Icono del sitio Ocronos – Editorial Científico-Técnica

La inestabilidad crónica de tobillo en la codificación CIE 10

inestabilidad-cronica-tobillo-codificacion-CIE-10-entorsis

Incluido en la revista Ocronos. Vol. IV. Nº 7–Julio 2021. Pág. Inicial: Vol. IV; nº7: 121

Autor principal (primer firmante): Javier Ruiz Escobar

Fecha recepción: 22 de Junio, 2021

Fecha aceptación: 18 de Julio, 2021

Ref.: Ocronos. 2021;4(7): 121

Autores: Javier Ruiz Escobar, Patricia Ruiz Escobar, Mª Ángeles Ginard Alonso, Mª José Acevedo Adán.

Palabras clave: tobillo, entorsis, inestabilidad, dolor crónico, procedimiento, diagnóstico.

Los esguinces de tobillo son una de las afecciones que intervienen con más frecuencia en la vida diaria y deportiva.

Se estima que aproximadamente un 20% de ellas desarrollará complicaciones a medio y largo plazo derivado de una inestabilidad lateral 1, 2.

La inestabilidad crónica de tobillo hace referencia a los individuos que padecen molestias secundarias a un esguince. Especialmente cuando han sido recurrentes o de repetición, lo que conduce a que estos pacientes tengan sensación de fallo.

Es necesario diferenciar entre dos tipos básicos de inestabilidad de tobillo 3

:

El diagnóstico pasa por la elaboración de una completa anamnesis, la exploración física y la valoración de pruebas complementarias.

La radiología constituye una de las pruebas más empleadas para la valoración de la lesión. Las proyecciones que se suelen solicitar son anteroposterior, perfil y de mortaja comparativas realizadas en carga. Estas perspectivas permiten valorar aspectos como las fracturas o la morfología del retropié. La realización de radiografías forzadas es especialmente útil para cuantificar la laxitud ligamentosa cuando son positivas.

Otra de las pruebas diagnósticas de elección es la resonancia magnética para realizar un completo estudio del complejo ligamentoso y tendones peroneos.

Una vez diagnosticado se estable el grado lesional en el que se encuentra el paciente, el cual se divide en 3 posibilidades 1:

Estos grados determinan la capacidad de los ligamentos para recuperar la estabilidad mecánica del tobillo durante el estrés producido durante el movimiento.

El tratamiento conservador suele ser el de elección cuando es factible la reducción del dolor y la recuperación de la estabilidad y/o función. Las terapias conservadoras contemplan posibilidades como ejercicios enfocados a la mejora de la fuerza muscular, movilidad articular y la propiocepción. Como coadyuvantes se puede recurrir al uso de soportes plantares y vendajes.

En caso de fracaso del tratamiento conservador se debe optar por la solución quirúrgica 1, 2, 3, 4.

Existen aproximadamente 80 técnicas quirúrgicas cuya indicación viene determinada por el objetivo del mismo 4:

En la codificación cie 10 los diagnósticos contemplan diversas causas siendo:

Bibliografía

  1. Antonio Cisneros Fuentes. Inestabilidad lateral crónica de tobillo. Orthotips. Vol. 12 No. 1 2016.
  2. J. Vega, E. Rabat. Novedades en la inestabilidad crónica de tobillo. Revista del Pie y Tobillo. Tomo XXVII, N.º 2, diciembre 2013.
  3. A. Ginés Cespedosa, M. Edo Llobet, G. López Hernández, S. Tejero. Protocolo de inestabilidad crónica de tobillo de la SEMCPT. Rev Pie Tobillo. 2020;34(1):63-72
  4. C. Sánchez Monzó. Inestabilidad crónica del tobillo. Actualización. Rev. S. and Traum. Y Ort., 2015; 33 (2/2): 19-29
Salir de la versión móvil