Inestabilidad de tobillo en jugadores de baloncesto

Incluido en la revista Ocronos. Vol. VI. Nº 10–Octubre 2023. Pág. Inicial: Vol. VI; nº 10: 196

Autor principal (primer firmante): Diego Tobajas Puértolas

Fecha recepción: 19/09/2023

Fecha aceptación: 16/10/2023

Ref.: Ocronos. 2023;6(10): 196

Autores

Diego Tobajas Puértolas, Graduado en Fisioterapia

Gabriel Artal Yera, Graduado en Fisioterapia

Publica TFG cuadrado 1200 x 1200

Jorge Ruiz Garcia, Graduado en Fisioterapia

Carlos Mediano Martínez, Graduado en Fisioterapia

Emilia Mercedes Alfonso de la Riva, Diplomada en Fisioterapia

Patricia Lorente Pueyo, Graduada en Fisioterapia y Graduada en Enfermería

Categoría profesional: Fisioterapia

Resumen

Introducción: el tobillo es la articulación más influyente en lesiones en el baloncesto y la inestabilidad de tobillo es un factor a tener en cuenta para prevenirlo. Los estudios son limitados para este grupo de población. El objetivo es evaluar y analizar la inestabilidad de tobillo en jugadores de baloncesto.

Material y métodos: 12 participantes fueron reclutados, con una edad de entre 21 y 37 años, basándose en la historia del esguince y las puntuaciones obtenidas en los diferentes test para inestabilidad de tobillo. Las medidas de resultado incluyeron la intensidad de dolor, el grado de funcionalidad, el grado de movilidad a la carga y la propiocepción.

publica-articulo-revista-ocronos

Resultados: en el cuestionario CAIT (Cumberland Ankle Instability Tool) el tobillo derecho obtiene mejor resultado que el izquierdo, en el Star Excursion Balance Test (SCBT) el lado derecho alcanza menor distancia que el lado izquierdo, en el Hop Test y en el 8 Test el lado derecho obtiene un tiempo inferior, en el test en carga tanto convencional como modificada el lado derecho alcanza menos grados de movilidad que el izquierdo y en la EVA el lado derecho obtiene mayor puntuación en todos los parámetros. Por último, en cuanto a las correlaciones obtenidas en este estudio, las más fuertes son: entre el CAIT del lado izquierdo con el Test en Carga Izquierdo y el Hop Test del lado izquierdo con el 8 Test del lado izquierdo.

Conclusión: la mayoría de los jugadores del equipo de baloncesto tienen inestabilidad de tobillo en ambos tobillos, pero ligeramente superior en el lado dominante que en este caso es el derecho.

Palabras clave

Esguince, inestabilidad de tobillo, baloncesto.

Introducción

La articulación de tobillo o tibioperoneoastragalina es una estructura sinovial y está compuesta por: maléolo medial de tibia y maléolo lateral de peroné en la parte superior, y el astrágalo en la parte inferior. Los maléolos tienen forma cóncava y el astrágalo tiene forma convexa. Dentro de los dos maléolos, el que forma el peroné es más largo que el medial para aumentar la superficie de contacto y así generar mayor estabilidad. Toda esta estructura termina cubierta de cartílago hialino o capsula, que junto a los ligamentos ofrecen mayor estabilidad en la articulación. Justo por debajo de esta se encuentra la articulación subastragalina que tiene su importancia porque es la primera en contactar con el suelo y en ella se involucra aparte de ligamentos y capsula, el tendón de Aquiles, estructura fundamental para la marcha. (1)

La articulación de tobillo es la segunda región del cuerpo más lesionada durante la práctica deportiva, siendo el esguince lateral de tobillo (ELT) una de las lesiones musculoesqueléticas más frecuentes en el mundo del deporte con un 30% de todos los afectados.(2,3) Aunque los síntomas del esguince lateral de tobillo se suelen resolver con cierta facilidad, se estima que casi la mitad de los afectados, por primera vez, suelen desarrollar dolor, inestabilidad subjetiva, perdida de función y lesiones repetitivas de tobillo durante los 12 próximos meses, generando como consecuencia una disfunción articular conocida como inestabilidad crónica de tobillo (ICT).(2,4)

La evidencia sugiere que la inestabilidad crónica de tobillo se suele asociar a un escaso control postural. Las alteraciones de este control suelen ser debido a una afectación de la propiocepción y un déficit del control neuromuscular que ocurre después de una lesión ligamentaria. (2,5) Siendo el ligamento lateral externo (LLE) la estructura más afectada con este traumatismo. (3)

La principal sintomatología que presenta es el dolor, pero también la inflamación en algunas ocasiones y hematoma debajo de los maléolos dependiendo del mecanismo de inversión o eversión ocurrido. (6)

En el baloncesto el esguince lateral de tobillo es una de las lesiones más comunes, debido a que es un deporte de contacto que involucra rapidez y fuerza en el juego. Esta lesión es causada por diferentes aspectos del juego como son: el salto, las caídas, los cambios de dirección y el contacto con contrincantes. La edad, la altura, el nivel de juego y la condición física son factores de riesgo en este deporte. (7)

El examen físico es el elemento más importante, permitiendo clasificar el esguince lateral de tobillo y tener un diagnóstico. Este se inicia con el cuestionario CAIT (Cumberland Ankle Instability Tool) para poder clasificar a los pacientes según su nivel de discapacidad y posteriormente se realizan test de propiocepción como puede ser el Star Excursion Balance Test (SCBT), test de funcionalidad como el Hop Test o el 8 Test, test de movilidad como el Test en Carga y por último la valoración del dolor con la Escala Visual Analógica (EVA).(5,8–10)

Objetivo

El objetivo de este estudio es evaluar y analizar la inestabilidad de tobillo en jugadores de baloncesto.

Material y métodos

El tipo de estudio que se realizó en este trabajo es un estudio descriptivo analítico, transversal.

Para la muestra se han incluido 12 sujetos voluntarios, hombres y de una edad comprendida entre 21 y 37 años, que pertenecen al Club Baloncesto Zaragoza.

Los criterios de inclusión son:

  • jugadores de baloncesto
  • jugadores en activo

Los criterios de exclusión son:

  • pacientes que sufren alguna lesión aguda en la actualidad.

Este estudio se realizó siguiendo principios éticos de la Declaración de Helsinki de la Asociación Médica Mundial.

