Indicaciones e interacciones de la melatonina

Incluido en la revista Ocronos. Vol. IV. Nº 5–Mayo 2021. Pág. Inicial: Vol. IV; nº5: 224

Autor principal (primer firmante): M.ª Ángeles Zabarte Irigoyen

Fecha recepción: 23 de mayo, 2021

Fecha aceptación: 27 de mayo, 2021

Ref.: Ocronos. 2021;4(5): 224

Autora:

M.ª Ángeles Zabarte. Licenciada en Farmacia.

Palabras clave: Melatonina, indicaciones, eficacia, interacciones, seguridad.

En la última década la melatonina se ha puesto de moda y se la han otorgado numerosas propiedades terapéuticas, algunas de ellas puestas en entredicho por carecer de estudios científicos que las apoyen. Pese a todo, se han comercializado en todo el mundo numerosos productos conceptuados como suplementos nutricionales que contiene esta hormona 1.

Introducción

La melatonina fue descubierta por Aaron Lerner, que fue un dermatólogo de renombre internacional. Fundador y presidente del Departamento de Dermatología de Yale.

Lerner mostró interés por la pigmentación cutánea y escribió un artículo con Thomas Fitzpatrick, donde describen la bioquímica de la formación de la melanina y la pigmentación. El trabajo fue publicado en la revista Physiological Reviews.

Realizó un estudio en pacientes con enfermedad de Addison, buscando el factor pituitario responsable de la hiperpigmentación característica de esta patología, descubriendo con sus compañeros la hormona estimuladora de melanocitos. Un miembro de su equipo, Takashashi encontró un estudio del año 1917, donde se observó que extractos pineales de bovinos podían aclara el color de los renacuajos. Lerner y su equipo decidieron investigar si aquel factor pineal era una molécula ya conocida o algo distinto. El estudio duró 4 años y culmino con el descubrimiento de la melatonina en 1958.

En 1964 Marczynski demostró que la melatonina era un promotor del sueño 2.

Fisiología de la melatonina

La melatonina (N-acetyl-5 methoxy-tryptamina) es un compuesto indólico. Hasta mediados de los setenta se consideraba una hormona exclusiva de la glándula pineal. Actualmente se sabe que se sintetiza en diversos órganos extrapineales no endocrinos como la retina. La melatonina no es una hormona en el sentido clásico, ya que se sintetiza en diferentes órganos y su efecto no tiene un órgano diana específico.

Para la síntesis de melatonina, las células de la pineal cogen triptófano de la sangre y a través de un proceso de hidroxilación y decarboxilación, lo convierten en serotonina.

Esta, posteriormente, se convierte en N-acetilserotonina por acción de la N-acetiltransferasa, que después es metilada, en una reacción catalizada por la enzima hydroxilindol-O-metiltransferasa, para dar lugar a la melatonina.

Una vez sintetizada, la melatonina se libera a sangre y se distribuye por todos los fluidos corporales, accediendo a la saliva, la orina, los folículos preovulatorios, semen, líquido amniótico y a la leche materna. Se metaboliza rápido, fundamentalmente en el hígado, y sus metabolitos se eliminan por orina.

La cantidad de melatonina no es contante a lo largo de la vida. En humanos, la producción se inicia a los 3 o 4 meses de edad Sus niveles se van incrementando a lo largo de la infancia, hasta alcanzar el máximo entre los 8 y 10 años. Con la pubertad la síntesis se reduce de forma brusca. Pasados los 40-45 años disminuye paulatinamente, y en mayores de 70 años los niveles no superan el 10% de los prepuberales.

En individuos sanos la síntesis de melatonina se inicia al oscurecer, entre las 20 y 22 h. Alcanza el máximo entre medianoche y las 2-3 horas de la madrugada, sin relación con fase de sueño. A partir de esta hora decrece paulatinamente, siendo mínima durante el día. La luz es el principal factor que regula la secreción de melatonina.

Una exposición a luz artificial, entre medianoche y las cuatro de la madrugada, causa una completa inhibición de la secreción de melatonina durante todo el tiempo que dura. Una exposición a la luz por la mañana causa un avance de fase, lo que significa que el pico de secreción de melatonina ocurrirá antes. Cuando la exposición tiene lugar por la tarde, la fase se retrasa. Existe, por tanto, una curva de respuesta de fase al efecto de la luz, que puede ser usada para tratar problemas de desincronización del ritmo circadiano.

El ritmo circadiano es un ritmo biológico. Este tipo de ritmo lo tienen la temperatura, la alimentación, la actividad motora y el sueño. Su origen es endógeno y tiene mecanismos para sincronizarse con los ciclos ambientales. El sincronizador principal es el ciclo de luz y oscuridad. Existen otros sincronizadores menores, como el horario de alimentación, el ejercicio regular, los horarios de sueño y los contactos sociales periódicos.

