Revisión bibliográfica sobre la afectación quirúrgica, intervenciones y formación de residentes, en tiempos de COVID-19

Incluido en la revista Ocronos. Vol. VI. Nº 1–Enero 2023. Pág. Inicial: Vol. VI; nº1: 109

Autor principal (primer firmante): Iván Galloso Rojo

Fecha recepción: 13 de diciembre, 2022

Fecha aceptación: 10 de enero, 2023

Ref.: Ocronos. 2023;6(1) 109

Autor: Iván Galloso Rojo (Enfermero)

Coautores:

  • José Miguel Frago Quintana (Enfermero)
  • Ángel José Martínez Longás (Enfermero)
  • Lucía Escartín del Río (Enfermera)
  • Paula Galve Marqués (Enfermera)
  • Miriam Martín García (Enfermera)

Resumen

Cuando en el año 2019 apareció el nuevo coronavirus SARS-2, poca gente podía imaginar el desafío tan grande al que se iba a enfrentar la comunidad médica a nivel global. Debido a que a fecha de hoy lo que se sabe del virus no está desarrollado al máximo, pero que conforme se va conociendo más, se va publicando literatura al respecto, hay que ir adaptando los protocolos de actuación de manera constante. En este sentido, a los especialistas en cirugía e intervenciones quirúrgicas han tenido que adaptarse a los nuevos tiempos, desarrollando nuevas formas de actuación y de relación tanto con los pacientes, como entre ellos mismos y el personal del que son docentes.

publica-TFG-libro-ISBN

Palabras clave: COVID-19, coronavirus, cirugía, SARS-2, formación de residentes, protocolo quirúrgico y equipo de protección personal.

Abstract

When the new SARS-2 coronavirus appeared in 2019, few people could have imagined the enormous challenge that the global medical community would face. Due to the fact that to date what is known about the virus is not fully developed, but as more is known and literature is published on the matter, action protocols must be constantly adapted. In this sense, specialists in surgery and surgical interventions have had to adapt to the new times, developing new ways of acting and relating both with patients and between themselves and the staff they teach.

Key words: COVID-19, coronavirus, surgery, SARS-2, resident training, surgical protocol and personal protective equipment.

Introducción

Objetivo

Evidenciar la disminución de contacto con el paciente y aumento de formación virtual de los médicos residentes de cirugía.

Demostrar la afectación a la que se ven sometidos los servicios quirúrgicos debido a la pandemia de COVID-19.

Justificación

En un mundo tan globalizado, se observa como casi cualquier situación que aparentemente lejana, parece no pudiese afectar, puede influir en la vida de cualquier región, país o zona. El ejemplo más actual, aunque no el único, es la manera en la que ha afectado tanto social como económicamente a los países implicados y al resto de la economía mundial el conflicto que estalló entre Rusia y Ucrania el 24 de febrero de 2022.

En lo que atañe a los temas sanitarios, otro ejemplo sería el que se ocasionó en diciembre del año 2019 en la provincia china de Hubei y más concretamente en la ciudad de Wuhan. Una crisis que a la larga desembocó en una afectación sanitaria, económica y social a nivel global, nunca vista hasta la fecha.

Por este motivo, resulta de interés averiguar la alteración a la que se vieron sometidos tanto los procedimientos quirúrgicos en las diferentes especialidades, así como la formación de los futuros encargados de llevarlas a cabo.

Cronología mundial y en España

A finales de noviembre de 2019 se comenzaron a observar casos de neumonía atípica de origen desconocido en la ciudad anteriormente citada. Aún sin tenerlo completamente demostrado, se creyó que el punto de origen de dichas afecciones era el mercado de Huanan, ya que las primeras personas afectadas tenían ese nexo común. Es por eso que las autoridades del país oriental decidieron cerrarlo a fecha 1 de enero de 20201.

La enfermedad se considera una zoonosis ya que, aunque no se ha podido demostrar de qué animal proviene, se ha sabido con la secuenciación genética del virus una coincidencia máxima tanto con el murciélago, como el pangolín 2. Las autoridades chinas consiguieron tener la secuencia genética completa de dicho virus a principios

del 2020, confirmando que se trataba de un nuevo coronavirus (SARS-CoV-2), el responsable del síndrome respiratorio agudo grave o COVID-19. 3

El 12 de enero de 2020 el gobierno chino decidió compartir la secuenciación génica del recién descubierto coronavirus. Un día más tarde, se tuvo conocimiento del primer caso fuera de China, en Tailandia, de una persona que en fechas previas había estado en Wuhan. Varias jornadas después se supo de casos a en países asiáticos limítrofes con China como fueron Japón, Corea y otros países del lejano oriente. Del salto del virus a otro continente se tuvo constancia el día 20 de enero, cuando las autoridades sanitarias de los EEUU declararon su primer caso positivo. Un viajero que llegó a la capital de ese país procedente también de Wuhan. Para saber del primer caso conocido en el viejo continente, únicamente hubo que esperar 4 días y así en Europa, el Ministerio de Salud francés comunicó el primer caso de COVID-19 el 24 de enero.

Teniendo en cuenta que el virus ya se había extendido por varios continentes, la Organización Mundial de la Salud (WHO) decidió el 30 de enero de 2020 declarar el Estado de Emergencia de Salud Pública de Importancia Internacional (ESPII) y el número de casos continuó al alza por todo el mundo, incluidos países del oriente medio como Irán y otros de la Unión Europea donde el virus comenzó a golpear con virulencia, como Italia y España. El 11 de marzo de 2020 la OMS declaró el estado de pandemia 4.

En España el día 24 de enero de 2020 el Ministerio de Sanidad definió que criterios debería cumplir un enfermo para que se le realizara la prueba del coronavirus: haber estado en Wuhan (China) o en contacto con personas que ya hubiesen dado positivo.

El 31 de enero de 2020, es ingresado en el Hospital Universitario Nuestra Señora de Candelaria un turista alemán, confirmando el primer caso ce coronavirus en nuestro país. Ese mismo día, el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, sale a una rueda de prensa e intentando minimizar el estado de nerviosismo de la población tras el caso positivo en La Gomera, afirma en rueda de prensa que con los datos disponibles «parece que la epidemia tiene posibilidades de empezar a remitir» y que «España no va a tener, como mucho, más allá de algún caso diagnosticado».

El 19 de febrero se celebra en Milán un partido de fútbol de la fase de grupos de la UEFA Champions League entre los equipos de Atalanta de Bérgamo y el Valencia CF, Aún no se sabe pero se acabará confirmando como una de las principales vías de entrada del virus en España 5.

El día 3 de marzo, en la Comunidad Valenciana y tras una investigación forense, una necropsia da a conocer que un hombre fallecido el 13 de febrero en Valencia estaba infectado con coronavirus. El hombre diagnosticado con neumonía grave de origen desconocido había realizado un viaje a Nepal y aunque el facultativo que lo atendió tuvo en consideración hacerle la prueba del coronavirus, la Generalidad Valenciana rechazó dicha solicitud por no coincidir con los criterios que el Ministerio de Sanidad recomendaba para esas pruebas. Dos semanas después, una necropsia determinó que el paciente estaba afectado por el COVID-19, pasando a ser la primera víctima mortal que la pandemia se cobraba en España y Europa, según los datos de los que se disponían hasta la fecha 6.

El 4 de marzo se confirma el primer caso positivo en Aragón, un paciente que tras haber estado ingresado en el Hospital Nuestra Señora de Gracia, fallece el día 6 de marzo siendo el primer muerto en Aragón y el quinto en España.

El 11 de marzo del 2020 el gobierno decide cerrar colegios, institutos y universidades.

El Gobierno de España a través del RD 463/2020 7 decreta el estado de alarma el día

14 de marzo de 2020, que será prorrogado cada quince días hasta volver a la denominada nueva normalidad el 21 de junio de 2020.

Mediante el RD 900/2020 8 se decretó el segundo estado de alarma el día 9 de octubre del año 2020 que se complementó con el RD 926/2020 9 por el que se decretaba el tercer y último estado de alarma finalizando a fecha 9 de mayo de 2021.

Figura 1. Fuente: Elaboración propia.

Ver: Anexos – Revisión bibliográfica sobre la afectación quirúrgica, intervenciones y formación de residentes, en tiempos de COVID-19, al final del artículo

La pandemia siguió su curso y así con fecha de 20 de mayo del año 2022 las cifras que el Ministerio de Sanidad había confirmado eran las de 12.436.538 casos confirmados y 106.914 fallecidos en España 10.

¿Qué son los coronavirus?

Los coronavirus pertenecen a un amplio conjunto de virus de los que se tuvo conocimiento inicialmente durante la década de los 60 del siglo XX. Podemos decir que estamos ante virus esféricos, encapsulados, que tienen ARN monocatenario envueltos por un revestimiento proteico. La proteína Spikes da lugar a un armazón característico que le proporciona su apariencia de corona, y es la que define el tropismo del virus y su unión con las células del ser infectado 11. Aunque son virus respiratorios que fundamentalmente afectan a animales, en ocasiones pueden pasar a los humanos provocando un salto interespecies. Esta posibilidad es mayor en aquellas zonas en las que los animales tienen menos controles veterinarios como sucedió en Asia en el año 2002 con el SARS o en Oriente Medio en el año 2012 con el MERS, causantes ambos de graves afecciones respiratorias en humanos desconocidas hasta esas fechas. Aunque la mayor diferencia entre los 2 primeros y el SARS-CoV-2 es que, este último tiene una gran capacidad de trasmisión entre personas.

El virus tiene una gran capacidad de transmisión. La manera principal de hacerlo es mediante las gotas que la persona infectada elimina en el momento de toser o estornudar. Dichas partículas una vez se depositan en superficies, siguen teniendo capacidad infecciosa y al ser tocadas por las personas y posteriormente tocarse zonas con mucosas como ojos, nariz y boca, convierten a estas en la puerta de entrada de la infección al cuerpo.

En cuanto a la transmisión por partículas de menor tamaño pero que se desplazan a mayor distancia (aerosoles), aunque con cierta discrepancia, se ha dado como posible. Dentro del ámbito sanitario tiene especial importancia y concretamente en lo que concierne a algunas técnicas quirúrgicas, el riesgo de transmisión mediante aerosoles ya que hay varias técnicas, algunas de ellas fundamentales, como la intubación, el uso del bisturí eléctrico para electrocoagulación o la laparoscopia si estamos ante un paciente infectado. Y aunque, debido al no muy lejano descubrimiento del SARS-2, la evidencia de la que se dispone no es taxativa y aún está limitada, ciertos estudios consideran que el riesgo teórico de infección existe durante estos procesos 12.

Cobra por tanto fundamental importancia prevenir pues la transmisión y el contagio del agente patógeno en la sociedad y para ello es fundamental establecer unas medidas básicas, que en caso de la transmisión por gotas son las siguientes:

  • Taparse nariz y/o boca al estornudar/toser, si es posible no con las manos y mejor con pañuelo desechable y tirarlo al instante.
  • Si son pacientes sintomáticos, las vías respiratorias (nariz y boca) deberán estar cubiertas con mascarilla sin filtro, evitando así la dispersión del virus.
  • Evitar, en la medida de lo posible, tocarse boca, nariz y ojos.
  • Lavarse las manos con frecuencia, con agua y jabón o soluciones hidroalcohólicas.
  • Cuando se pudiese llevar a cabo la distancia interpersonal debiera ser de al menos 1.5 metros.
  • Seguir siempre las recomendaciones que en cada momento pudiesen dar las autoridades sanitarias.

Figura 2. Fuente: Gobierno de España. Ministerio de Sanidad.

Ver: Anexos – Revisión bibliográfica sobre la afectación quirúrgica, intervenciones y formación de residentes, en tiempos de COVID-19, al final del artículo

Cuadro clínico

Muy variado y que va desde los casos más leves que se asimilan al catarro común, hasta casos extremadamente graves que desarrollan un síndrome de distrés respiratorio del adulto. Quizás lo más preocupante son los casos de pacientes asintomáticos, que al desconocer su estado y no tomar las anteriores medidas recomendadas, son una fuente de transmisión. El tiempo de incubación del virus de entre 0 y 14 días, aunque la media es de 5 jornadas y la enfermedad es desarrollada por el 97,5% de los pacientes durante los primeros 12,5 días de incubación 13.

En cuanto a la sintomatología clínica más comúnmente descrita se encuentran tos, malestar general y fiebre. Otros síntomas que se han presentado con menor frecuencia han sido cefalea, congestión nasal, astenia, disnea, síntomas dermatológicos, oftalmológicos y neurológicos 14.

Cierto porcentaje de pacientes han presentado cuadros diarreicos habiéndose identificado restos de ARN de SARS-CoV-2 en muestras fecales de pacientes infectados, dando lugar a pensar que el virus puede sobrevivir en el tracto gastrointestinal. El virus sigue permaneciendo en las heces tras los primeros síntomas. Aun y de esta manera, no se ha demostrado por el momento la transmisión oro-fecal.

Diagnóstico

Microbiología

Para conseguir un diagnóstico molecular hemos de recurrir a técnicas de retrotranscripción seguida de reacción en cadena de la polimerasa (RT-PCR), las cuales tiene una sensibilidad y una especificidad excelentes, aunque también pueden generar falsos negativos 15. La causa de este error diagnóstico puede ser debido a que la muestra recogida sea insuficiente, a que se haya tomado o bien demasiado pronto o por el contrario demasiado tarde respecto al inicio de la enfermedad o que dicha muestra se deteriore durante el proceso de manipulación o transporte hasta el laboratorio.

Si persistiese la sospecha clínica de la poca fiabilidad del resultado de dicha prueba RT-PCR es recomendable repetir la prueba pasados unos días. Dichas pruebas se centran en investigar secuencias concretas del genoma del virus. Como norma general, lo recomendado es identificar una parte menos específica (el gen de la cápsula que lo envuelve o gen E) y otra mucho más concreta y específica (gen de la ARN polimerasa RdRp), la cual termina de confirmar el resultado 16.

Lo más fácil a la hora de hacer una toma de muestras, nos hemos de decantar por la técnica de frotis oro o nasofaríngeas, aunque más precisas y con un nivel de concreción mayor están las muestras bronquiales pero estas exigen del personal encargado de su extracción un mayor preparación y nivel de bioseguridad. También se ha detectado el virus en otros tipos de muestras biológicas como heces, saliva y sangre.

Es posible de igual manera, encontrar anticuerpos IgG e IgM tras extracciones serológicas. Estas han de hacerse pasados 5 días del inicio de la sintomatología que nos hace sospechar de la posibilidad de haber contraído la enfermedad.

Para las investigaciones se pueden hacer cultivos celulares. El problema de esta técnica es que se tardan varios días, por lo que pierde su validez para ser usada como técnicas diagnósticas. No obstante, esta manera de actuar permite obtener viriones y estudiar el daño celular que dicho virus tiene en las células. Estas técnicas no se pueden llevar a cabo en cualquier tipo de laboratorio sino que se necesitan instalaciones con un nivel mínimo de bioseguridad BSL III.

Radiología

Las técnicas radiológicas de elección son la radiografía simple de tórax, por ser más sencillas de llevar a cabo y la TAC. Sin embargo en los primeros días de la enfermedad no es posible apreciar cambios significativos con ninguna de las 2 técnicas. Conforme la enfermedad va evolucionando, la capacidad de detección de cambios significativos en zona pulmonar se hacen más palpable y a partir del 6º día la gran mayoría de los pacientes presentan patrón de alteración torácica.

Si nos encontramos ante una imagen radiológica fuera de lo normal es común la repetición de algunos modelos 17. En el caso de la radiografía de tórax, en su proyección frontal, se pueden observar unas partes no simétricas de oscurecimiento alveolar. La neumonía bilateral es la pauta más común, viéndose zonas opacas en vidrio deslustrado en zona subpleural, con cierta preferencia por el lóbulo inferior derecho.

Figura 3. Fuente: Caeme.org (Neumonía leve)

Figura 4. Fuente: Sociedad de anestesiología de Chile. (Neumonía Grave)

Ver: Anexos – Revisión bibliográfica sobre la afectación quirúrgica, intervenciones y formación de residentes, en tiempos de COVID-19, al final del artículo

Al ser la TAC una técnica con mucha mayor sensibilidad que la radiografía simple, en la medida que fuese posible, se debería utilizar esta primera manera de proceder, ya que puede detectar lesiones que no se llegasen a ver con la segunda opción. Esto cobra una especial relevancia en el diagnóstico precoz que permitiese identificar casos positivos en la fase preoperatoria en pacientes que estuviesen a la espera de una intervención quirúrgica. Cuando se observa una TAC torácica, se pueden identificar en la zona periférica de los pulmones multitud de zonas opacas en vidrio deslustrado. La observación de este tipo de imágenes deberíamos dar por hecho que el paciente es positivo por COVID-19.

Laboratorio

Si nos ceñimos al campo analítico, es propio un aumento en la linfopenia, de la procalcitonina normal y de la proteína C reactiva (PCR). Si comparamos los casos moderados con los graves, en estos últimos se puede ver mayor frecuencia de linfopenia intensa, niveles más elevados de IL-2R, IL-6, IL-10 y TNF-α. También se presenta hipoalbuminemia y aumento de ferritina, dímero-D, ALT, PCR y LDH 18. Con la evidencia que se dispone hasta el momento, una respuesta inmune elevada de citoquinas supone un distrés respiratorio agudo, acompañado de lesión aguda de pulmón los cuales sin el tratamiento y soporte oportuno acaban derivando en la mayoría de los casos en éxitus del paciente.

Para descartar coinfecciones con otros agentes patógenos de tipo respiratorio como la Legionella, neumococo o Influenza A o B, en los casos más graves sería necesario la extracción de hemocultivos. Este fue el caso de los primeros fallecidos que se dieron al inicio de la pandemia en China, en la que la mitad de los casos presentaban segunda infección durante el ingreso 19.

Tratamiento

A pesar de que han pasado más de 2 años desde que se tuvo conocimiento de la existencia del SARS-2 y que se han llevado a cabo múltiples ensayos clínicos de carácter nacional e internacional y con fondos privados y también públicos, no se ha terminado de localizar un fármaco que sea completamente eficaz en la lucha contra la enfermedad COVID-19. Sin embargo se han probado diferentes terapias y diferentes enfoques a la hora de enfrentar la infección.

Reguladores de la respuesta inmune

Los anticuerpos monoclonales han dado muestras de tener un enorme potencial terapéutico frente a infecciones agudas severas causadas por virus. Si se administra al enfermo de manera temprana plasma de pacientes con anticuerpos, se ha constatado una reducción de la carga viral y por tanto de las manifestaciones más graves y la mortalidad en los enfermos. Pese que los resultados en este tipo de estudios han sido catalogados como prometedores y no se han conocido situaciones de gravedad debidas a esta terapia, es pronto para dar como bueno este tratamiento y sería conveniente realizar una mayor cantidad de ensayos clínicos que confirmasen la validez terapéutica y la manera específica en la que se han de transferir los anticuerpos de manera que la replicación viral fuese controlada 20. Los fármacos más utilizados en esta terapia fueron el Tocilizumab y el Interferón.

Modificadores del medio intracelular

La Cloroquina, que se desarrolló como un fármaco antimalárico que ha sido capaz de demostrar su capacidad para inhibir la capacidad de replicación del virus en aquellos pasos que dependen del PH. Ha habido estudios recientes in vitro en los que se hace palpable que tanto la Cloroquina, como la Hidroxicloroquina pueden ser altamente – efectivos controlando la infección por SARS-2 21.

Arbidol

El arbidol, también conocido como umifenovir, es un fármaco antiviral de amplio espectro, el cual ha demostrado tener eficacia frente a varios virus. En países como Italia y China, sus guías de prevención y tratamiento frente al COVID-19, se recomienda la administración oral de este antiviral en adultos, tres veces al día en dosis de 200 mg, sin que el tratamiento pueda exceder los 10 días de duración 22.

  • Inhibidores de la ARN polimerasa viral. Remdesivir.

El Remdesivir se une a las cadenas de ARN virales de nueva formación, lo que hace que estas dejen de replicarse de manera prematura ya que inhiben la polimerasa viral. 23

Ribavirina

Análogo de la guanosina, la ribavirina es un fármaco con capacidad antiviral frente a virus tanto ADN como ARN, que actúa de manera indirecta aunque también tiene capacidad de actuación directa inhibiendo la polimerasa y la capacidad de mutación viral.

Inhibidores de proteasas

Lopinavir / ritonavir.

Son fármacos que utilizados de manera combinada han sido usados para el tratamiento frente al VIH y por tanto por su capacidad también ha llamado la atención como posible tratamiento frente al COVID-19.

Inicialmente se desarrollaron estudios en animales. Con posterioridad estos ensayos se han llevado a cabo en humanos que estaban infectados con SARS con resultados favorables y en pacientes con MERS-CoV19, combinándolo con Inteferón β 24.

Teicoplanina.

Antimicrobiano glucopeptídico de toxicidad baja que es usado como tratamiento contra las infecciones microbianas grampositivas 25. Inhibiendo la actividad enzimática de catepsina L, lo cual da a la medicina la posibilidad de iniciar tratamientos efecticos y de muy baja toxicidad frente a la enfermedad del COVID- 19.

No obstante y teniendo en cuenta que no ha transcurrido mucho tiempo entre el inicio de la pandemia y el uso de todos estos medicamentos, sería necesario la realización de estudios a más largo plazo, mediante ensayos clínicos aleatorios.

Vacunación frente al COVID-19

La vacunación frente a la COVID-19 produce inmunidad contra el virus SARS-Cov- 2 causante da la misma, reduciendo las posibilidades de que tanto la sintomatología como las consecuencias de la enfermedad sean graves para la salud. La inmunidad creada tras la administración de dichas vacunas, ayuda a las personas tratadas a luchar contra este virus en caso de infección, reduciendo las opciones de poder transmitirlo a otras personas, por tanto, también protegiéndolas también a ellas. Por tanto, no es desproporcionado comentar la especial importancia que este acto supone, ya que permite salvaguardar la salud no tan solo de la persona vacunada, sino de aquellos otros grupos que en caso de contraer dicha enfermedad, están en riesgo de tener consecuencias graves como son los ancianos, personas con determinadas patologías y profesionales de la salud. 25

A finales de mayo de 2022 en el mundo se habían vacunado con pauta completa el 60% de la población. Mientras que parcialmente lo habían hecho un 66%. En el caso concreto de España las cifras aumentaban hasta el 87% en al caso de la vacunación completa y un 88% los parcialmente vacunados. 26

Huelga decir que a fecha actual y afortunadamente, la pandemia no tiene nada que ver con la manera en la que desarrolló durante el año 2020. Por esto esta revisión se

va a centrar más en las repercusiones que dicho virus causó en las formas de actuación quirúrgica y en cómo estos cambios afectaron a los residentes de cirugía, independientemente de la especialidad a la que se dedicasen.

Metodología

El método empleado ha sido una revisión bibliográfica de las principales bases de datos y motores de búsqueda como: Google Scholar, PubMed, Scielo. Además también se han usado, para aspectos más concretos, información y documentos actualizados tanto de la Organización Mundial de la Salud (WHO), como del Ministerio de Sanidad de España.

Dicho análisis se llevó a cabo entre las fechas 14/05/2022 y 22/05/2022. Para desarrollarla se utilizaron como palabras clave las siguientes: COVID-19, cirugía, SARS-2, tratamiento, formación, protocolo quirúrgico y equipo de protección personal.

En cuanto a los criterios de inclusión se delimitó a artículos de los últimos 5 años, en español o inglés. Los criterios de exclusión fueron: otros idiomas, coincidencia de título y poca relación con el tema.

Resultados

De los documentos analizados 9 de ellos hablan de como se ha visto reducida la enseñanza presencial de los residentes de cirugía independientemente de la especialidad o el país en el que la docencia se estuviese llevando a cabo. Por otro lado 10 de ellos, hablan de cómo se vieron afectadas la cantidad de intervenciones quirúrgicas, especialmente las electivas y las formas de actuación o protocolos quirúrgicos.

Rodríguez y Borda 27 comprobaron que se produjo un impacto a todos los niveles del ámbito quirúrgico ya fuese en la docencia, asistencia, investigación y gestión de los servicios quirúrgicos y que del citado cambio, se debieron desarrollar estrategias no convencionales.

Mansilla et al 28 corroboraron que, aunque en general se produjo una reducción de la carga asistencial en la residencia quirúrgica, fueron los residentes de primer año los que se vieron afectados de mayor manera, de manera que debieron sustituir esa presencia por otro tipo de aprendizaje.

Mastroianni et al 29 verificaron que para asegurarse priorizar la seguridad de los residentes y que el riesgo de exposición fuese reducido durante sus actividades, la

fase presencial se debía reducir a la mínima expresión, por lo que en algunos centros dividieron en grupos a los residentes en fases presencial y a distancia.

Mastroianni et al 29 y Cabrera et al 30 incidían en la importancia de que los residentes fuesen capaces de identificar la sintomatología de COVID-19 en sus propias carnes para así evitar regresar al hospital cuando sus rotaciones pasasen de ser a distancia a ser presenciales.

Sánchez-Gómez et al 31 en su artículo y tras consultar a muchos residentes, se cercioraron de que el tiempo perdido durante la pandemia, supuso para la mayoría de ellos una pérdida importante en la adquisición de competencias, las cuales para ser recuperadas, requerirían una prórroga en su formación de entre 6 meses y un año. Del mismo modo Mansilla et al 28 verificaron que la curva de aprendizaje también se había visto afectada, ralentizando el mismo.

Dávalos y López 32 llegaron a la conclusión que incluso con la reducción de las horas presenciales y la implementación de la formación a distancia, el nuevo método de aprendizaje suponía una serie de ventajas académicas como por ejemplo el aumento de tiempo para investigación.

Ortiz et al 33, Sánchez-Correa et al 34, Connelly et al 35 reconocieron que la formación on line, que se comenzó a utilizar a raíz de la pandemia, ha venido para quedarse y que esta se podrá seguir usando ahora y en un futuro si se diese algún tipo de situación similar.

En cuanto a los protocolos quirúrgicos, que se vieron afectados en mayor o menor medida en todas sus fases cabe destacar que Juanz-González et al 36 y Balibrea et al 37 incidieron en la vital importancia de que todo el equipo que se viese involucrado en una intervención quirúrgica, debería tener una especial destreza y por tanto debería haber entrenado, tanto la colocación como la retirada de los equipos de protección personal.

Así mismo y al igual que se mencionó con anterioridad con los MIR, Balibrea et al 37 cualquier miembro del equipo quirúrgico que hubiese tenido la posibilidad de tener contacto estrecho con pacientes COVID-19 debe comunicarlo para de este modo, reducir al mínimo las posibilidades de que el virus entrase al circuito quirúrgico.

Diversos artículos de los revisados, desde la referencia bibliográfica 39 hasta la 44, ambas incluidas, inciden en la necesidad de posponer todas aquellas cirugías electivas y centrarse preferentemente en las urgentes. Por tanto se cancelaron todas aquellas intervenciones no esenciales o electivas en las que tanto el paciente como el cirujano consideraron oportuno poder esperar sin que el estado del primero sufriese un empeoramiento considerable, como así quedo constatado en el estudio realizado

por Estrada et al 39. Esto mismo lo pudo corroborar la Federación de Asociaciones Científico Médicas Españolas en su publicación “Impacto de la COVID-19 en lo No COVID” 43.

Así por ejemplo en la página web de Secipe.org 44 (Sociedad española de cirugía pediátrica) dan datos de que en el periodo entre marzo y mayo de 2020 se realizaron 10 intervenciones quirúrgicas programadas frente a las 610 que se llevaron a cabo en el mismo periodo del año anterior. Del mismo modo se actuó en casi todas las especialidades quirúrgicas y así expertos en ginecología, al inicio de la pandemia y en la fase de confinamiento poblacional, solo se hicieron cargo de cirugías urgentes y oncológicas que no se podían tratar de algún modo alternativo. Esto lo desarrollaron en su artículo Gracia et al 40.

En el momento en el que la situación primigenia de paralización volvió a permitirlo, la recuperación de los procedimientos diagnósticos y fundamentalmente, las cirugías electivas pasaron a ser una preferencia tanto para las administraciones, centros hospitalarios y trabajadores del ámbito sanitario, así como una de las principales peticiones de la población. Se formó para este cometido un grupo de trabajo multidisciplinar guiado por miembros de la Sociedad Española de Anestesia y Reanimación (SEDAR) y la Asociación Española de Cirujanos (AEC). Este equipo incluía también a miembros de la Asociación Española de Enfermería Quirúrgica, la Sociedad Española de Medicina Preventiva, Salud Pública e Higiene y la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas para acordar una serie de «Recomendaciones para la programación de cirugía en condiciones de seguridad durante la pandemia COVID-19», enfocadas no únicamente en a los profesionales sino también a los pacientes 45.

Discusión

¿Se ha visto reducido el contacto de los médicos residentes con los pacientes a consecuencia del COVID-19? ¿Han tenido estos futuros médicos adjuntos una disminución de la formación presencial y un aumento de la formación virtual? ¿Se vieron afectados los procedimientos y protocolos quirúrgicos?

Por un lado, es más que evidente a la vista de los artículos revisados que los residentes de las diferentes especialidades quirúrgicas se han tenido que adaptar a la nueva realidad que ha sacudido a los hospitales, ya que aun siendo el futuro de la medicina, son uno de los primeros medios humanos prescindibles en el momento que se ha debido reducir el contacto humano con personas afectadas por la enfermedad. No obstante y debido a la importancia de la formación para la adquisición de las destrezas necesarias para poder llevar a cabo su posterior cometido profesional, no se les ha apartado de su aprendizaje sino que, adaptándose a la nueva realidad y las oportunidades que la tecnología nos brinda, se ha introducido esta en la formación académica de los mismos.

Por otro lado y dado que la sanidad se ha visto afectada de un extremo hasta el otro, las especialidades quirúrgicas no se han sido una excepción.

El grueso de las intervenciones quirúrgicas debieron ser pospuestas, no tanto por el propio virus o la ausencia de equipos de protección personal, sino más bien por la gran demanda que se necesitaron de respiradores y equipos similares en las unidades de cuidados intensivos, por la grandes y graves consecuencias de la pandemia que a punto estuvo de colapsar los sistemas sanitarios todo el mundo.

De hecho, a fecha de hoy se siguen arrastrando cifras enormes en las listas de espera, independientemente de la especialidad quirúrgica de la que se trate, que hacen que los gestores sanitarios necesiten hacer esfuerzos ímprobos para reducirlas.

Conclusiones

La pandemia por coronavirus SARS-CoV-2, aun inconclusa, está suponiendo seguramente el mayor desafío al que la medicina moderna se haya tenido que enfrentar, afectando a todos los niveles asistenciales de la sanidad mundial, aunque en el caso de los cirujanos ha supuesto una readaptación de su manera de actuar ya que al verse canceladas muchas de las intervenciones no urgentes, los especialistas quirúrgicos se han tenido que empeñar en otras actividades. El cirujano necesita conocer y dominar en profundidad aspectos de la enfermedad, incluyendo las situaciones cotidianas y los tratamientos médicos con los que suele estar acostumbrado a tratar.

En cuanto a la formación que durante esta pandemia han recibido los médicos residentes se ha visto afectada, no tanto en horas, puesto que al ser enseñanzas regladas no se han reducido o si lo han hecho, no ha sido de manera significativa, sino más bien en el contacto directo que han podido tener con el paciente, verdadera fuente del aprendizaje para estos discípulos, ya que es el trato con el cliente y sus peculiaridades el que fuerza a exprimir al máximo los conocimientos en busca de la mejor alternativa para ellos.

No obstante y como en el resto de las profesiones, esto ha supuesto un nuevo reto que ha hecho que aparezca en la docencia médico quirúrgica algo que hasta la fecha no estaba tan extendido, como ha sido la teleformación o formación virtual y está claro que no es muy común la formación a distancia en la residencia quirúrgica ya que la mejor manera de aprender a operar es, obviamente operando.

Anexos – Revisión bibliográfica sobre la afectación quirúrgica, intervenciones y formación de residentes, en tiempos de COVID-19.pdf

Bibliografía

  1. Pulcha-Ugarte, R., Pizarro-Lau, M., Gastelo-Acosta, R., & Maguiña-Vargas, C. (2020). ¿Qué lecciones nos dejará el COVID-19?: Historia de los nuevos coronavirus. Revista de la Sociedad Peruana de Medicina Interna, 33(2), 68-76.
  2. Lam, T. T. Y., Jia, N., Zhang, Y. W., Shum, M. H. H., Jiang, J. F., Zhu, H. C.,… & Cao, W. C. (2020). Identifying SARS-CoV-2-related coronaviruses in Malayan pangolins. Nature, 583(7815), 282-285.
  3. Gob.es. [citado el 8 de junio de 2022]. Disponible en: https://www.sanidad.gob. es/profesionales/saludPublica/ ccayes/alertasActual/nCov/d ocumentos/Actualizacion_ 13_2019-nCoV_China.pdf
  4. Cucinotta D, Vanelli M. WHO Declares COVID-19 a Pandemic. Acta Biomed. 2020 Mar 19;91(1):157-160. doi: 10.23750/abm.v91i1.9397. PMID: 32191675; PMCID: PMC7569573.
  5. La OMS cree que el Atalanta-Valencia aceleró el contagio del coronavirus [Internet]. FotMob. [citado el 8 de junio de 2022]. Disponible en: https:// www.fotmob.com/ news/1tmyzsb47xu 5m1qzdpt7wfz3if/la-oms-cree-que-el- atalanta-valencia-aceler%C3% B3-el-contagio-del-coronavirus
  6. Valencia registra la primera muerte de un paciente con coronavirus en España [Internet]. ABC.es. 2020 [citado el 8 de junio de 2022]. Disponible en: https://www.abc.es/espana/ comunidad-valenciana/abci- hombre-habia-contagiado- coronavirus-murio-13- febrero-valencia-202003032010 _noticia.html
  7. BOE.es – BOE-A-2020-3692 Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo, por el que se declara el estado de alarma para la gestión de la situación de crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19 [Internet]. Boe.es. [citado el 8 de junio de 2022]. Disponible en: https://www.boe.es/buscar/ act.php?id=BOE-A-2020-3692
  8. BOE.es – BOE-A-2020-12109 Real Decreto 900/2020, de 9 de octubre, por el que se declara el estado de alarma para responder ante situaciones de especial riesgo por transmisión no controlada de infecciones causadas por el SARS-CoV-2 [Internet]. Boe.es. [cited 2022 Jun 8]. Available from: https://www.boe.es/ buscar/act.php?id= BOE-A-2020-12109
  9. BOE.es – BOE-A-2020-12898 Real Decreto 926/2020, de 25 de octubre, por el que se declara el estado de alarma para contener la propagación de infecciones causadas por el SARS-CoV-2 [Internet]. Boe.es. [cited 2022 Jun 8]. Available from: https://www.boe.es/buscar/ doc.php?id=BOE-A-2020-12898
  10. Situación actual [Internet]. Gob.es. [cited 2022 Jun 8]. Available from: https://www.sanidad.gob.es/ profesionales/saludPublica/ccayes/ alertasActual/nCov/sit uacionActual.htm
  11. Maguiña Vargas, C., Gastelo Acosta, R., & Tequen Bernilla, A. (2020). El nuevo Coronavirus y la pandemia del COVID-19. Revista Médica Herediana, 31(2), 125-131.
  12. Gracia, M., Rius, M., & Carmona, F. (2020). Cirugía laparoscópica en tiempos de COVID-19. Clínica e Investigación en Ginecología y Obstetricia, 47(3), 106-110.
  13. . Lauer SA, Grantz KH, Bi Q, Jones FK, Zheng Q, Meredith HR, et al. The Incubation Period of Coronavirus Disease 2019 (COVID-19) From Publicly Reported Confirmed Cases: Estimation and Application. Ann Intern Med. 2020 Mar 10. doi: 10.7326/M20-0504. [Epub ahead of print] PubMed PMID: 32150748; PubMed Central PMCID: PMC7081172.
  14. Huang, C., Wang, Y., Li, X., Ren, L., Zhao, J., Hu, Y.,… & Cao, B. (2020). Clinical features of patients infected with 2019 novel coronavirus in Wuhan, China. The lancet, 395(10223), 497-506.
  15. Fang Y, Zhang H, Xie J, Lin M, Ying L, Pang P, et al. Sensitivity of Chest CT for COVID-19: Comparison to RT-PCR. Radiology. 2020 Feb 19:200432. doi: 10.1148/radiol. 2020200432. [Epub ahead of print] PubMed PMID: 32073353.
  16. Corman VM, Landt O, Kaiser M, Molenkamp R, Meijer A, Chu DK, et al. Detection of 2019 novel coronavirus (2019-nCoV) by real-time RT-PCR. Euro Surveill. 2020 Jan;25(3). doi: 10.2807/1560-7917.ES.2020. 25.3.2000045. PubMed PMID: 31992387; PubMed Central PMCID: PMC6988269.
  17. J.C.L. Rodrigues, S.S. Hare, A. Edey, A. Devaraj, J. Jacob, A. Johnstone, et al. An update on COVID-19 for the radiologist-A British Society of Thoracic Imaging Statement. Clin Radiol, piiS0009-9260 (2020), pp. 30087-30088, 10.1016/j.crad. 2020.03.003 [Epub ahead of print] PubMed PMID: 32216962
  18. G. Chen, D. Wu, W. Guo, Y. Cao, D. Huang, H. Wang, et al.Clinical and immunologic features in severe and moderate coronavirus disease 2019. J Clin Invest, pii137244 (2020), 10.1172/JCI137244[Epub ahead of print] PubMed PMID: 32217835
  19. C. Huang, Y. Wang, X. Li, L. Ren, J. Zhao, Y. Hu, et al. Clinical features of patients infected with 2019 novel coronavirus in Wuhan, China. Lancet, 395 (2020), pp. 497-506, 10.1016/S0140-6736(20)30183-5. Epub 2020 Jan 24. Erratum in: Lancet. 2020 Jan 30. PubMed PMID: 31986264
  20. Zhang W, Zhao Y, Zhang F, et al. The use of anti-inflammatory drugs in the treatment of people with severe coronavirus disease 2019 (COVID-19): The Perspectives of clinical immunologists from China. Clin Immunol. 2020;214:108393. doi:10.1016/j. clim.2020.108393
  21. Yao X, Ye F, