Importancia del lavado de manos en las infecciones nosocomiales

Incluido en la revista Ocronos. Vol. V. Nº 8–Agosto 2022. Pág. Inicial: Vol. V; nº8: 131

Autor principal (primer firmante): Elena Berdascas Baigorri

Fecha recepción: 19 de julio, 2022

Fecha aceptación: 16 de agosto, 2022

Ref.: Ocronos. 2022;5(8) 131

Autoras:

  1. Elena Berdascas Baigorri
  2. María Gloria Quilez Artal
  3. María Belén Ruiz Serrano
  4. Sonia Ramos Martinez
  5. Nicoleta Sandoaia
  6. Gema Solanas Muñoz

Categoría: TCAE

Palabras clave: nosocomial, precauciones universales,

Publica TFG cuadrado 1200 x 1200

Una infección nosocomial (IN) según la OMS, es aquella que se presenta en un paciente ingresado en un hospital o cualquier otro centro de salud que no se había manifestado ni estaba en periodo de incubación antes de su ingreso. Los principales tipos de estas infecciones se relacionan con procedimientos invasivos, infecciones respiratorias, quirúrgicas, urinarias y bacteriemias del catéter vascular. Se considera enfermedad nosocomial también a todas las que puedan adquirir el personal sanitario en el desarrollo de su trabajo. Estas infecciones repercuten de forma negativa en las vidas de los pacientes que tienen que alargar su estancia en el hospital, deterioran la imagen de los centros hospitalarios y causan un gran impacto en la economía del hospital.

En el año 2000 el Institute of Medicine (IOM) en una de sus publicaciones consideró a estas infecciones como uno de los principales problemas de salud pública y matizó la necesidad de implantar unos sistemas para prevenir estas infecciones y mejorar de este modo la calidad asistencial de los centros hospitalarios.

Entre estos sistemas se encuentran las precauciones universales que establecen actuaciones para reducir el riesgo de transmisión de agentes patógenos y deberían de tenerse en cuenta en el trato con todos los pacientes. Una de estas precauciones, quizá la más sencilla de realizar y la más económica y a la vez la más efectiva es el lavado de manos.

La higiene de manos es la principal media de eficacia probada para prevenir las IN, pero se ha demostrado que los trabajadores de la salud tienen problemas para realizar esta labor con corrección. La infección a través de manos contaminadas de trabajadores es la forma más común de transmisión de gérmenes. Los trabajadores pasan sus manos por superficies que están contaminadas y estos organismos infecciosos de adhieren a sus manos, el trabajador con sus manos contaminadas entra en contacto con otro paciente al que puede transmitir estos gérmenes. Lavarse las manos con agua y jabón los elimina y ayuda a prevenir infecciones. También con

las manos infectadas podemos tocar nuestros propios ojos o mucosas, alimentos que vamos a ingerir o dar a otras personas.

¿En qué momento debemos de realizar la higiene de manos?

Antes y después de estar en contacto con una persona que necesita atención sanitaria, la OMS recomienda realizarlo siempre que se haya estado en contacto con fluidos corporales y después de cualquier contacto con un paciente o su entorno y siempre antes de realizar una técnica aséptica. Este lavado de manos deben realizarlo los profesionales que asisten al paciente independientemente del diagnóstico que tenga ya que se tratara a todos los pacientes como si fueran infecciosos por precaución, pero también es necesario que lo realicen los propios pacientes, sus familiares y cualquier visita que reciban.

Se emplearán 15 segundos en frotar las manos con agua y jabón antes del aclarado, si usamos preparado alcohólico echaremos tanta sustancia como sea necesaria para frotar las manos durante 15 segundos, será necesario hidratar las manos varias veces al día para que no se resequen

publica-articulo-revista-ocronos

¿Se puede sustituir el lavado de manos con el uso de guantes?

Los guantes nunca sustituyen la higiene de manos y cuando se usan deben ser tratados como una segunda piel, se cambiarán de paciente a paciente para de este modo intentar no transmitir gérmenes de un paciente a otro,

Como se ha dicho al principio el lavado de manos es la principal forma de prevenir infecciones nosocomiales, ya Florence Nightingale e Ignaz Semmelweis en el siglo XIX se dieron cuenta de ello, pero quizá por su simplicidad es tan difícil de llevar de forma efectiva a la práctica.

Bibliografía

  1. Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica [Internet]. Elsevier.es. [citado el 12 de julio de 2022]. Disponible en: https://www.elsevier.es/es-revista- enfermedades-infecciosas-microbiologia-clinica-28
  2. Quién.int. [citado el 12 de julio de 2022]. Disponible en: https://apps.who.int/iris/bitstream/ handle/10665/102536/WHO_IER_PSP_2009.02_ spa.pdf;jsessionid= 1F2F30D36C7171AE88 1902EF7 7882CD8?sequence=1