El papel de Enfermería en la insuficiencia suprarrenal primaria y la crisis addisoniana

The role of Nursing in primary adrenal failure and the addisonian crisis

Incluido en la revista Ocronos. Vol. IV. Nº 7–Julio 2021. Pág. Inicial: Vol. IV; nº7: 145

Autor principal (primer firmante): Ortín De Pedro Sara

Fecha recepción: 30 de Junio, 2021

Fecha aceptación: 25 de Julio, 2021

Ref.: Ocronos. 2021;4(7): 145

Autoras:

  1. . (Enfermera, Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa, Zaragoza).
  2. Rubio García, Verónica. (Enfermera, Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa, Zaragoza).

Resumen

La enfermedad de Addison o insuficiencia suprarrenal primaria, es una patología caracterizada por la producción insuficiente de hormonas corticosuprarrenales cuya incidencia es mayor en el sexo femenino. Los signos y síntomas que produce son generalmente insidiosos e inespecíficos, y a menudo causan un retraso en el diagnóstico. La insuficiencia adrenal aguda o crisis addisoniana puede ser la primera manifestación, siendo una situación de emergencia vital. Su tratamiento consiste en la administración de glucocorticoides y sustitución de líquidos y electrolitos.

Es de gran importancia la detección precoz, tratamiento y seguimiento de la patología, donde el personal de Enfermería juega un gran papel.

Palabras clave: “Insuficiencia suprarrenal”, “enfermedad de Addison”, “Addison disease”, “nursing care”.

Introducción

La insuficiencia suprarrenal primaria es un trastorno hipofuncionante insidioso y progresivo de la corteza suprarrenal con el consiguiente déficit de la producción hormonal de glucocorticoides, mineralcorticoides y andrógenos adrenales cuya incidencia es mayor en la cuarta década de la vida afectando más a mujeres que a hombres (1,2,3).

La baja incidencia de la enfermedad, su lenta progresión, la inespecificidad de muchos de los síntomas de presentación (debilidad, fatiga, pérdida de peso, náuseas, vómitos, diarrea, dolor abdominal, etc.) y la ausencia de desarrollo completo de la triada típica clásica de hiperpigmentación, hipotensión e hiponatremia, hacen de esta enfermedad un auténtico reto diagnóstico. A ello, se añaden episodios críticos de riesgo vital que precisan tratamiento de soporte inmediato: Las llamadas crisis Addisonianas. Representan la incapacidad de una glándula deficiente de responder a las necesidades de aumento de su producción hormonal ante situaciones de estrés (1-6).

El diagnóstico se basa principalmente en la demostración de niveles bajos de cortisol, con niveles elevados de ACTH (hormona adrenocorticotropa) y ausencia de respuesta del cortisol ante la estimulación de corticotropina (3,4).

El tratamiento consiste en la sustitución de las hormonas deficitarias, especialmente glucocorticoides y mineralocorticoides, ajustando la dosis según la respuesta clínica (3,4).

El resultado de todo ello es el deterioro de la calidad de vida del paciente y el riesgo añadido de verse expuesto a sufrir una crisis addisoniana. De ahí la importancia de Enfermería para la detección de un diagnóstico lo más precoz posible que nos permita el inicio de su tratamiento con su seguimiento correspondiente.

Objetivos

Objetivo general

  • Analizar la importancia de padecer insuficiencia suprarrenal primaria.

Objetivos específicos

  • Mostrar la relevancia de la detección de un diagnóstico precoz para evitar la crisis Addisoniana.
  • Identificar el papel de Enfermería en esta patología.

Metodología

Se ha realizado una revisión bibliográfica sobre la importancia de la detección precoz de la enfermedad de Addison, su tratamiento y el papel de la Enfermería.

La búsqueda se ha realizado a través de las siguientes palabras clave: “Insuficiencia suprarrenal”, “enfermedad de Addison”, “Addison disease” y “nursing care” con consulta previa al DeCs (Descriptores de Ciencias de la Salud) y MeSH (Medical Subject Headings).

Se realizó una acotación temporal de 10 años, a excepción de unos artículos que por su importancia se incluyeron en la revisión.

