Hepatitis A

Incluido en la revista Ocronos. Vol. VI. Nº 1–Enero 2023. Pág. Inicial: Vol. VI; nº1: 197

Autor principal (primer firmante): María Delia De Madariaga Aranda

Fecha recepción: 26 de diciembre, 2022          

Fecha aceptación: 22 de enero, 2023

Ref.: Ocronos. 2023;6(1) 197

Autores:

  1. María Delia De Madariaga Aranda
  2. Rebeca García-Moreno Marco
  3. Raquel Jiménez Perez
  4. María Pilar Forcen García
  5. Ángela Alcalde Gracia
  6. María Cruz Martínez Estevez

Palabras clave

Hepatitis, hepatitis a, diferencia hepatitis a de otros tipos, tratamiento hepatitis A

Introducción

La hepatitis A es una enfermedad viral del hígado causada por el virus de la hepatitis A. A diferencia de la hepatitis B y C, la hepatitis A no es crónica y no desencadena una cirrosis o cáncer.

publica-TFG-libro-ISBN

Además, la hepatitis A no se transmite a través de sangre u otros fluidos corporales, sino a través del contacto con personas infectadas. Por otro lado, la hepatitis B y C son enfermedades crónicas que pueden llevar a la cirrosis y al cáncer de hígado. Estas enfermedades se transmiten principalmente a través de contacto con sangre y otros fluidos corporales.

Contenido

La vacunación contra la hepatitis A es una medida preventiva para prevenir la infección. La vacuna se administra en dos dosis, y su efectividad es del 95%. Las pautas de vacunación de la hepatitis A recomiendan que todos los niños y adultos reciban la vacuna a partir de los 12 meses de edad.

Las personas con un mayor riesgo, como los viajeros a zonas endémicas, los trabajadores de la salud, las personas con enfermedades hepáticas crónicas y las personas con VIH, deben recibir la vacuna a partir de los 6 meses de edad. La vacuna se administra en dos dosis a intervalos de 6 a 18 meses.

Tratamiento

Entre sus síntomas está la incapacidad funcional del hígado, siendo esta incapacidad de ligera a más aguda y el tiempo de duración en este caso menor a medio año, puede presentarse ictericia y otro tipo de sintomatología: vómitos, etc.

La hepatitis A puede afectar la calidad de vida de los pacientes. Los síntomas pueden ser muy molestos, lo que puede llevar a la incapacidad temporal o permanente para realizar actividades cotidianas.

Los pacientes deben evitar el consumo de alcohol y fumar para ayudar a mejorar su calidad de vida. No existe un tratamiento específico para la hepatitis A. La mayoría de los pacientes se recuperan por sí solos en un plazo de 2 a 6 meses. El tratamiento se centra en aliviar los síntomas con una dieta baja en grasas, reposo en cama y medicamentos para aliviar el dolor.

Conclusión

El diagnóstico diferencial para la hepatitis A incluye otras infecciones del hígado, como la hepatitis B y hepatitis C, así como la mononucleosis infecciosa. Las pruebas de laboratorio de hepatitis A incluyen pruebas de detección de anticuerpos específicos del virus (IgM e IgG) y pruebas para detectar el virus circulante. Estas pruebas se realizan para confirmar el diagnóstico de la enfermedad y para medir el nivel de virus en el torrente sanguíneo. Además, se pueden realizar pruebas para detectar los marcadores bioquímicos del hígado, como el nivel de transaminasas. Estas pruebas ayudan a determinar el grado de daño hepático.

La hepatitis A afecta a la calidad de vida una vez se ha superado la enfermedad, ya que hay que seguir una dieta baja en grasas y un reposo en cama. Además, el seguimiento médico es necesario para asegurarse de que el hígado se está recuperando.

Tiene especial interés la edad a la que se enferma el paciente, ya que es importante conocer el riesgo de presentar complicaciones más graves. La medicación con la que se trata la hepatitis A es la misma para adultos y niños, por lo que es importante seguir las indicaciones del médico para que el tratamiento sea eficaz.

Para prevenir la hepatitis A se debe seguir una serie de medidas como el lavado de manos frecuente, el uso de agua potable segura, el buen manejo de los alimentos y la vacunación. La vacuna está disponible para todas las edades y se administra en dos dosis. La vacuna es muy efectiva para prevenir la enfermedad. Además, los viajeros a zonas endémicas también deben vacunarse.

La hepatitis A es una enfermedad viral que se puede prevenir con la vacuna y seguir una serie de medidas de prevención. Esta enfermedad no es crónica y no desencadena una cirrosis o cáncer, a diferencia de la hepatitis B y C. Es importante que el paciente siga los consejos del médico para una buena recuperación, y que se realicen controles médicos para asegurar que el hígado se está recuperando.

Bibliografía

  1. Hepatitis A – Síntomas y causas – Mayo Clinic [Internet]. Mayoclinic.org. 2022 [cited 2022 Dec 19]. Available from: https:// www.mayoclinic. org/es-es/diseases-conditions/ hepatitis-a/ symptoms-causes/ syc-20367007
  2. Hepatitis A [Internet]. Portal de Salud de la Junta de Castilla y León. [cited 2022 Dec 19]. Available from: https:// www.saludcastillayleon.es/es/ enfermedades-problemas -salud/ hepatitis