Factores asociados a fragilidad y sarcopenia en nonagenarios con cardiopatía isquémica

Incluido en la revista Ocronos. Vol. IV. Nº 8–Agosto 2021. Pág. Inicial: Vol. IV; nº8: 23

Autor principal (primer firmante): Daniela Josefina Cataneo Piña

Fecha recepción: 22 de Julio, 2021

Fecha aceptación: 3 de Agosto, 2021

Ref.: Ocronos. 2021;4(8): 23

Autores: Daniela Josefina Cataneo Piña, Luis Alberto Lasses y Ojeda, Laura Álvarez Gutiérrez, Ramiro Paúl Correa Carrera, David Ulises Domínguez Rivera

Resumen

Antecedentes y objetivo: el tratamiento farmacológico e intervencionista actual para la cardiopatía isquémica ha demostrado mejorar la expectativa de vida, sin embargo, otros desenlaces, como la fragilidad y la sarcopenia, son más relevantes para los adultos mayores. El objetivo de este estudio es describir los factores asociados a fragilidad y sarcopenia en pacientes nonagenarios con cardiopatía isquémica.

Materiales y Métodos: estudio transversal que incluyó a 116 nonagenarios con diagnóstico de cardiopatía isquémica evaluados en la Clínica de Cardiología Geriátrica de un hospital de tercer nivel. Se recolectaron los datos demográficos, comorbilidades, así como las características de la cardiopatía isquémica y parámetros bioquímicos, los cuales se compararon de acuerdo al estado de fragilidad y sarcopenia.

Publica TFG cuadrado 1200 x 1200

Resultados: el 50.9% de los pacientes fueron catalogados como frágiles, mientras que 75.9% tuvieron diagnóstico de sarcopenia. Las comorbilidades asociadas a fragilidad fueron la fibrilación auricular y el evento vascular cerebral mientras que la osteoporosis e hipotiroidismo se asociaron a sarcopenia. La artrosis, desnutrición, depresión y el trastorno neurocognitivo mayor se asociaron a ambas entidades. Los nonagenarios con síndrome coronario crónico tuvieron 3.78 veces más probabilidad de presentar sarcopenia que los que padecían angina inestable o tuvieron síndrome coronario agudo.

Conclusiones: es necesario ofrecer atención multidimensional al adulto mayor con cardiopatía isquémica, en donde se evalúe la presencia de fragilidad y sarcopenia así como los factores asociados a ellas, con el fin de corregirlos de forma temprana y poder prevenir los desenlaces adversos asociados a estas condiciones.

Palabras clave: Cardiopatía Isquémica; Fragilidad: Nonagenarios; Sarcopenia.

Frailty and sarcopenia associated factors among nonagenarians with ischemic heart disease

Abstract

Background and aim: current pharmacological and interventional treatment for ischemic heart disease improves life expectancy in the general population. However, other outcomes, such as frailty and sarcopenia, may be more relevant for older adults. The factors that predispose to these conditions in this population have not yet been described. This study aims to describe the factors associated with frailty and sarcopenia in nonagenarians with ischemic heart disease.

Methods and material: cross-sectional study that included 116 nonagenarians with a diagnosis of ischemic heart disease evaluated at the Geriatric Cardiology Clinic of a tertiary hospital. Demographic data, comorbidities, as well as the characteristics of ischemic heart disease and biochemical parameters were collected, which were compared according to the state of frailty and sarcopenia.

publica-articulo-revista-ocronos

Results: 50.9% of the patients were classified as frail, while 75.9% had a diagnosis of sarcopenia. The comorbidities associated with frailty were atrial fibrillation and stroke, while osteoporosis and hypothyroidism were associated with sarcopenia. Osteoarthritis, malnutrition, depression, and major neurocognitive disorder were associated with both entities. Nonagenarians with chronic coronary syndrome were 3.78 times more likely to develop sarcopenia than those with unstable angina or acute coronary syndrome.

Conclusion: It is necessary to offer multidimensional care to the elderly with ischemic heart disease, where the presence of frailty and sarcopenia and the factors associated with them are evaluated, in order to give prompt treatment and to prevent adverse outcomes associated with these conditions.

Key words: Ischemic Heart Disease; Frailty; Nonagenarians; Sarcopenia.

Factores asociados a fragilidad y sarcopenia en nonagenarios con cardiopatía isquémica

Frailty and sarcopenia associated factors among nonagenarians with ischemic heart disease

Introducción

La cardiopatía isquémica (CI) es una causa importante de morbilidad y mortalidad en adultos mayores. 1 El tratamiento actual para la CI ha sido diseñado para conseguir estabilización o regresión de las placas ateroescleróticas y ha demostrado extender la expectativa de vida. 2 Sin embargo, otros desenlaces más allá de la supervivencia, tales como preservar la calidad de vida y la autonomía, son especialmente relevantes para los adultos mayores. 3

La sarcopenia y la fragilidad son síndromes geriátricos que comparten características en común, las cuales se correlacionan con el envejecimiento músculo esquelético dado por cambios en la composición corporal, la inflamación crónica, y el desequilibrio hormonal. 4 A pesar de que ambas condiciones están relacionadas, son expresión de diferentes conceptos; la fragilidad consiste en una disminución en la homeostasis que produce déficits en múltiples sistemas y da como resultado un estado de vulnerabilidad que predispone a desenlaces adversos 5, mientras que la sarcopenia se refiere a la disminución en la masa y función muscular relacionada con la edad 6 y suele considerarse el sustrato biológico de la fragilidad física. 7

Ambos síndromes tienen importantes implicaciones en la evolución y pronóstico del paciente con cardiopatía isquémica ,8,9,10 por lo que su evaluación es indispensable en la atención de éstos. Se han desarrollado y validado diversas pruebas para detectar de forma rápida la presencia de fragilidad y sarcopenia; dos pruebas de autorreporte en específico, los cuestionarios FRAIL y SARC-F, han mostrado utilidad en la detección de estos síndromes en pacientes con enfermedad cardiovascular. El cuestionario FRAIL es una herramienta basada en entrevista que evalúa aspectos que incluyen fatiga, resistencia, capacidad de deambular, las enfermedades concomitantes y pérdida de peso. 11 En el estudio multicéntrico LONGEVO-SCA se analizó el valor pronóstico de la fragilidad medido por la escala FRAIL, para predecir mortalidad y readmisión a 6 meses. 12 Los pacientes frágiles y prefrágiles tuvieron 2 veces más riesgo de mortalidad tanto a 6 meses 13 como a 2 años 14 después de una hospitalización por síndrome coronario agudo. La fragilidad medida por FRAIL mejoró el valor pronóstico de otras variables comúnmente utilizadas como la escala GRACE.

Para la detección de sarcopenia se utilizó el cuestionario SARC-F, que es una medida de autorreporte que evalúa 5 aspectos que incluyen la fuerza muscular, la habilidad para caminar, levantarse de una silla y subir escaleras, así como la presencia de caídas. 15 Es una prueba rápida que no requiere medidas o instrumentos especiales y puede identificar apropiadamente personas con deterioro en la función física en pacientes con enfermedad cardiovascular 16, así como predecir hospitalizaciones, mortalidad y una menor calidad de vida 17. El diagnóstico de sarcopenia realizado mediante esta herramienta se correlaciona directamente con la presencia de anormalidades en la función cardiaca, tales como la disfunción diastólica. 18

Material y métodos

Participantes

Se incluyeron a todos aquellos pacientes nonagenarios que contaran con el diagnóstico de cardiopatía isquémica en el expediente médico y se les haya realizado una evaluación geriátrica durante el seguimiento en consulta externa en la Clínica de Cardiología Geriátrica de un hospital de tercer nivel, entre 2018 y 2020. Se identificaron 210 pacientes de 90 años y más evaluados en dicho periodo. Se incluyeron 116 pacientes nonagenarios con diagnóstico de cardiopatía isquémica.

