Gestión y reciclaje de los residuos sanitarios

Autoras:

Diana Lastra Carreño   (Auxiliar Administrativo)

Ana Belén Villazón Sánchez (Auxiliar Administrativo)

Arantzazu Villazón González (Graduado en Enfermería)

¿QUÉ SON LOS RESIDUOS SANITARIOS?

Todos los residuos, cualquiera que sea su estado, generados en centros sanitarios y veterinarios, incluidos los envases y residuos de envases, que los contengan o los hayan contenido.

En los últimos años se ha detectado un importante aumento de los residuos sanitarios como consecuencia del incremento de la actividad sanitaria, el incremento del material médico desechable utilizado, etc. Los productos utilizados en los tratamientos y procedimientos médicos actuales son cada vez más variados y complejos. Esta situación conlleva la generación de una amplia gama de residuos que se van a caracterizar por su heterogeneidad e incluso, en algunos casos, por su peligrosidad.

CÓMO DESHACERSE DE LOS RESIDUOS SANITARIOS EFICAZMENTE

Entre 75% y 90% de los desechos sanitarios están compuestos por materiales similares a los que se podrían encontrar en una casa, por lo que el reciclaje sanitario no debería ser un problema. Sin embargo, entre el 10% y el 25% restante está compuesto por materiales que requieren de un tratamiento especial.

Un mal manejo de los residuos sanitarios expone a las personas que estén en contacto con estos a enfermedades, lesiones y efectos tóxicos. Principalmente están expuestos el personal médico, pacientes, familiares, trabajadores de mantenimiento, así como la comunidad cercana al centro de salud. La mala gestión de este tipo de desechos puede considerarse un problema de salud pública, incluso llegando a afectar el medio ambiente. Por ejemplo, su incineración inadecuada puede contaminar el ambiente y causar enfermedades.

Publica TFG cuadrado 1200 x 1200

RECICLAJE DE RESIDUOS SANITARIOS: DIFERENTES FORMAS DE TRATARLOS

La gestión de los residuos sanitarios no solo debe ser realizada dentro del centro de salud, sino también fuera de él.

Cuando hablamos de gestión de residuos en general, independientemente de su procedencia o estado, no solo nos referimos a su transporte, sino también a la recogida, tratamiento y destrucción de los mismos para minimizar sus efectos nocivos y de gran impacto en el entorno donde nos encontramos.

Esquema de gestión de los residuos sanitarios. Fuente: MAGRAMA

esquema-gestion-residuos-sanitarios

Para que haya un reciclaje sanitario efectivo es necesario conocer cada tipo de desecho y la mejor manera de tratarlo. Tal y como indica la Organización Mundial de la Salud (OMS), la clasificación de los residuos sanitarios se divide de la siguiente manera:

Residuos urbanos generados en el centro médico

Conforman la mayor parte del residuo sanitario. Están compuestos de residuos que no han estado en contacto con pacientes con alguna infección. Para el correcto reciclaje sanitario de estos desechos, han de ser separados según su material: plástico, cartón o vidrio, para ser transportados y, eventualmente, reciclados.

Residuos radioactivos

Provienen de líquidos, gases y sólidos contaminados con radionucleoides, cuya radiación es dañina para el ADN. Están contaminados con sustancias radioactivas, provenientes de material utilizado al realizar rayos X, A y G. Es importante destacar que la radiación proveniente de los rayos X solo permanece mientras estén encendidos, mientras que las partículas de los rayos G y A emiten radiación continuamente. Este tipo de deshechos es exclusivamente manejado por empresas especializadas en el sector, dado que el reciclaje de residuos sanitarios de este tipo conlleva una serie de acciones específicas.

Residuos humanos

Procedentes de cadáveres y restos humanos, los cuales pueden provenir de abortos y operaciones, entre otros procedimientos. El reciclaje sanitario de los residuos humanos suele ser la cremación o el entierro. En este sentido, además es el Reglamento de Policía Sanitaria Mortuoria (Decreto 2263/74, M. Gob., BOE de 17.8.1974.), el que se encarga de regular el correcto manejo de estos residuos.

publica-articulo-revista-ocronos

Residuos citotóxicos

Se derivan de los medicamentos utilizadas en las unidades de oncología y radioterapia que tienen un alto efecto mutagénico y citotóxico. Los fluidos generados por los pacientes tratados con estos medicamentos también se incluyen en esta categoría. Estos desechos deben ser empaquetados, transportados y tratados con incineración o combustión. El manejo de estos desperdicios está regulado por la Ley 22/2011 de residuos y contemplados en el ámbito de aplicación de la normativa de gestión de residuos sanitarios. Y solo empresas destinadas a ellos, pueden encargarse de manera eficiente.

Material altamente infeccioso

Consiste principalmente en cultivos de microorganismos y fluidos corporales de pacientes que padecen enfermedades altamente infecciosas. Los desechos infecciosos deben ser transportados e incinerados. Por su parte, los recipientes que contienen los cultivos deben ser esterilizados con una autoclave. Esta debe encontrarse preferiblemente en el laboratorio.

Residuos químicos

Contienen sustancias químicas potencialmente peligrosas para la salud. Esta categoría de residuos sanitarios incluye materiales muy diversos, como termómetros rotos, baterías, reactivos de laboratorio, solventes y contenedores presurizados, entre otros. Su peligro radica en el carácter tóxico, explosivo y/o inflamable de estos elementos. Para llevar a cabo un correcto reciclaje sanitario se deben seguir las instrucciones que indica el envoltorio de cada uno de estos.

Material infeccioso

Es todo aquel material que contenga suficientes patógenos como para causar enfermedades en un potencial huésped. Aquí se encuentra el material médico que haya estado en contacto con pacientes. Las secreciones corporales de los pacientes también pertenecen a esta categoría. El material infectado ha de ser empaquetado, transportado e incinerado.

Desechos punzantes

Trozos de vidrio, jeringas, equipos de infusión, bisturís, y otros materiales médicos que hayan sido utilizados pertenecen a este grupo. Estos desechos deben ser envueltos debidamente en un recipiente resistente.

Desechos farmacéuticos

Están conformados por medicamentos o productos que ya pasaron su fecha de expiración. Estos desechos deben ser tratados junto con los residuos citotóxicos.

LEGISLACIÓN SOBRE EL TRATAMIENTO DE RESIDUOS SANITARIOS

La regulación de las actividades sobre la clasificación y gestión de los residuos sanitarios es competencia de las Comunidades Autónomas acorde a la normativa Europea, estatal y regional. El ordenamiento jurídico español no dispone de normativa específica sobre la gestión de residuos sanitarios, siendo aplicable el régimen general en la materia reflejado en la Ley 22/2011 de 28 de julio de Residuos y Suelos Contaminados, Real Decreto 833/1988 de 20 de julio sobre residuos tóxicos y peligrosos y Ley 11/1997 de 24 de abril de envases y residuos de envases.

Destaca especialmente el RD 653/2003 de 30 de mayo sobre incineración de residuos. Este Real Decreto exige la observancia de determinados procedimientos antes de aceptar residuos peligrosos para su incineración o coincineración en función de su naturaleza, especialmente si son desechos clínicos infecciosos.

De la misma forma, el RD 1481/2001 de 27 de diciembre sobre eliminación de residuos mediante su depósito en vertedero prohíbe que cualquier vertedero admita residuos infecciosos prohibiendo expresamente en el artículo 10, la mezcla de los residuos clínicos infecciosos con otros tipos de residuos y su manipulación directa.

RIESGOS POR UN MAL TRATAMIENTO DE LOS RESIDUOS SANITARIOS

Los residuos sanitarios tienen una clasificación específica y deben ser gestionados de manera segura tanto por el personal sanitario como de las empresas de recogida de residuos; ya que deshacerse del material sanitario dependerá de su clasificación. Su incorrecta gestión puede afectar negativamente a trabajadores, pacientes y ciudadanos, y tener consecuencias negativas para el medio ambiente. De ahí la importancia de su correcto tratamiento y almacenamiento tanto intracentro (es decir, el hospital o la clínica que genera dichos residuos) como extracentro (fuera de este entorno).

La gestión incorrecta de determinados residuos sanitarios, en concreto, aquellos que son peligrosos, puede liberar al medio ambiente sustancias que resultan dañinas para los organismos vivos. Por ello, la normativa básica sobre residuos establece la obligación de gestionar los residuos peligrosos adecuadamente a través de su correcta identificación, separación, almacenamiento y entrega a un gestor autorizado para su posterior tratamiento y/o eliminación.

Por todo ello, el sector sanitario no puede ignorar la necesidad de gestionarlos adecuadamente, así como de desarrollar planes que permitan minimizar la cantidad de residuos que se genera.

BIBLIOGRAFÍA

  • Plan Estatal Marco de Gestión de Residuos (PEMAR) 2016-2022 Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente
  • Noticia de los Servicios Medioambientales de Valencia, S.L. (13 junio 2018). Cómo deshacerse de los residuos sanitarios eficazmente
  • Noticia de los Servicios Medioambientales de Valencia, S.L. (28 marzo 2019) Cómo clasificar los residuos sanitarios

Fuentes

  • Web del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico
  • Empresa COGESA (Consultoría Gestión Sanitaria)