Impacto del contacto entre personas mayores y mascotas: revisión bibliográfica. Comentario Bibliográfico

Incluido en la revista Ocronos. Vol. IV. Nº 2–Febrero 2021. Pág. Inicial: Vol. IV; nº2:43

Autor principal (primer firmante): Paula Villar Moreno

Fecha recepción: 14 de Enero, 2021

Fecha aceptación: 9 de Febrero, 2021

Ref.: Ocronos. 2021;4(2):43

Autora: Paula Villar Moreno 1

Coautoras: Iris Aparicio Miñana 2, Raquel Soria Lara 3, Ana Sánchez Molina 4, Marta Borque Almajano 5

  1. Diplomada en Enfermería, EUE La Paz, Universidad Autónoma de Madrid.
  2. Diplomada en Enfermería, Dr. Sala de Pablo, Universidad de Valladolid.
  3. Diplomada en Enfermería, Dr. Sala de Pablo, Universidad de Valladolid.
  4. Graduada en Enfermería, Universidad de Jaén.
  5. Graduada en Enfermería, Dr. Sala de Pablo, Universidad de Valladolid.

Resumen

A lo largo de la historia, los animales han desarrollado diferentes funciones en la salud del hombre. En la actualidad se cree que la interacción humano-animal puede reducir la soledad, disminuir la excitación fisiológica, aumentar los comportamientos de salud tales como caminar y otros ejercicios, y mejorar la situación psicosocial de muchos ancianos. Por ello, es de vital importancia conocer sus beneficios y de este modo se evitaría un amento en la prevalencia de ciertas enfermedades además de mejorar la calidad de vida de la población.

Publica TFG cuadrado 1200 x 1200

Summary

Throughout history, animals have played different roles in human health. It is now believed that human-animal interaction can reduce loneliness, decrease physiological arousal, increase health behaviors such as walking and other exercises, and improve the psychosocial situation of many elderly people. For this reason, it is vitally important to know its benefits and in this way an increase in the prevalence of certain diseases would be avoided in addition to improving the quality of life of the population.

Introducción

A lo largo de la historia, los animales han desarrollado diferentes funciones en la salud del hombre. En la actualidad se cree que la interacción humano-animal puede reducir la soledad, disminuir la excitación fisiológica, aumentar los comportamientos de salud tales como caminar y otros ejercicios, y mejorar la situación psicosocial de muchos ancianos 1.

La esperanza de vida se vio incrementada en el siglo 20 y los índices de natalidad cada vez son más bajos. Como consecuencia la pirámide poblacional se ha invertido y con ella el cuadro epidemiológico, predominando en la actualidad las enfermedades crónicas 2. Con este cambio en la esperanza de vida, el desarrollo de programas específicos que fomenten un envejecimiento saludable y que ayuden al bienestar positivo de los ancianos se ha convertido en un reto cada vez más importante 3,4.

Cambios en el envejecimiento y problemas de salud susceptibles de terapia asistida por animales

Según Chong A. 3, la salud en las personas mayores es la capacidad de este para valerse por sí mismo y poder desenvolverse en la familia y la sociedad. La pérdida de salud no es una característica del envejecimiento, aunque hay muchas variables que inciden en esto.

Es cierto que durante el envejecimiento aumenta la probabilidad de experimentar una disminución de las facultades generales, tanto en el ámbito biológico como en los ámbitos social, psicológico y cultural 5.

Por ejemplo, el proceso perceptivo en los ancianos se ve alterado por los cambios en los órganos sensoriales, lo que puede llevar a una respuesta motriz enlentecida y a una alteración en la información que se recibe del entorno 2,5.

publica-articulo-revista-ocronos

En lo intelectual, empiezan a deteriorarse la concentración y la atención, junto con errores de memoria, y se ralentiza la velocidad de reacción 2,5. La agilidad mental también disminuye con el envejecimiento, junto con la capacidad de resolución de nuevas situaciones a corto plazo, al contrario, la inteligencia, la experiencia y la capacidad de juicio se ven mejoradas 2.