Mediciones

Cardiopatía isquémica (CI)

Se definió la presencia de cardiopatía isquémica en aquellos pacientes que contaran con cualquiera de los siguientes diagnósticos: síndrome coronario crónico, síndrome coronario agudo con y sin elevación del ST y angina inestable. El diagnóstico debió ser confirmado mediante una prueba de esfuerzo que mostrara datos de isquemia, con evidencia de isquemia en una prueba de estrés nuclear o por ecocardiograma, o que contaran con una angiografía que demostrara un ateroma coronario.

Fragilidad

La fragilidad se evaluó mediante el cuestionario FRAIL ya descrito. La fragilidad se definió como la presencia de 3 o más criterios positivos. 11

Sarcopenia

La sarcopenia se definió mediante el cuestionario SARC-F anteriormente mencionado, que tiene un puntaje total de 10 puntos, con un punto de corte de ≥4 sugerente de sarcopenia. 19

Función Cognitiva

La evaluación cognitiva se llevó a cabo mediante la Escala Clínica de Demencia (Clinical Dementia Rating Scale, CDR). El CDR evalúa tres dominios de la cognición (memoria, orientación, juicio/resolución de problemas) y tres dominios de funcionalidad (tareas comunitarias, cuidado del hogar/hobbies y cuidado personal). La evaluación deriva de una entrevista semiestructurada al paciente y su cuidador. Cada dominio se puntúa en una escala de 5 puntos, de la siguiente manera: 0= sin deterioro; 0.5= posible deterioro; 1= deterioro leve; 2= deterioro moderado; 3= deterioro severo. En nuestro estudio, definimos la presencia de deterioro cognitivo al obtener una calificación global de CDR ≥ 1.20

Síntomas Depresivos

Los síntomas depresivos se evaluaron utilizando la escala de depresión geriátrica (GDS; Geriatric Depression Scale) de 15 elementos, cuya calificación va del 0 al 15, siendo los mayores puntajes, aquellos que indican mayor severidad de la depresión. La presencia de síntomas depresivos se definió mediante un puntaje de GDS de 6 o más. 21

Desnutrición

El estado nutricional se evaluó mediante el Mini Nutritional Asessment en su versión corta (MNA-SF), en donde un punto de corte menor a 11 puntos refleja desnutrición. 22

Covariables

Los factores sociodemográficos evaluados fueron la edad, género y estado marital. Se registraron comorbilidades como hipertensión, diabetes, dislipidemia, insuficiencia cardiaca, hipotiroidismo, fibrilación auricular, artrosis y enfermedad renal crónica, de acuerdo al expediente clínico. La presencia de evento vascular cerebral se definió mediante la presencia de lesiones isquémicas o hemorrágicas en un estudio de imagen cerebral, con presencia de secuelas neurológicas.

Las características clínicas de la enfermedad arterial coronaria, tales como la localización de la isquemia, la fracción de eyección del ventrículo izquierdo y el tipo de tratamiento (intervención vs. Conservador) también fueron incluidas.

Análisis Estadístico

El análisis estadístico se llevó a cabo utilizando el programa SPSS (versión 23; IBM Statistical Package for the Social Sciences, Chicago, IL). La distribución empírica de normalidad se verificó utilizando la prueba de Shapiro-Wilk. Las variables cuantitativas se expresaron como media y desviación estándar (DE), y las variables categóricas mediante números y porcentajes. Los datos demográficos, la localización de la isquemia, el tipo de tratamiento y las comorbilidades se compararon entre los pacientes frágiles (3-5 puntos) y no frágiles (0-2 puntos) de acuerdo a la escala FRAIL y entre los pacientes con y sin sarcopenia (≥4 puntos) de acuerdo a SARC-F.

Para analizar la asociación entre las variables clínicas y demográficas con el estado de fragilidad y sarcopenia se realizó un análisis de regresión logística univariado para Se utilizó la prueba Chi-cuadrada de Pearson o la prueba exacta de Fisher según fuera necesario para variables categóricas y la prueba t de Student para datos continuos. Este estudio fue aprobado por el comité de ética local.

