Implementación de la unidad de rehabilitación cardíaca en el sistema sanitario de Valladolid. Fines terapéuticos

Autores: Bermejo-Muñoz, Beatriz*; Martin-Sanz, Ana*; *Unidad de Rehabilitación Cardíaca, Hospital Universitario Río Hortega. Valladolid*

RESUMEN

En la actualidad las enfermedades cardiovasculares son la causa de morbimortalidad más importante en los países desarrollados. La modificación de los factores de riesgo cardiovascular y hábitos de vida poco saludables es fundamental en la evolución de los pacientes. Es en este contexto donde surgen los programas de Rehabilitación Cardíaca.

El objetivo de este trabajo es describir la estructura y funcionamiento de los programas de Rehabilitación Cardíaca, cuáles son sus fines terapéuticos, sus fases y la implementación de una nueva unidad en el área salud de Valladolid.

INTRODUCCIÓN

Hasta finales del siglo XIX y principios del XX, las enfermedades cardiovasculares se trataban con reposo. Los enfermos con infarto agudo de miocardio debían permanecer de seis a ocho semanas en cama y seis meses en semirreposo. Esfuerzos como subir unas escaleras no se permitían hasta el año de haber sufrido el evento. En estas personas la reinserción a una vida socio laboral normal era excepcional y el porcentaje de pacientes con invalidez física y/o psíquica era elevado.

En la década de los cincuenta varios estudios epidemiológicos demostraron los beneficios del entrenamiento físico en la población en general y también en enfermos cardiópatas. Además comenzaron a identificarse algunos de los factores de riesgo en el desarrollo de la enfermedad cardiovascular como tabaquismo, dislipemia, hipertensión arterial, obesidad, diabetes y sedentarismo.

En este contexto, en 1963, la Organización Mundial de la Salud definió la Rehabilitación Cardíaca como: “El conjunto de actividades necesarias para asegurar a los cardiópatas una condición física, mental y social óptimas que les permita ocupar por sus propios medios un lugar tan normal como sea posible en la sociedad”

publica-TFG-libro-ISBN

Desde entonces los programas de Rehabilitación Cardíaca han ido evolucionando desde tratamientos basados en una actividad física moderada hasta los programas de hoy en día,  basados en el trabajo de un equipo multidisciplinar que además de entrenamiento físico contempla otros aspectos bio-psico-sociales, así como el control de los factores de riesgo cardiovascular.

DESARROLLO Y MÉTODO

El programa de Rehabilitación Cardíaca se constituye en febrero de 2018 como nueva unidad en el Hospital Universitario Río Hortega de Valladolid para aquellos pacientes remitidos desde su cardiólogo con patología cardíaca en la provincia de Valladolid y Segovia.

El personal implicado en la puesta en marcha de la unidad hubo de seguir un programa de formación continuada a través de:

  • Revisión bibliográfica de la literatura existente sobre Rehabilitación Cardíaca. Adquisición de conocimientos y afianzamos conceptos básicos de estas unidades.
  • Formación en unidades de rehabilitación cardíaca ya instauradas, que brinda la oportunidad de conocer de la mano de profesionales de la salud cual es la logística del equipo de rehabilitación cardíaca, concepto de ejercicio físico pautado, rangos de seguridad y diferentes métodos de control de factores de riesgo cardiovascular.
  • Comunicación continua con profesionales especializados en este tipo de unidades.
  • Elaboración de encuesta de satisfacción y análisis de sus resultados, de cara a mejorar la calidad de los servicios prestados y la resolución de problemas en la práctica asistencial.
  • Elaboración de cuestionario de percepción de salud, con el fin de conocer el impacto real de la unidad de rehabilitación cardíaca en la de calidad de vida de los participantes.

RESULTADOS

La Rehabilitación Cardíaca se realiza en tres etapas:

                        Fase I: realizada durante la hospitalización

                        Fase II: realizada en la Unidad de Rehabilitación Cardíaca

                        Fase III: realizada por el propio paciente el resto de su vida.

En nuestra unidad nos vamos a centrar por tanto en la fase II de la rehabilitación, es decir nuestro trabajo va a incluir a una población que ha sufrido un evento coronario en los últimos quince días a un mes fundamentalmente. También se podrán beneficiar otro tipo de pacientes con patología cardiaca, como insuficiencia cardíaca, cardio-oncológicos, etc.

El programa tiene la capacidad de atender, de forma simultánea a sesenta y cuatro pacientes, distribuidos en ocho grupos de trabajo, cuatro en turno de mañana y cuatro en turno de tarde.

Es preciso el trabajo coordinado de distintas especialidades y categorías asistenciales para lograr la atención integral del paciente:

EQUIPO DE REHABILITACIÓN CARDÍACA

  • Médico Cardiólogo
  • Médico Rehabilitador
  • Enfermería
  • Fisioterapeuta

EQUIPO ENDOCRINOLÓGICO

  • Médico Endocrino
  • Enfermera en educación diabetológica

EQUIPO DE NEUMOLOGÍA PARA DESHABITUACIÓN TABÁQUICA

  • Médico Neumólogo

EQUIPO DE PSIQUIATRÍA

  • Médico Psiquiatra
  • Psicóloga Clínica

La vía asistencial consta de varias fases, que el paciente sigue desde su inclusión hasta la finalización del programa:

Ver gráfico en “Anexos”, al final del artículo.

