Guía para la prevención de venas varicosas

Guide for the prevention of varicose veins

Incluido en la revista Ocronos. Vol. III. Nº 2 – Junio 2020. Pág. Inicial: Vol. III;nº2:181

Autor principal (primer firmante): Eva Pelegrín Hernando

Fecha recepción: 28 de mayo, 2020

Fecha aceptación: 21 de junio, 2020

Ref.: Ocronos. 2020;3(2):181

Autora: Eva Pelegrín Hernando, Graduada en Enfermería. Hospital Universitario Miguel Servet, Zaragoza, España

Palabras clave: varices, venas varicosas, prevención, obesidad.

publica-TFG-libro-ISBN

Key words: varicose veins, varicose veins, prevention, obesity.

Resumen

Las varices son venas que presentan dilataciones permanentes y patológicas con alargamiento y flexuosidades, en las que se produce un acumulo de sangre, y que ponen de manifiesto una alteración del aparato circulatorio como es la insuficiencia venosa crónica.

Al realizar este trabajo se han propuesto como objetivos:

  • Describir actividades de prevención ante las venas varicosas.
  • Identificar factores de riesgo para presentar venas varicosas.
  • Identificar a la población con mayor riesgo de presentar venas varicosas.

Metodología: para la realización de este trabajo se ha revisado información de una serie de artículos mediante una búsqueda bibliográfica en diferentes bases de datos y páginas webs oficiales de donde hemos obtenido la información presente.

Desarrollo y conclusiones: La predisposición genética es la causa más frecuente de las varices, pero hay una serie de factores externos (sexo femenino, obesidad, pasar mucho tiempo de pie, determinados trabajos, etc) que también influyen en la aparición de las varices y sobre los que podemos actuar para retrasar la aparición de éstas o para minimizarlas.

Abstract

Varicose veins are veins that present permanent and pathological dilations with lengthening and flexuosities, in which a pool of blood occurs, and which reveal an alteration of the circulatory system such as chronic venous insufficiency.

In carrying out this work, the following objectives have been proposed:

• Describe prevention activities against varicose veins.

• Identify risk factors for presenting varicose veins.

• Identify the population with the highest risk of presenting varicose veins.

Methodology: To carry out this work, information from a series of articles has been reviewed through a bibliographic search in different databases and official web pages from which we have obtained the present information.

Development and conclusions: Genetic predisposition is the most frequent cause of varicose veins, but there are a number of external factors (female sex, obesity, spending a lot of time standing, certain jobs, etc.) that also influence the appearance of varicose veins and on which we can act to delay the appearance of these or to minimize them.

Objetivo

Objetivo general: realizar una guía de actividades de prevención ante las venas varicosas.

Objetivos generales:

  • Identificar factores de riesgo para presentar venas varicosas.
  • Identificar a la población con mayor riesgo de presentar venas varicosas.

Metodología

Este trabajo consiste en una revisión integrada de una multitud de artículos obtenidos de una búsqueda bibliográfica en diferentes bases de datos, entre ellas, cabe destacar Scielo y Pubmed, y páginas webs oficiales.

Desarrollo

“Las varices son venas que presentan dilataciones permanentes y patológicas con alargamiento y flexuosidades, en las que se produce un acumulo de sangre, y que ponen de manifiesto una alteración del aparato circulatorio como es la insuficiencia venosa crónica.  “(1,2)

“Etiológicamente, existe dificultad para el retorno venoso, pues la sangre venosa fluye en sentido opuesto a la normalidad (desde el sistema venoso profundo al superficial) produciéndose un desequilibrio de la relación normal entre las presiones intravenosas y las condiciones funcionales de la pared y las válvulas de la vena.“(3)

“La predisposición genética es la causa de más frecuente de las varices. Entre los cofactores externos destacan:

  • la obesidad
  • el sexo femenino
  • el embarazo
  • antecedentes de trombosis venosa profunda
  • postura prolongada de pie.“(3,4)

“En ocasiones, los síntomas son peores cuando las varices se están desarrollando que cuando ya están formadas. Entre los síntomas más significativos, destacan:

  • Visualización de la red venosa de las piernas (cara antero externa de muslos, detrás de las rodillas, y en cara interna de piernas).
  • Pesadez y cansancio en las piernas, sobre todo cuando se está mucho tiempo inmóvil de pie, y a última hora del día, pues empieza a acumularse la sangre en las venas de las piernas.
  • Dolor, de intensidad variable.
  • Calambres y hormigueos, especialmente de noche y cuando las piernas permanecen mucho tiempo en la misma postura.
  • Sensación de calor o picores y escozores, principalmente en tobillo y dorso del pie. Evitarse el rascado pues pueden hacerse heridas y producir infecciones con mayor facilidad.
  • Edema en los pies y tobillos, al acumularse el líquido extravasado.
  • Cambios de coloración en la piel (manchas parduscas o violáceas que aparecen debido a la salida de glóbulos rojos de las venas afectadas).
  • Varices o venas dilatadas y retorcidas. Al avanzar el deterioro de las venas, estas se van dilatando y alargando, por lo que tienen que hacer curvas para acoplarse al espacio disponible.“(1,2)

Clasificación de las varices

  • Grado I: Mínimas dilataciones del sistema venoso superficial. Son generalmente un problema estético, aunque en determinadas ocasiones pueden producir sensación de pesadez y cansancio. Araña vascular o telangiectasia.  
  • Grado II: Varices más visibles, dilatadas y tortuosas. Producen síntomas en un alto porcentaje de pacientes (cansancio, calambres, hormigueos, dolor y picor). Con el tiempo pueden producir flebitis superficiales dolorosas o pequeñas varicorragias.
  • Grado III: Se producen cambios en la coloración de la piel, que se vuelve parduzca por la hemosiderina extravasada. También se producen reacciones inflamatorias de la piel, lo que hace que aumenten más las distrofias cutáneas. Hay sufrimiento del tejido subcutáneo (hipodermitis), y aparece hinchazón o edemas.
  • Grado IV: Son las varices de grado 3 que se acompañan de complicaciones como cambios tróficos en la piel, úlceras, tromboflebitis o varicorragia. “(1)

“El diagnóstico de varices es muy sencillo, y en muchos casos viene hecho por el propio paciente.

La exploración debe realizarse de pie, ya que esta postura favorece la aparición de las varices. A simple vista se ve la red venosa dilatada, la coloración y aspecto de la piel, la existencia o no de otras lesiones. A la palpación se observa el aumento de la tensión venosa y la existencia o no de dolor. Esos primeros indicios se podrán corroborar mediante técnicas como el Eco-Doppler, la flebografía, y otras pruebas como resonancia magnética, TAC y angiografías.” (1,5)

Población de riesgo y factores que influyen en la aparición de varices

  • La herencia: Se ha demostrado la existencia de factores genéticos que traen como consecuencia la aparición de estas enfermedades en familias, adquiriendo así un carácter hereditario.  Aproximadamente la mitad de las personas con varices tienen miembros en la familia con antecedentes de insuficiencia circulatoria, indicando que su tejido de sostén (tejido conjuntivo) es, en estas personas, más débil.” (5,7)
  • “La edad y el sexo: La edad y el sexo femenino constituyen otros dos factores de riesgo muy importantes. Su aparición antes de la adolescencia es excepcional, pero empiezan a aumentar en la pubertad debido principalmente a la actividad hormonal estrogénica y sus efectos sobre el tono venoso. En estudios realizados se ha comprobado que el número de mujeres con varices triplica el número de hombres y que la mayoría se encuentra entre los 30 y 40 años.” (7,8)
  • “La posición de pie, el tipo de trabajo y el ejercicio físico: Otro de los factores que favorecen la aparición de enfermedades relacionadas con la circulación sanguínea es el sedentarismo; la falta de actividad física es crucial para aumentar el riesgo a padecerlas.  Según algunos estudios la ocupación laboral influye en un 70-75% para desencadenar o agravar la enfermedad venosa. En ese sentido, el hecho de permanecer muchas horas de pie, así como de estar muchas horas sentado, aumenta la posibilidad de tener varices, pues la sangre se acumula en las extremidades inferiores al haber un retorno venoso al corazón más enlentecido por un aumento de la presión de la columna venosa.” (9,10)
  • “La obesidad: Se ha comprobado que las personas obesas tienen el doble de posibilidades de tener varices que las de peso normal. El sobrepeso incrementa la incidencia al aumentar la cantidad de sangre que llega a las piernas y que debe ser evacuada por las venas.” (7)
  • “El estreñimiento: La dificultad para defecar obliga a permanecer más tiempo sentado en el servicio y a realizar mayores esfuerzos para expulsar las heces. Estos esfuerzos hacen que aumente la presión dentro del abdomen, por lo que también aumenta en las venas abdominales, dificultando la salida de la sangre de las piernas y, por tanto, incrementando el riesgo de padecer varices.” (11)
  • “Los anticonceptivos: Los anticonceptivos orales producen una mayor dilatación de las venas de las piernas, aumentan la insuficiencia venosa y causan una mayor producción de telangiectasias, debido principalmente a la sensibilidad de los receptores hormonales de los tejidos venosos a los estrógenos. Los receptores de estrógeno producen relajación del músculo liso de la pared vascular y el eventual desarrollo de varices a través de una serie de mecanismos hormonales y de señales intracelulares.

