Intervenciones de Enfermería en pacientes con enfermedad de Crohn

Incluido en la revista Ocronos. Vol. III. Nº 2 – Junio 2020. Pág. Inicial: Vol. III;nº2:155

Autor principal (primer firmante): Ana Belén Villalba Crespo

Fecha recepción: 27 de mayo, 2020

Fecha aceptación: 16 de junio, 2020

Ref.: Ocronos. 2020;3(2):155

Autores: Ana Belén Villalba Crespo, Patricia Algara Gonzalo, María del Rosario Castellanos Fraile y Jaime Cabrera Recuenco

Palabras clave: Enfermedad inflamatoria intestinal, cuidados de Enfermería, calidad de vida, enfermedad de Crohn.

RESUMEN

La enfermedad de Crohn es una patología idiopática crónica y que no tiene cura, que cursa con una inflamación del tracto gastrointestinal. Los pacientes tienen síntomas como la diarrea, dolor abdominal, cansancio y fatiga. Produce limitaciones en las áreas físicas, psicológicas, familiares y sociales de la persona; y su calidad de vida se ve disminuida drásticamente.

Publica TFG cuadrado 1200 x 1200

INTRODUCCIÓN

La Enfermedad de Crohn, es una patología digestiva crónica que cursa con un proceso inflamatorio del tracto gastrointestinal, y que puede afectar a todas sus capas, así como a toda su longitud, aunque también en mayor frecuencia aparece de forma segmentaria, es decir, puede haber zonas sanas intercaladas con zonas afectadas. Pertenece al grupo de enfermedades inflamatorias intestinales. Cursa en forma de brotes, es decir, que el paciente tiene periodos en que la enfermedad está activa y con sintomatología, y periodos en que no hay manifestaciones clínicas de la enfermedad. 1

Su etiología es desconocida, aunque se sabe que la afectación se presenta debido a un trastorno autoinmunitario. Aunque se desconoce el porqué de este trastorno, existen factores de riesgo que pueden condicionar su aparición, como son:

  • Factores genéticos
  • Problemas del sistema inmunológico
  • Factores ambientales tales como la alimentación, la higiene, tabaquismo, agentes infecciosos…2
  • Los síntomas son de inicio insidioso y pueden ser muy variados. Dependen de la localización del tramo del tubo digestivo afectado, de la edad y de la gravedad de la enfermedad. 2 Algunos pacientes experimentan síntomas durante años antes de tener un diagnóstico. 3 Entre las afecciones más comunes causadas por la enfermedad de Crohn son 1-4:
  • Dolor y cólicos abdominales, sobre todo en fosa iliaca derecha o zona periumbilical. Puede ser indicativo de un intestino dilatado.
  • Diarrea, que es el principal síntoma junto con el dolor abdominal, se acompaña de tenesmo o incontinencia y puede contener sangre.
  • Fiebre
  • Pérdida de peso relacionado con factores como frecuentes diarreas, malabsorción de nutrientes, pérdida de apetito…
  • Síntomas derivados de la malabsorción, como astenia, caquexia, anemia, carencias nutricionales…
  • Lesiones anales como las fístulas, fisuras o úlceras.
  • Manifestaciones extradigestivas como la artritis, estomatitis, etc.

Las personas con esta patología pueden presentar trastornos psicológicos como ansiedad o depresión, y éstos a su vez empeorar el curso de la enfermedad. 5,6

Entre las complicaciones que pueden aparecer derivadas de la enfermedad se encuentran: 1,2

  • Estenosis intestinal que puede necesitar tratamiento quirúrgico.
  • Masas inflamatorias abdominales.
  • Fístulas.
  • Abscesos intraabdominales.
  • Perforación intestinal y hemorragias.
  • Megacolon tóxico.
  • Procesos neoplásicos de colon.

