De la lista forman parte los siguientes: aumento de pecho, blefaroplastia, balón intragástrico, hiperhidrosis, mesoterapia facial, rinomodelación, abdominoplastia, ginecomastia, hilos tensores y rejuvenecimiento cutáneo.