Intervención de un Trabajador Social especializado sobre el uso hospitalario de pacientes con insuficiencia cardiaca y riesgo de estancia prolongada

Incluido en la revista Ocronos. Vol. IV. Nº 5–Mayo 2021. Pág. Inicial: Vol. IV; nº5: 100

Autor principal (primer firmante): Daniel Rubiño Alonso

Fecha recepción: 22 de Abril, 2021

Fecha aceptación: 11 de Mayo, 2021

Ref.: Ocronos. 2021;4(5): 100

Autores:

  • Daniel Rubiño Alonso (Trabajador Social)
  • Alfredo Hernández Caballero (Médico)

Los autores declaran no tener ningún conflicto de interés

Resumen

Algunos pacientes con estancia prolongada permanecen en el hospital porque carecen de apoyo familiar, tienen acceso limitado a los servicios comunitarios o están esperando ser colocados en un centro de atención provisional o de largo plazo. Nuestro objetivo fue primero describir que factores psicosociales pueden influir en la estancia más prolongada y determinar la asociación del modelo de atención dirigido por un trabajador social especializado con la duración de la estancia de los pacientes ingresados por insuficiencia cardiaca. Se incluyeron a todos los pacientes que fueron ingresados en nuestro centro durante un período de 3 meses por insuficiencia cardiaca. En nuestra muestra, el modelo de atención dirigido por un trabajador social especializado conduce a mejores resultados clínicos y de calidad de vida del paciente, así como a una menor estancia.

Introducción

 La insuficiencia cardiaca es una enfermedad cada vez más prevalente en nuestro medio. Cuanto más tiempo permanezcan los pacientes en el hospital después de que estén médicamente preparados para el alta, peor será la situación para el paciente, sus familias y el sistema de salud.

Los pacientes clasificados como de «estancia prolongada» en los hospitales de agudos corren el riesgo de sufrir malos resultados de salud y consumen valiosos recursos hospitalarios.

Un estudio observacional retrospectivo de más de 22 000 pacientes concluyó que los pacientes que permanecieron en el hospital 14 días o más sufrieron un aumento de la morbilidad y la mortalidad intrahospitalarias 1. El desacondicionamiento y la pérdida de movilidad ocurren con frecuencia en pacientes hospitalizados que están médicamente aptos para el alta pero permanecen en el hospital, y las personas mayores están particularmente en riesgo.

 Algunos pacientes con estancia prolongada permanecen en el hospital porque carecen de apoyo familiar, tienen acceso limitado a los servicios comunitarios o están esperando ser colocados en un centro de atención provisional o de largo plazo. Sin una intervención oportuna, los pacientes que presentan necesidades sociales complejas y vulnerabilidades corren el riesgo de quedarse varados en el hospital.

Objetivos

El objetivo principal fue determinar la asociación del modelo de atención dirigido por un trabajador social especializado con la duración de la estancia de los pacientes ingresados por insuficiencia cardiaca que estaban médicamente estables y aptos para el alta antes y después de la introducción del nuevo modelo de atención.

Métodos

En marzo de 2019, se realizó una revisión de las historias hospitalarias para identificar pacientes ingresados por insuficiencia cardiaca cuya estancia fuese igual o superior a 21 días y pacientes subagudos cuya estancia fuese igual o superior a 35 días. Los pacientes de las unidades de cuidados intensivos, maternidad, las salas de salud mental y el servicio de urgencias (SU) fueron excluidos.

Un total de 93 pacientes cumplieron los criterios de inclusión. Se revisaron de forma independiente cada historia clínica para identificar las barreras para el alta. Se identificaron once barreras psicosociales como factores de riesgo para la estancia prolongada. Estos factores de riesgo incluían disfunción familiar; violencia doméstica y familiar; necesidad de una toma de decisiones sustitutiva; estrés del cuidador; abuso de sustancias; falta de vivienda; desafío de los comportamientos del paciente; discapacidad; estrés económico del paciente o de la familia; necesidad de cuidados para ancianos y planificación de cuidados para discapacitados. Estos factores de riesgo, permitieron predecir de forma precoz los pacientes en riesgo de estancia prolongada.

Posteriormente se realizó un estudio de cohorte prospectivo en nuestro hospital de referencia, para evaluar un modelo de atención dirigido por un trabajador social especializado.