Los operadores booleanos empleados en el artículo fueron: “AND” y “NOT” en las bases de datos: Google académico, Scielo, Cuiden Plus, Medline y PubMed.

Como criterios de inclusión se tuvieron en cuenta los artículos disponibles en texto completo, idioma castellano y estudios realizados en seres humanos.

Tras recopilar la información se analizó, se comparó y se realizaron conclusiones.

Resultados

Un porcentaje significativo de pacientes con pérdida parcial de la función suprarrenal (reserva adrenocortical limitada) se encuentra estable, pero cuando se expone a situaciones de estrés fisiológico (cirugía, infección, quemaduras, enfermedades críticas) experimenta una crisis suprarrenal o crisis Addisoniana donde el shock y la fiebre pueden ser los únicos signos. La mayor parte de los diagnósticos se establecen tras la aparición de ésta, lo cual puede ser potencialmente mortal para el paciente. De ahí que la detección precoz adquiera gran relevancia (5,6).

La crisis puede producirse como una agudización de enfermedad en un paciente diagnosticado o aparecer como un proceso intercurrente en un paciente con insuficiencia suprarrenal primaria no conocida. Se caracteriza principalmente por astenia profunda, dolor intenso en el abdomen, región dorsal o ambos, colapso vascular periférico y fallo renal con azoemia (7).

Se trata de una emergencia médica que debe ser tratada con aporte de fluidos, electrolitos y tratamiento sustitutivo basado en el aporte exógeno de glucocorticoides (cortisol o hidrocortisona) y mineralcorticoides (5,7,8).

Ante la falta de síntomas precoces y el riesgo potencialmente mortal para el paciente por crisis suprarrenal, la enfermera tiene un papel clave en este tipo de pacientes, tanto en fase crónica como en fase aguda (9-12):

  • Participar en la detección precoz e intervención en la emergencia addisoniana.
  • Identificar signos y síntomas que indican instauración de la crisis: Taquicardia, hipotensión, taquipnea y palidez, propios del shock hipovolémico.
  • Programar visitas para controlar tensión arterial, pulso y peso.
  • Valorar posibles signos como hiperpigmentación de la piel y turgencia de la misma.
  • Comprobar la existencia de retención de líquidos e informar sobre una dieta elevada en sodio.
  • Fomentar el ejercicio físico alternando con periodos de reposo.
  • Ofrecer información sobre la enfermedad, apoyo psicológico y controlar la adherencia al tratamiento, especialmente en pacientes crónicos.
  • Detectar cualquier problema asociado al tratamiento, identificando la dosificación insuficiente con manifestaciones como letargo o hipoglucemia, así como sobredosificación que puede dar lugar a osteoporosis o Síndrome de Cushing.
  • Informar al paciente y familiares de la importancia de evitar situaciones de estrés y, en caso de ser inevitables, instruir sobre la modificación de su dosis.
  • Explicar la actuación a realizar en situación de crisis: Duplicar o incluso triplicar la dosis habitual diaria. En caso de padecer diarrea o vómitos la medicación puede ser administrada por vía intramuscular, o si solo existen vómitos puede ser por vía rectal asegurando así la adherencia al tratamiento y evitando futuras crisis.
  • Aconsejar al paciente a llevar collar o pulsera de altera médica, una tarjeta en la que se especifique su enfermedad, la medicación habitual, un vial de hidrocortisona, una jeringa y una aguja para la administración intramuscular.
  • Una vez detectada la enfermedad, llevar un control y seguimiento.

Discusión

Datos de estudios revelan que la calidad de vida se deteriora en muchos pacientes con insuficiencia suprarrenal, ya que también se ven amenazados por un aumento de morbi- mortalidad. Ello puede ser causado por una terapia glucocorticoide inadecuada y la consecuente crisis suprarrenal. Por lo tanto, la optimización de la terapia sustitutiva hormonal y el ajuste de dosis en situaciones especiales, por ejemplo, el embarazo, situaciones de estrés, fiebre, el ejercicio o una intervención quirúrgica, mejora la calidad de vida de estos pacientes.

Todos los autores confirman que durante una crisis addisoniana la actuación debe ser inmediata dado que es una situación urgente y potencialmente mortal.