Para el diagnóstico de esta enfermedad se emplean diferentes pruebas y los pasos a seguir dependerán de la clínica, de los resultados de la anamnesis, de la exploración física y de las pruebas de laboratorio (análisis de sangre y de heces), de los estudios de imagen, de procedimientos endoscópicos y biopsias. 2

La Organización Mundial de Gastroenterología, consensuó en el año 2005, una nueva clasificación de las formas clínicas de la Enfermedad de Crohn, en la que se tiene en cuenta la edad en el momento del diagnóstico, la localización y el comportamiento de la enfermedad desde el punto de vista clínico. 7

clasificacion-montreal-enfermedad-crohn

No existe un tratamiento específico para curar la enfermedad de Crohn, sino que os objetivos del tratamiento son controlar las manifestaciones clínicas de la enfermedad e inducir y mantener la remisión clínica. El tratamiento de esta enfermedad puede ser farmacológico, dietético o quirúrgico. 3-5

publica-articulo-revista-ocronos

El tratamiento farmacológico que se suele utilizar son los corticosteroides y antiinflamatorios además de fármacos con efectos en el sistema inmunitario.

El tratamiento dietético, consiste en modificar la dieta para tratar la enfermedad, ya que algunos alimentos pueden empeorar los signos y síntomas. Evitar el consumo de alimentos que pueden producir gases como las legumbres, realizar pequeñas ingestas a lo largo del día, beber mucha agua, evitar alimentos ricos en fibra como las nueces, semillas…, evitar la ingesta de grasas, reducir el consumo de lácteos.

El tratamiento quirúrgico está indicado cuando se producen complicaciones, ésta se realiza para drenar abscesos, cerrar fístulas, dilatar estenosis. También para extirpar parte del intestino afectado mediante una resección de la parte afecta y posterior anastomosis si es posible o eliminación completa de colon o de recto, tras lo cual se deberá realizar una ostomía digestiva.

OBJETIVOS

El objetivo del presente artículo es determinar las intervenciones de Enfermería que pueden ayudar a mejorar la calidad de vida de los pacientes con enfermedad de Crohn.

METODOLOGÍA

Se ha realizado una revisión bibliográfica a través de una búsqueda sistemática de información relevante para conocer el estado del tema a tratar, para ello se han usado libros, internet, bibliotecas virtuales, en diferentes bases de datos como PubMed, Cuidatge, SciELO, Cuiden Plus y la Biblioteca virtual de la salud.

RESULTADOS

Tras el análisis de la información recabada cabe destacar algunos de los aspectos más relevantes a la hora de determinar las intervenciones enfermeras; éstas son:

LA EDUCACIÓN PARA LA SALUD indica la necesidad de modificar los estilos de vida de estos pacientes, 8 incluir asesoramiento nutricional y recomendaciones dietéticas; así como eliminar factores de riesgo que puedan producir una exacerbación de la enfermedad como el hábito tabáquico, ciertos alimentos, el estrés, algunos medicamentos y evitar infecciones.

  • Recomendaciones dietéticas. En general se asesorará a pacientes y a familiares 9. Aunque no hay una dieta estandarizada para estos pacientes, se aconseja una dieta nutritiva, y serán los pacientes quien determinarán a base de ensayo y error, qué alimentos deberán evitar. Se les puede recomendar que escriban un diario de alimentos para encontrar tendencias que les aumente la sintomatología. Se les enseñará a comprobar en las etiquetas la presencia de sustancias dañinas en los alimentos. Se recomendará beber abundantes líquidos y evitar la ingesta de cafeína y alcohol. Se les debe disminuir el consumo de lácteos. Se advertirá a los pacientes para que eviten hábitos alimentarios irregulares 3,4,8,10,11,12,13,14
  • Hábito tabáquico. A todos los fumadores hay que recomendarles dejar de fumar, ya que el tabaco agrava el proceso de la enfermedad, favorece la formación de fístulas y contribuye a la respuesta del tratamiento médico, además aumenta el riesgo de recaída de la enfermedad, y aumenta el riesgo de un aumento de los requerimientos terapéuticos y de las complicaciones relacionadas 3,11,12
  • Estrés. Se deben enseñar habilidades para disminuir el estrés, ya que tiene un impacto negativo sobre esta enfermedad, provocando exacerbaciones. Valorar a los pacientes y ofrecer atención psicológica si es necesario, así como informar sobre asociaciones donde puedan encontrar apoyo de otros pacientes 10,11,12,15
  • Medicamentos. Se debe explicar al paciente la importancia de cumplir el régimen farmacológico y el seguimiento con su médico. Explicarle que el uso de  anticonceptivos orales y fármacos antiinflamatorios no esteroideos y no selectivos pueden empeorar la sintomatología gastrointestinal y aumentar el riesgo de sangrado. Es importante revisar la medicación del paciente, la eficacia del tratamiento y la existencia de complicaciones. 3,4,11,13,16
  • Evitar infecciones. La propia patología provoca la pérdida de la integridad de la mucosa, los fármacos utilizados afectan el sistema inmune, los procedimientos quirúrgicos o los casos de desnutrición, todo ello hace que las personas con esta afección tengan más riesgo de infecciones. Para prevenir infecciones se deben tener en cuenta las vacunas, la quimioprofilaxis y la educación del paciente. 14,17

