Impacto psicológico de la maternidad

Psychological impact of maternity

Incluido en la revista Ocronos. Vol. V. Nº 3–Marzo 2022. Pág. Inicial: Vol. V; nº3: 21

Autor principal (primer firmante): María Soraya Collado Villaverde

Fecha recepción: 7 de Febrero, 2022

Fecha aceptación: 3 de Marzo, 2022

Ref.: Ocronos. 2022;5(3) 21

Autoras:

1ª autora: María Soraya Collado Villaverde

Publica TFG cuadrado 1200 x 1200
  • Profesión: Diplomada Universitaria.
  • Lugar de trabajo: Enfermera de planta de Hospitalización de Hematología en el Hospital Universitario Miguel Servet de Zaragoza, España.

2ª autora: Cristina Alonso Lorente.

  • Profesión: Diplomada Universitaria. Diploma de Especialización en Accidentes de Tráfico: Emergencias, Reanimación y Transporte Sanitario.
  • Lugar de trabajo: Enfermera de planta de Hospitalización de Cirugía General en el Hospital Universitario Miguel Servet de Zaragoza, España.

Palabras clave: Psicología, crianza, maternidad, entorno, gestación, cambio.

Key words: Psychology, parenting, motherhood, environment, pregnancy, change.

Resumen

El embarazo es un período de modificaciones, hormonales, inmunológicas y metabólicas perceptibles por la embarazada desde el principio de la gestación.

Para poder ayudar a la mujer que ha tenido a un bebé es necesario saber los conocimientos en obstetricia que tiene y el entorno familiar del que dispone, para poder valorar los apoyos que va a tener cuando el bebé llegue.

La maternidad requiere de un aprendizaje para poder criar a un nuevo ser que puede ser en pareja o no. Está demostrado que la crianza de un bebé cuando es en pareja es más llevadera y el impacto emocional en la mujer y en el hombre es menor y mejor tolerado por ambos. Aunque bien es cierto que, muchas mujeres hoy en día son muy capaces de realizar la crianza de sus hijos solas sin necesidad de una pareja a su lado. Y de hecho cada vez más en nuestra sociedad muchas mujeres afrontan la maternidad solas. E incluso hombres lo hacen también, sobre todo más en otros países en donde la maternidad subrogada es posible.

Cuando llega el momento del parto la mujer tiene miedo, inquietudes y mucha ansiedad por llegar a conocer a ese bebé, miedo de que todo vaya a salir bien y sin complicaciones y claro está, miedo a los dolores de las contracciones pre parto. También existe temor al encuentro con a su nueva criatura es. Se pregunta cómo será, a quién se parecerá, etc…

publica-articulo-revista-ocronos

Abstract

Pregnancy is a period of changes, hormonal, immunological and metabolic perceptible by the pregnant woman from the beginning of pregnancy.

In order to help the woman who has had a baby, it is necessary to know the obstetric knowledge that she has and the family environment that she has, in order to assess the supports that she will have when the baby arrives.

Motherhood requires learning to be able to raise a new being who may or may not be as a couple. It has been shown that the upbringing of a baby when he is in a couple is more bearable and the emotional impact on women and men is less and better tolerated by both. Although it is true that many women today are very capable of raising their children alone without the need for a partner by their side. And in fact more and more in our society many women face motherhood alone. And even men do it too, especially more in other countries where surrogacy is possible.

When the moment of labor arrives, the woman is afraid, anxious and very anxious to get to know that baby, afraid that everything will turn out well and without complications, and of course, fear of the pains of prepartum contractions. There is also fear of encountering your new creature. Wondering what it will be like, who it will look like, etc…

Introducción

Cuando una mujer se encuentra en la situación ante un futuro proyecto de ser madre no se sabe cómo va a ser su comportamiento y de ello dependen diversas situaciones como son:

  • Los conocimientos sobre los niños y/o bebés.
  • La vivencia sexual previa.
  • Su propia infancia vivida.
  • La educación que tuvo en su infancia.
  • La capacidad para afrontar situaciones nuevas.
  • El apoyo de una pareja o de la familia.
  • Su situación económica para poder solventar la nueva situación.
  • Si el embarazo ha sido o no deseado también es un factor muy influyente. (1)

Desarrollo

Cuando la mujer se queda embarazada tiene una serie de sentimientos y tanto siendo el embarazo deseado como no va a ser un proceso que cambie por completo su vida en unas semanas. Estos sentimientos son: angustia, miedo, felicidad, decepción, tristeza, …

Para poder llevar esta situación de la mejor manera es necesario contar con gente que la apoye y tener una alta capacidad de adaptación a los cambios.