El diferencial de la demencia está creciendo en todo el mundo, estimándose que la enfermedad se duplique cada 20 años 6,7. La demencia es un síndrome causado por neurodegeneración que conlleva a un deterioro progresivo de múltiples funciones cognitivas que interfieren con el desarrollo de las actividades básicas de la vida diaria de las personas mayores 8,9.

A menudo comienza con la pérdida de memoria, seguida de síntomas y comportamientos tales como ansiedad, gritos, resistencia, agresiones, así como la incapacidad de empatizar. Estos comportamientos son comunes y son llamados síntomas conductuales y psicológicos de la demencia (BPSD) 6.

Sabemos que esta enfermedad es causada por la atrofia progresiva de la corteza cerebral y conduce a la pérdida de neuronas colinérgicas 8. Dado que las necesidades de atención de las personas con demencia aumentan con la progresión de la enfermedad 10 y la falta de eficacia de la anticolinesterasa en terapia con medicamentos, un creciente número de estudios investigan la validez de diferentes técnicas de estimulación cognitiva para mejorar y ralentizar el curso progresivo de la enfermedad. Entre estas técnicas encontramos la aplicación de la terapia asistida por animales (AAT) en pacientes con demencia 8.

Es frecuente que los ancianos presenten diferentes estados de ánimo como indiferencia, irritabilidad, pesimismo y/o inestabilidad. Los cambios psicológicos, afectivos, biológicos y los acontecimientos existenciales, hacen que el anciano esté más expuesto al riesgo de padecer de alteraciones psíquicas2. Uno de los trastornos psiquiátricos incapacitante y más frecuente en la edad adulta es la depresión.

Está asociada a un incremento de la mortalidad y a un efecto negativo en el funcionamiento y bienestar de los ancianos. Además, tiende a cronificarse y cursa con recaídas 3.

La depresión en las personas mayores puede dar lugar a confusiones ya que se puede manifestar de forma atípica con manifestaciones somáticas como hipocondrías, pérdidas de peso, dolores constantes, cambios de la conducta, etc. También pueden observarse ideas de suicidio, tristeza, irritabilidad, insomnio, aislamiento y pérdida de intereses, entre otros 2.

Por otro lado, la jubilación es un cambio vital brusco en el que peligran la situación económica, la identidad personal (pérdida del rol), las relaciones sociales, el estado emocional y los hábitos diarios.

La mala salud y las limitaciones funcionales pueden comprometer la capacidad de los mayores para seguir viviendo en su hogar de manera independiente. Así, el empeoramiento de la salud, la falta de apoyo social y la necesidad de asistencia para uno mismo o para el cónyuge son motivos frecuentes de traslado a una residencia 2,5.

En muchos casos la institucionalización de los sujetos de edad avanzada conduce a la pérdida del sentido del propósito, sentimientos de soledad, aislamiento, y a la pérdida de interés en diversas actividades; hechos que pueden terminar en la aparición de síntomas depresivos 3,4,5.

Los estudios indican que, aunque el número de relaciones sociales disminuye con la edad, la calidad de las relaciones existentes aumenta en gran medida para la mayoría de los adultos mayores. Para otros, sin embargo, esta disminución en las relaciones sociales puede exacerbar los sentimientos de soledad y los efectos en la salud que conlleva, lo cual puede ser un problema de salud pública potente 11.

Los adultos mayores que reportan sentimientos de soledad están en mayor riesgo de una serie de resultados de salud física y mental negativas, incluida la mortalidad temprana. Identificar fuentes potenciales de conexión social, tales como la tenencia de mascotas, podría contribuir a la comprensión de cómo promover la salud y el bienestar de los adultos mayores 11.

Las interacciones del individuo con los demás, se dan dentro de la familia, en las asociaciones de amigos y en la comunidad. La falta de contacto social, delimita la salud funcional y la capacidad de afrontamiento ante las agresiones externas 2.

La actividad física moderada regular, incluyendo caminar, puede prevenir o mitigar las limitaciones funcionales frecuentemente experimentadas por los adultos mayores. La adopción y el mantenimiento de actividad física regular a lo largo de toda la vida sigue siendo una prioridad de salud pública, pero es particularmente difícil para las personas de edad avanzada que a menudo desarrollan problemas relacionados con la salud y deficiencias funcionales que limitan la participación en la actividad física.