MANEJO DE LA SINTOMATOLOGÍA. Recomendar a los pacientes con diarrea un buen aporte hidroeléctrico para evitar la deshidratación, comer en pequeñas cantidades y con mayor frecuencia, realizar una dieta hipercalórica, recomendar que se pesen diariamente, enseñar a observar las heces para evaluar la presencia de sangre. Enseñar a los pacientes a manejar la analgesia para un manejo óptimo de los cólicos abdominales. 3,4,8,9,10

APOYO AL PACIENTE Y A LA FAMILIA. Se debe educar a los pacientes sobre su enfermedad e impacto desde el inicio del diagnóstico, desarrollando y promoviendo habilidades de autogestión y empoderamiento para hacer frente a su enfermedad y proporcionar apoyo emocional y psicológico, sobre todo en la toma de decisiones apropiadas que aumenten su bienestar y calidad de vida. Se deben mostrar los recursos o fuentes de información adecuadas. Asegurarnos de que el paciente ha entendido la información recibida y aclarar sus dudas. Se debe fomentar el contacto con otros pacientes o grupos de apoyo y facilitar el contacto con dicho grupo. 10,12 ,13,14,16,18

CONCLUSIONES

La enfermedad de Crohn conduce a un empeoramiento de la calidad de vida de la persona que la padece e influye negativamente en sus dimensiones físicas, psicológicas, familiares y sociales. 3,9

La atención de los diferentes profesionales de la salud juega un papel clave para evitar las exacerbaciones de la enfermedad, prolongar las fases de remisión y mejorar la calidad de vida. 19

El personal de Enfermería desempeña un papel importante en el cuidado de los pacientes con Enfermedad de Crohn. Las intervenciones enfermeras pueden influir en la calidad de vida de estos pacientes, ya que sus cuidados deben ser globales, incluyendo los factores biológicos, psicológicos, sociales e incluso espirituales. 6

El papel del personal de Enfermería debe comenzar en el mismo momento del diagnóstico, ya que facilita a los pacientes el desarrollar nuevas estrategias para afrontar su situación, en la que necesitará información, apoyo y seguimiento. El personal de Enfermería interviene en los diferentes procesos de la enfermedad, desde los periodos de exacerbación, facilitando el acceso a tratamientos, pruebas e ingresos hospitalarios, hasta los periodos de remisión proporcionando la información necesaria para mejorar la calidad de vida. 9

Para mejorar la calidad de vida de los pacientes, Enfermería proporcionará la información necesaria para modificar sus estilos de vida, manejar adecuadamente sus síntomas y apoyará al paciente y a su familia. La educación para la salud indica la necesidad de modificar los estilos de vida, una tarea importante que depende principalmente de Enfermería 8. Incluye el asesoramiento nutricional o recomendaciones dietéticas y la eliminación de los factores de riesgo que puedan producir una exacerbación de la enfermedad como son el hábito tabáquico, el estrés, algunos medicamentos y evitar infecciones.

