¿Qué ocurre cuando no se trata correctamente un esguince de tobillo?

El esguince de tobillo se produce cuando una persona dobla o coloca esta parte del cuerpo de una forma poco orgánica y trae como consecuencia una lesión. Habitualmente, sucede cuando los tejidos de la zona o ligamentos se estiran más de lo adecuado o incluso sufren desgarros. Algunas personas no dan mayor importancia a este accidente y deciden no acudir a un especialista inmediatamente o siguen vagamente sus recomendaciones, pero, ¿qué ocurre cuando no se trata correctamente un esguince de tobillo? Te lo explicamos a continuación.

esguince-tobillo

Los riesgos de no tratar correctamente un esguince de tobillo

Un tratamiento inadecuado del esguince de tobillo o la ausencia de este puede dar lugar a una gran cantidad de complicaciones. Si se evitan seguir las pautas de los especialistas o se realizan actividades corporales antes del tiempo recomendado después de algún tipo de lesión en la zona existe riesgo de padecer lo siguiente:

  • La incapacidad o falta de estabilidad en esta articulación.
  • Un dolor crónico en la parte del tobillo.
  • La aparición de una artritis en la articulación del tobillo.

Con la intención de evitar todas estas consecuencias, lo ideal es realizar un diagnóstico a tiempo y seguir los ejercicios para rehabilitar un tobillo recomendados por los especialistas en cada caso.

Qué hacer ante un esguince de tobillo

En el momento en el que un tobillo se tuerce de manera brusca, hay una caída o se produce un movimiento que compromete la integridad de esta zona, lo adecuado es ir al médico con la intención de proceder a un diagnóstico exacto.

Si finalmente se trata de un esguince de tobillo lo ideal es seguir las pautas recomendadas por los expertos en materia, en la actualidad hay prestigiosos centros especializados como Clinica osteopatica Estudiofisio que centran su actividad en la mejora de lesiones de esta categoría.

El tratamiento va a depender fundamentalmente de la gravedad de la lesión. En algunas ocasiones basta con tomar determinados calmantes y antiinflamatorios mientras se guarda reposo hasta que mejore la situación. En otros casos, hay que llevar a cavo una rehabilitación exhaustiva de la zona.

Factores de riesgo a tener en cuenta

Hay una serie de factores que aumentan la posibilidad de tener un esguince de tobillo o de que existan complicaciones en el proceso de recuperación que se deben tener en cuenta. Se trata de los siguientes:

  • Practicar deportes. Con el esfuerzo físico aumentan las posibilidades de padecer algún tipo de lesión, especialmente aquellos que implican correr a gran velocidad o con giros bruscos.
  • Tener lesiones anteriores en el tobillo. Esto aumenta la fragilidad de la zona y puede hacerla susceptible de nuevos desgarros.
  • Mala forma física. El sedentarismo y la falta de actividad deportiva hacen que los músculos tengan dificultades para realizar sus funciones correctamente y aguantar el peso del cuerpo, por tanto, se lesionarán con más facilidad.
  • El calzado. Si no se cuenta con un calzado adecuado para caminar con comodidad o para tener una buena postura, puede que los tobillos acaben en una situación vulnerable y susceptibles a las lesiones.