Icono del sitio Ocronos – Editorial Científico-Técnica

El impacto psicológico. Enfermedad terminal y cuidados paliativos

impacto-psicologico-enfermedad-terminal-cuidados-paliativos

impacto-psicologico-enfermedad-terminal-cuidados-paliativos

Introducción

Se denomina enfermedad terminal a la que se encuentra en el último estadio de su evolución y a la que sucederá la muerte de la persona en un plazo relativamente corto, por término medio en unos seis meses.

La enfermedad terminal puede aparecer a cualquier edad, aunque es con mayor frecuencia en la etapa geriátrica cuando aparece, ya que la esperanza de vida media ha aumentado y esta premisa ha dado lugar a la prolongación de la vida en personas con enfermedad que hace años no habría sido posible.

Autores:

María Victoria Fernández Entrialgo, TCAE Larga Estancia Salud Mental.

Roberto Toribio Valbuena, TCAE Hospital de Cabueñes

Ana Belén Blanco Cabral, TCAE Hospital de Cabueñes

Palabras clave: enfermedad terminal, incurable, cuidados paliativos, afrontamiento, control de síntomas, impacto psicológico.

Etapas de evolución del paciente diagnosticado de una Enfermedad Terminal

Cada paciente se enfrenta y reacciona de manera diferente a la noticia del padecimiento de una enfermedad terminal. Aunque si es cierto que, generalizando, se puede mencionar cinco etapas por la que suelen pasar las personas que padecen una enfermedad de estas características. Estas cinco etapas son elaboradas según el modelo de Kübler-Ross. Tras estas cinco etapas, llega el momento en el cual el paciente terminal, acepta su situación.

  1. Negación, es la defensa que el propio paciente genera al enterarse de la noticia. Pensando incluso que el diagnóstico puede ser erróneo, y por ello en ocasiones buscando en diferentes profesionales la segunda opinión.
  2. Ira, tras la negación aparece esta fase, ya que el paciente entiende que no puede seguir negando la situación que padece. Se convierte en una persona la cual es difícil de atender en sus cuidados, debido a los sentimientos que está experimentando.
  3. Negociación, generalmente el paciente involucra el ítem esperanza, intentando de alguna manera, posponer o retrasar la muerte.
  4. Depresión, la idea de la muerte empieza a tener presencia en la cabeza del paciente. Generalmente en esta fase le paciente tiende al aislamiento, tiene un estado de ánimo irritable, bajo. Teniendo sentimientos de inutilidad y odio. En esta etapa es importante no intentar mejorar el ánimo del paciente ya que debe procesar el momento.
  5. Aceptación, tras la lucha del paciente desde la llegada de la noticia del padecimiento de la enfermedad terminal, llega el momento de la aceptación de la muerte, y el conocimiento de la cercanía de la misma. En ocasiones algunos autores han descrito esta etapa como el fin de la lucha contra la muerte.

Tratamiento

Como hemos aclarado anteriormente no existe un tratamiento para una enfermedad terminal, ya que no son curables. Aunque si pueden existir tratamientos que pueden ser utilizados para paliar el dolor, o mejorar sintomatología propia de la enfermedad diagnosticada.

Dependiendo del paciente, encontraremos diferentes formas de determinar la toma de tratamiento, es decir, algunos detienen los tratamientos para evitar la debilidad que éstos causan en ellos, otros continúan con los tratamientos siendo la variable esperanza la que juega un papel muy importante, ya que es ella la que genera la posibilidad de un éxito del tratamiento que no es esperado. Otros pacientes prueban de forma fallida tratamiento fuera de la medicina convencional, jugando nuevamente la variable esperanza un papel importante que como hemos ido viendo está directamente relacionado con los pacientes de los que estamos hablando.

Existe un modo de intervenir estas enfermedades, que son los cuidados paliativos, estos cuidados son ofertados a estos pacientes con el objetivo del control de los síntomas como puede ser el dolor, y poder mejorar su calidad de vida.

Dentro de los cuidados paliativos, ha de trabajarse también el apoyo emocional no solamente al paciente sino también a la familia de éste.

Cuidados Paliativos

Los cuidados paliativos previenen o tratan síntomas y efectos secundarios de la enfermedad y los tratamientos. No solamente se tratan con estos cuidados aspectos puramente clínicos, sino que también se tratan problemas emocionales, sociales, prácticos que la enfermedad deriva. Estas áreas son tan importantes como el aspecto clínico para poder tener una buena calidad de vida.

Objetivos de los Cuidados Paliativos

Valoración del Paciente con Enfermedad Terminal

El objetivo de la valoración que se realiza el paciente terminal es establecer un plan individualizado de atención que dé respuesta a las necesidades que se detectan.

Para evaluar las necesidades del paciente se deben incluir:

Existen diferentes actividades mediante las cuales se podrá hacer la valoración funcional.

Es importante tener en cuenta que estas valoraciones se realizan de forma continuada ya que la situación del paciente puede ir variando, por lo que habrá que evaluar de forma periódica para ir detectando los cambios y modificar el plan de cuidados paliativos de manera que cubra las necesidades que vayan surgiendo.

Otros ítems se tendrán en cuenta y ayudarán a la hora de establecer un pronóstico, tales como la edad de paciente, el tiempo de evolución de la enfermedad, el estado nutricional, el deterioro cognitivo, el estado emocional, y la falta de un soporte familiar.

Conclusiones Finales

Los pacientes que son diagnosticados de una enfermedad terminal se encuentran en una situación muy complicada de afrontar. El afrontamiento de la muerte tiene un gran impacto psicológico tanto en el paciente como en la familia.

Cuando el paciente recibe la noticia emergen unas emociones y sentimientos que son muy difíciles de manejar, por ello es importante tener un apoyo que le ayude a canalizar todos éstos.

No solamente necesitará el apoyo el paciente, sino que una parte muy importante de este proceso lo conforman las personas que lo rodean, y que muy probablemente serán los que acompañen a la persona en los diferentes estadios de evolución.

Desde el primer momento, cuando el paciente recibe la noticia del diagnóstico se encuentra en una situación muy vulnerable, y comienza a pasar por las diferentes etapas. Por lo que tener un apoyo que dedique su trabajo a ubicar al paciente y dotar de las herramientas necesarias para afrontar de modo más beneficioso para él la situación, hará que el paciente se encuentre más sereno y entero.

El no afrontamiento de la situación tanto por parte del paciente como de la familia, puede llegar a generar estrés psicológico (Chapman y Gravin, 1993, “un complejo estado afectivo, cognitivo y conductual negativo caracterizado por la sensación que tiene el individuo de sentirse amenazado en su integridad por el sentimiento de impotencia para hacer frente a dicha amenaza y por el agotamiento de los recursos personales y psicosociales que le permitirán afrontar dicha amenaza»., aunque en la mayoría de los casos no se trata de algo patológico, sí que en esta situación será poco fructuoso.

Debido a la amenaza a la que se siente sometido el paciente como es la de la muerte de una manera inevitable y en un plazo corto de tiempo y el sufrimiento que esto puede llegar a provocar tanto en el paciente como en la familia, es importante que la figura del psicólogo intervenga en respuestas que pueden llegar a convertirse en desadaptativas.

El objetivo primordial del psicólogo en esta intervención será dotar tanto al paciente como a la familia de las herramientas necesarias para enfrentarse a la situación que están viviendo, para así conseguir el alivio y bienestar, favoreciendo de este modo la adaptación al proceso de enfermedad y su final que será el éxitus.

Bibliografía

Salir de la versión móvil