BIBLIOGRAFÍA

  1. Cuidate Plus. 2015. Enfermedad de Crohn. Disponible en: https://cuidateplus.marca.com/ enfermedades/digestivas/ enfermedad-de-Crohn.html
  2. Fisterra [sede web]. 2017 [acceso]. Enfermedad de Crohn. Disponible en: http://www.fisterra.com/ guias-clinicas/ enfermedad-crohn/
  3. Smith CJ, Harris H. Crohn disease: taking charge of a lifelong disorder. Nursing. 2014 Dec;44(12):36-42.
  4. Ferrara LR, Saccomano SJ. Crohn disease: recognition is key. Nurse Pract. 2012 Dec 10;37(12):22-8.
  5. Kalla R, Ventham NT, Satsangi J, Arnott ID. Crohn’s disease. BMJ. 2014 Nov 19; 349.
  6. Dolák F, Rendl L, Tóthová V, Olišarová V. The reflection of the quality of life of people with Crohn’s disease in nursing. Neuro Endocrinol Lett. 2014;35 Suppl 1:19-25.
  7. Perez M. Plan de cuidados individualizado en un paciente con enfermedad de Crohn. Enfermeria en gastroenteroogia y hepatología (egeh). 2013: 13; 15-39.
  8. Brown AC, Rampertab SD, Mullin GE. Existing dietary guidelines for Crohn’s disease and ulcerative colitis. Expert Rev Gastroenterol Hepatol. 2011 Jun; 5(3):411-25.
  9. Skrautvol K, Nåden D. Nutritional care in inflammatory bowel disease—a literature review. Scand J Caring Sci. 2011 Dec; 25(4):818-27.
  10. Todorovic V. Providing holistic support for patients with inflammatory bowel disease. Br J Community Nurs. 2012 Oct; 17(10):466, 468-72.
  11. Martin TD, Chan SS, Hart AR. Environmental factors in the relapse and recurrence of inflammatory bowel disease: a review of the literature. Dig Dis Sci. 2019 May; 60(5):1396-405.
  12. Häuser W, Moser G, Klose P, Mikocka-Walus A. Psychosocial issues in evidence-based guidelines on inflammatory bowel diseases: a review. World J Gastroenterol. 2014 Apr 7; 20(13):3663-71.
  13. O’Connor M, Bager P, Duncan J, Gaarenstroom J, Younge L, Détré P, et al. N-ECCO Consensus statements on the European nursing roles in caring for patients with Crohn’s disease or ulcerative colitis. J Crohns Colitis. 2013 Oct; 7(9):744-64.
  14. Golik M, Kurek M, Poteralska A, Bieniek E, Marynka A, Pabich G, et al. Working Group Guidelines on the nursing roles in caring for patients with Crohn’s disease and ulcerative colitis in Poland. Prz Gastroenterol. 2014; 9(4):179-93.
  15. Timmer A, Preiss JC, Motschall E, Rücker G, Jantschek G, Moser G. Psychological interventions for treatment of inflammatory bowel disease. Cochrane Database Syst Rev. 2011 Feb 16; (2):CD006913.
  16. Hernández-Sampelayo P, Seoane M, Oltra L, Marín L, Torrejón A, Vera MI, et al. Contribution of nurses to the quality of care in management of inflammatory bowel disease: a synthesis of the evidence. J Crohns Colitis. 2010 Dec; 4(6):611-22.
  17. Mill J, Lawrance IC. Preventing infective complications in inflammatory bowel disease. World J Gastroenterol. 2019 Aug 7; 20(29):9691-8.
  18. García S, Lillo M, Sanjuan A, Richart M. Enfermedad de Crohn, cronicidad y rol enfermero: revisión integradora y estado de la cuestión. Enferm. glob. [revista en Internet]. 2014 Oct; 13(36): 323-335.
  19. Barlow C, Cooke D, Mulligan K, Beck E, Newman S. A critical review of self-management and educational interventions in inflammatory bowel disease. Gastroenterol Nurs. 2010 Jan- Feb; 33(1):11-8.