Resultados

Se incluyó a un total de 116 pacientes, la edad media fue de 92.1 años (DE 2.41 años), de los cuales 51 (44%) fueron mujeres. 59 (50.9%) de los participantes de esto estudio fueron considerados como frágiles y 88 (75.9%) tuvieron tamizaje positivo para sarcopenia. Las comorbilidades más frecuentemente encontradas fueron la hipertensión (68.1%), la desnutrición (64.7%), el deterioro cognitivo (47.4%), el trastorno depresivo mayor y la artrosis (34.5%). (Tabla 1)

Dentro de este grupo de nonagenarios con cardiopatía isquémica, la media de Fracción de Eyección del Ventrículo Izquierdo fue de 52.5%, la edad media de inicio de la cardiopatía isquémica fue a los 78.9 años, 44% recibieron tratamiento conservador, mientras que al 46.6% se le realizó angioplastia coronaria percutánea y al 10.3% se le realizó bypass coronario.

En cuanto al tipo de cardiopatía isquémica, 32% presentaron síndrome coronario crónico, mientras que el resto presentaron síndrome coronario agudo (SICA), 11% del total de la muestra presentaron angina inestable, 30% SICA con elevación del ST y 32.9% sin elevación del ST. La arteria más comúnmente afectada fue la descendente anterior en 61% de los casos, seguido por la coronaria derecha 32.8%, el 33.6% de los pacientes tuvieron afección en más de un vaso. La cara más frecuentemente afectada fue la anterior en el 57.8% de los casos, seguido por la cara posteroinferior. (Tabla 2)

Al analizar las comorbilidades asociadas con los síndromes geriátricos, se encontró una asociación significativa entre la presencia de fibrilación auricular (OR 4.12; IC 95% 1.27-13.41; p 0.019), evento vascular cerebral (OR 5.6; IC 95% 1.51-20.71; p 0.010), artrosis (OR 2.42; IC 95% 1.09-5.34; p 0.029), trastorno neurocognitivo mayor (OR 4.26; IC 95% 1.95-9.27; p <0.001), trastorno depresivo mayor (OR 4.15; IC 95% 1.83-9.39; p 0.001) y desnutrición (OR 10.98; IC 95% 4.24-28.39; p <0.001), con un mayor estado de fragilidad.

Las comorbilidades asociadas de forma significativa a la presencia de sarcopenia fueron la artrosis (OR 3.04; IC 95% 1.06-8.74; p 0.039), la osteoporosis (OR 4.88; IC 95% 1.07-22.13; p 0.040), hipotiroidismo (OR 3.89; IC 95% 1.08-13.97; p 0.037), trastorno neurocognitivo mayor (OR 4.6; IC 95% 1.7-12.47; p 0.003), trastorno depresivo mayor (OR 6.94; IC 95% 1.95-24.7; p 0.001) y desnutrición (OR 10.2; IC 95% 3.79-27.45; p 0.001). (Tabla 3)

De las variables relacionadas a la cardiopatía isquémica, se encontró una asociación significativa entre la presencia de síndrome coronario crónico y la presencia de sarcopenia (OR 3.78; IC 95% 1.12-11.34; p 0.023), al compararlo con los subtipos de cardiopatía isquémica aguda. (Tabla 4) Ninguna variable bioquímica se asoció de forma significativa con los síndromes geriátricos evaluados. (Tabla 5)

Discusión

En el presente estudio se encontraron diferentes comorbilidades asociadas a fragilidad y sarcopenia en pacientes nonagenarios con cardiopatía isquémica. A pesar de ser dos síndromes geriátricos con características similares, las comorbilidades que predisponen a la presencia de ellos difieren. Las variables que se asociaron tanto a la presencia de sarcopenia como de fragilidad fueron el trastorno depresivo mayor, el deterioro cognitivo, la desnutrición y la artrosis.