Se incluyeron a todos los pacientes que fueron ingresados en nuestro centro durante un período de 3 meses de junio a agosto de 2019. El grupo control (pacientes que recibieron la atención habitual antes de que comenzara el modelo de atención dirigido por un trabajador social especializado) se obtuvo a partir de las bases de datos de nuestro centro.

Resultados

62 pacientes fueron incluidos en el grupo de modelo de atención dirigido por un trabajador social especializado y 60 pacientes en el grupo de control. No hubo diferencias significativas entre los dos grupos (tabla 1).

La duración media de la estancia de toda la muestra fue de 60 días y osciló entre 3 y 422 días. La mediana de tiempo entre el ingreso y la participación del trabajador social fue de 25 días.

El nuevo modelo de atención priorizó la identificación precoz de los pacientes en riesgo de estancia prolongada, el seguimiento de los pacientes y la intervención psicosocial. Todo ello repercutió en una respuesta de trabajo social más coordinada y focalizada para abordar las barreras psicosociales al alta que, a su vez, ayudaron a acelerar el alta hospitalaria. Además, la identificación temprana de los posibles pacientes de estadía prolongada se vio facilitada por la mayor conciencia de los médicos de las principales barreras psicosociales para el alta al realizar evaluaciones psicosociales iniciales.

Aunque la tendencia es que los trabajadores sociales de los hospitales sean derivados a los pacientes más complejos que requieren intervenciones que requieren mucho tiempo 2 los trabajadores sociales de los hospitales se encuentran bajo una mayor presión para demostrar que los servicios que brindan son tanto efectivos como rentables 3.

Cabe destacar que se han realizado muy pocas investigaciones sobre el valor económico del trabajo social en los hospitales. Auerbach et al describieron el valor de «contención de costos» del trabajo social, que definieron como cuán efectivos son los trabajadores sociales «tanto para atender a los pacientes como para reducir los gastos hospitalarios en estancias» 4 Un estudio de 2001 informó sobre un análisis de costo-beneficio modelado de los servicios de trabajo social en el entorno de los servicios de urgencias y encontró que la dotación de personal dedicado al trabajo social de los servicios de urgencias puede producir beneficios económicos netos para un sistema hospitalario, especialmente en los grandes centros urbanos 5 . Sin embargo, una revisión de la literatura no identificó ninguna evaluación económica de las iniciativas de trabajo social basadas en hospitales.

Actualmente no existe un score para la identificación temprana de pacientes en riesgo de estancia prolongada, y los trabajadores sociales intervienen generalmente una vez que los pacientes experimentan barreras para el alta, tras la introducción de este nuevo modelo de atención, la identificación precoz permitió que los pacientes pudieran ser identificados, rastreados y monitoreados antes de que se prolongara la estancia. En nuestra muestra, el modelo de atención dirigido por un trabajador social especializado conduce a mejores resultados clínicos y de calidad de vida del paciente, así como a una menor estancia.

En conclusión, encontramos que un modelo de atención dirigido por un trabajador social especializado redujo la duración de la estadía en nuestro entorno hospitalario. Por lo tanto, es probable que dicho modelo de atención represente un uso rentable de los recursos hospitalarios.

Tabla 1 Características basales de los pacientes

Grupo control (n = 60)

  • Edad (media): 69
  • Género, n (%)
  • Varón: 23 (38)
  • Mujer: 37 (62)

Modelo de intervención con trabajador social (n = 62)

  • Edad (media): 74
  • Género, n (%)
  • Varón: 23 (37)
  • Mujer: 39 (63)

Bibliografía

  1. Foer D, Ornstein K, Soriano TA, et al. Nonmedical factors associated with prolonged hospital length of stay in an urban homebound population. J Hosp Med2012;7:73–8
  2. Sims-Gould J ,Byrne K , Hicks E , et al . When things are really complicated, we call the social worker: post-hip-fracture care transitions for older people. Health Soc Work 2015;40:257–65
  3. Owens DK , Qaseem A , Chou R , et al . High-value, cost-conscious health care: concepts for clinicians to evaluate the benefits, harms, and costs of medical interventions. Ann Intern Med 2011;154:174–80
  4. Auerbach C , Mason SE , Heft Laporte H. Evidence that supports the value of social work in hospitals. Soc Work Health Care 2007;44:17–32
  5. Gordon JA. Cost-benefit analysis of social work services in the emergency department: a conceptual model. Acad Emerg Med 2001;8:54–60
Salir de la versión móvil