De igual manera, todos indican la necesidad de administración de glucocorticoides en el momento de la crisis. Por el contrario, coinciden en que la administración de mineralocorticoides no es urgente.

Realzan la intervención de Enfermería basada en la educación para la salud, instaurando medidas de prevención de crisis futuras y cuidado durante todo el proceso de enfermedad y agudización. Su papel es fundamental porque participa en la detección precoz, reconociendo signos y síntomas específicos de la insuficiencia suprarrenal primaria.

Sin embargo, a pesar del retraso de su diagnóstico, el tratamiento suele ser exitoso una vez que se inicia. Los pacientes con esta patología tienen un tratamiento farmacológico de por vida, lo que en ocasiones puede dar lugar a dificultades de adaptación o de problemas psicológicos como depresiones.

Ante ello, se observa la necesidad de una mayor investigación en cuanto a la atención de Enfermería en pacientes con enfermedad de Addison.

Conclusiones

  • La mala evolución y adherencia al tratamiento, así como la falta de información respecto a la enfermedad, suponen un riesgo vital en las personas que sufren insuficiencia suprarrenal primaria.
  • La detección de un diagnóstico precoz mediante la sintomatología es clave para evitar la aparición de una crisis.
  • La enfermera debe realizar educación sanitaria al paciente y familiar, ofrecer apoyo psicológico, detectar posibles problemas, estrategias de prevención, actuación en situación de emergencia, etc. así como realizar el seguimiento preciso dado que son pacientes que requieren tratamiento hormonal sustitutivo de por vida.

Bibliografía

  1. Moloney S, Murphy N, Collin J. An overview of the nursing issues involved in caring for a child with adrenal insufficiency. Nurs Child Young People. 2015;27(7):28-36.
  2. Michels A, Michels N. Addison disease: early detection and treatment principles. Am Fam Physician. 2014;89(7):563-8.
  3. Fernández-Rodríguez E, Bernaneu I, Guillín C, Casanueva FF. Adrenal gland diseases. Primary adrenal insufficiency. Med: Prog Form Med Cont Acredit. 2016;12(14):775-80.
  4. Fernández E, Bernabeu I, Guillín C, Casanueva FF. Enfermedades de las gándulas adrenales. Insuficiencia suprarrenal primaria. Med: Prog For Med Cont Acred. 2016;12(14):775-80.
  5. Boldova V, Iannuzzelli C, López C, Sanchis B. Crisis Addisoniana como diagnóstico de enfermedad de Addison. Atalaya Med Tur. 2013;4:55-8.
  6. Villalón S. Enfermedad de Addison. Cambio 16. 2013;2151:62.
  7. Alpañés M, Bartolomé H. Insuficiencia suprarrenal primaria. Med: Prog For Med Cont Acred. 2012;11(15):883-94.
  8. Cayón M, Vidal A, Ballesteros A. Insuficiencia suprarrenal. Med: Prog For Med Cont Acred. 2020;13(19):1049-60.
  9. Holcomb SS. ¿Hay datos que apunten a la enfermedad de Addison? Nursing. 2007;25(4):27-9.
  10. Martin Lopez T, Palma La Fuente J, Sanchez Peral JM. Enfermedad de Addison: un diagnóstico en atención primaria. Sal rural. 1997;14(12):97-9.
  11. Holcomb SS. ¿Hay datos que apunten a la enfermedad de Addison? Nursing. 2007;25(4):27-9.
  12.     Larson CA. La amenaza de la insuficiencia corticosuprarrenal. Nursing. 1985;13(6):40- 4.
  13. Guignat L. Therapeutic patient education in adrenal insufficiency. Ann Endocrinol (Paris). 2018;79(3):167-73.
  14. Bancos I, Hahner S, Tomlinson J, Arlt W. Diagnosis and management of adrenal insufficiency. Lancet Diabetes Endocrinol. 2015;3(3):216-26.
  15. Charmandari E, Nicolaides NC, Chrousos GP. Adrenal insufficiency. Lancet. 2014;383(9935):2152-67.
  16. Amrein K, Martucci G, Hahner S. Understanding adrenal crisis. Intensive Care Med. 2018;44(5):652-5.
Salir de la versión móvil