El deterioro cognitivo y la depresión están estrechamente entrelazadas con la fragilidad y sarcopenia mediante mecanismos de envejecimiento que involucran estrés oxidativo, disfunción mitocondrial, inflamación, disfunción endotelial y alteración en el metabolismo lipídico. 23 Estas vías juegan un papel esencial en el envejecimiento vascular y están relacionadas con isquemia miocárdica. 24

Tanto la sarcopenia como la fragilidad física incluyen medidas de fuerza muscular y desempeñan un rol importante en el diagnóstico de disfunción muscular. 25 Ambos términos por separado están relacionados con la desnutrición y frecuentemente los tres síndromes se sobreponen. 26 Por lo tanto, dentro de las medidas propuestas para el tratamiento de sarcopenia y fragilidad, se recomienda la suplementación nutricional, con énfasis en una dieta alta en proteínas. 27

La artrosis es considerada la enfermedad articular crónica más frecuente en el mundo, y una de las principales causas de discapacidad en adultos mayores. 28 Existe una influencia significativa del dolor ocasionado por la artrosis en una disminución en la masa y calidad muscular, se ha propuesto que esta asociación sea resultado de una mayor carga de citocinas inflamatorias circulantes que inhiben la síntesis muscular y se asocia con deterioro en la regeneración tisular específicamente en el tejido articular. 29 La biopsia muscular de pacientes con artrosis muestra una menor proporción de fibras con miostatina que regula la síntesis de fibras musculares y una mayor infiltración de tejido adiposo, lo cual contribuye a empeoramiento en la calidad y fuerza. 30 Con el fin de mejorar esta condición, se han propuesto intervenciones para mejorar la discapacidad de la movilidad mediante actividad física y cambios en el estilo de vida. 31

Más allá de las comorbilidades que predisponen tanto a sarcopenia como fragilidad, se observó que comorbilidades específicas predisponen a uno de los dos síndromes. La osteoporosis y el hipotiroidismo se asociaron con sarcopenia. Estas condiciones coexisten debido a diversos mecanismos, ya que tanto en la sarcopenia como en la osteoporosis podemos encontrar un incremento en el catabolismo de proteínas, alteraciones hormonales, pérdida de fibras musculares y moto neuronas, reducción en la cuenta de células satélites y disfunción mitocondrial. 6 Al ocurrir una disminución en la fuerza y calidad del músculo, también hay un incremento en el riesgo de caídas, y si esto se añade a la presencia de osteoporosis, el riesgo de desenlaces adversos tales como fracturas es mayor.

El músculo esquelético es también un sitio de acción de las hormonas tiroideas que afectan la composición corporal y función física mediante los receptores de triyodotrionina en la mitocondria, por lo que los niveles tiroideos se asocian con la a masa y función muscular. 32

 Si bien el antecedente de evento vascular cerebral que desencadenó secuelas neurológicas, podría contribuir a la aparición del fenotipo de fragilidad, la presencia de fibrilación auricular (FA) por sí misma guarda una asociación intrínseca con la presencia de este síndrome. La acumulación de déficits relacionados con el envejecimiento, que es uno de los enfoques propuestos para la fragilidad, también se ha relacionado con una mayor incidencia de FA, impulsada por cambios estructurales y electrofisiológicos de la aurícula. 33 Además, algunas de las características del envejecimiento como la inflamación, el estrés oxidativo y la proteostasis anormal están vinculadas simultáneamente con el desarrollo de FA y de fragilidad. 34

La fuerte asociación que se encontró entre el síndrome coronario crónico y la presencia de sarcopenia podría ser esperada al considerar los mecanismos fisiopatológicos subyacentes entre ambas entidades. La inflamación crónica lleva a hipertrofia y rigidez cardiaca, lo cual contribuye a una mayor presencia de lesiones microvasculares, características de la cardiopatía isquémica estable no obstructiva. 35 La calcificación vascular que forma el sustrato de este tipo de cardiopatía puede impactar también en la perfusión del músculo esquelético, acelerando la pérdida de masa muscular y produciendo deterioro funcional. 36