Muchos de los beneficios de la actividad física moderada para los adultos mayores, de 65 años o más, están relacionados con la capacidad funcional e incluyen el mantenimiento de la salud del esqueleto, la capacidad de caminar, la prevención de la perturbación de la marcha y la reducción del riesgo de caídas y las lesiones 12.

Terapia asistida por animales

Florence Nightingale, pionera de la Enfermería profesional moderna, ya creía en su época en la importancia de la terapia de animales para restaurar la salud de los enfermos, heridos o discapacitados 13, pero no fue hasta los años 60, cuando el psiquiatra Boris Levinson, padre de la terapia asistida con animales, utilizó el término por primera vez al ver como en una sesión, su propio perro llamó la atención de un niño con autismo, el cual mostró deseo de interactuar con el animal 14,15.

En términos generales, dos métodos se han utilizado para proporcionar contacto con animales: la actividad asistida por animales y la terapia asistida por animales. La actividad asistida por animales se ha definido como no estructurada, informal, sin objetivos terapéuticos específicos o registro de resultados, y realizada por alguien que carece de destrezas o capacitación especial y que posiblemente utiliza un animal no determinado. Por el contrario, la terapia asistida por animales se describe como estructurada, uno a uno o en grupos pequeños, realizada por profesionales debidamente capacitados con animales específicamente certificados y que requieren una participación activa con objetivos terapéuticos específicos y resultados registrados 10,16.

El efecto beneficioso de la terapia asistida con mascotas tiene diferentes explicaciones posibles. El contacto humano-animal actúa sobre las glándulas suprarrenales y otras hormonas corticosteroides que inducen una reducción de la presión arterial y de las tasas cardiorrespiratorias. La estimulación psicológica inducida por la presencia de un animal y su necesidad de cuidado también puede inducir a las personas al autocuidado 17.

La tarea de un perro de terapia es promover el bienestar humano, para estimular la formación de las funciones físicas, sociales, psicológicas y cognitivas. Los perros son entrenados para que puedan funcionar con eficacia en la interacción con las personas. Cada intervención se individualiza para cada visita prevista, por ejemplo, para aumentar el estado de alerta o para disminuir la ansiedad, agitación o depresión, con la prescripción de una enfermera, un terapeuta ocupacional o un fisioterapeuta.

El perro está entrenado para saber cómo acercarse a la persona de una manera suave y gentil. Las actividades para el paciente pueden incluir el contacto cercano con el perro, tocar su piel, abrazarlo y hablarle, lanzarle pelotas u otras actividades que pueden variar por cada visita, dependiendo de la condición actual de la persona 6.

Metodología de cuidados y su relación con la terapia asistida por animales

La Enfermería moderna tiene como base de su conocimiento el proceso de atención de Enfermería y en el método científico. Para poder delimitar el campo de actuación los profesionales de Enfermería han desarrollado diferentes modelos de cuidados, entre los que encontramos, el modelo de Virginia Henderson y para dar respuesta a las necesidades ha sido necesario la implementación de una metodología enfermera y un lenguaje estandarizado 18.

Los profesionales de Enfermería utilizan la NANDA, NOC y NIC para llevar a cabo los procesos de atención de Enfermería, se determina un diagnóstico, se proyecta un resultado deseado y se escoge la intervención más adecuada para conseguir dicho resultado 19.

Tal ha sido la importancia de la terapia asistida con animales que incluso, en 1992, se incorporó en la Clasificación de Intervenciones de Enfermería (NIC) bajo la denominación de “Terapia asistida con animales (4320)” 20.

Objetivos

General

Conocer en que ámbitos pueden ser beneficiosos los animales de compañía o las terapias en la salud de las personas mayores.

Específicos

  • Conocer cuáles son los beneficios que pueden aportar los animales o las terapias con ellos en la salud de las personas con demencia.
  • Conocer cuáles son los beneficios que pueden aportar los animales o las terapias con ellos en la salud de las personas con depresión.
  • Conocer cómo afecta la tenencia de mascotas en la realización de ejercicio físico.
  • Conocer cómo pueden ayudar las mascotas a las personas afectadas de soledad.
  • Destacar la importancia del papel de Enfermería en la aplicación de las terapias con animales.

Metodología

Se ha llevado a cabo una búsqueda bibliográfica en bases de datos tanto nacionales como internacionales, llevándose a cabo en el mes de enero de 2021. Las bases de datos utilizadas han sido: Cuiden, CINAHL, PubMed, Medline y Google Académico.

Palabras Clave: personas mayores, animales, terapia.

Keywords: old people, animals, therapy.

Resultados

Una vez realizada la revisión bibliográfica podemos concluir que la terapia asistida con animales es eficaz para promover el bienestar en los seres humanos ya que estimulan las funciones físicas, sociales y cognitivas. Así mismo produce una mejora en la calidad de vida junto con una disminución de los problemas derivados del envejecimiento.

Por consiguiente, podemos afirmar que esta terapia llevada a cabo con profesionales cualificados y con intervenciones individualizadas permite conseguir mejoras significativas en personas de la tercera edad en cuanto al estado de alerta, sentimiento de soledad, ansiedad, depresión, salud física. De todos modos, es importante recalcar que se necesitan más estudios con mayor calidad metodológica.

Conclusiones

La terapia asistida con animales sería una buena opción para afianzarse de una forma más integral en los planes de cuidados del ámbito sanitario ya que la Enfermería debe ser considerada de una forma holística y creativa. Por ello utilizar un recurso tan asequible como son los animales para mejorar la salud, ya sea física o psicológica de los pacientes, es una gran opción de intervención para las enfermeras.

Está demostrado que las vivencias que se extraen del cuidado con animales en pacientes de la tercera edad producen efectos positivos significativos. Además, se trata de una terapia segura y que no presenta efectos secundarios si no que ayuda en definitiva a mejorar la calidad de vida en este tipo de pacientes.