Durante las cuarenta semanas que dura la gestación las mujeres suelen presentar:

  • Dudas e incertidumbre de la futura situación y de cómo realizar la crianza del bebé. Si será capaz, si no lo será… Lo que le crea más inseguridad y ansiedad.
  • Cambios de humor e hipersensibilidad, fundamentalmente generado por los cambios en los niveles hormonales.
  • Ansiedad ante una situación desconocida.
  • Cierta dependencia de los demás por no poder realizar algunas tareas sobre todo en las primeras semanas de embarazo debido al malestar de las náuseas, vómitos o cansancio. Y también al final cuando se suelen hinchar las piernas y se encuentran más torpes para moverse y realizar ciertas actividades.
  • Malestar por los cambios físicos de su cuerpo que a veces pueden llegar a ser mal aceptados. Lo que conlleva más angustia.
  • Malestar por los síntomas del embarazo, que no todas las mujeres los sienten igual. Hay mujeres que casi ni se enteran del embarazo y otras por el contrario que tienen náuseas, vómitos, mareos, hinchazón de piernas, mal equilibrio, etc… (2)

Los temores o miedos en el momento del parto son:

  • Miedo de tener mucho dolor en el parto.
  • Miedo a la muerte de ella o del feto en el parto.
  • Miedo de no poder cuidar o alimentar al bebé.

Miedo a la anestesia epidural y a la episiotomía.

  • Miedo a que pueda acabar el parto en cesárea o fórceps.
  • Miedo de que pueda padecer deformidades del feto. (3)

A este tipo de preocupaciones hay que sumar que en ocasiones la madre tiene sueños con el momento de dar a luz. El parto simboliza la experiencia psicológica de madre / hija y es un momento de angustias e inseguridades.

Durante el embarazo en el cerebro de la mujer se crean neuronas nuevas en zonas como el hipocampo o el bulbo olfatorio, que ayudarán a la conducta de la madre tras el parto.

Hay aumento de despistes y torpeza que son normales. Se ha estudiado la relación entre la pérdida de memoria y la gestación. El hipocampo, es la estructura del cerebro encargada del almacenamiento. Y la memoria se especializa y se centra en el bebé, siendo así el estímulo principal para la madre. Es por ello por lo que el resto de la información pasa a un segundo plano y se le quita importancia. (4)

Se recomienda planificar y estructurar las actividades a realizar cada día mediante agendas o calendarios y para ayudar a reducir los olvidos.

La progesterona puede reducir niveles de la actividad y por tanto reduce la alerta en el sistema nervioso.

Es normal tener frecuentes cambios de humor en el curso el embarazo por las fluctuaciones hormonales que afectan al estado de ánimo. La mayoría de madres están preocupadas por darle lo mejor a su bebé. Esto provoca cierta irritabilidad o depresión. Además, influyen mucho los cambios físicos del cuerpo de la mujer y la relación con su pareja.

Algunos consejos para sobrellevarlo mejor

  • Dedicar tiempo para realizar cosas que le gusten.
  • Tomarlo con calma y no realizar tareas de limpieza profunda antes del nacimiento del bebé.
  • Fortalecer el vínculo con la pareja y amigas compartiendo sentimientos.
  • Controlar el estrés y la frustración.

Todos estos cambios a lo largo el embarazo tienen la finalidad de producir en la mujer un estado de gran sensibilidad tras el parto y como respuesta a las necesidades del bebé.

En el último trimestre del embarazo el cerebro está muy influido por tres hormonas: prolactina, esteroides y progesterona.

Prolactina

  • Su nivel es quince veces mayor en el embarazo.
  • Provoca un aumento del apetito para ayudar a aportar más nutrientes al feto durante el embarazo.
  • Produce energía en la madre y ayuda al almacenamiento de grasa reservada para la lactancia.
  • Reduce la respuesta del eje hipotálamo-hipófisis-adrenal
  • Inhibe la ovulación.
  • Prepara la mama para producir leche.
  • Estimula la neurogénesis.
  • Interviene en el desarrollo y mantenimiento de la conducta materna. (5)

Estradiol y progesterona

  • Preparan los circuitos neuronales que ayudarán a la conducta materna en el parto.
  • Impiden la liberación de oxitocina antes del parto. (6)

En el parto es muy importante el apoyo de la pareja cuando está con las contracciones, en los ratos de dolor, de miedo al expulsivo, etc. Ayudando así a tener una reacción al dolor menos intensa gracias a las parejas.

El mayor momento de inquietud y nerviosismo que refieren las mujeres es cuando:

  • Se ve el inicio del parto e ingresan en el hospital.
  • Las contracciones comienzan a ser cada tres minutos.
  • La dilatación es completa.

La experiencia en la que la madre conoce a su bebé hace que se relaje y sienta una capacidad extrema de entrega hacia él. (7)

Los primeros días del puerperio son de reconocimiento a ese hijo y la vivencia de una situación que ya es real. Aquí hay una seria de sensaciones como son:

  • El deseo de ser la mejor madre.
  • Labilidad afectiva (euforia, exaltación, cansancio).
  • Controlar sus funciones como deambular, defecar, subida de la leche, …
  • Conocer a su bebé y sus necesidades. (8)

Entre los factores que se han encontrado que tengan relación con una mayor tolerancia al dolor se encuentran el nivel educativo, la edad y las experiencias previas en partos anteriores.