La melatonina tiene la capacidad de resincronizar los ritmos circadianos y los ciclos vigilia-sueño.

La melatonina tiene efectos reguladores sobre la reproducción en animales, si se les hace una pinealectomía pierden su sincronización con el ciclo anual, tras la administración de melatonina exógena se recuperan.

La melatonina también interviene en la maduración sexual de los humanos: el desarrollo puberal va ligado a un importante descenso en los niveles de melatonina plasmática. Una disfunción pineal puede adelantar la pubertad, mientas que una hiperproducción de melatonina puede retrasarla.

Además de su función cronobiótico que actúa en la regulación de la temperatura, el desarrollo sexual y en la del ciclo reproductor, la melatonina es un protector celular antioxidante, agente oncostático e inmunoestimulante.

Neutraliza radicales libres procedentes del oxígeno y nitrógeno potencialmente dañinos para las células, también actúa de forma indirecta estimulando enzimas antioxidantes e inhibiendo las prooxidantes.

La melatonina también actúa como inmunoestimulante antagonizando los efectos inmunosupresores del cortisol y estimulando la actividad de los linfocitos. Se ha descrito una síntesis activa de melatonina en los linfocitos humanos y en la regulación de la producción de la interleucina 2 (sustancia proteica esencial para la acción inmunitaria).

Farmacocinética

Tiene una cinética lineal. Su biodisponibilidad es baja, entre el 3% y el 33%, debido a un importante efecto de primer paso hepático. Tras una administración oral de melatonina de liberación inmediata, su vida media oscila entre 45 y 65 minutos. Al incrementar la dosis se observa un retraso en el pico máximo y un alargamiento de la vida media. Con las formas de liberación prolongada se observa un retraso significativo en el pico de dosis, que oscila entre los 90 y 210 minutos, dependiendo el tipo de preparado. La vida media también se alarga, alcanzando las 3,5-4 horas, y permiten imitar la curva de secreción fisiológica.

Existe una gran variabilidad interindividual tanto en la absorción como en la distribución y metabolismo de esta sustancia. Se desconoce si esta variabilidad tiene trascendencia clínica 3.

Indicaciones

Las investigaciones sobre el uso de la melatonina para trastornos específicos han demostrado lo siguiente:

– Trastornos del sueño que afectan al ritmo circadiano en persona ciegas. La melatonina puede ayudar a mejorar estos trastornos en adultos y niños.

– Fase de sueños retrasada (trastorno de la fase retrasada de sueño). Las investigaciones indican que la melatonina reduce el tiempo necesario para quedarse dormido y adelanta el comienzo del sueño en adultos jóvenes y en niños con este trastorno.

– Insomnio. Mejora ligeramente el tiempo de sueño total, la calidad de este y el tiempo necesario para quedarse dormido.

– Jet lag (desfase horario). La evidencia demuestra que la melatonina puede mejorar levemente los síntomas del jet lag, tales como el estado de alerta.

– Trastorno del trabajo por turnos. Podría mejorar la calidad y duración del sueño diurno de personas que trabajan fuera de los horarios habituales.

– Alteraciones de ciclo sueño-vigilia. La melatonina puede ayudar a tratar estar alteraciones en niños con ciertas discapacidades.

Si disminuye la calidad del sueño o el sueño en sí, nuestro funcionamiento diurno se deteriora, disminuye el rendimiento intelectual (hay dificultades en la concentración y en la memoria), disminuyen los reflejos (lo cual puede favorecer el riesgo de accidentes domésticos, laborales…) y también se producen alteraciones del estado de ánimo, generando más ansiedad e irritabilidad 4.

Algunas investigaciones recientes están analizando si la melatonina podría mejorar el deterioro cognitivo en las personas con enfermedad de Alzheimer y puede prevenir el daño celular asociado con la esclerosis lateral amiotrófica.

Está científicamente probada para el tratamiento de niños que tengan problemas para dormir y sufran autismo o algún tipo de retraso mental. También se usa para las personas ciegas, tanto niños como adultos que tengan trastornos del sueño 5.

Se propuso que la melatonina podría prevenir o reducir la gravedad de la infección COVID-19 más acusada entre los más ancianos, dada su actividad antiinflamatoria y antioxidante reduciría la tormenta pro inflamatoria de citocinas y neutralizaría la producción de radicales libres, lo que preservaría la integridad celular y evitaría el daño pulmonar, pero los datos no justificaron su uso clínico de manera sistemática 6.

Efectos secundarios

Consumir melatonina por vía oral en cantidades adecuadas es generalmente seguro.

