Integración del masaje perineal en atención primaria

Incluido en la revista Ocronos. Vol. VI. Nº 6–Junio 2023. Pág. Inicial: Vol. VI; nº6: 354

Autor principal (primer firmante): Beatriz Alba Sánchez

Fecha recepción: 31 de mayo, 2023

Fecha aceptación: 28 de junio, 2023

Ref.: Ocronos. 2023;6(6) 354

Autores

  1. Beatriz Alba Sánchez (Matrona)
  2. Soraya Bakir Laso (Matrona)
  3. Raquel Plaza Cardenete (Matrona)
  4. Benjamin Daniel David Marques (Enfermero)
  5. Yasmina de Martino Mesa (Enfermera)
  6. Leticia Briz Lacaba (Matrona)

Resumen

Uno de los acontecimientos más traumáticos para el suelo pélvico de una mujer es sin duda el parto vaginal. Saber trabajar y preparar el periné de manera adecuada, se convierte en una herramienta muy útil para preparar la zona en las últimas semanas antes del parto.

Tras la realización del masaje, el periné se vuelve más flexible y esto disminuye la incidencia de traumas y episiotomías durante el trabajo de parto. A sí mismo, es posible acelerar la recuperación postparto y reducir el dolor.

Para muchas mujeres hablar sobre este tema resulta pudoroso, lo que limita la transmisión boca a boca y su práctica. La primera línea de información a mujeres embarazadas se realiza a través de las clases de educación maternal.

Teniendo en cuenta los beneficios que aporta y el bajo riesgo, la enseñanza de esta técnica debería ser integrada en los programas de atención primaria. Permitiendo así, que las mujeres amplíen su autoconocimiento y fomenten la participación de la pareja.

Explicar correctamente cómo debe realizarse, la frecuencia y los beneficios que aporta mejora el control y la participación de las parejas en su proceso de embarazo y parto.

Palabras clave

Se han utilizado las siguientes palabras clave para la búsqueda bibliográfica: “Masaje perineal”, “traumatismo perineal”, “episiotomía”, “parto instrumentado”, “educación maternal”.

Introducción

El periné femenino pertenece anatómicamente al suelo pélvico, un conjunto de músculos y tejidos conjuntivos que recubren la zona inferior pélvica y sirve de sustento a los órganos contenidos en él. Dicho suelo juega un papel fundamental a lo largo de las diferentes etapas vitales de la mujer.

A medida que avanzamos en edad y experimentamos episodios traumáticos se debilita, predisponiéndonos a incontinencias (urinaria y fecal), dolor durante las relaciones sexuales y prolapsos o descenso de órganos pélvicos (que originan sensación de pesadez, problemas urinarios y mayor predisposición a infecciones o lesiones).

Mantener el suelo pélvico ejercitado y fuerte, previene y mejora estas complicaciones asociadas a su debilitamiento o traumatismo.

El periné es una zona rígida y con alta resistencia muscular. Uno de los acontecimientos más traumáticos para el suelo pélvico de la mujer, es el parto vaginal (principalmente el parto instrumentado).

Durante la fase de expulsivo, la necesidad de extensión del canal es primordial, para ello, es necesario trabajar en la capacidad de ampliación del mismo, aumentando la flexibilidad de los tejidos y reduciendo la resistencia que la musculatura provoca en esa zona.

Trabajaremos y prepararemos esta franja anatómica, mediante el masaje perineal. Numerosos estudios demuestran que su práctica a partir de las 35 semanas de gestación y realizándolo un mínimo de 1 o 2 veces por semana, podemos obtener los siguientes beneficios:

  • Aumentar la elasticidad de los músculos (reduciendo la tasa de episiotomías y desgarros).
  • Reducir el dolor postparto (independientemente de si ha habido episiotomía o no).
  • Favorecer la circulación sanguínea de la zona (mejora la recuperación).
  • Mejorar el autoconocimiento de la mujer.
  • Incrementar el autocuidado y el empoderamiento de la mujer durante su embarazo y parto.
  • En caso de hacerlo en compañía, aumenta la colaboración e implicación de la pareja durante el proceso de embarazo y parto.

La técnica para la realización del masaje perineal es muy sencilla. Antes de comenzar tendremos en cuenta medidas higiénicas preventivas como vaciar la vejiga, lavar las manos y cortar las uñas.

Escoger un sitio en el que nos encontremos cómodas. Para realizarlo a una misma, utilizaremos los dedos pulgares. Podemos también usar un espejo para facilitar el procedimiento.

Si realizamos el masaje en compañía, usaremos los dedos corazón e índice. El masaje comenzará aplicando abundante lubricante de base acuosa u oleosa (rosa mosqueta, oliva, germen de trigo…) para facilitar el deslizamiento de los dedos sobre la zona, podemos también utilizar un gel hidratante íntimo.

Podemos realizarlo tras un baño de agua caliente o colocar compresas empapadas, que hagan el tejido más blando y favorable para trabajar con él.

En primer lugar, se introducen los dedos en la vagina 2 o 3 cm y se realizan movimientos oscilantes hacia ambos lados durante 3-4 minutos.

Cuando percibimos calor/ardor en la zona podemos descansar, o continuar el masaje ejerciendo presión hacia abajo, en la horquilla del introito vaginal, durante otros 3 minutos. Se recomienda la práctica 2 veces en semana desde las 6 semanas previas al parto.

El masaje habitualmente resulta molesto, sobre todo al principio. Podemos ir aumentando el tiempo y la presión de forma progresiva, hasta habituarnos a la sensación.

Debemos evitar hacer presión en la zona de la uretra cuando realicemos el masaje, para prevenir infecciones del tracto urinario.

