Ocronos – Editorial Científico-Técnica

La higiene de manos en personal sanitario y no sanitario como medida de prevención del COVID-19

Incluido en la revista Ocronos. Vol. IV. Nº 2–Febrero 2021. Pág. Inicial: Vol. IV; nº2: 86

Autor principal (primer firmante): Lorena Álvarez Guerrero

Fecha recepción: 21 de Enero, 2021

Fecha aceptación: 15 de Febrero, 2021

Ref.: Ocronos. 2021;4(2): 86

Primer autor: Lorena Álvarez Guerrero. Auxiliar Administrativo del Servicio de Salud del Principado de Asturias.

Segundo autor: Sandra Álvarez Guerrero. Enfermera del Servicio de Salud del Principado de Asturias.

Resumen

Las manos constituyen la principal vía de transmisión de gérmenes. Actualmente, el virus SARS-CoV-2, que produce la enfermedad infecciosa COVID-19, ha hecho que el lavado de manos adquiera una especial relevancia en nuestra vida diaria y, particularmente, en el ambiente de trabajo del personal sanitario y no sanitario. La realización de una adecuada higiene de manos evita, en gran medida, la propagación de enfermedades infecciosas, como la mencionada, cuyo índice de contagio está siendo muy elevado.

Por ello, el objetivo del presente estudio es analizar los distintos aspectos a tener en cuenta en la realización de una adecuada higiene de manos en el personal sanitario y no sanitario, y describir la forma adecuada de realizarlo, así como identificar las posibles consecuencias derivadas de una técnica incorrecta.

Se ha realizado una revisión bibliográfica de publicaciones registradas en las bases de datos Google Académico y PubMed, en libros y en revistas electrónicas, seleccionando artículos científicos relacionados con la higiene de manos en personal sanitario y no sanitario, publicados en inglés y español, para el periodo 2015-2020.

Se encontró que el lavado de manos es una de las mejores formas de protegerse a uno mismo y a los demás. Debe conocerse, por parte del personal sanitario y no sanitario, en qué momentos debe efectuarse el lavado de manos y cómo ha de realizarse. Una falta de higiene y desinfección de manos, o bien una realización incorrecta, puede derivar en importantes problemas de salud.

Asimismo, el lavado de manos debe realizarse con agua y jabón cuando estas estén visiblemente sucias, tras contacto con fluidos corporales, o después de usar el inodoro. Como media habitual preferente para desinfectar las manos cuando no estén visiblemente sucias, es conveniente utilizar un desinfectante a base de alcohol. La utilización de un producto hidroalcohólico es más rápido, más eficaz y mejor tolerado por las manos, que el lavado con agua y jabón.

Por todo ello, resulta imprescindible conseguir una buena higiene y desinfección de manos, especialmente durante la jornada laboral, para evitar infecciones que a largo plazo puedan derivar en problemas serios de salud. Así, realizar cuidados con las manos limpias ofrece un trabajo más seguro, efectivo y de calidad.

Palabras clave: higiene de manos, desinfección, pandemia, COVID-19, problemas de salud.

Introducción

En la actualidad, se está viviendo una situación de pandemia mundial debido al virus SARS-CoV-2, que produce la enfermedad infecciosa COVID-19, cuya transmisión se produce a través de la vía respiratoria y cuyo índice de contagio es muy elevado. Está demostrado que, para evitar la propagación del virus, una de las medidas más importantes a adoptar es la realización de una buena higiene de manos, además del uso de mascarillas homologadas y del mantenimiento de una distancia interpersonal mínima de dos metros.

El mundo ha sufrido un cambio irreversible: los patógenos multirresistentes han venido para quedarse, y para combatirlos son esenciales las medidas de prevención de las infecciones. Así, el control de las infecciones constituye una base sólida y esencial para la seguridad de las personas.

Por ello, como consecuencia de no realizar una buena higiene de manos en el ámbito de la salud, tanto en profesionales sanitarios como no sanitarios, se eleva la exposición a sufrir graves problemas de salud, entre los que destacan los derivados del actual estado de pandemia por COVID-19. Así, durante esta pandemia mundial y otros brotes de enfermedades infecciosas, la práctica de la higiene de manos constituye una medida básica de salud pública.

Tras haber desarrollado la enfermedad COVID-19, el riesgo de sufrir graves problemas de salud secundarios se ve incrementado de forma sustancial. Los síntomas más habituales de esta enfermedad son: fiebre, tos seca, cansancio, pérdida de los sentidos del olfato y/o del gusto, y dolor de cabeza, entre otros. A pesar de que la mayoría de los casos cursan con sintomatología leve, existen otros en los que la enfermedad puede desencadenar problemas severos, como, por ejemplo, accidentes cardiovasculares. Por ello, con el fin de evitar propagar el virus, resulta de vital importancia adoptar una buena higiene y desinfección de manos en el lugar de trabajo, además de hacerlo en nuestra vida diaria, ya que este tipo de trabajadores constituye un colectivo con un mayor riesgo de exposición.

Como ya se ha comentado anteriormente, está comprobado que las manos constituyen el principal medio de transmisión de enfermedades, por ello resulta de vital importancia realizar un buen lavado de manos. Aunque esta medida esté relacionada directamente con el personal sanitario, por su contacto más directo con los pacientes durante su jornada laboral, es importante tenerla también presente en el personal no sanitario, ya que en el centro de trabajo también existe una relación directa con el paciente y el riesgo siempre está presente. Así, para el personal no sanitario, como el caso de auxiliares administrativos o celadores, las manos constituyen la principal herramienta de trabajo y están en continuo contacto con abundancia de objetos, pacientes y compañeros, lo que requiere de un aumento en la rigurosidad de higiene y desinfección de manos.

Objetivos

Metodología

Revisión bibliográfica de publicaciones registradas en distintas bases de datos (Google Académico, PubMed), en libros y en revistas electrónicas, seleccionando artículos científicos procedentes de publicaciones académicas revisadas. Se incluyeron todos aquellos estudios relacionados con la higiene de manos en personal sanitario y no sanitario, publicados en inglés y español, para el periodo 2015-2020.

Resultados

Para evitar la propagación de enfermedades infecciosas, como el COVID-19, resulta necesario adoptar unas medidas de prevención básicas, como son: la utilización de mascarilla homologada, el mantenimiento de una distancia social de seguridad de al menos dos metros, la restricción de reuniones con contactos que no son convivientes, y la higiene y desinfección de manos. Estas medidas evitan la transmisión de la enfermedad, ya que este virus se contagia a través de partículas aéreas que expulsamos al respirar. Por ello, es conveniente, además, que al estornudar o al toser sea el brazo el que se sitúe junto a la boca, y no las manos, para evitar la contaminación de estas.

Existen múltiples enfermedades infecciosas derivadas de realizar una higiene o desinfección de manos incorrecta por parte del personal sanitario y no sanitario. Por ello, estas pueden ser evitadas si se adoptan diversas recomendaciones, cuya aplicación ha resultado positiva sobre la salud de las personas que desarrollan este tipo de trabajo.

Para prevenir la propagación de virus y bacterias, se debe realizar un lavado de manos con agua y jabón por un tiempo mínimo de 40 segundos, o usar un desinfectante de manos con al menos un 60% de alcohol, antes y después de:

Tras 10 años del programa de la OMS «Una atención limpia es una atención más segura», estas son las 10 razones por las que se debería participar en la campaña «SALVE VIDAS: límpiese las manos», que promueve la acción del lavado de manos en el punto de atención del paciente:

Por otro lado, el lavado de manos debe realizarse con agua y jabón cuando estas estén visiblemente sucias, tras contacto con fluidos corporales, o después de usar el inodoro. Como medida habitual preferente para desinfectar las manos, cuando no estén visiblemente sucias, se debe utilizar un producto hidroalcohólico; además, este es más rápido, más eficaz y mejor tolerado por las manos, que el lavado con agua y jabón.

Para realizar una buena higiene o lavado de manos, se debe emplear un tiempo de 40-60 segundos practicando los siguientes pasos:

  1. Mojar las manos con agua.
  2. Depositar en la palma de la mano una cantidad de jabón suficiente para cubrir todas las superficies de las manos.
  3. Frotar las palmas de las manos entre sí.
  4. Frotar la palma de la mano derecha contra el dorso de la mano izquierda, entrelazando los dedos, y viceversa.
  5. Frotar las palmas de las manos entre sí, con los dedos entrelazados.
  6. Frotar el dorso de los dedos de una mano con la palma de la mano opuesta, agarrándose los dedos.
  7. Frotar, con un movimiento de rotación, el pulgar izquierdo atrapándolo con la palma de la mano derecha, y viceversa.
  8. Frotar la punta de los dedos de la mano derecha contra la palma de la mano izquierda, haciendo un movimiento de rotación, y viceversa.
  9. Enjuagar las manos con agua.
  10. Secarse con una toalla desechable.
  11. Cerrar el grifo haciendo uso de la toalla, para no tocarlo directamente con las manos ya limpias.

Además, para conseguir una higiene de manos exhaustiva, es conveniente utilizar seguidamente un producto de desinfección de tipo hidroalcohólico. Esto resulta especialmente útil en aquellos lugares en los que no se tiene acceso al agua y jabón para realizar el lavado de las manos. Así, una vez efectuado el correcto lavado de manos con agua y jabón, en caso de que sea necesario, se procedería a realizar la desinfección con gel hidroalcohólico. Para ello, se debe emplear un tiempo de 20-30 segundos practicando los siguientes pasos:

Conclusiones

Debido a la pandemia actual por la enfermedad COVID-19, la realización de una adecuada higiene y desinfección de manos adquiere una especial relevancia para evitar la propagación del virus. Además, durante la jornada laboral del personal sanitario y no sanitario, resultar ser una medida que recoge aun más transcendencia debido al contacto directo con el paciente. Es importante recordar que una adecuada higiene de manos evita, además, futuros problemas de salud.

Existen múltiples enfermedades infecciosas derivadas de realizar una higiene o desinfección de manos incorrecta por parte del personal sanitario y no sanitario. Por ello, estas enfermedades pueden ser evitadas si se adoptan diversas recomendaciones, cuya aplicación ha resultado positiva sobre la salud de las personas que desarrollan este tipo de trabajo.

Resulta de vital importancia conseguir una buena higiene y desinfección de manos con las medidas y consejos estudiados, durante la jornada laboral, para así evitar infecciones que a largo plazo puedan conllevar problemas serios de salud. Así, es importante recalcar que, para realizar una buena higiene de manos, para cualquier profesional sanitario y no sanitario, se deben emplear 40-60 segundos.

Es evidente que una buena higiene de manos es fundamental a la hora de prevenir no solo ésta, sino cualquier enfermedad o infección. Por ello, y en definitiva, realizar cuidados con las manos limpias ofrece un trabajo más seguro, efectivo y de calidad.

Bibliografía

  1. Salve vidas: límpiese las manos. Organización Mundial de la Salud.
  2. Una atención limpia es una atención más segura. Material y documentos sobre la higiene de manos. Organización Mundial de la Salud.
  3. Ministerio de Sanidad del Gobierno de España. Enfermedad por nuevo coronavirus, COVID’19.
  4. Ministerio de Sanidad del Gobierno de España. Medidas higiénicas para la prevención de contagios del COVID’19.
Salir de la versión móvil