Hipersomnia. Síntomas y opciones de tratamiento para el exceso de sueño

Incluido en la revista Ocronos. Vol. VII. Nº 2–Febrero 2024. Pág. Inicial: Vol. VII; nº 2: 34

Autor principal (primer firmante): Daysis Molina Blanco

Fecha recepción: 08/01/2024

Fecha aceptación: 05/02/2024

Ref.: Ocronos. 2024;7(2): 34

Autores:

Daysis Molina Blanco

Raquel Castillo Alegría

Publica TFG cuadrado 1200 x 1200

Amparo Bozal Jurado

Aída Escalona Abril

Pablo Herranz Giral

María Jesús Sanz Sánchez

Palabras clave: Hipersomnia, Exceso de sueño, Trastornos del sueño, Tratamiento de la hipersomnia, Calidad de vida,

Resumen

La hipersomnia, caracterizada por somnolencia diurna excesiva o prolongada, afecta significativamente la calidad de vida y la funcionalidad diaria de las personas.

Este artículo ofrece una revisión exhaustiva de los síntomas de la hipersomnia y las opciones de tratamiento disponibles. Abordando desde las causas y diagnósticos hasta las estrategias terapéuticas, se destaca la importancia de un enfoque personalizado en el manejo de este trastorno.

publica-articulo-revista-ocronos

Las opciones de tratamiento varían desde cambios en el estilo de vida y terapias conductuales hasta medicaciones específicas, subrayando la relevancia de una comprensión integral para el tratamiento efectivo de la hipersomnia.

Abstract

Hypersomnia, characterized by excessive or prolonged daytime sleepiness, significantly affects the quality of life and daily functionality of individuals.

This article provides a comprehensive review of the symptoms of hypersomnia and the available treatment options. Addressing causes, diagnostics, and therapeutic strategies, it highlights the importance of a personalized approach in managing this disorder.

Treatment options range from lifestyle changes and behavioral therapies to specific medications, underscoring the relevance of a comprehensive understanding for the effective treatment of hypersomnia.

Introducción

La hipersomnia es un trastorno del sueño que se manifiesta como somnolencia diurna excesiva, afectando la capacidad de una persona para funcionar durante el día. Puede ser primaria, como en el caso de la hipersomnia idiopática, o secundaria a otras condiciones médicas. Este trastorno puede tener un impacto significativo en la calidad de vida, la seguridad y el bienestar general.

Etiología y clasificación de la hipersomnia

La hipersomnia, caracterizada por una somnolencia diurna excesiva o una duración prolongada del sueño nocturno, puede ser clasificada en dos categorías principales: hipersomnia primaria e hipersomnia secundaria. La comprensión de la etiología de la hipersomnia es crucial para un diagnóstico y tratamiento adecuados.

Hipersomnia primaria

La hipersomnia primaria es una condición intrínseca donde la causa directa de la somnolencia excesiva no se relaciona con otras condiciones médicas.

Dentro de esta categoría, se incluyen:

  • Hipersomnia idiopática: Se caracteriza por una somnolencia diurna excesiva sin una causa aparente. Los pacientes pueden experimentar episodios de sueño incontrolables durante el día, a pesar de tener un sueño nocturno adecuado.
  • Narcolepsia: Aunque distinta, la narcolepsia es a menudo categorizada junto con la hipersomnia primaria. Incluye síntomas de somnolencia diurna, a menudo acompañados de cataplejía (pérdida repentina del tono muscular), alucinaciones hipnagógicas y parálisis del sueño.

Hipersomnia secundaria

La hipersomnia secundaria resulta de otras condiciones médicas o trastornos que causan perturbaciones en el sueño.

Las causas pueden incluir:

  • Trastornos del sueño: Como la apnea obstructiva del sueño, donde las interrupciones en la respiración durante el sueño llevan a una somnolencia diurna excesiva.
  • Enfermedades neurológicas: Trastornos como la enfermedad de Parkinson, la esclerosis múltiple o lesiones cerebrales pueden provocar hipersomnia.
  • Trastornos psiquiátricos: La depresión, la ansiedad y otros trastornos psiquiátricos pueden manifestarse con hipersomnia.
  • Medicamentos y sustancias: El uso de ciertos medicamentos, como los sedantes, o el abuso de sustancias, pueden causar somnolencia excesiva.
  • Condiciones metabólicas y endocrinas: Trastornos como el hipotiroidismo o la diabetes pueden alterar los patrones de sueño y causar hipersomnia.
  • Factores genéticos: En algunos casos, la hipersomnia parece tener un componente genético, especialmente en trastornos como la narcolepsia, donde se han identificado ciertas predisposiciones genéticas.