El masaje perineal es una técnica muy segura, sólo estaría contraindicada su realización en casos concretos como, por ejemplo: cesáreas programadas, infecciones activas, lesiones vaginales, placenta previa, amenaza de parto prematuro, rotura prematura de membranas o varices vulvares.

Los resultados de los estudios realizados demuestran mejores resultados en primíparas y menor dolor postparto en multíparas. En general, la gran mayoría de mujeres que han practicado el masaje perineal, refieren una alta satisfacción y recomiendan su práctica a otras embarazadas.

Objetivos generales y específicos

Específicos

  • Promover la incorporación de la técnica del masaje perineal en las clases de educación maternal e informar de los beneficios que se obtienen con su práctica.
  • Aumentar la colaboración de la pareja y su implicación en el proceso de embarazo y parto.
  • Ampliar la información facilitada en las clases de educación maternal y promover la participación activa de las usuarias.

Generales

  • Mejorar el autoconocimiento femenino y empoderar a las mujeres frente al proceso de parto.
  • Reducir el miedo de las mujeres a las consecuencias postparto.
  • Reducir el traumatismo perineal durante el parto y sus consecuencias postparto.
  • Reducir el gasto económico en material de sutura y curas.

Metodología

Se realizó una búsqueda bibliográfica en bases de datos tipo PubMed, Scielo, Google académico. Se han consultado artículos publicados en las páginas web de la federación de matronas.

Discusión

Debido a la influencia sociocultural entendemos las partes ginecológicas como zonas muy íntimas. El pudor y a la falta de costumbre, provocan que las mujeres no compartan estas prácticas con su entorno.

Debemos promover la difusión de información beneficiosa para la mujer en sus diferentes etapas, y la primera barrera debemos romperla en el centro de salud.

Cuando las mujeres y sus parejas acuden a clases de educación maternal, generalmente lo hacen desde un punto de vista muy receptivo al aprendizaje, a recibir nueva información y a probar nuevas prácticas que mejorarán sus condiciones de cara al parto de su bebé.

Una de estas técnicas es el masaje perineal. Los profesionales sanitarios deberíamos integrarlo en las sesiones, grupos o talleres de educación maternal, del mismo modo que integramos ejercicios de esferodinamia, respiraciones o pujos intraparto.

Conclusiones

La realización correcta del masaje perineal no tiene efectos perjudiciales y por tanto su práctica, debería ser recomendada por los profesionales de la salud.

Realizar una adecuada educación maternal que integre programas completos de intervención durante la gestación, parto y puerperio es fundamental para la pareja en cuanto al afrontamiento de este proceso.

Gracias a la práctica del masaje perineal, podemos reducir las consecuencias postparto, empoderar a la mujer, ofrecer herramientas útiles y promover la implicación de las parejas durante el proceso.

Bibliografía

  1. Martel Condezo A, Rivera Villanueva E, Solorzano Palacios LF. Masaje perineal con aceite rosa mosqueta en gestantes nuliparas para la reducción de episiotomías. “Hospital Tocache II”. San Martín 2015. Universidad Nacional Hermilio Valdizán; 2016.
  2. Álvarez González M. Efectividad del masaje perineal y EPI-NO® en la prevención del trauma perineal en el parto y postparto = Effectiveness of perineal massage and EPI-NO® in the prevention of perineal trauma in childbirth and postpartum. University of Leon; 2022.
  3. Rodríguez Morante A. Eficacia del masaje perineal como prevención de lesiones durante el parto y disfunciones post-parto. Revisión bibliográfica. Universidad de Valladolid; 2015.
  4. Azón E, Mir E, Hernández J, Aguilón JJ, Torres AM, Satústegui PJ. Actualización sobre la efectividad y evidencia del masaje perineal ante-natal. Anales Sis San Navarra [Internet]. 2021 Dic [citado 2023 Mar 15]; 44(3): 437-444. Disponible en: http://scielo.isciii.es/scielo.php?scrip t=sci_arttext&pid=S1137-66272021000300 437&lng=es. Epub 30-Mayo-2022. https://dx.doi.org/10.23938/assn.0976.
  5. Organización Mundial de la Salud: Cuidados en el parto normal: una guía práctica. Grupo técnico de trabajo de la OMS. Departamento de Investigación y Salud Reproductiva. Ginebra: OMS, 1996.
  6. Córdoba LIG, Cubells AA, Moya PC, Coloma CL. El efecto del masaje perineal en el traumatismo perineal y la morbilidad postparto. Enfermería Integral. marzo de 2016;111:35–40.
  7. De Enterria Cuesta MEG, editor. Masaje perineal durante el embarazo. Vol. 1. Revista Enfermería CyL; 2009.
  8. Domínguez JCF, Pascual-Vaca AO, Ruiz López K, Caufriez M, editores. Análisis del masaje perineal y de otras medidas físicas en relación al desgarro perineal y al uso de la episiotomía durante el parto. Vols. 41, No2. Dialnet; 2012.
  9. Del Pino Monzón Déni J. Revisión bibliográfica eficacia de la realización del masaje perineal prenatal. Dialnet. 2022;5(50):128–35.
  10. Silvia Luna López, María Lázaro Revuelto, Belén Castan Ladrero, Idoya Gurría Puzo, José Ángel López Hernández, Alejandra Matamala Sarasa. Efecto del masaje perineal en la prevención de la lesión perineal en el parto. Dialnet [Internet]. 2022;3(9). Disponible en: https://dialnet.unirioja.es/servlet/arti culo?codigo=8656475.
Salir de la versión móvil