Si bien estos receptores están presentes en las venas de todas las mujeres (y hombres también), la densidad de los mismos varía según la predisposición genética.” (10,12)

  • “El embarazo: Las varices aparecen con mucha frecuencia durante el embarazo. Son comunes porque el cuerpo de la mujer experimenta todo tipo de cambios, especialmente hormonales, pero también anatómicos como la presión del útero sobre los grandes vasos y el aumento de peso. El tercer trimestre es la etapa en la que las varices pueden tener más incidencia y, tras el parto, no desaparecen, por lo que la prevención es la mejor forma de luchar contra ellas.” (7,13)

Guía de prevención

  • No deben utilizarse prendas ajustadas, ya que al comprimir ciertas zonas se dificulta el retorno venoso.
  • El calzado debe ser amplio y cómodo, de un tacón de 3-5 cm (ni zapatos planos ni tacones altos).
  • Usar medias elásticas de compresión progresiva durante el día y retirarlas por la noche para disminuir la hinchazón.
  • Es recomendable la limpieza diaria de las piernas y la hidroterapia (cura de Kneipp) alternando con agua fría y caliente, y es aconsejable también la realización de masajes tumbado y con las piernas elevadas, desde el tobillo hasta el muslo.
  • Evitar la exposición a temperaturas altas (estufas, exposición al sol, saunas,etc), así como a temperaturas bajas que, aunque en primera instancia produzcan vasoconstricción, posteriormente producen una vasodilatación. Alejarse del suelo radiante.

La obesidad y el estreñimiento son factores de riesgo de las varices sobre los que se puede actuar reduciéndolos o evitando que se produzcan, y para ello, se deben realizar diversos cambios en nuestros hábitos de vida de cara a mejorar el estado físico y el tránsito intestinal:

  • Evitar el sobrepeso realizando ejercicio físico regular a lo largo de la semana y potenciar la prensa abdominal y el suelo pélvico.
  • Controlar el peso y el estreñimiento con una alimentación variada y equilibrada rica en verduras, frutas y legumbres, con poca sal, evitando cualquier exceso. Realizar 5 comidas diarias e ingesta hídrica abundante.
  • Evitar algunos alimentos como: azúcar blanco, sal refinada, harinas refinadas, alimentos fritos y precocinados, grasas hidrogenadas, bebidas alcohólicas, café torrefacto…
  • Incluir en la dieta alimentos beneficiosos como: uvas, frutas cítricas, sandía, arándanos, ajo, cebolla, apio, perejil, tomate, semillas de calabaza, aceite de oliva de primera presión en frío, alfalfa, nueces….
  • Dedicar entre 10 y 15 minutos al realizar la deposición varias veces al día, sin contenerse las ganas para ello.

El hecho de estar mucho tiempo de pie o sentado, juega un papel clave en la aparición de varices. También trabajar en ciertas profesiones puede provocarlo. Es por eso que siguiendo unos sencillos hábitos en el trabajo o en el hogar se puede disminuir la posibilidad de padecerlas:

  • Procurar llevar una vida activa evitando el sedentarismo.
  • Son recomendables las actividades como caminar, nadar, bailar, subir escaleras, hacer flexiones y extensiones de los pies y ejercicios de bicicleta con las piernas.
  • Procurar no estar sentado o de pie sin moverse más de una hora seguida.
  • Elevar las piernas cuando se está sentado, procurando no cruzarlas. Puede ser útil colocar unos tacos de madera de 15 cm en las patas de la cama para elevar la parte inferior de la misma.
  • En cuanto a la prevención laboral, es conveniente hacer pausas laborales y corregir la postura, así como realizar ejercicios de estiramiento (yoga laboral). Evitar botas que mantengan las piernas calientes, así como alejarse de las zonas de mayor temperatura como podrían ser hornos, minas o fundiciones.