Factores ambientales y de estilo de vida

El estilo de vida y los factores ambientales, como el trabajo por turnos, el estrés crónico, y la falta de una rutina regular de sueño, también pueden contribuir al desarrollo de la hipersomnia.

El entendimiento detallado de la etiología de la hipersomnia es fundamental para el manejo efectivo de este trastorno.

La diferenciación entre hipersomnia primaria y secundaria es esencial para determinar el curso de tratamiento más apropiado y proporcionar el mejor cuidado posible a los pacientes afectados. La identificación de la causa subyacente de la hipersomnia permite a los profesionales de la salud abordar el trastorno de manera más integral y específica.

Síntomas de la hipersomnia

Los síntomas principales de la hipersomnia incluyen:

  • Somnolencia diurna excesiva, incluso después de dormir bien por la noche.
  • Dificultad para despertar después de dormir, incluyendo la somnolencia después de despertar (inercia del sueño).
  • Lapsos de sueño durante el día.
  • Problemas de concentración y memoria debido a la somnolencia.

Diagnóstico

El diagnóstico de la hipersomnia se basa en la historia clínica, los síntomas reportados y, en algunos casos, estudios de sueño como la polisomnografía y la prueba de latencias múltiples del sueño (MSLT). Estas pruebas ayudan a evaluar la calidad del sueño nocturno y la tendencia a dormirse durante el día.

Tratamiento de la hipersomnia

El tratamiento de la hipersomnia varía según la causa subyacente y puede incluir:

  • Cambios en el estilo de vida: Establecer una rutina regular de sueño, mejorar la higiene del sueño y evitar sustancias que alteren el sueño como la cafeína y el alcohol.
  • Terapia conductual: Incluye técnicas como la terapia cognitivo-conductual para mejorar los hábitos de sueño y manejar el estrés.
  • Medicación: Dependiendo de la causa, se pueden prescribir estimulantes para mejorar la alerta diurna o medicamentos para tratar condiciones subyacentes como la apnea del sueño.
  • Manejo de condiciones subyacentes: En casos de hipersomnia secundaria, el tratamiento de la condición subyacente es crucial.

Conclusión

La hipersomnia es un trastorno del sueño que requiere un enfoque personalizado y comprensivo para su tratamiento. Es esencial abordar no solo los síntomas de la hipersomnia sino también cualquier condición subyacente. La combinación de cambios en el estilo de vida, terapia conductual y medicación, según sea necesario, puede mejorar significativamente la calidad de vida de los afectados.

La concienciación y el diagnóstico temprano son fundamentales para un manejo efectivo de la hipersomnia, permitiendo a los individuos llevar una vida más activa y satisfactoria.

Bibliografía

  1. American Academy of Sleep Medicine. (2014). *International Classification of Sleep Disorders – Third Edition (ICSD-3)*. Darien, IL: American Academy of Sleep Medicine.
  2. Billiard M, Sonka K. (2016). *Idiopathic Hypersomnia*. Sleep Medicine Reviews, 29, 23-33.
  3. Bassetti CL, Randerath W, Vignatelli L, et al. (2019). *EAN/ERS/ESO/ESRS statement on the impact of sleep disorders on risk and outcome of stroke*. Eur Respir J, 53(4).
  4. Trotti LM. (2017). *Waking up is the hardest thing I do all day: Sleep inertia and sleep drunkenness*. Sleep Medicine Reviews, 35, 76-84.
  5. Vernet C, Arnulf I. (2009). *Idiopathic hypersomnia with and without long sleep time: A controlled series of 75 patients*. Sleep, 32(6), 753-759.
  6. Dauvilliers Y, Bassetti C, Lammers GJ, et al. (2007). *European guideline for the diagnosis and treatment of insomnia*. Journal of Sleep Research, 26(6), 675-700.