Situaciones tales como la ansiedad, la depresión o el estrés pueden ser los factores que modifiquen los umbrales de la tolerancia al dolor. La información recibida durante el curso del embarazo es también influyente en la percepción del dolor.

Durante el puerperio es importante que la mujer tome distancia de los consejos dados por familiares, amigos y la gente que existe a su alrededor ya que muchos sirven para confundirla y aturdirla más. Es más sano hacer caso omiso de muchos de estos consejos.

Plantear el período de la crianza de este bebé en pareja compartiendo la maternidad / paternidad facilita el vínculo familiar y produce bienestar entre todos los miembros de la familia. Ayuda a que haya una situación de igualdad en la pareja. Y todo ello provocará bienestar.

Algunas veces la mujer puede asfixiarse por las tareas de la crianza. Ahí el mejor consejo que se le puede dar es mirar detenidamente a su bebé y eso la ayudará a relajarse y tomarse la situación de otra manera. Esta situación la ayudará a darse cuenta de que el bebé se encuentra bien y que no debe de agobiarse tanto. Y que es capaz de poder hacerlo.

Puede llegar el caso de tener una depresión postparto, En cuyo caso deberá ser tratada por un especialista. Y recibir a su vez mucho apoyo de su pareja o familiares. (9)

En el caso de fallecimiento del bebé al nacer, ambos padres necesitarán recibir mucho apoyo el uno del otro y tal vez de especialistas. Deberán vivir estos momentos de culpa y pena unidos.

Las experiencias vividas de la mujer durante el embarazo, el parto y el puerperio influyen directamente en el desarrollo de la personalidad de su hijo. Eso hijo a través del contacto y de la relación con su madre, aprende las relaciones con los que le rodean, por ello es muy importante incidir en esta etapa del vínculo afectivo madre-hijo porque es el primer modelo de los vínculos que se establecerán después a lo largo de su vida. (10)

Conclusión

Diversos estudios han podido relacionar la depresión postparto con presencia de depresión y ansiedad durante el embarazo y el momento del parto.

Los niveles hormonales durante el embarazo influyen en el estado anímico de la mujer.

Las reacciones emocionales de la mujer embarazada se manifiestan en cambios de humor, excitación, y en volverse olvidadizas.

El miedo a lo desconocido, el miedo a no saber cómo afrontar una situación el miedo a no saber cómo criar a un bebé es lo que crea tanta ansiedad y preocupación de las futuras madres. Con apoyos familiares y de la pareja estas situaciones se llevan de una manera mejor y más relajada. Quizás una buena manera de ayudar a liberar la tensión es compartir esos miedos con otras madres que ya hayan pasado antes por lo mismo.

Cuando estas situaciones llegan a ser patológicas, como es el caso de una depresión postparto deben ser tratadas por un especialista y en algunos casos precisan del uso de fármacos antidepresivos y/o antipsicóticos. Fármacos que en muchas ocasiones las pacientes rechazan tomar por lo que la recuperación puede ser más lenta y tortuosa.

Bibliografía

  1. Di Marco I, Flores L. Guía de práctica clínica – Obesidad en el embarazo. Manejo de obesidad materna antes, durante y después de la gestación. Buenos Aies: Hospital Ramon Sardá, Maternidad Sardá 2011.
  2. García Pradas N. El vínculo en un taller de arteterapia con mujeres embarazadas. 2013.
  3. Ascargorta Eriz L, Carro Balboa B, Fuertes Hinarejos M, Montava Pascual E. Miedo al parto. Metas de Enfermería 2011;14(4):20-25.
  4. Sánchez Robledo V. Análisis de la presencia y posible síntesis de PRL y su receptor en el hipocampo: posible implicación en los procesos de aprendizaje y consolidación de la memoria. 2018.
  5. Díaz RE, Véliz J, Wohllk N. Laboratorio de hormonas: aspectos prácticos. Revista Médica Clínica Las Condes 2015;26(6):776-787.
  6. Buitrón-García FR, Bailón-Uriza R, Santoyo-Haro S, Díaz-Sánchez V. Evidencias en indicaciones de la progesterona. Ginecología y obstetricia de México 2017;85(08):489-497.
  7. Montoya DIG, Mazuelo EMG, López CPH. Experiencias de las mujeres durante el trabajo de parto y parto. Avances en Enfermería 2015;33(2):271-281.
  8. Sastre Miras I. Aspectos Psicológicos y Emocionales durante la gestación y el puerperio. 2015.
  9. Medina-Serdán E. Diferencias entre la depresión postparto, la psicosis postparto y la tristeza postparto. Perinatología y reproducción humana 2013;27(3):185-193.
  10. González ICV, Vásquez ICG, Velásquez MAR, Henao GO, Carmona LMB. Vínculo prenatal: la importancia de los estilos vinculares en el cuidado gestacional. Katharsis 2016(22):267-303.