Asimismo, todos los sujetos son informados a través de una hoja de información. (Anexo 1) En dicho documento se explican los objetivos, el procedimiento de intervención y el manejo de recogida de datos de acuerdo a la ley 15/1999 de protección de datos de carácter personal. De esta forma, una vez informados deciden de forma libre y voluntaria su participación firmando un consentimiento. (Anexo 2)

La recogida de datos se realizó durante los meses de febrero y marzo de 2022, un solo fisioterapeuta evaluó a los 12 sujetos; la evaluación fue hecha en tres sesiones durante la misma semana dividiendo en grupos de 4 al equipo de baloncesto. Las sesiones fueron realizadas en las mismas condiciones de lugar y momento del día (postentrenamiento). Antes de la valoración física del paciente se les mandó dos cuestionarios para registrar sus datos personales e historial de lesiones.

En este estudio, lo primero que se ha realizado es un cuestionario de datos antropométricos y de actividad física, junto al Cumberland Ankle Instability Tool (CAIT) para valorar la inestabilidad de tobillo.

Seguidamente se han introducido 5 variables de estudio en cada uno de los participantes:

  • 2 pruebas de funcionalidad
  • 1 de propiocepción
  • 1 de movilidad
  • 1 de dolor.

Estas variables se han realizado después de los entrenamientos.

Cumberland Ankle Instability Tool (CAIT)

El CAIT es un cuestionario o una escala que permite medir el grado de discapacidad causada por la inestabilidad crónica de tobillo. Es un cuestionario simple y de autoadministración, para medir la inestabilidad de tobillo. Está compuesto por 9 ítems con múltiples opciones como respuesta. Estas respuestas tienen que ver con el dolor del tobillo, con la inestabilidad subjetiva del tobillo durante las actividades diarias y las actividades físicas y la respuesta del tobillo en episodios denominados como “que se va”.

La escala de puntuación va del 0 al 30, siendo una puntuación menor de 27 considerada como inestabilidad de tobillo. El paciente obtendrá la versión del cuestionario sin las puntuaciones para evitar subjetividades.

Además, cabe destacar, que el cuestionario está tanto para el pie derecho, como para el pie izquierdo. (5,11)

Pruebas de funcionalidad

Las pruebas de funcionalidad se dividen en:

El primero es el Single Leg Hop Test (SLHT), se valora la funcionalidad del tobillo y de la extremidad inferior. Se considera que este tipo de test son de gran ayuda para obtener información sobre la funcionalidad de la extremidad inferior, porque incluyen factores como: fuerza muscular, coordinación neuromuscular y estabilidad articular; cosas que pueden verse afectadas tras una lesión en la extremidad inferior.(12) Este test en concreto ha sido utilizado para pacientes con historial de esguinces de tobillo y como se sabe esguinces de tobillo repetidos pueden llegar a producir una inestabilidad crónica de tobillo. (13,14)

La metodología de este test se basa en que los pacientes realizarán el test de salto con sus zapatillas habituales de deporte para crear una validez y fiabilidad externa de cara a la actividad deportiva. (13)

Antes de comenzar, llevarán a cabo un calentamiento de 5 minutos en el que se incluirán varios ejercicios de movilidad articular, así como algunos estiramientos activos. (12)

El paciente será instruido para realizar saltos laterales sobre una sola extremidad (la que se quiera testar), en una distancia de separación de 30 cm. Una repetición es la correspondiente a la capacidad de saltar lateralmente y volver a la posición de partida. Se les dirá también que deben completar 10 repeticiones lo más rápido que puedan. (15)

Los pacientes se familiarizarán con el test pudiendo realizarlo entre 1 y 3 veces a una velocidad parcial (16). Entre cada una de las pruebas, realizarán un descanso de 1 minuto y después de la familiarización, realizarán el test 2 veces al máximo esfuerzo posible. (12) Los descansos de 1 minuto se harán para evitar la fatiga entre los test. (17)

La medición que se llevará a cabo es de tiempo, con un cronómetro de mano. (18) El test se realizará de forma definitiva 2 veces y se elegirá el tiempo más corto de esos dos para el análisis. (19)

Los test se reconocerán como válidos o como fallidos, cuando se cometa un error, entendiendo el concepto de error como: poner el pie contralateral en el suelo a modo de apoyo, no realizar claramente los 30 cm, no parar el cronómetro a tiempo y también la pérdida del equilibrio y caída. En estos casos, se repetirá el test de nuevo. (12)

Finalmente, al terminar la prueba, se les preguntará a los pacientes “¿Has sentido tu tobillo inestable durante la actividad?”. A lo que tendrán que contestar “sí” o “no”. Y siendo el propósito de esta pregunta, si los sujetos han percibido inestabilidad de tobillo, incluso si sus puntuaciones de rendimiento funcional no se vieron afectadas en una clasificación grupal. (13)

El segundo es el The Figure of 8 Hop Test, se valora la funcionalidad del tobillo y de la extremidad inferior; por otra parte, también mide agilidad y velocidad. (18,20) Se considera que este tipo de test son de gran ayuda para obtener información sobre la funcionalidad de la extremidad inferior, porque incluyen factores como: fuerza muscular, coordinación neuromuscular y estabilidad articular; cosas que pueden verse afectadas tras una lesión en la extremidad inferior. Además, se cree que este test puede producir déficits porque los pacientes se ven obligados a moverse lateralmente produciendo estrés frontal y rotacional en las distintas estructuras. Siendo más notable en pacientes con inestabilidad de tobillo. (20)

La metodología de este test se basa en que los pacientes realizarán el test de salto con sus zapatillas habituales de deporte, para crear una validez y fiabilidad externa de cara a la actividad deportiva. (13)

Antes de comenzar, llevarán a cabo un calentamiento de 5 minutos el que se incluirán ejercicios de movilidad articular y estiramientos activos. Pero se tendrá en cuenta que, si se realiza el test, posteriormente al anterior, no hará falta llevar a cabo el calentamiento. (12)

Se les pedirá a los pacientes que completen una distancia de 5 metros en un patrón de 8, lo más rápido que puedan. (16) Esto lo realizarán rodeando unos conos, separados por una distancia de 5 metros, en el patrón de 8 comentado anteriormente, y saltando sobre la extremidad que se quiere testar (generalmente la de historial de inestabilidad o lesión). Si, por ejemplo, se va a testar la extremidad derecha, entonces el paciente comenzará por el lado izquierdo y terminará por el lado derecho (en sentido contrario en el caso opuesto).(20)

Los pacientes podrán familiarizarse con el test haciéndolo una vez a una velocidad que no sea la total el sujeto. Posteriormente se llevará a cabo un periodo de descanso de 60 segundos y se procederá con el test. (16)