Nuestro estudio tiene ciertas limitaciones, al contar con un limitado tamaño de muestra, los resultados no pueden ser generalizables, sino más bien sugerentes de hipótesis que pueden ofrecer información útil para este grupo específico de población. Además, utilizamos dos herramientas de autorreporte para detectar la presencia de los síndromes geriátricos evaluados. Para la presencia de sarcopenia, las guías suelen recomendar el uso de mediciones de masa y función muscular, sin embargo, en la clínica, podría utilizarse el cuestionario SARC-F para identificar aquellos en alto riesgo de sarcopenia, y dirigirlos a una evaluación más profunda y orientación para dar intervenciones específicas. Finalmente, por la naturaleza observacional de nuestro estudio, no podríamos descartar otros factores que pudieran llevar a la aparición de ambos síndromes.

Conclusiones

A pesar de que la sarcopenia y la fragilidad son dos síndromes que comparten características en común, las comorbilidades que predisponen a estos en pacientes con cardiopatía isquémica son diversas, por lo tanto necesario ofrecer un tratamiento con enfoque multidimensional al adulto mayor con este tipo de cardiopatía, en donde se evalúe la presencia de ambos síndromes así como los factores asociados a ellas, con la finalidad de corregirlos de forma temprana y poder prevenir los desenlaces adversos asociados a estas condiciones.

Anexos – Factores asociados a fragilidad y sarcopenia en nonagenarios con cardiopatía isquémica.pdf

