Icono del sitio Ocronos – Editorial Científico-Técnica

Higiene en adulto mayor

revista-ocronos-tcae

Incluido en la revista Ocronos. Vol. V. Nº 8–Agosto 2022. Pág. Inicial: Vol. V; nº8: 37

Autor principal (primer firmante): Nicoleta Sandoaia

Fecha recepción: 6 de julio, 2022

Fecha aceptación: 3 de agosto, 2022

Ref.: Ocronos. 2022;5(8) 37

Autoras:

  1. Nicoleta Sandoaia
  2. Gema Solanas Muñoz
  3. Elena Berdascos Baigorri
  4. María Gloria Quilez Artal
  5. María Belén Ruiz Serrano
  6. Sonia Ramos Martínez

Categoría: TCAE

Palabras clave: Higiene, intimidad, comodidad, vigilar.

Introducción

La higiene personal es muy importante para la prevención de ciertos problemas en la piel, infecciones o malestar general. Los principales objetivos de la higiene son evitar olores desagradables, conseguir buenos hábitos de higiene personal y promover su autoestima, generándose una sensación de bienestar, manteniéndose la piel en condiciones óptimas, estimulándose la circulación sanguínea y eliminándose el exceso de grasa en la piel y las células muertas.

Consejos antes de comenzar con la higiene

Consejos generales

Tipos de baño

Zonas que necesitan cuidados especiales

Se realiza colocando el paciente en posición Roser. Se coloca una toalla alrededor del cuello y un hule en forma de canalón desde la cabeza hasta el suelo, situado en una palangana o un cubo. Se lava el pelo y se aclara con abundante agua. Se retira el hule y la palangana, se seca el pelo y se peina. Después de comprobar que la cama y la ropa están secas, se vuelve a colocar el paciente en la posición adecuada.

Se utiliza un cepillo suave y pasta dental, y se cepillan los dientes después de cada comida. Si la persona está inconsciente, se coloca con la cabeza de un lado y se limpia la boca usando un depresor con una gasa enrollada mojada en una solución antiséptica diluida con agua. Es muy importante vigilar la aparición de heridas en la boca o si la lengua está muy roja o tiene placas blancas. Si el paciente lleva prótesis dental no fija, se le retira por la noche, se cepilla con pasta dental, se aclara y se guarda en un vaso con solución desinfectante.

Se utiliza una gasa diferente para cada ojo. La gasa se humedece con suero fisiológico y se limpia desde el ángulo interno al externo. Hay que tener cuidado de no rozar con la gasa la conjuntiva del ojo, y vigilar la aparición de secreciones o enrojecimientos en la conjuntiva.

Se lavan las orejas con agua y jabón, y si la persona utiliza audífono, se le retira por la noche y se limpia los restos de cerumen. Nunca se introducen bastoncillos en el oído.

Las manos se deben lavar varias veces al día (antes y después de comer, después de ir al baño, etc.). Se lavan con agua y jabón y se secan muy bien en las zonas entre los dedos. El mejor momento para cortar las uñas es después del baño. Las uñas de los pies se cortan en línea recta para evitar que se encarnen.

Se coloca el paciente en posición decúbito supino con las piernas flexionadas y se coloca una cuña debajo de las nalgas. Se lava la zona con agua templada y jabón neutro. En las mujeres se lava siempre de delante hacia atrás. En los hombres se retira el prepucio, se lava el glande con movimientos circulares desde el meato hacia fuera, se seca y se cubre el glande. Hay que secar muy bien los pliegues y en las personas con incontinencia utilizar una crema de barrera en las zonas expuestas a la humedad. La higiene de los genitales se debe realizar todos los días.

Bibliografía

  1. “Cuidados higiénicos del paciente encamado“. Aula de Pacientes del Portal de Salud. Castilla y León;
  2. “Protocolo de Higiene del Paciente“. Clínica Sant Antoni;
  3. Higiene y cuidados de la piel”. Servicio Andaluz de Salud, Consejería de Salud AGS de sur de Córdoba; 2019.
  4. “Protocolo de higiene personal del paciente”. Hospital de Jove, mayo 2014..
Salir de la versión móvil