Por último, en lo que a la aparición de varices durante el embarazo y al uso de anticonceptivos se refiere, las actividades a realizar para evitar su aparición irán encaminadas a llevar a cabo las medidas generales de prevención de varices, pero haciendo mayor hincapié aún si cabe por el factor hormonal, que juega un papel clave:

  • Evitar la toma de anticonceptivos orales por periodos prolongados.
  • Controlar las subidas de peso propias del embarazo.
  • Dar paseos diarios y ejercitar la circulación inferior mediante movimientos de pies.
  • Es importante que la ropa no apriete en la cintura, el pecho ni las ingles.
  • Utilizar medias anti-varices para embarazadas, pero no aquellas medias que compriman excesivamente las rodillas.” (10,12,13)

Conclusiones

El factor más importante y que más afecta en la aparición de varices es la genética, pero hay una serie de factores (sexo femenino, obesidad, estar demasiado tiempo de pie, el estilo de vida, etc) sobre los que podemos actuar, y retrasar o minimizar la aparición de las varices.

Es importante conocer una serie de hábitos o rutinas para prevenir o retrasar lo más posible la aparición de venas varicosas en las extremidades inferiores, por ello se ha realizado esta guía.

Unas correctas medidas de prevención son especialmente útiles, ya que una vez han aparecido estas varices es cuando muestran mayores perjuicios y pueden dar lugar a complicaciones que pueden requerir un tratamiento quirúrgico más traumático. Es por eso que se deben abordar las varices ya desde los primeros síntomas y manejar esas actividades preventivas de cara a evitar futuras dificultades.

Bibliografía

  1. Web Consultas [página web]. [actualizado 29 de mayo de 2013; acceso 18 de enero de 2015]. De Montenegro Serrano JC. Varices. Disponible en: http: //www.webconsultas.com/ varices/complicaciones -de-varices-746
  2. DMedicina [página web]. Madrid: Unidad Editorial; 2009 [acceso 2 de febrero de 2015]. Enfermedades: varices. Disponible en: http ://www.dmedicina.com/ enfermedades/enfermedades -vasculares-y-del-corazon/varices
  3. Ahumada M, Vioque J. Prevalencia de varices en adultos y factores asociados. Angiología. 2004; 123(17): 647-651
  4. Asociación Española de Enfermería Vascular y Heridas [sede web]. 2012 [acceso 26 de enero de 2015]. De Ovejero Herrero L, Ibáñez Clemente P. Disponible en: http: //www.aeev.net/varices.php
  5. Endovascular [página web]. 2011 [revisado 31 de marzo de 2014; acceso 2 de febrero de 2015]. Aprenda más sobre la enfermedad vascular. Disponible en: http: //www.endovascular.es/ enfe_varices.php
  6. Medline Plus [sede web]. [actualizado 23 de enero de 2013 [acceso 26 de enero de 2015]. Tratamiento no invasivo de venas varicosas. Disponible en: http://www.nlm.nih.gov/ medlineplus/spanish/ ency/article/007395.htm
  7. Instituto gerontológico [sede web]. [Acceso 14 de enero de 2015]. La enfermedad varicosa. Disponible en: http://www.igerontologico.com/salud/ angiologia-insuficiencia-vascular/ enfermedad-varicosa-6583.htm
  8. Gutierres Rodríguez DR. Varices. Cuidados de la atención primaria de salud. 22 de octubre de 2007 [acceso de 3 febrero de 2015]. Disponible en http://www.portalesmedicos.com/ publicaciones/articles/437/ 1/Varices.-Cuidados-de-la-atencion-primaria-de-salud
  9. Uhma Salud [sede web]. 2013 [acceso 14 de enero de 2015]. Salud laboral: Varices se relacionan un 75% al trabajo. Disponible en: http: //www.uhmasalud.com/bid/271980/Salud-laboral-Varices-se-relacionan-un-75-al-trabajo
  10. Gilardi L. Guía de práctica clínica: Patología venosa de los miembros inferiores. Osecac. 2010.
  11. Varices-Salud y Belleza [sede web]. [acceso 11 de febrero de 2015]. Varices y estreñimiento. Disponible en: http://www.varices.org.es/ estrenimiento-stripping/
  12. Tu salud vascular [sede web]. [acceso 9 de febrero de 2015]. Relación entre varices y anticonceptivos. Disponible en: http://www.tusaludvascular. com/vernoticias.php?id=25
  13. Quilici Belczak CE, Pereira de Godoy JM, Suzuki P. Hipertensión Venosa en los miembros inferiores durante el embarazo: factores desencadenantes, manifestaciones clínicas y complicaciones. 2009
close

BOLETÍN DE NOVEDADES

Datos opcionales:

(En ocasiones enviamos información específica para una zona o categoría concreta)

He leído y acepto la Política de Privacidad *

Ver Política de Privacidad y Aviso legal

Su dirección de e-mail solo se utilizará para enviarle nuestra newsletter, así como información sobre las novedades de la revista y Editorial Ocronos. Puede utilizar el enlace integrado en la newsletter para cancelar la suscripción en cualquier momento.