Habilidades comunicativas y respeto a la autonomía del paciente en el entorno hospitalario

Incluido en la revista Ocronos. Vol. V. Nº 10–Octubre 2022. Pág. Inicial: Vol. V; nº10: 97

Autor principal (primer firmante): Daniel Saiz Casariego

Fecha recepción: 11 de septiembre, 2022

Fecha aceptación: 8 de octubre, 2022

Ref.: Ocronos. 2022;5(10) 97

Autores:

Daniel Saiz Casariego (1); Roberto Herrero Pérez (2); María Serrano Martínez (3); Eva Dupuy Alonso (4); Jesús Serrano Martínez (5).

  1. Hospital Universitario Central Asturias; electricista; Técnico Auxiliar en Cuidados de Enfermería, TCAE.
  2. Hospital Universitario Central Asturias; Celador.
  3. Hospital Universitario Central Asturias; Enfermera.
  4. Hospital Universitario Central Asturias; Técnico de Laboratorio
  5. Hospital Universitario Central Asturias; Auxiliar de Farmacia.

Introducción

La comunicación es una habilidad imprescindible para el personal sanitario, con ella conseguirán realizar mejor sus tareas tanto con el paciente como con los familiares y equipo de trabajo. La comunicación y la conducta están directamente relacionadas. Del modo en que el personal sanitario se comunique, obtendrá una respuesta u otra. Si entre un emisor y un receptor, se produce una buena comunicación, generará una buena relación, pero si, por el contrario, la comunicación es mala, se producirán conflictos.

publica-TFG-libro-ISBN

En el entorno sanitario, la comunicación entre profesionales y pacientes ha sido reconocida como un elemento indispensable, ya que de una comunicación de calidad se obtendrá buenos resultados, tanto en lo que a la salud se refiere como a nivel afectivo.

Palabras clave: comunicación, respeto, autonomía, asertividad.

Objetivo

Mejorar la comunicación entre el personal sanitario y los pacientes. Elaborar herramientas para mejorar dicha comunicación entre profesional sanitario y paciente. Fomentar la relación de manera asertiva entre personal sanitario y paciente.

Metodología

Revisión bibliográfica de libros y artículos en las principales bases de datos: PubMed, Medline, y Scielo, seleccionando artículos científicos procedentes de publicaciones más recientes y considerándose los más adecuados a la temática a tratar. Se realizan diferentes entrevistas con profesionales del sector sanitario, siendo de gran ayuda para la realización del artículo.

Resultados

La comunicación se ha vuelto fundamental sobre todo después de la pandemia, durante la COVID-19, se ha interrumpido la relación sanitario paciente, las consultas pasaron a ser telefónicas o telemáticas, por lo que se hace necesario aprender nuevas habilidades de comunicación. Los ciudadanos reciben a través de redes sociales, medios de comunicación un exceso de información, en ocasiones falsos, dando lugar a la propagación de bulos, por ello es más necesario que nunca mejorar la comunicación clínica.

Se pueden destacar varios elementos indispensables para mejorar dicha comunicación, en primer lugar, la humanización, empatía, escucha activa, información veraz.

Existen una serie de pautas a seguir para lograr una comunicación positiva:

  1. Saludar, presentarse y explicarse ante el paciente.
  2. Llamar al paciente por su nombre.
  3. Escuchar al paciente, preguntarle cómo se siente.
  4. Mantener contacto visual y cercanía.
  5. Facilitar información sencilla, comprobar que está entendiendo correctamente.
  6. Hablar siempre en positivo, dándole importancia a la familia, ya que tiene un papel fundamental en el cuidado del paciente.
  7. No utilizar lenguaje técnico.
  8. Hacer ver la preocupación por las necesidades del paciente.
  9. Resumir la conversación, dejando claro lo más importante.