Referencias

  1. Benjamin EJ, Blaha MJ, Chiuve SE, Cushman M, Das SR, Deo R, et al. Heart Disease and Stroke Statistics’2017 Update: A Report from the American Heart Association. Circulation 2017;135:e146–603. https://doi.org/ 10.1161/CIR.00000 00000000485.
  2. Fleg JL, Aronow WS, Frishman WH. Cardiovascular drug therapy in the elderly: Benefits and challenges. Nat Rev Cardiol 2011;8:13–28. https://doi.org/10.1038/ nrcardio.2010.162.
  3. Rumsfeld JS, Alexander KP, Goff DC, Graham MM, Ho PM, Masoudi FA, et al. Cardiovascular health: The importance of measuring patient-reported health status a scientific statement from the American heart association. Circulation 2013;127:2233–49. https://doi.org/10.1161/ CIR.0b013e3182949a2e.
  4. Bauer JM, Sieber CC. Sarcopenia and frailty: A clinician’s controversial point of view. Exp Gerontol 2008;43:674–8. https://doi.org/10.1016/ j.exger.2008.03.007.
  5. Morley JE, Vellas B, Abellan van Kan G, Anker SD, Bauer JM, Bernabei R, et al. Frailty consensus: A call to action. J Am Med Dir Assoc 2013;14:392–7. https://doi.org/10.1016/ j.jamda.2013.03.022.
  6. Cruz-Jentoft AJ, Baeyens JP, Bauer JM, Boirie Y, Cederholm T, Landi F, et al. Sarcopenia: European consensus on definition and diagnosis. Age Ageing 2010;39:412–23. https://doi.org/10.1093/ ageing/afq034.
  7. Landi F, Calvani R, Cesari M, Tosato M, Martone AM, Bernabei R, et al. Sarcopenia as the Biological Substrate of Physical Frailty. Clin Geriatr Med 2015;31:367–74. https://doi.org/10.1016/ j.cger.2015.04.005.
  8. Singh M, Stewart R, White H. Importance of frailty in patients with cardiovascular disease. Eur Heart J 2014;35:1726. https://doi.org/10. 1093/eurheartj/ehu197.
  9. Zhang N, Zhu WL, Liu XH, Chen W, Zhu ML, Kang L, et al. Prevalence and prognostic implications of sarcopenia in older patients with coronary heart disease. J Geriatr Cardiol 2019;16:756–63. https://doi.org/10.11909/ j.issn.1671-5411.2019.10.002.
  10. Sanchis J, Ruiz V, Sastre C, Bonanad C, Ruescas A, Fernández-Cisnal A, et al. Frailty Tools for Assessment of Long-term Prognosis After Acute Coronary Syndrome. Mayo Clin Proc Innov Qual Outcomes 2020;4:642–8. https://doi.org/10.1016/ j.mayocpiqo.2020.06.011.
  11. van Kan GA, Rolland YM, Morley JE, Vellas B. Frailty: Toward a Clinical Definition. J Am Med Dir Assoc 2008;9:71–2. https://doi.org/10. 1016/j.jamda.2007.11.005.
  12. Alegre O, Ariza-Solé A, Vidán MT, Formiga F, Martínez-Sellés M, Bueno H, et al. Impact of Frailty and Other Geriatric Syndromes on Clinical Management and Outcomes in Elderly Patients With Non–ST-Segment Elevation Acute Coronary Syndromes: Rationale and Design of the LONGEVO-SCA Registry. Clin Cardiol 2016;39:373–7. https://doi.org/10.1002/clc.22550.
  13. Alegre O, Formiga F, López-palop R, Marín F, Vidán MT, Martínez-sellés M, et al. An Easy Assessment of Frailty at Baseline Independently Predicts Prognosis in Very Elderly Patients With Acute Coronary Syndromes 2017. https://doi.org/10. 1016/j.jamda.2017.10.007.
  14. Rodríguez-Queraltó O, Formiga F, López-Palop R, Marín F, Vidán MT, Martínez-Sellés M, et al. FRAIL Scale also Predicts Long-Term Outcomes in Older Patients With Acute Coronary Syndromes. J Am Med Dir Assoc 2020;21:683-687.e1. https://doi.org/10. 1016/j.jamda.2019.10.007.
  15. Malmstrom TK, Morley JE. SARC-F: A simple questionnaire to rapidly diagnose sarcopenia. J Am Med Dir Assoc 2013;14:531–2. https://doi.org/10.1016/j.jamda.2013.05.018.
  16. Tanaka S, Kamiya K, Hamazaki N, Matsuzawa R, Nozaki K, Maekawa E, et al. Utility of SARC-F for Assessing Physical Function in Elderly Patients With Cardiovascular Disease. J Am Med Dir Assoc 2017;18:176–81. https://doi.org/10. 1016/j.jamda.2016.10.019.
  17. Wu TY, Liaw CK, Chen FC, Kuo KL, Chie WC, Yang R Sen. Sarcopenia Screened With SARC-F Questionnaire Is Associated With Quality of Life and 4-Year Mortality. J Am Med Dir Assoc 2016;17:1129–35. https://doi.org/10.1016/ j.jamda.2016.07.029.
  18. Yang X, Woo J, Ting Lui L, Li Q, Fai Cheng K, Fan Y, et al. Cardiac Manifestations of Sarcopenia. J Nutr Heal Aging 2020;24:478–84. https://doi.org/10.1007/ s12603-020-1358-8.
