La influencia de las pantallas en la alimentación

Autor:

Alejandro Micó Marinas

PALABRAS CLAVE

Alimentación, pantallas, nutrición, salud.

RESUMEN

Los medios de comunicación de masas han adquirido gran importancia en el presente siglo. De todos los medios de comunicación masivos existentes, nos han interesado especialmente, la influencia que tienen las pantallas en la alimentación infantil. Es de ella y de la influencia que ejerce en el niño, tanto en su lenguaje, como en sus hábitos y conducta imitativa, de lo que nos ocuparemos en el siguiente trabajo. La investigación se centrará en los niños, porque es cuando este adquiere una nueva estructura mental, la edad del saber, la edad de la razón, la edad social y por último la edad activa.

DESARROLLO

Hemos observado en la sociedad, en nuestro entorno e incluso muchos estudios, que posteriormente citaremos, la alarma de dificultades y carencias en la alimentación de la población, pero sobre todo, en lo que a nuestro campo se refiere y nos causa mayor interés, en la población infantil, desde los tres años en adelante. Existen muchos y diversos factores influyentes en este tema, pero vamos a centrarnos sobre todo en uno; el uso y consumo de tecnología, resaltando la llamada “caja tonta”, es decir, la televisión.

En los últimos años, han aparecido nuevas tecnologías, hablaremos concretamente de pantallas, que actualmente están siendo potenciadas en todos los ámbitos de la vida, es decir, podemos comprobar que vivimos rodeada de ella e incluso nos cuesta progresar a lo lado de una jornada sin hacer uso de dichas pantallas. Esto puede acarrear serios problemas, si su uso no es adecuado, debemos ser conscientes y capaces de saber utilizarlas, para así poder demostrar y enseñar un correcto uso a nuestros pequeños.

Como ya hemos dicho, el mal uso de estas pantallas (televisión, tablets, ordenadores…) puede acarrear problemas en la alimentación, dándose preferencia o dedicando un tiempo erróneo a ellas. Es decir, se invierte menos tiempo en la alimentación, para dedicarlo a las pantallas, llegando a influir también incluso en la calidad de los alimentos.

Como base empírica para este proyecto, hemos elaborado un sencillo cuestionario/test, que hemos proporcionado a los padres de los alumnos para que rellenaran de forma anónima y nos proporcionaran información sobre sus hijos. El cuestionario/test contiene tanto respuestas cuantitativas como cualitativas, para poder realizar un estudio lo más empírico y correcto posible.

Presentamos el documento tal y como es proporcionado a las familias para que lo cumplimenten:

INFLUENCIA DE LAS PANTALLAS EN LA ALIMENTACIÓN INFANTIL

Edad del niño:

Numero de pantallas* en casa:

Pantallas utilizadas por el niño (especifique cuáles):

Horas que pasa su hijo frente a las pantallas (contabilícese televisión):

Franja horaria frente a las pantallas (contabilícese televisión): (Marque).

Por la mañana (antes de ir  a la escuela)

Al medio día (antes, durante y/o después de la comida)

Por la tarde

Por la noche (antes, durante y/o después de la comida)

¿Ha notado usted desinterés por la comida en su hijo?

¿Es costoso para su hijo sentarse a comer/cenar si antes ha estado frente a una pantalla?

Si         No        A veces

¿Hace uso de pantallas como refuerzo o regalo para que su hijo se acabe o disfrute de la comida?

Si         No        A veces

*Pantallas: Entendemos por pantallas: televisión, tablets, ordenador, e-books, consolas, teléfonos móviles etc.

Además, diversos estudios confirman que el consumo de televisión, tanto excesivo como el consumo durante las comidas provoca y conlleva al padecimiento de obesidad.

Los niños/as de familias que veían la televisión cuando comían juntos tenían una dieta de peor calidad que los niños de familias que la apagaban durante las comidas: comen menos verduras y menos alimentos ricos en calcio. Está claro que los niños en edad escolar que pasan muchas horas frente a las pantallas tienden a tener sobrepeso o a ser obesos, un problema que está aumentando seriamente en nuestro país.

Un estudio indica que la cantidad de tiempo que se emplea viendo la TV es directamente proporcional a la aparición de obesidad en los niños. (Reyes-Gómez U, Sánchez-Chávez NP, Reyes-Hernández U, Reyes-Hernández D, Carbajal-Rodríguez. La Televisión y los Niños: II Obesidad. Bol Clin Hosp Infant Edo Son 2006; 23 (1)). Podemos pues, afirmar que existe base empírica para demostrar que la televisión, considerada una pantalla, influye directamente en la alimentación de nuestros pequeños (y no solo ellos), afectando a su salud con una patología tan grave y peligrosa como lo es la obesidad, muy presente en nuestro país. A su vez, como también indica este artículo, la información que se ofrece por la TV suele estar distorsionada y fomenta malos hábitos dietéticos.