Se debe evitar usar formas que sean barrera para la comunicación, como imponer, acusar, amenazar, generalizar, exigir, interrogar, menospreciar, evitar el sarcasmo o la ironía. Por el contrario, han de emplearse elementos que permitan la buena comunicación como la empatía, hablar de manera positiva, también usar las primeras personas, utilizar formas correctas, como pedir las cosas por favor, dar las gracias, usar el condicional. Todos elementos forman parte de un estilo de comunicación, el estilo asertivo.

Se define asertividad, como la facilidad de las personas para expresar directamente lo que piensa, desea, sin olvidar las opiniones de los demás. Se entiende la comunicación como cosa de dos, por lo tanto, se escucha al interlocutor, desde un punto de vista abierto y flexible. En resumen, se trata de expresar lo que se cree sin sentirse mal por ello y sin hacer que la otra persona se sienta mal. El respeto es fundamental, es este estilo de comunicación tanto para el interlocutor como para uno mismo. Se ha de ser capaz de dar la opinión y también de negarse a realizar determinadas peticiones con las que no se esté de acuerdo, sin que por ello se pueda crear algún conflicto.

Es importante que el paciente se sienta satisfecho, la última palabra al respecto de cualquier tratamiento terapéutico lo tiene el paciente. El paciente necesita que se le permita exponer su problema, que se le demuestre interés, sinceridad, comprensión, tiempo, trato respetuoso. Así mismo que vea que está atendido por personal cualificado y que puede tomar decisiones sobre su enfermedad.

Principios éticos

Existen una serie de principios éticos en la relación entre paciente y el profesional sanitario:

Autonomía, es importante respetar la autonomía del paciente, se necesita siempre el consentimiento informado del paciente antes de utilizar cualquier tratamiento, excepto en una situación de emergencia. Se define principio de autonomía, como la “capacidad que tiene la persona de tomar decisiones en relación con su enfermedad”. Se deberá respetar asimismo el derecho a no ser informado, a no querer saber la evolución o pronóstico de su enfermedad.

No maleficencia: No hacer el mal, es decir, no hacer daño. Efectuar correctamente los métodos de diagnóstico, terapéuticos, rehabilitadores.

Beneficencia: Siempre se ha de conseguir el máximo beneficio para el paciente, disminuyendo en lo posible los riesgos.

Justicia: Ha de tratarse a todas las personas por igual, facilitando siempre las mismas oportunidades y recursos en la asistencia sanitaria.

Los principios anteriormente expuestos han de ser los elementos que acompañen el trabajo diario en la sanidad, haciendo más fáciles las relaciones interpersonales y de más calidad. En ocasiones se puede dar lugar a momentos complicados y siempre se ha de tener en cuenta dichos principios. Comunicarse no solo es explicar a un paciente sus dolencias o como tratarlas, hay que conectar con el paciente de manera que sienta que se le acompaña, se le entiende, servir de apoyo en el sufrimiento y también como fuente de experiencia, estar atento a cualquier tipo de señales no verbales, que pueden demostrar un problema psicoemocional.

Conclusión

La sociedad necesita de una mejor comunicación en general y en particular en lo que se refiere al ámbito sanitario, al igual que una mayor humanización. Los estudios explican que una comunicación fluida ente los profesionales de la sanidad y los pacientes da lugar a obtener mejores resultados clínicos. Ha de crearse una relación entre sanitario y paciente que confluyan en fines comunes, colaboración y ayuda mutua.

Bibliografía

  1. Comunicación clínica: Principios y habilidades para la práctica. Roger Ruiz Moral. 2014.
  2. La comunicación con el paciente. Arturo Merayo Pérez, Esteban Bravo Pérez, Fernando Gordón. 2014.
  3. Boletín Oficial del Estado. Ley 14/1986, de 25 de abril, General de Sanidad.
  4. Boletín Oficial del Estado. Ley 41/2002, de 14 de noviembre, Básica Reguladora de la Autonomía del Paciente y de Derechos y Obligaciones en Materia de Información y Documentación clínica.
  5. La autonomía del paciente. Del consentimiento informado al testamento vital. Josefa Cantero Martínez. 2005.