Tras este acondicionamiento, el test se repetirá por dos veces descansando entre ambas un periodo de un minuto. (16,21) Las mediciones se realizarán en tiempo, con un cronómetro manual escogiendo la mejor marca de las dos, es decir, el menor tiempo de realización del test.(18,19)

Al igual que en el caso anterior, el test será tomado como no válido si se producen una serie de errores como: poner el pie contralateral en el suelo a modo de apoyo, no parar el cronómetro a tiempo, no completar el recorrido completo, o bien la pérdida del equilibrio y la caída del paciente. En estos casos, se repetirá el test de nuevo. (12)

Finalmente, al terminar la prueba, se les preguntará a los pacientes “¿Has sentido tu tobillo inestable durante la actividad?”. A lo que tendrán que contestar “sí” o “no”. Y siendo el propósito de esta pregunta, si los sujetos han percibido inestabilidad de tobillo, incluso si sus puntuaciones de rendimiento funcional no se vieron afectadas en una clasificación grupal. (13)

Prueba de propiocepción

La prueba de propiocepción que se ha realizado es:

El Star Excursion Balance Test (SEBT), es frecuentemente utilizado como una medida del control postural dinámico. Esta medida es entendida, como cómo de lejos es capaz de llegar el participante del test manteniendo una base de sustentación. (22) Esto es así porque la ejecución de un movimiento es mediada por el sistema nervioso central, incluyendo los sistemas: somatosensorial, vestibular y visual; de forma que este test mide y está influenciado por estos subsistemas. (23) Además mide esta función en diferentes direcciones del espacio (24).

En cuanto a la metodología de este test, es frecuentemente utilizado como una medida del control postural dinámico. Esta medida es entendida, como cómo de lejos es capaz de llegar el participante del test manteniendo una base de sustentación. (22) Esto es así porque la ejecución de un movimiento es mediada por el sistema nervioso central, incluyendo los sistemas: somatosensorial, vestibular y visual; de forma que este test mide y está influenciado por estos subsistemas. (23) Además mide esta función en diferentes direcciones del espacio (24). Hay que considerar que, al tratarse de un test de equilibrio, se realizará primero este test, previamente a los antes descritos, por el potencial de fatiga de éstos. Es interesante añadir, que el test se realizará preferiblemente descalzo o bien con calcetines. (16,22)

El sujeto se pondrá en el centro de una “estrella” realizada en el suelo con tape, colocando el dedo gordo del pie alineado con el centro de la estrella (15). La estrella en cuestión constará de 8 líneas separadas por 45˚ entre sí. De esta forma quedan 8 direcciones que se nombran: anterior (A), anterolateral (AL), anteromedial (AM), medial (M), posteromedial (PM), posterior (P), posterolateral (PL) y lateral (L); de acuerdo con la dirección del movimiento dependiendo de la pierna que quede en apoyo, cambiando si es la izquierda o la derecha. (25)

Al paciente se le darán las siguientes instrucciones (22):

  • Mantente sobre un pie con tus manos sobre las caderas.
  • Ahora ve con el otro pie lo más lejos que puedas (en la dirección deseada) y haz un toque ligero en el tape.
  • Sin mover el pie que has dejado como apoyo, vuelve a poner el que has movido junto a él, en el centro de la estrella.
  • Puedes hacer los movimientos que quieras para llegar lejos, pero tienes que dejar tus manos en las caderas y el pie de apoyo bien fijo en el suelo, sin que se mueva.
  • Si tocas más de una vez el tape o deslizas el pie que se mueve durante la prueba, no tocas el tape, haces un toque demasiado fuerte, levantas el talón o tus manos se van de las caderas o bien, eres incapaz de volver a la posición inicial, repetiremos la prueba.

La prueba no se considerará válida si el paciente quita las manos de las caderas, no vuelve a la posición inicial, hace un toque en el tape muy fuerte para ganar equilibrio, no toca el tape en la dirección indicada, mueve o levanta cualquier parte del pie de apoyo o bien pierde el equilibrio y cae. Si esto ocurre, la prueba se anulará y se repetirá. (23)

El paciente podrá probar a realizar entre 1 y 3 test de prueba para familiarizarse seguido de un descanso de al menos 60 segundos. (16) Después de esto se realizará el test 2 veces para cada dirección utilizando la mayor distancia de las 2 pruebas. (26) El descanso entre cada prueba será de 10 segundos. (16)

Cada medición se realizará desde el centro de la estrella, hasta el punto donde ha tocado el paciente en cada dirección. La distancia por tanto se medirá en cm; y cada dirección será seleccionada aleatoriamente. (26)

Finalmente, se utilizará la mayor distancia que se haya conseguido. (15)

Prueba de movilidad

La prueba de movilidad que se ha realizado es:

La movilidad en carga, con ello se pretende establecer la movilidad que tiene el tobillo de los sujetos durante la carga del peso corporal. En este caso se realizará con el paciente en una posición similar a un estiramiento de la musculatura posterior de la pierna. (27) También se colocará a los pacientes en la posición de zancada, para una segunda medición. (10)

El instrumento a utilizar será la aplicación medidas del IPhone. (28)

El sujeto se pondrá delante de una pared y colocará ambas manos sobre ella. Posicionará su pierna derecha detrás de la izquierda y a ser posible con la rodilla completamente extendida.

Se colocará el pie derecho paralelo a una línea hecha con tape, siendo perpendicular a la pared. El 2º dedo del pie derecho y el centro del talón caerán justo encima de la línea para evitar la pronación de la articulación subastragalina, y con ello el falseo de la prueba, aumentando aparentemente la dorsiflexión del tobillo. El paciente se dejará caer hacia adelante hasta sentir el máximo de tensión soportable en la musculatura, manteniendo en todo momento la rodilla completamente extendida y el talón completamente apoyado. La pierna izquierda mientras tanto, quedará en una posición cómoda y para mantener el equilibrio y también de tal forma que no interfiera en el movimiento del tobillo contrario.

El ángulo formado, será tomado con la herramienta anteriormente descrita. Para ello, se realizará una marca en el punto medio de la tuberosidad anterior de la tibia, donde reposará el inclinómetro. Quedará entonces orientado en la tuberosidad de la tibia, en la línea media anterior, de la articulación del tobillo. Hay que tener precauciones de que no se coloque sobre el vientre muscular del tibial anterior.

Finalmente, para minimizar los sesgos, el inclinómetro se colocará dando el dorso al examinador que lo coloca, de forma que la medición la tome una tercera persona. Esta medición se realizará en grados. (27)

Se realizará también la medición de la flexión dorsal, con la prueba de la zancada modificada, utilizando un inclinómetro, colocado en la misma zona del caso anterior.

Para ello, se le dirá al paciente que realice un paso delante de la forma más cómoda posible. Si se quiere medir el tobillo derecho, el paso hacia adelante se dará con la pierna izquierda y viceversa. En esta posición se le pedirá al paciente que doble las rodillas para bajar lo máximo posible, teniendo el tronco erguido y si levantar el talón del suelo. De esta forma se medirá el ángulo formado, obteniendo el resultado. (10)

Evaluación del dolor

Para la evaluación del dolor se ha medido con:

La Escala Visual Analógica (EVA), Con esta escala se pretende medir la intensidad del dolor por parte del paciente. La intensidad del dolor ha sido la dimensión del dolor más estudiada. Entre las distintas escalas que existen para medir la intensidad del dolor, destaca la EVA, que ha sido objeto de numerosos estudios y además ha sido validada para casos como el seguimiento del dolor crónico. (29)

El instrumento empleado será una imagen donde se representan diferentes sensaciones de dolor mediante caras y cada una de ellas va asociada a una puntuación del 0 al 10.

El proceso será fundamentalmente el presentarle la pantalla del móvil al paciente, para que indique en una línea, dónde estaría su estado de dolor. Previo a esto, se ha tenido que instruir al paciente sobre la EVA, indicándole que: “en una escala del 0-10; donde 0 es nada de dolor y 10, el peor dolor imaginable; sitúa donde estaría tu dolor.”

Finalmente, a los sujetos se les pregunta por el dolor en 4 dimensiones: su máximo dolor, el dolor en la actividad, el dolor actual (en el momento) y finalmente el dolor medio que siente el paciente.

Análisis estadístico

Los datos fueron procesados y analizados con el software estadístico SPSS versión 28 para Mac OS. El nivel de confianza establecido para el análisis de los resultados fue del 95%.

Se realizó el análisis descriptivo de los resultados.

Para el análisis descriptivo de las variables cuantitativas se utilizaron los índices de tendencia central (media) y los índices de dispersión (desviación típica y los valores mínimo y máximo). Para las variables cualitativas, se realizó́ un estudio de frecuencias para conocer las frecuencias absolutas y relativas.

Para las variables cuantitativas no normales y ordinales se lleva a cabo a través del coeficiente de correlación no paramétrico de Spearman (rho), debido a que este método no estima específicamente una asociación lineal entre las variables, sino una asociación en general. Para la interpretación del valor rho, se considera la siguiente clasificación:

– r<0,30: asociación débil.

– 0,30≤ r ≤ 0,70: asociación moderada.

– r>0,70: asociación fuerte.

Resultados

La muestra estuvo constituida por 13 sujetos, de los cuales todos eran hombres, esto supone el 100% de la muestra. (TABLA 1)

La media de edad fue de 28,31 años, con una desviación estándar de 5,25 años, una edad máxima de 37 años y una edad mínima de 21 años. (TABLA 2)

En relación al peso, la media fue de 89,62 kg, con una desviación estándar de 16,132 kg, siendo el peso más alto de 126 kg y el más bajo 72 kg. (TABLA 2)

La altura media del equipo fue de 191,46 cm, con una desviación estándar de 10,775 cm, la altura máxima del equipo es de 212 cm y la altura mínima es de 175 cm. (TABLA 2)

En el cuestionario de inestabilidad de tobillo CAIT, la media del lado derecho fue ligeramente superior con una puntuación de 20,77 puntos, frente al lado izquierdo con una puntuación de 20,62 puntos. Las diferencias entre lados fueron mínimas, siendo el lado dominante (lado derecho) el que mejor nota sacó. (TABLA 2)

En el Star Excursion Balance Test (SCBT) se han obtenido variedad de resultados en función de la dirección a medir, la media más alta ha sido en la dirección Postero-Medial Izquierda (PM-I) con una distancia de 106,38 cm, la desviación estándar fue de 8,86 cm y una distancia máxima de 119 cm frente a una mínima de 92 cm. Por el contrario, la media más baja en este test ha sido en la dirección Lateral Derecha (LAT-D) con una distancia recorrida de 69,35 cm, la desviación estándar es de 16,55 cm, la distancia máxima es de 99 cm y la mínima es de 40 cm. El lado dominante (pie derecho) ha tenido una media en todas las direcciones inferior al lado izquierdo. (TABLA 2)

En el HOP Test, la media en el lado derecho fue de 9,49 segundos siendo ligeramente peor tiempo que el lado izquierdo con una media de 9,37 segundos. La desviación estándar en el lado derecho fue de 1,66 segundos y en el lado izquierdo fue de 1,26 segundos. El tiempo más alto en el derecho fue de 14 segundos y en el izquierdo es de 12,34 segundos. Sin embargo, el tiempo más bajo en el lado derecho fue de 7,26 segundos y en el lado izquierdo fue de 7,44 segundos. (TABLA 2)

En el 8 Test, el lado izquierdo vuelve a tener mejor tiempo por la mínima que el lado derecho con una media de 4,54 segundos frente a los 4,57 segundos del derecho. El tiempo máximo en el lado derecho, con una marca de 5,15 segundos, también fue mayor que en el izquierdo con un tiempo de 5,12 segundos. Sin embargo, como pasa con el Hop Test el tiempo mínimo alcanzado lo tiene el lado derecho con una marca de 3,9 segundos frente al izquierdo que tiene una mínima de 3,93 segundos. (TBALA 2)

En el Test en carga convencional y en el test en carga modificado, en relación a los grados de movilidad alcanzados, también la media del lado izquierdo ha sido superior que la del derecho. En el tobillo izquierdo la media en el test convencional fue de 26,92º y en el test modificado fue de 30,15º. La movilidad máxima alcanzada en el convencional fue de 30º, la mínima de 21º y la desviación estándar es de 2,93º. En el test modificado la movilidad máxima fue de 35º, la mínima es de 23º y la desviación estándar fue de 3,78º.

Por otro lado en el tobillo derecho la media en el test convencional fue de 26,46º y en el test modificado 29,23º. La movilidad máxima alcanzada en el convencional fue de 31º, la mínima de 18º y la desviación estándar es de 3,82º. En el test modificado la movilidad máxima fue de 34º, la mínima fue de 20º y la desviación estándar fue de 4,30º. (TABLA 2)

En la EVA para valorar el dolor de los jugadores se ha obtenido una media mayor en el lado derecho que en lado izquierdo en todos los parámetros de valoración, siendo la puntuación más alta en el lado derecho de 1,77 en el máximo dolor sentido y durante la actividad. Por el contrario, la puntuación más alta en el lado izquierdo de media ha sido de 1,38 en los mismos parámetros que el anterior. El dolor mínimo es de 0 en todos los ítems y el máximo es de 6, con una desviación estándar máxima de 2,13 y una mínima de 0,48. (TABLA 2)

En relación a las correlaciones entre variables se observó una asociación fuerte y positiva entre:

  • CAIT del lado izquierdo y el Test en Carga Izquierdo, esto quiere decir que a mayor puntuación en el cuestionario CAIT, mayor grado de flexión dorsal alcanza en el Test en Carga. (TABLA 3)
  • Hop Test del lado izquierdo con el 8 Test del lado izquierdo, por lo tanto, a menor tiempo alcanzado en el Hop test, menor tiempo en el 8 Test en el tobillo izquierdo. (TABLA 3)

Hay una asociación moderada y positiva entre el cuestionario CAIT (Cumberland Ankle Instability Tool) derecho y el Test en Carga convencional y modificado derecho, también ocurre lo mismo con el CAIT izquierdo y el Test en Carga modificado izquierdo.

Se observó una asociación moderada y negativa entre el Hop Test izquierdo con el Test en Carga Izquierdo, el SCBT Postero-Lateral izquierdo con el 8 Test izquierdo o el SCBT Medial derecho con el dolor máximo en la escala EVA del lado derecho. (TABLA 3)

TABLA 1. Datos Antropométricos

TABLA 2. Datos Descriptivos

TABLA 3. Correlaciones; Spearman; Coeficiente de correlación valor de p<0,05.

Ver tablas en Anexos – Inestabilidad de tobillo en jugadores de baloncesto, al final del artículo

Discusión

En el presente estudio se ha evaluado y analizado la inestabilidad de tobillo en los jugadores de un equipo de baloncesto. El objetivo de este estudio fue valorar el grado de inestabilidad de tobillo en jugadores de un equipo de baloncesto. Se ha observado inestabilidad de tobillo en el equipo siendo el lado dominante más relevante.

Uno de los resultados más llamativos ha sido la distancia alcanzada en el SCBT-PM Izquierdo. La media ha sido considerablemente superior al resto de direcciones evaluadas con este test. Y comparando con el lado dominante también tiene mayor recorrido. En referencia a la comparación entre lado derecho e izquierdo, el lado derecho en este test ha obtenido resultados inferiores al lado izquierdo. Esto puede indicar que el lado con mayor dominancia tiene mayor inestabilidad de tobillo. Como comenta (Linens et al), que estudiaba la influencia de la movilidad de cadera con la inestabilidad de tobillo, los sujetos con inestabilidad de tobillo presentaban una menor movilidad de cadera, esto se reflejaba en el Star Excursion Balance Test (SCBT) en dirección postero-medial porque es el movimiento que requiere mayor movilidad de cadera aparte de tobillo. Por lo tanto, según este estudio el tobillo derecho presenta inestabilidad de tobillo por recorrer una distancia inferior al tobillo izquierdo. (33) (Hertel et al) va en la misma dirección que este, porque afirma que la ejecución de las 8 direcciones del SCBT son innecesarias cuando se utiliza para valorar a sujetos con inestabilidad de tobillo. Ellos llegaron a la conclusión de que las direcciones más importantes y que dan resultados más relevantes son: antero-medial, medial y posteromedial. Utilizando estas tres direcciones ayudarían a ser más eficientes en la valoración, porque estas tres direcciones son las más representativas en cuanto a la mecánica de tobillo (34)

En este estudio ha habido correlación de SCBT con el Hop Test, según (Samaan et al) defiende esta relación debido a que ambos test presentan movimientos biomecánicos similares como son: la flexión dorsal, flexión plantar y la prono-supinación de tobillo. Pero también añade que estos test no solo se centran en el tobillo, sino que también abarcan la región de la rodilla y de la cadera. Y no solo eso, sino que la inestabilidad de tobillo puede ser debido a una de estas dos regiones nombradas anteriormente y no del tobillo. (35)

También ha habido correlación del Star Excursion Balance Test (SCBT) con la EVA, según (Phillip et al) asocia esta relación con el número de esguinces o incidentes previos y el tiempo entre estos incidentes y el momento de la realización de los test. Contra menos sea la distancia en tiempo entre un esguince de tobillo y el SCBT puede haber más posibilidades de que el paciente refiera dolor. (22)

Otro de los resultados que nos ha indicado que los jugadores tienen inestabilidad de tobillo en ambos lados es el Hop Test, porque todos los jugadores nos han indicado que han percibido inestable el tobillo durante la ejecución del ejercicio, tras la pregunta de si han sentido el tobillo inestable en algún momento del test.(13) (Linens et al) respalda la metodología de valoración de este test, porque explica que al realizar los saltos y cambios de dirección a la vez, en el tobillo se produce una flexión plantar e inversión para el impulso, que casualmente es el mismo mecanismo de lesión para un esguince de tobillo.

Por ello es normal que los sujetos con inestabilidad de tobillo respondan, que sienten su tobillo inestable al hacer este test. Pero por el contrario este mismo estudio indica que un tiempo inferior a 12,88 segundos en este test no es indicativo de inestabilidad de tobillo, por lo tanto, si cogemos nuestros resultados podemos ver que los tiempos en ambos tobillos han sido inferiores a este tiempo marcado. Entonces si tomamos como referencia esta medición en nuestro estudio los jugadores de media no presentan inestabilidad de tobillo con este test, pero siguiendo con la metodología del presente estudio al responder que si han sentido inestabilidad de tobillo durante la realización de la prueba se ha considerado positivo el test. (33)

En relación al CAIT, se ha considerado una puntuación menor de 27 como inestabilidad de tobillo sobre 30 puntos, basándose en el estudio de (Hiller et al). Sin embargo este mismo estudio afirma que se puede valorar la inestabilidad de tobillo en función de la puntuación obtenida, los sujetos tienen menor inestabilidad si están más cerca del 30 y por el contrario, tienen mayor inestabilidad si están más cerca del 0.(36) Por otro lado (Rodríguez-Fernández et al) hacen referencia a la inestabilidad de tobillo si en el cuestionario CAIT (Cumberland Ankle Instability Tool) el sujeto adquiere una puntuación menor o igual de 24 puntos.(11)

La utilización del cuestionario CAIT en español fue para que no hubiera sesgo en este apartado, porque los jugadores son originales de habla español castellano y la utilización del CAIT en ingles podría haber ciertas dudas o malos entendimientos. Según (Diaz-Cruz et al) afirma que no ha habido ninguna modificación con respecto al original, el significado de cada uno de los ítems ha sido conservado y ha habido un consenso colectivo para la versión final. También quieren destacar que para la adaptación a otro lenguaje hay que tener en cuenta los factores culturales que pueden variar según el lenguaje. (37) Sin embargo, según (Rodríguez-Fernández et al), que es de donde hemos sacado la tabla, afirma que el cuestionario es más completo que el de (Diaz, Cruz et al), porque hace una adaptación y validación cultural más completa, incluyendo la intervención del autor original en el proceso.(11)

Por último, cabe destacar los resultados del 8 Test, porque según (Alves et al) los tiempos en este test pueden verse modificados por el propio aprendizaje del paciente, debido a la repetición del test según indica el protocolo. Este dato puede explicar el por qué en la gran mayoría de los casos el mejor tiempo lo han conseguido en el segundo intento. (38) Sin embargo, (Caffrey et al) afirma que el 8 Test tiene suficiente capacidad de indicar si un sujeto tiene inestabilidad de tobillo o no, porque obtiene resultados similares que el Hop Test y antes que otros test de funcionalidad como puede ser el test de salto con una pierna. (12)

Según los resultados de este estudio hay una correlación positiva y una asociación moderada/fuerte entre el CAIT y el Test en Carga, esto indica que la flexión dorsal de tobillo tiene relación con la sensación o percepción de inestabilidad en los sujetos. Desde el punto de vista de (Bonnel et al) la falta de flexión dorsal es uno de los mecanismos de lesión más influyentes en esguinces de tobillo, por lo tanto, en este artículo se habla de que la flexión dorsal de tobillo es un punto importante a valorar para el diagnóstico de inestabilidad de tobillo. (31) Por lo tanto, se podría decir que la falta de flexión dorsal es una causa de inestabilidad de tobillo dentro de un amplio abanico de factores causantes de ello.

En este estudio ha habido varias limitaciones: la primera de todas es que se ha tenido una muestra de estudio pequeña para obtener datos más claros y contundentes sobre las variables observadas. La segunda limitación es la realización del estudio por un mismo fisioterapeuta pudiendo afectar a los resultados de estudio.

Conclusión

Como conclusión podemos decir que la mayoría de jugadores del equipo presentan inestabilidad en ambos tobillos, teniendo como resultado un CAIT (Cumberland Ankle Instability Tool) inferior a 27 puntos en ambos, en el Star Excursion Balance Test (SCBT) la distancia alcanzada ha sido menor en el lado derecho, en el 8 Test y en el Hop Test los tiempos han sido mayores en el derecho, en el Test en Carga el lado izquierdo ha conseguido más grados de movilidad y en la EVA la puntuación ha sido mayor en el lado dominante.

Los sujetos de esta muestra presentaban mayor inestabilidad y disfunción en el lado dominante en comparación con el no dominante.

ANEXO 1:

TÍTULO DEL ESTUDIO: Inestabilidad de tobillo en jugadores de baloncesto

INVESTIGADOR: Gabriel Artal Yera

1. INTRODUCCIÓN

Nos dirigimos a Ud. para informarle sobre un estudio de investigación, que llevarán a cabo el autor del mismo y arriba nombrado, en colaboración con la Universidad de Zaragoza

La intención es tan sólo que Ud. reciba la información correcta y suficiente para que pueda evaluar y juzgar, si quiere o no que sus datos se incluyan en nuestro estudio.

Para ello le ruego lea esta hoja informativa con atención, pudiendo consultar con las personas que considere oportuno, y le aclararemos las dudas que le puedan surgir.

2. PARTICIPACIÓN VOLUNTARIA

Debe saber que su participación en este estudio es totalmente voluntaria, y que puede decidir no participar, o cambiar su decisión y retirar su consentimiento en cualquier momento.

3. DESCRIPCIÓN GENERAL DEL ESTUDIO

El estudio consiste en realizar unos test para valorar la función y estructura del tobillo. Toda la información requerida se obtendrá de forma individual y anónima. Con esta información conoceremos cómo se encuentran ambos tobillos y si hay diferencias entre ellos.

Debe saber que, al aceptar participar en el estudio, no se alterará de ningún modo el trato que reciba en el momento de la evaluación.

Si decide participar en el estudio se recogerán los siguientes datos:

– Edad

– Peso y Altura

– Ejercicio semanal

– Entrenamientos de baloncesto

– Número de lesiones totales en el tobillo

– Número de lesiones en el último año en el tobillo

Debe conocer además que, aunque sus datos se recogerán al completo, en el estudio no figurarán sus datos personales, puesto que les someteremos a un proceso de anonimización de manera que nadie externo al proyecto pueda relacionarla con el mismo.

4. BENEFICIOS Y RIESGOS DERIVADOS DE SU PARTICIPACIÓN EN EL ESTUDIO

            Debe saber que siempre que lo desee podrá interrumpir su participación en el proyecto.

            Aunque no recibirá beneficios personales por participar en este estudio de investigación, su colaboración nos será de gran ayuda para conocer más cómo afecta la inestabilidad de tobillo en jugadores de baloncesto.

5. CONFIDENCIALIDAD Y TRATAMIENTO DE DATOS

            El tratamiento, la comunicación y la cesión de los datos de carácter personal de todos los sujetos participantes se ajustará a lo dispuesto en el Reglamento General de Protección de Datos (RGPD), que entró en vigor el 25 de mayo de 2018 que supone la derogación de Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre referidos a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales.

            De acuerdo a lo que establece la legislación mencionada, usted puede ejercer los derechos de acceso, modificación, oposición y cancelación de datos, para lo cual se deberá dirigir a la responsable del estudio, para dejar constancia de su decisión.

ANEXO 2:

D. /Dña……………………………………….., de……. años de edad y con DNI nº………………….

Manifiesto que he leído y entendido la hoja de información que se me ha entregado, que he hecho las preguntas que me surgieron sobre el proyecto y que he recibido información suficiente sobre el mismo.

Comprendo que mi participación es totalmente voluntaria, que puedo retirarme del estudio cuando quiera sin tener que dar explicaciones y sin que esto repercuta en mis cuidados médicos.

Presto libremente mi conformidad para participar en el Proyecto de Investigación titulado “Inestabilidad de tobillo en jugadores de baloncesto”.

He sido también informado/a de que mis datos personales serán protegidos e incluidos en un fichero que deberá estar sometido a y con las garantías del Reglamento General de Protección de Datos (RGPD), que entró en vigor el 25 de mayo de 2018 que supone la derogación de Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre referidos a la protección de las personas físicas en lo que respecta al tratamiento de datos personales

Tomando ello en consideración, OTORGO mi CONSENTIMIENTO para cubrir los objetivos especificados en el proyecto.

Zaragoza, a  de de 2022

CONSENTIMIENTO INFORMADO PARA EL ESTUDIO:

Título del Proyecto: Inestabilidad de tobillo en jugadores de baloncesto

Investigador Principal: Gabriel Artal Yera

Yo, ______________________________________________________________________

(Nombre y apellidos en MAYÚSCULAS)

Declaro que:

• He leído la hoja de información que me han facilitado.

• He podido formular las preguntas que he considerado necesarias acerca del estudio.

• He recibido información adecuada y suficiente por el investigador abajo indicado sobre:

-Los objetivos del estudio y sus procedimientos.

-Los beneficios e inconvenientes del proceso.

-Que mi participación es voluntaria y altruista

– El procedimiento y la finalidad con que se utilizarán mis datos personales y las garantías de cumplimiento de la legalidad vigente.

-Que en cualquier momento puedo revocar mi consentimiento (sin necesidad de explicar el motivo y sin que ello afecte a mi atención médica) y solicitar la eliminación de mis datos personales.

-Que tengo derecho de acceso y rectificación a mis datos personales.

CONSIENTO EN LA PARTICIPACIÓN EN EL PRESENTE ESTUDIO  

  SÍ NO

(marcar lo que corresponda)

Para dejar constancia de todo ello, firmo a continuación:

Fecha ……………………

Firma………………………………..

Nombre investigador ………………………………………………………….

Firma del investigador…………………………………………………………

APARTADO PARA LA REVOCACIÓN DEL CONSENTIMIENTO

Yo, ……………………………………………………………………………………………

revoco el consentimiento de participación en el proceso, arriba firmado.