La melatonina debe administrase a la misma hora (entre 30 y 60 minutos antes de la hora habitual de ir a dormir)

La dosis recomendada es de 1-3 mg, valorando la necesidad de aumentar o disminuir según la respuesta. En ocasiones los niños con trastornos neurológicos pueden necesitar dosis mayores. Si la dosis es muy baja puede no ser eficaz y si, al contrario, es demasiado alta, desaparecen los efectos cronobiológicos quedando sólo los hipnóticos.

Dada la diversidad de funciones y el desconocimiento de la seguridad de su uso a largo plazo, no es adecuado aumentar la dosis sin indicación o control del pediatra o del médico.

Los efectos secundarios más frecuentes de la melatonina incluyen los siguientes: Dolor de cabeza, mareos, náuseas y somnolencia.

Otros efectos secundarios menos frecuentes de la melatonina podrían ser los sentimientos depresivos de corta duración, los temblores leves, la ansiedad leve, los cólicos, la irritabilidad, la reducción del estado de alerta, la confusión o la desorientación, y la presión arterial anormalmente baja (hipotensión).

La melatonina puede provocar somnolencia durante el día, por ello se debe tener precaución en el uso de herramientas o maquinas que impliquen riesgo de accidente en las cinco horas posteriores al consumo de melatonina 7.

Se han descrito casos de empeoramiento del asma nocturno infantil asociado a una elevación de la melatonina.

La administración conjunta con cafeína aumenta la biodisponibilidad y disminuye el metabolismo y, por tanto, aumenta la vida media. Por el contrario, el consumo de tabaco disminuye la biodisponibilidad. Estos efectos parecen deberse al efecto sobre el CYP1A2 de la cafeína (inhibidor) y de hidrocarburos aromáticos policíclicos del tabaco (inductor).

Interacciones con medicamentos

Algunas de las posibles interacciones son las siguientes:

– Anticoagulantes y medicamentos antiagregantes plaquetarios, Reducen la coagulación de la sangre, tomar melatonina junto con ellos podría aumentar el riesgo de sangrado.

– Anticonvulsivos. La melatonina podría inhibir los efectos de los anticonvulsivos en los niños con discapacidades neurológicas.

– Medicamentos para la presión arterial. La melatonina podría empeorar la presión arterial en las personas que toman medicamentos para tratarla.

– Depresores del sistema nervioso central. Podría tener un efecto sedante aditivo.

– Medicamentos para la diabetes. La melatonina podría afectar los niveles de azúcar en sangre.

– Anticonceptivos. El uso de anticonceptivos junto con melatonina podría aumentar la acción y los posibles efectos secundarios de esta.

– Sustratos de citocromo P450 1ª2 (CYP1A2) y de citocromo P450 2C19 (CYP2C19). El uso de melatonina se debe realizar con precaución si se toman medicamentos como diazepam (Valium) y otros que se vean afectados por estas enzimas.

– Fluvoxamina. Este inhibidor selectivo de la receptación de serotonina puede aumentar los niveles de melatonina y provocar somnolencia excesiva no deseada.

– Inmunodepresores. La melatonina puede estimular la función inmunitaria e interferir en la terapia inmunosupresora.

– Medicamentos que disminuyen el umbral de las convulsiones. Tomar melatonina con estos medicamentos podría aumentar el riesgo de padecer convulsiones 8.

Bibliografía

1 Mitos y verdades de la melatonina.  Disponible en: https://www.sanitas.es/ sanitas/seguros/es/ particulares/ biblioteca-de-salud/ prevencion-salud/melatonina.html

2 Fármacos de uso frecuente en dermatología como terapia para COVID-19. Disponible en: https://www.ncbi.nlm. nih.fov.pmc/articles/ PMC7546972/

3 Melatonina en los trastornos de sueño. Disponible en: https://elservier.es/ es-revista-neurologia-295-avance-resumen- melatonina-los-tratornos -sueno-S0213485318302007

4 Melatonina, coronavirus, enfermedad cardiovascular y emergencia geriátrica: ¡usemos todo lo que tenemos! Respuesta. Disponible en: https://ncbi.nlm.nih. gov/pmc/articles/ PMC7303602/

5 Melatonina:¿Qué es? Disponible en: https://www.normon. es/articulo-blog/ melatonina-que-es

6 Uso de la melatonina exógena en la edad pediátrica. Disponible en: www.elservier.es/ es-revista-anales-pediatría-continuada-51- articulo-melatonina-pros-contras- su-emmpleo-S1696281811700178

7 ¿La melatonina es un somnífero beneficioso?¿Qué debo saber acerca de los efectos secundarios de la melatonina? Mayoclinic. Disponible en: https://www.mayoclinic. org/es-es/ healthy-lifestyle/ adult-health/expert- answers/melatonin-side- effects/faq-20057874

8 Melatonina. Disponible en: https://www.mayoclinic.org/ es-es/drugs-supplements -melatonin/art-20363071