Según esta misma investigación, los niños de dos a siete años de edad de Estados Unidos, pasan cerca de 2.5 horas de promedio cada día viendo la televisión, cintas de video y videojuegos, aumentando el tiempo dedicado a ello a medida que aumentan de edad. Además esto influye también en la alimentación ya que en esta franja de edad, de dos a siete años, el tiempo dedicado a ver la televisión se acompaña de solicitudes de compras por los padres de alimentos más anunciados y de mayor ingesta calórica, algo importante que daña y perjudica una buena alimentación. De hecho una de las hipótesis que se barajan como posible causa de la obesidad infantil es la de un aumento del consumo de calorías mientras se ve la televisión o causado por los efectos de la publicidad.

En la actualidad, el grupo de investigación de Robinson está realizando un estudio del cual los resultados del primer estudio experimental, dio por resultado un cambio en la adiposidad corporal. Representa en la actualidad la prueba directa más firme de que ver la televisión es una causa de aumento de la adiposidad corporal (Reyes-Gómez U, Sánchez-Chávez NP, Reyes-Hernández U, Reyes-Hernández D, Carbajal-Rodríguez. La Televisión y los Niños: II Obesidad. Bol Clin Hosp Infant Edo Son 2006; 23 (1))

Por lo que podemos indicar como bien concluye el artículo que, la televisión es una mala influencia y un factor de riesgo que predispone a obesidad en el niño, cuanto más horas se dedique a ella.

A su vez también resaltamos que el acto de la comida no es una mera ingesta de alimentos, si no que conlleva mucho más, este acto acarrea una serie de comportamientos o conductas que se adquieren en el ambiente familiar. Como bien indica un artículo elaborado por Mª Lourdes Aparicio Ágreda, Mª Asunción Fernández Díaz, Ángel Gamarra Valdivielso y Irene Labarta Calvo, Orientaciones familiares sobre hábitos de comida y editado por el Departamento de Educación y Cultura del Gobierno de Navarra; estas conductas se aprenden a lo largo de las etapas de Educación Infantil y Primaria de forma paulatina y se basan en la relación adulto-niño. Por lo que podemos deducir la importancia de nuestra forma de obrar, que siempre será imitada por nuestros pequeños.

 Es importante marcar unas pautas básicas a la hora de las comidas, como por ejemplo los horarios, pero también y no menos importante, evitar interrupciones como la televisión, la radio, llamadas telefónicas, el uso de teléfono móvil durante la comida. Este debe ser un momento del día placentero entre padres e hijos y disfrutar de los alimentos de forma pausada, relajada y sin interrupciones.

El uso de pantallas como por ejemplo tablets, ordenadores, videojuegos, puede influir en la alimentación dedicándole menos tiempo del necesario, causado por deseo de empezar o continuar utilizando dichos objetos.

Hemos proporcionado la encuesta elaborada por el grupo a los padres de los alumnos, elegidos aleatoriamente, para que la cumplimentaran, siempre, como bien indica, de forma anónima sin revelar datos de los niños.

El objetivo de este proyecto, es algo inicial, con el que podemos continuar, es decir, únicamente nos hemos centrado en la investigación, por lo que nuestro objetivo ha sido en todo momento cerciorarnos de sí el uso de pantallas afectan la alimentación en los niños. Hemos podido comprobar mediante los resultados que se mostrarán a continuación que si afectan.

Por lo que nos gustaría destacar que no solo se ve afectada la alimentación si no todo, es decir, las conocidas dimensiones de la persona (cuerpo, psique y espíritu), están ligadas entre sí, todo se ve afectado si una está fallando. Por lo que podemos corroborar que si no hay una buena alimentación, la concentración disminuirá y a su vez los fracasos aumentarán y el mal sentimiento se apodera de la persona, en este caso el alumno. Por otro lado, también puede verse afectado el sueño, como bien hemos estudiado, el sueño es un factor muy importante para la buena evolución y progreso del niño.

El equilibrio entre las tres dimensiones es algo vital y muy importante, que hace que tanto los niños como los adultos puedan llevar una vida sana, cumpliendo con las tres partes que la componen.