Firma y Fecha de la revocación

Anexos – Inestabilidad de tobillo en jugadores de baloncesto.pdf

Referencias BIBLIOGRÁFICAS

  1. Medina McKeon JM, Hoch MC. The ankle-joint complex: A kinesiologic approach to lateral ankle sprains. J Athl Train. 2019;54(6):589-602.
  2. Jaber H, Lohman E, Daher N, Bains G, Nagaraj A, Mayekar P, et al. Neuromuscular control of ankle and hip during performance of the star excursion balance test in subjects with and without chronic ankle instability. PLoS One. 1 de agosto de 2018;13(8).
  3. Attenborough AS, Hiller CE, Smith RM, Stuelcken M, Greene A, Sinclair PJ. Chronic Ankle Instability in Sporting Populations. Sport Med. 1 de noviembre de 2014;44(11):1545-56.
  4. Ardakani MK, Wikstrom EA, Minoonejad H, Rajabi R, Sharifnezhad A. Hop-stabilization training and landing biomechanics in athletes with chronic ankle instability: A randomized controlled trial. J Athl Train [Internet]. 2019 [citado 14 de febrero de 2022];54(12):1296-303. Disponible en: https://click.endnote.com/viewer?doi=10. 4085%2F1062-6050-550-17&token=WzE1ODc1 NzQsIjEwLjQwODUvMTA2Mi02MDUwLTU1MC0xNy Jd.Vr3JnRGvTqWe1HmwEsYMQsQZuAw
  5. Hiller CE, Refshauge KM, Bundy AC, Herbert RD, Kilbreath SL.:A20). J Orthop Sport Phys Ther. 39.
  6. Herzog MM, Kerr ZY, Marshall SW, Wikstrom EA. Epidemiology of Ankle Sprains and Chronic Ankle Instability. J Athl Train [Internet]. 2019;54(6):603-10. Disponible en: http://meridian.allenpress.com/jat/artic le-pdf/54/6/603/2369290/1062-6050-447- 17.pdf
  7. Kofotolis N, Kellis E. Ankle sprain injuries: A 2-year prospective cohort study in female Greek professional basketball players. J Athl Train. julio de 2007;42(3):388-94.
  8. Ko J, Rosen AB, Brown CN. Functional performance deficits in adolescent athletes with a history of lateral ankle sprain(s). Phys Ther Sport [Internet]. 1 de septiembre de 2018 [citado 26 de abril de 2022];33:125-32. Disponible en: https://PubMed.ncbi.nlm.nih.gov/30077963 /
  9. Mckeon PO, Ingersoll CD, Kerrigan DC, Saliba E, Bennett BC, Hertel J. Balance training improves function and postural control in those with chronic ankle instability. Med Sci Sports Exerc [Internet]. 2008 [citado 26 de abril de 2022];40(10):1810-9. Disponible en: https://journals.lww.com/acsm-msse/Fullt ext/2008/10000/Balance_Training_Improv es_Function_and_Postural.14.aspx
  10. Kwan MM-S, Sherrington C, Menz HB, Lord SR, Latt MD, Tiedemann A. Reliability of Clinical Tests of Foot and Ankle Characteristics in Older People. J Am Podiatr Med Assoc. 2003;93(5):380-7.
  11. Rodríguez-Fernández ÁL, Rebollo-Roldán J, Jiménez-Rejano JJ, Güeita-Rodríguez J. Psychometric properties of the Spanish version of the Cumberland Ankle Instability Tool. Disabil Rehabil [Internet]. 25 de septiembre de 2015 [citado 26 de abril de 2022];37(20):1888-94. Disponible en: https://PubMed.ncbi.nlm.nih.gov/26292174 /
  12. Caffrey E, Docherty CL, Schrader J, Klossnner J. The Ability of 4 Single-Limb Hopping Tests to Detect Functional Performance Deficits in Individuals With Functional Ankle Instability. J Orthop Sport Phys Ther. 2009;39(11):799-806.
  13. Wikstrom EA, Chmielewski TL, Naugle KE, Tillman MD, Borsa PA, Cauraugh JH. Self-Assessed Disability and Functional Performance in Individuals With and Without Ankle Instability: A Case Control Study. J Orthop Sport Phys Ther. 2009;39(6):458-67.
  14. Buchanan AS, Docherty CL, Schrader J. Functional Performance Testing in Participants With Functional Ankle Instability and in a Healthy Control Group. J Athl Train [Internet]. 2008 [citado 16 de febrero de 2022];43(4):342. Disponible en: /pmc/articles/PMC2474827/
  15. Hall EA, Chomistek AK, Kingma JJ, Docherty CL. Balance- and Strength-Training Protocols to Improve Chronic Ankle Instability Deficits, Part II: Assessing Patient-Reported Outcome Measures. J Athl Train. 2018;53(6):578-83.
  16. Wright CJ, Linens SW, Cain MS. A randomized controlled trial comparing rehabilitation efficacy in chronic ankle instability. J Sport Rehabil. 2016;26(4):238-49.
  17. Ko J, Rosen AB, Brown CN. Comparison between Single and Combined Clinical Postural Stability Tests in Individuals with and Without Chronic Ankle Instability. Clin J Sport Med. 2017;27(4):394-9.
  18. Docherty CL, Arnold BL, Gansneder BM, Hurwitz S, Gieck J. Volunteers With Functional Ankle Instability. 2005;40(March):30-4.
  19. Linens SW, Ross SE, Arnold BL. Wobble board rehabilitation for improving balance in Ankles with chronic instability. Clin J Sport Med. 2016;26(1):76-82.
  20. Kingma JJ, Hall EA, Klossner JC, Docherty CL, Simon J. Strength-Training Protocols to Improve Deficits in Participants With Chronic Ankle Instability: A Randomized Controlled Trial. J Athl Train. 2014;50(1):36-44.
  21. Alves Y, Ribeiro F, Silva AG. Effect of fibular repositioning taping in adult basketball players with chronic ankle instability: a randomized, placebo-controlled, crossover trial. J Sports Med Phys Fitness. 2018;58(10):1465-73.
  22. Gribble PA, Kelly SE, Refshauge KM, Hiller CE. Interrater reliability of the Star Excursion Balance Test. J Athl Train. 2013;48(5):621-6.
  23. Coughlan GF, Fullam K, Delahunt E, Gissane C, Caulfield BM, Sci M. A Comparison Between Performance on Selected Directions of the Star Excursion Balance Test and the Y Balance Test. J Athl Train [Internet]. 2012;47(4):366-71. Disponible en: http://10.0.15.245/1062-6050-47.4.03
  24. Mck eon PO, Ingersoll CD, Kerrigan DC, Saliba E, Bennett BC, Hertel J. Balance training improves function and postural control in those with chronic ankle instability. Med Sci Sports Exerc. 2008;40(10):1810-9.
  25. Hertel J, Miller SJ, Denegar CR. Intratester and Intertester Reliability during the Star Excursion Balance Tests. J Sport Rehabil. 2000;9(2):104-16.
  26. Anguish B, Sandrey MA. Two 4-Week Balance-Training Programs for Chronic Ankle Instability. J Athl Train. 2018;53(7):662-71.
  27. Munteanu SE, Strawhorn AB, Landorf KB, Bird AR, Murley GS. A weightbearing technique for the measurement of ankle joint dorsiflexion with the knee extended is reliable. J Sci Med Sport. 2009;12(1):54-9.
  28. Banwell HA, Uden H, Marshall N, Altmann C, Williams CM. The iPhone Measure app level function as a measuring device for the weight bearing lunge test in adults: a reliability study. J Foot Ankle Res [Internet]. 9 de julio de 2019 [citado 1 de abril de 2022];12(1). Disponible en: https://PubMed.ncbi.nlm.nih.gov/31333763 /
  29. Díez Burón F, Marcos Vidal JM, Baticón Escudero PM, Montes Armenteros A, Bermejo López JC, Merino García M. Concordancia entre la escala verbal numérica y la escala visual analógica en el seguimiento del dolor agudo postoperatorio. Rev Esp Anestesiol Reanim. 2011;58(5):279-82.
  30. (PDF) Psicometra | melanie tesillos – Academia.edu [Internet]. [citado 12 de mayo de 2022]. Disponible en: https://www.academia.edu/33352367/Psicom etra
  31. Bonnel F, Toullec E, Mabit C, Tourné Y. Chronic ankle instability: Biomechanics and pathomechanics of ligaments injury and associated lesions. Orthop Traumatol Surg Res. junio de 2010;96(4):424-32.
  32. Morrisson MS. Atomic Alchemy and the Gold Standard. Mod Alchemy. 24 de mayo de 2007;135-84.
  33. Linens SW, Ross SE, Arnold BL, Gayle R, Pidcoe P. Postural-stability tests that identify individuals with chronic ankle instability. J Athl Train. 2014;49(1):15-23.
  34. Hertel J, Braham RA, Hale SA, Olmsted-Kramer LC. Simplifying the Star Excursion Balance Test: Analyses of Subjects With and Without Chronic Ankle Instability. 2006 [citado 15 de febrero de 2022]; Disponible en: www.jospt.org
  35. Samaan MA, Ringleb SI, Bawab SY, Greska EK, Weinhandl JT. Altered lower extremity joint mechanics occur during the star excursion balance test and single leg hop after ACL-reconstruction in a collegiate athlete. Comput Methods Biomech Biomed Engin [Internet]. 12 de marzo de 2018 [citado 13 de mayo de 2022];21(4):344-58. Disponible en: https://PubMed.ncbi.nlm.nih.gov/29544359 /
  36. Hiller CE, Refshauge KM, Bundy AC, Herbert RD, Kilbreath SL. The Cumberland Ankle Instability Tool: A Report of Validity and Reliability Testing. Arch Phys Med Rehabil. septiembre de 2006;87(9):1235-41.
  37. Cruz-Díaz D, Hita-Contreras F, Lomas-Vega R, Osuna-Pérez MC, Martínez-Amat A. Cross-cultural adaptation and validation of the Spanish version of the Cumberland Ankle Instability Tool (CAIT): An instrument to assess unilateral chronic ankle instability. Clin Rheumatol. enero de 2013;32(1):91-8.
  38. Alves Y, Ribeiro F, Silva AG. Effect of fibular repositioning taping in adult basketball players with chronic ankle instability: a randomized, placebo-controlled, crossover trial. J Sports Med Phys Fitness [Internet]. 1 de octubre de 2018 [citado 26 de abril de 2022];58(10):1465-73. Disponible en: https://www.minervamedica.it/index2.php? show=R40Y2018N10A1465