Cronológicamente, una vez que el paciente es derivado a nuestra unidad, es citado dos días en el hospital:

CITA DIA 1:

Extracción sanguínea para analítica.

Consulta de enfermería en la que se presenta el programa de Rehabilitación Cardíaca. Captación de pacientes, compromiso y adherencia al tratamiento.

Consulta con psicología, en la que se cumplimentan varios test de personalidad, ansiedad y depresión.

CITA DIA 2:

Consulta de cardiología: anamnesis, toma de constantes vitales, medidas antropométricas y estratificación del riesgo del paciente mediante ergometría.

Consulta de rehabilitación: valoración osteomuscular y valoración del tipo de ejercicio óptimo para el paciente.

Inicio del programa de rehabilitación cardiaca. Dos áreas de actuación, ejercicio físico y educación para la salud.

  • Ejercicio físico en el gimnasio tres días a la semana.
  • Charlas educativas un día a la semana.

La distribución de estas actividades se realiza de la siguiente manera a lo largo de la semana:

Ver gráfico en “Anexos”, al final del artículo.

ÁREA DE EJERCICIO FÍSICO AERÓBICO: El paciente acudirá al gimnasio de rehabilitación cardíaca tres días a la semana, durante unos ochenta minutos a lo largo de veinticuatro o treinta y seis sesiones, según se estime en la primera consulta, de acuerdo a criterios de riesgo cardiovascular, aptitud física previa o estimación de factores psicológicos.

Se programará el ejercicio de forma individualizada según la patología, el acondicionamiento físico previo y frecuencias de entrenamiento estimadas en la ergometría, para que el ejercicio sea eficaz y seguro para el paciente.

El ejercicio siempre se realiza monitorizado y supervisado por enfermera y fisioterapeuta.

En estas sesiones son llevadas a cabo las siguientes actividades:

  • Toma de constantes vitales antes y después del ejercicio.
  • Rutina de ejercicios de calentamiento.
  • Ejercicio en cicloergómetro o tapiz rodante según pauta, incrementando su intensidad de acuerdo a las características del paciente y su patología. Diferentes modelos de entrenamiento, continuo y/o interválico.
  • Test de rampa para determinar carga en entrenamientos interválicos.
  • Rutina de ejercicios de estiramiento al finalizar la sesión.
  • Evaluación y asesoramiento a los pacientes en la realización de ejercicio físico en su domicilio (todos los días que no acudan al gimnasio).
  • Educación para la salud para un mejor control de factores de riesgo cardiovascular.
  • Control de tratamiento médico, adherencia y optimización del mismo.

ÁREA DE EDUCACIÓN PARA LA SALUD: se imparten una serie de charlas educativas de promoción de salud y prevención secundaria de la enfermedad que aumentan la información del paciente acerca de los factores de riesgo cardiovascular y su control.

Esta actividad es realizada por diferentes miembros del equipo multidisciplinar. Se trata de charlas interactivas en las que se busca la participación activa de los pacientes.

Ver gráfico en “Anexos”, al final del artículo.

CITA FIN DE TRATAMIENTO:

Consulta de cardiología: se realiza nuevamente ergometría, toma de constantes y medidas antropométricas y se observa la mejora del paciente tras la realización del tratamiento. Se le dan recomendaciones para continuar su recuperación, y se insiste en que todo los conocimientos aprendidos y los hábitos adquiridos durante el programa deben perpetuarse en el tiempo, lo que constituirá la Fase III de la Rehabilitación Cardíaca. Se gestiona revisión si es necesario

Consulta de rehabilitación: evalúa de nuevo al paciente y su mejora a nivel osteomuscular.

CONCLUSIÓN

Las unidades de Rehabilitación Cardíaca son un pilar fundamental en el tratamiento de pacientes que sufren un evento coronario. Para ello es necesario una comunicación fluida y coordinación entre los diferentes profesionales que componen el equipo multidisciplinar y de éstos con el paciente.

La enfermera es la piedra angular de este sistema de trabajo, ya que es la figura organizativa y la persona de referencia tanto para los pacientes como para el resto de los profesionales del equipo.

Es necesario tener herramientas que evalúen la calidad y organización del trabajo realizado. Las encuestas de satisfacción y cuestionarios de percepción de nivel de salud permiten valorar la eficacia y eficiencia del sistema y, si es preciso, detectar puntos donde optimizar nuestros esfuerzos para ofrecer unos cuidados más humanos y de calidad.

Implementación de la unidad de rehabilitación cardíaca – Anexos

Implementación de la unidad de rehabilitación cardíaca – Anexos.pdf

BIBLIOGRAFÍA

1. García Hernández P, Martínez Castellanos T, Mora Pardo JA. Proyecto Recabasic. Primera edición. España: Ushuaia ediciones; 2017

2. Maroto Montero JM. Corazón e infarto 101 preguntas esenciales para los enfermos y sus familias. España: Editorial esfera de los libros; 2009

3. Portuondo Maseda MT, Martínez Castellanos T, Delgado Pacheco J. Manual de enfermería en prevención y rehabilitación cardíaca. Madrid: Asociación Española de Enfermería en Cardiología; 2009