Justificación de los resultados obtenidos

Los resultados obtenidos confirman que la alimentación de niños si es influida por las pantallas. Nuestras conclusiones son las siguientes:

  • Los niños superan en un principio la posesión media de las pantallas en el hogar y además la media de las pantallas utilizadas, relacionado con la muestra del estudio realizado.
  • Los niños utilizan dichas pantallas mayoritariamente por la noche (antes, durante o después de la cena) lo que hace pensar que por la noche los niños no se alimentan de forma correcta e incluso, podría estar afectado el sueño.
  • Hay niños que pasan demasiadas horas delante de las pantallas a lo largo del día, ya que la media, según este estudio, son dos horas y algunos pasan de ese horario (tres horas). Los estudios realizados, recomiendan que el promedio sea de unos sesenta minutos diarios.
  • Más de la mitad de los niños, por lo menos alguna vez, han mostrado desinterés por la comida, les ha costado sentarse a comer o cenar o sus padres han utilizado como refuerzo o regalo las pantallas para que sus hijos se acaben o disfruten de la comida.

Todas estas conclusiones demuestran que la hipótesis que hemos planteado es correcta, ya que se confirma que si que existe una influencia de las pantallas en la alimentación infantil.

CONCLUSIÓN

Como ya hemos dicho, en este trabajo realizado hemos utilizado una técnica sencilla y cómoda para llevar a cabo el objetivo formulado, que es la de pasar un test, el cual no conlleva ninguna dificultad a los padres acerca del fenómeno particular. Como bien dicen los resultados, se demuestra que existe una influencia de las pantallas que influye en la alimentacion de los niños.

Una vez extraidos los resultados de los tests que han realizado los padres, hemos pensado en explicar cierta información relacionada con el tema, para ver que es lo que conlleva la utilizacion abusiva de las pantallas, la cual consume el tiempo que los niños deben dedicar a otras cosas. Además, hemos pensado en relacionar lo dado en clase con la informacion que queremos transmitir.

Cuando el niño está comiendo hay que crear y  buscar un entorno ambiental favorable para que este proceso trabaje mejor en el intestino y se produzca una buena nutricion. La alimentacion que los niños reciben de pequeños va influir en los años siguientes por eso hay que prevenir al niño de posibles influencias, en este caso como hemos estudiado las pantallas.

No es de extrañar que los padres necesiten ayuda para entender qué significa comer de forma saludable. Desde la pirámide de los alimentos hasta la última grasa alimenticia, el alud de información existente sobre este tema puede desorientar bastante. Siguiendo algunas recomendaciones básicas, se puede crear un entorno doméstico que fomente la alimentación saludable y el mantenimiento de un peso saludable.  

Como ya sabemos, los niños hacen los que hacen sus padres.  Los padres deben ser un buen ejemplo para sus hijos, no solo comiendo de forma saludable,  aumentando la cantidad de piezas de fruta (5), moderando el consumo de azúcar y sal, haciendo ejercicio moderado 40min/dia, evitando el sedentarismo, consumir proteinas (15%) tanto animal como vegetal, si no también desarrollando unos buenos hábitos, como por ejemplo evitar la televisión durante las comidas, este tiempo se puede dedicar para estar toda la familia activa.

La comida es una oportunidad educativa de primer orden (espera, dominio, belleza, comunicación, aprendizaje, orden, relacion,…) en cuato se les limita el tiempo de televisión y ordenador, los niños encuentran formas más activas de pasar el tiempo. Y, si la familia al completo limita el tiempo que pasan delante de cualquier tipo de pantalla, tendrán más tiempo para estar activos juntos.

BIBLIOGRAFÍA

Páginas webs consultadas.

http://ftp.ruv.itesm.mx/ pub/portal/cca/television.pdf

http://elcangurorojo.com /comer-viendo-la-television/

http://dpto. educacion.navarra.es/ publicaciones/pdf/comi_dg.pdf

– Cerda, M. F. D. S., Ortega, C. A. O., & Rivas, J. B. (2014). Las horas pantalla se asocian al consumo de alimentos de elevada densidad calórica, sobrepeso, obesidad y sedentarismo en niños venezolanos. Rev Esp Nutr Comunitaria20(3), 78-84.

– Garza, M. L. C., & Reyes, D. D. J. (2011). Percepción de las madres de niños con obesidad sobre los hábitos alimenticios y sus responsabilidades en la alimentación de los hijos. Revista salud pública y nutrición12(1).

– Mary, L. (2006). Todo lo que hay que saber para comer de manera saludable.

– Reyes-Gómez U, Sánchez-Chávez NP, Reyes-Hernández U, Reyes-Hernández D, Carbajal-Rodríguez. (2006). La Televisión y los Niños: II Obesidad. Bol Clin Hosp Infant Edo Son; 23 (1)).

– Solsona, M.R. (2005). Cuando miente el espejo «bulimia, anorexia y otros trastornos alimentarios».

Salir de la versión móvil