Bibliografía

  1. Baun M, Johnson R, McCabe B. Human/animal interaction and successful aging. Handbook on animal-assisted therapy: Theoretical foundations and guidelines for practice. 2010; 3: 283- 299.
  2. Chong A. Aspectos biopsicosociales que inciden en la salud del adulto mayor. Rev Cubana Med Gen Integr [Internet] Ciudad de La Habana. 2012; 28(2) Disponible en: http://scielo.sld.cu/scielo.php ?pid=S0864-2125201200020 0009&script=sci_arttext&tlng=en
  3. Krause-Parello C. Pet Ownership and Older Women: The Relationships Among Loneliness, Pet Attachment Support, Human Social Support, and Depressed Mood. Geriatr Nurs [Internet]. 2016;  194-203.  Disponible en: http://www.sciencedirect.com/ science/article/pii/S0197 457212000031
  4. Berry A, Borgi M, Terranova, Chiarotti F, Alleva E, Cirulli F. Developing effective animal- assisted intervention programs involving visiting dogs for institutionalized geriatric patients: a pilot study. Psychogeriatrics [Internet] 2016; 12:143-150. Disponible en: http://onlinelibrary. wiley.com/doi/ 10.1111/j.1479- 8301.2011.00393.x/epdf
  5. Folch A, Torrente M, Heredia L, Vicens P. Estudio preliminar de la efectividad de la terapia asistida con perros en personas de la tercera edad. Rev Esp Geriatr y Gerontol [Internet]. 2016:51:210–216.       Disponible en: http://0- www.sciencedirect. com.avalos.ujaen.es/science/ article/pii/S021113 9X1500236X
  6. Swall A, Ebbeskog B, Lundh Hagelin C, Fagerberg I. Bringing respite in burden of illness- dog handler’ experience of visiting older persons with dementia together with a therapy dog. J clin Nurs [Internet]. 2016;25: 2223–2231. Disponible en: https://www.ncbi. nlm.nih.gov/pubmed/ 27277921
  7. Prince R, Brce R, Albanese E, Wimo A, Ribeiro W, Ferrri CP. The global prevalence of dementia: A systematic review and metaanalysis. 2015;(9) 63-75
  8. Menna LF, Santaniello A, Gerardi F, Di Maggio A, Milan G. Evaluation of the efficacy of animal- assisted therapy based on the reality orientation therapy protocol in Alzheimer’s disease patients: a pilot study. Psychogeriatrics [Internet]. 2016;16:240–246. Disponible en: https://www.ncbi. nlm.nih.gov/pubmed/ 26370064
  9. Pope WS, Hunt C, Ellison K. Animal assisted therapy for elderly residents of askilled nursing facility. J Nurs Educ [Internet]. 2016; Vol. 6. Disponible en: http://www.sciedu.ca/ journal/index.php/ jnep/article/view/ 8778/5734
  10. Perkins J, Bartlett H, Travers C, Rand J. Dog-assisted therapy for older people with dementia: a review. Australas J Ageing [Internet]. 2013; 27(4):177-182. Disponible en: https://www.ncbi. nlm.nih.gov/pubmed/ 19032618
  11. Portellano-Ortiz C, Garre-Olmo J, Calvó-Perxas L, Conde-Sala JL. Depresión y variables asociadas en personas mayores en España. Rev. Psiquiatr Salud Mental [Internet]. 2016. Disponible en: http://dx.doi.org/ 10.1016/j.rpsm. 2016.10.003
  12. Stanley IH, Conwell Y, Bowen C, Van Orden KA. Pet ownership may attenuate loneliness among older adult primary care patients who live alone. Aging Ment Health [Internet]. 2014;18: 394-399. Disponible en: http://www.tandfonline. com/doi/full/10.1080/ 13607863.2013.837147
  13. Feng Z, Dibben C, Witham MD, Donnan PT, Vadiveloo T, Sniehotta F, Crombie IK, McMurdo ME. Dog ownership and hysical activity in later life: A cross-sectional observational study. Prevent Med [Internet] 2014:101–106. https://www.ncbi.nlm. nih.gov/pubmed/ 24931433
  14. Gretebeck KA, Black DR, Gretebeck RJ, Ziemba R, Glickan LT. Dog ownership, functional ability, and walking in community-dwelling older adults. J Phys Act Health [Internet], 2014;10:646- 655. Disponible en: https://www.ncbi. nlm.nih.gov/pubmed/ 23307529
  15. Nightingale F. Notes on Nursing: What it is, and what it is not. 1ª Ed. New York;1860.
  16. Fine, AH. Handbook on Animal-Assisted Therapy. Theoretica Foundations and Guidelines for Practice. 3ª ed. San Diego: Elsevier; 2010.
  17. Fundación Affinity. Un paseo por la historia de la Terapia Asistida con Animales. AfiinityPetCare [Internet]. Disponible en: htttp://fundación-affinity. org/perros-gatos-y- personas/animales- que-curan/un-paseo-por-la- historia-de-la-terapia-asistida-con
  18. Moretti F, De Ronchi D, Bernabei V, Marchetti L, Ferrari B, Atti A. Pet therapy in elderly patients with mental illness. Psychogeriatrics [Internet]. 2011;11:125-129. Disponible en: http://onlinelibrary. wiley.com/doi/10.1111/j. 1479-8301.2010.00329.x/full
  19. Le Roux M, Kemp R. Effect of a companion dog on depression and anxiety levels of elderly residents in a long-term care facility. Psychogeriatrics [Internet]. 2009;9:23-26. Disponible en: http://0-web.b.ebscohost.com. avalos.ujaen.es/ehost/detail/ detail?vid=22&sid=4a7f39a2-dc51- 4ade-84f1- d66bf7a6f091%40 sessionmgr120&hid=116& bdata=JnNpdGU9ZWhvc 3QtbGl2ZSZzY29 wZT1za XRl#AN=10550 1553&db=ccm
  20. Bellido Vallejo JC, Lendinez Cobo JF. Proceso enfermero desde el modelo de cuidados de Virginia Henderson y los Lenguajes NNN. Ilustre colegio Oficial de Enfermeria de Jaén. Primera edición. 2010