El hierro en los bebés: Consejos para una óptima aportación y factores que dificultan su absorción

Incluido en la revista Ocronos. Vol. VI. Nº 6–Junio 2023. Pág. Inicial: Vol. VI; nº6: 349

Autor principal (primer firmante): Yasmina de Martino Mesa

Fecha recepción: 30 de mayo, 2023

Fecha aceptación: 27 de junio, 2023

Ref.: Ocronos. 2023;6(6) 349

Autores:

  1. Yasmina de Martino Mesa. Enfermera
  2. Leticia Briz Lacaba. Matrona
  3. Beatriz Alba Sánchez. Matrona
  4. Soraya Bakir Laso. Matrona
  5. Raquel Plaza Cardenete. Matrona
  6. Benjamin Daniel David Marques. Enfermero

Resumen

La absorción del hierro en los bebés es un proceso vital para su desarrollo y crecimiento adecuados. El hierro es un mineral esencial que desempeña un papel fundamental en la producción de hemoglobina, la proteína responsable de transportar el oxígeno en la sangre.

Dado que el hierro no puede ser sintetizado por el organismo, es crucial asegurar una adecuada absorción de este mineral a través de la alimentación.

En este artículo, se explora la importancia de la absorción del hierro en los bebés, así como las formas de promover una absorción óptima.

Palabras clave:

Hierro, absorción, alimentación bebés, lactancia materna, lactancia artificial, anemia ferropénica, leche de vaca, vitamina c, hierro hemo, hierro no hemo.

Objetivos

Brindar información a familias, personal sanitario, personal de comedores infantiles para favorecer el aporte de hierro en la dieta en la etapa infantil.

Métodos

Revisión bibliográfica de artículos de origen científico. Se realizó una búsqueda sistemática de artículos con las palabras clave y se incluyeron los publicados en español, que permitieran la lectura de texto completo de forma gratuita y que fueran publicados desde el 2010.

Introducción

El hierro desempeña un papel fundamental en el desarrollo infantil. Es esencial para la formación de glóbulos rojos, el funcionamiento adecuado del sistema inmunológico y el desarrollo cognitivo (1).

Durante los primeros años de vida, los bebés experimentan un rápido crecimiento lo que aumenta sus necesidades de hierro.

Una deficiencia de hierro en esta etapa puede tener consecuencias negativas a largo plazo, como menor resistencia a las infecciones y disminución de la capacidad de aprendizaje, teniendo dificultad para concentrarse entre otros problemas.

Muchas veces existe anemia ferropénica debido a la carencia de información para las familias.

Resultados

Consejos para una óptima aportación de hierro y factores que dificultan su absorción

A continuación, se expone una serie de consejos e información para optimizar la absorción del hierro y conseguir un aporte adecuado.

  • Evitar consumo excesivo de leche de vaca: La leche de vaca es baja en hierro y puede dificultar la absorción de este mineral debido a su contenido de calcio y caseína (7, 8). Además, un consumo excesivo de leche de vaca puede llenar al bebé sin dejar espacio para otros alimentos ricos en hierro. Se recomienda limitar la ingesta de leche de vaca en unos 500 ml al día a partir de los 12 meses de edad. (6)

  • Leche de fórmula y lactancia materna: La leche materna es la mejor fuente de nutrientes para los bebés, incluido el hierro altamente absorbible. Sin embargo, a medida que el bebé crece, las reservas de hierro almacenadas durante la gestación comienzan a agotarse.

    A partir de los 6 meses de edad, se recomienda complementar la leche materna con alimentos ricos en hierro para satisfacer las necesidades crecientes del bebé. En el caso de las leches de fórmula se recomiendan que estén reforzados con al menos 7 mg/l para un aporte óptimo. (1, 2, 4, 6, 12, 13)

  • Elegir alimentos ricos en hierro: A partir de los 6 meses de edad, se pueden introducir gradualmente alimentos ricos en hierro en la dieta del bebé. Según la presentación del hierro, se puede diferenciar entre:

    1. El hierro hemo, que se encuentra en productos de origen animal como la carne roja, el pollo, pavo y el pescado.

    2. El hierro no hemo, presente en alimentos de origen vegetal como las legumbres (lentejas, garbanzos), los cereales fortificados y verduras de hoja verde. Por lo tanto, es importante ofrecer a los bebés una variedad de alimentos ricos en hierro para garantizar una absorción adecuada. (2, 3, 4, 5, 9, 10)

  • Control de consumo de alimentos ricos en fitatos y polifenoles (taninos): El hierro hemo se absorbe de manera más eficiente que el hierro no hemo, el cual se ve afectada su absorción por fitatos (distribuidos en los granos, legumbres, nueces, vegetales, raíces y frutas) y polifenoles (en vegetales como la berenjena, espinaca, lentejas, hojas de remolacha, algunas hierbas y especias).

    Esto no significa que se deban eliminar estos alimentos de la dieta, si no que se ofrecerán de tal forma que interfieran en la menor medida posible. (2, 8)

  • Vitamina A y betacarotenos: Incluir en la dieta alimentos ricos en vitamina A y betacarotenos, presentes en alimentos como el brócoli, zanahoria, yema de huevo y mango, ha demostrado un efecto positivo en la absorción del hierro no hemínico. (2, 7, 8)

  • Vitamina C: La vitamina C mejora la absorción del hierro no hemo. Incluir frutas cítricas como naranjas, fresas o kiwis en la dieta del bebé puede aumentar la cantidad de hierro absorbido. Es recomendable combinar alimentos ricos en vitamina C con alimentos ricos en hierro para maximizar la absorción. (2, 3, 6, 7, 10)

  • Considerar suplementos de hierro: En algunos casos, cuando se sospecha una deficiencia de hierro o cuando las necesidades dietéticas no se satisfacen adecuadamente, el médico puede recomendar un suplemento de hierro para el bebé. Sin embargo, es fundamental consultar con un profesional de la salud antes de administrar cualquier suplemento, ya que un exceso de hierro también puede ser perjudicial. (6, 11, 12)

Conclusiones

La absorción del hierro en los bebés es un aspecto crítico para su desarrollo y crecimiento saludables. Asegurar una adecuada ingesta de hierro a través de alimentos ricos en este mineral, combinados con fuentes de vitamina C y evitando inhibidores de la absorción, es fundamental.

La lactancia materna proporciona hierro altamente absorbible durante los primeros meses, pero a medida que el bebé crece, se deben introducir alimentos complementarios ricos en hierro.

Siempre es recomendable consultar con un profesional de la salud para obtener orientación específica sobre las necesidades de hierro de cada bebé y garantizar su óptimo desarrollo.

Bibliografía

  1. Becerra Bulla F, Poveda Espinosa E, Vargas Zarate M. El hierro en la alimentación complementaria del niño lactante: una revisión. Perspect en Nutr Humana [Internet]. 2021; 23(1):85–97. Disponible en: http://www.scielo.org.co/pdf/penh/v23n1/ 0124-4108-penh-23-01- 85.pdf
  2. Tostado-Madrid T, Benítez-Ruiz I, Pinzón-Navarro A, Bautista-Silva M, Ramírez-Mayans JA. Actualidades de las características del hierro y su uso en pediatría. Acta Pediatr Mex 2015; 36:189-200
  3. Ros Arnal I, Carbajo Ferreira ÁJ. Dietas veganas, FODMAP y más. Pediatría atención primaria. 2018; (27):83–93.
  4. Sánchez Ruiz-Cabello FJ, Valenzuela Molina O, Henares Rodríguez A. Guía de Algoritmos en Pediatría de Atención Primaria. Prevención de la ferropenia en lactantes. AEP ap. 2015 (en línea). Disponible en algoritmos.aepap.org
  5. Andrea P, Mendoza C. Protégelos de la anemia con tu corazón de hierro [Internet]. Disponible en: https://www.icbf.gov.co/sites/default/fi les/cartilla_protegelos_deanemia_2.pdf
  6. Fernández-Palacios L, Ros G, Frontela C. Nutrientes clave en la alimentación complementaria: el hierro en fórmulas y cereales. Acta Pediatr Esp. 2015; 73(10):269–76.
  7. Sánchez Ruiz-Cabello FJ, Mesas Aróstegui M, Grupo Prev. Infad. Prevención de anemia ferropénica en lactantes. Form Act Pediatr Aten Prim. 2011; 4(1):54–8.
  8. González Urrutia Rocío. Biodisponibilidad del hierro. Rev. costarric. salud pública [Internet]. 2005 Julio [citado 2023 May 8]; 14(26):6-12. Disponible en: http://www.scielo.sa.cr/scielo.php?scrip t=sci_arttext&pid=S1409-14292005000100 003&lng=en.
  9. Lic. Alvarez Andrea, Lic. Brett Cecilia, Lic. Ganduglia Mercedes, Lic. Raspini Maríana, Lic. Rey Lucia, Lic. Rodriguez García Vanesa et al. REVISIÓN BIBLIOGRÁFICA: ALIMENTACIÓN VEGETARIANA EN LA INFANCIA Y ADOLESCENCIA. Dieta  [Internet].  2021 Mayo [citado 2023 Mayo 5]; 39(174):59-71. Disponible en: http://www.scielo.org.ar/scielo.php?scri pt=sci_arttext&pid=S1852-7337202100010 0059&lng=es.
  10. Scavino Ivana, Rodríguez Luciana, Maurente Lucia, Koziol Silvia, Machado Karina, García Loreley. Dietas vegetarianas en niños, niñas y adolescentes: revisión bibliográfica. Arch. Pediatr. Urug. [Internet]. 2022 Junio [citado 2023 Mayo 8]; 93(1):e602. Disponible en: http://www.scielo.edu.uy/scielo.php?scri pt=sci_arttext&pid=S1688- 12492022000101602&lng=es. Epub 01-Jun-2022.
  11. Cuadros-Mendoza CA, Vichido-Luna MA, Montijo Barrios E, Zárate-Mondragón F, Cadena- León J, Cervantes-Bustamante R et al. Actualidades en alimentación complementaria. Acta Pediatr. Mex. 2017; 38(3):182-201.
  12. Sánchez Ruiz-Cabello F. J. Prevención y cribado de la ferropenia en lactantes. Rev. Pediatr. Aten Primaria [Internet]. 2012 Marzo [citado 2023 Abril 28]; 14(53):75-82. Disponible en: http://scielo.isciii.es/scielo.php?scrip t=sci_arttext&pid=S1139- 7632201200010 0013&lng=es. https://dx.doi.org/10.4321/S1139-7632201 2000100013.
  13. Becerra F, Poveda E, Vargas M. El hierro en la alimentación complementaria del niño lactante: una revisión. Perspect. Nutr. Humana. 2021; 23:85-97. Disponible en: https://doi.org/10.17533/udea.penh.v23n1 a07
Salir de la versión móvil