  19. Malmstrom TK, Miller DK, Simonsick EM, Ferrucci L, Morley JE. SARC-F: A symptom score to predict persons with sarcopenia at risk for poor functional outcomes. J Cachexia Sarcopenia Muscle 2016;7:28–36. https://doi.org/10. 1002/jcsm.12048.
  20. Morris JC. The clinical dementia rating (cdr): Current version and scoring rules. Neurology 1993;43:2412–4. https://doi.org/10. 1212/wnl.43.11.2412-a.
  21. Burke WJ, Roccaforte WH, Wengel SP. The Short Form of the Geriatric Depression Scale: A Comparison With the 30-Item Form. J Geriatr Psychiatry Neurol 1991;4:173–8. https://doi.org/10. 1177/0891988 79100400310.
  22. Rubenstein LZ, Harker JO, Salvà A, Guigoz Y, Vellas B. Screening for undernutrition in geriatric practice: Developing the Short-Form Mini-Nutritional Assessment (MNA-SF). Journals Gerontol – Ser A Biol Sci Med Sci 2001;56. https://doi.org/10. 1093/gerona/56.6.M366.
  23. Sargent L, Nalls M, Amella EJ, Slattum PW, Mueller M, Bandinelli S, et al. Shared mechanisms for cognitive impairment and physical frailty: A model for complex systems. Alzheimer’s Dement Transl Res Clin Interv 2020;6. https://doi.org/ 10.1002/trc2.12027.
  24. Nguyen T Van, Le D, Tran KD, Bui KX, Nguyen TN. Frailty in older patients with acute coronary syndrome in Vietnam. Clin Interv Aging 2019;14:2213–22. https://doi.org/10. 2147/CIA.S234597.
  25. Davies B, García F, Ara I, Artalejo FR, Rodriguez-Mañas L, Walter S. Relationship Between Sarcopenia and Frailty in the Toledo Study of Healthy Aging: A Population Based Cross-Sectional Study. J Am Med Dir Assoc 2018;19:282–6. https://doi.org/10. 1016/j.jamda.2017.09.014.
  26. Faxén-Irving G, Luiking Y, Grönstedt H, Franzén E, Seiger, Vikström S, et al. Do Malnutrition, Sarcopenia and Frailty Overlap in Nursing-Home Residents? J Frailty Aging 2021;10:17–21. https://doi.org/10. 14283/jfa.2020.45.
  27. Dent E, Morley JE, Cruz-Jentoft AJ, Arai H, Kritchevsky SB, Guralnik J, et al. International Clinical Practice Guidelines for Sarcopenia (ICFSR): Screening, Diagnosis and Management. J Nutr Heal Aging 2018;22:1148–61. https://doi.org/ 10.1007/s12603-018-1139-9.
  28. Li Y, Wei X, Zhou J, Wei L. The age-related changes in cartilage and osteoarthritis. Biomed Res Int 2013;2013. https://doi.org/10. 1155/2013/916530.
  29. Rezuș E, Cardoneanu A, Burlui A, Luca A, Codreanu C, Tamba BI, et al. The link between inflammaging and degenerative joint diseases. Int J Mol Sci 2019;20. https://doi.org/10. 3390/ijms20030614.
  30. Zhao C, Shao Y, Lin C, Zeng C, Fang H, Pan J, et al. Myostatin serum concentrations are correlated with the severity of knee osteoarthritis. J Clin Lab Anal 2017;31. https://doi.org/10. 1002/jcla.22094.
  31. Landi F, Cesari M, Calvani R, Cherubini A, Di Bari M, Bejuit R, et al. The “Sarcopenia and Physical fRailty IN older people: multi-componenT Treatment strategies” (SPRINTT) randomized controlled trial: design and methods. Aging Clin Exp Res 2017;29:89–100. https://doi.org/10.1007/ s40520-016-0715-2.
  32. Sheng Y, Ma D, Zhou Q, Wang L, Sun M, Wang S, et al. Association of thyroid function with sarcopenia in elderly Chinese euthyroid subjects. Aging Clin Exp Res 2019;31:1113–20. https://doi.org/10. 1007/s40520-018-1057-z.
  33. Jansen HJ, Moghtadaei M, MacKasey M, Rafferty SA, Bogachev O, Sapp JL, et al. Atrial structure, function and arrhythmogenesis in aged and frail mice. Sci Rep 2017;7. https://doi.org/10. 1038/srep44336.
  34. López-Otín C, Blasco MA, Partridge L, Serrano M, Kroemer G. The hallmarks of aging. Cell 2013;153:1194. https://doi.org/10. 1016/j.cell.2013.05.039.
  35. Anthony SR, Guarnieri AR, Gozdiff A, Helsley RN, Owens AP, Tranter M. Mechanisms linking adipose tissue inflammation to cardiac hypertrophy and fibrosis. Clin Sci 2019;133:2329–44. https://doi.org/10. 1042/CS20190578.
  36. Jeon YK, Shin MJ, Saini SK, Custodero C, Aggarwal M, Anton SD, et al. Vascular dysfunction as a potential culprit of sarcopenia. Exp Gerontol 2021;145:111220. https://doi.org/10.10 16/j.exger.2020.111220.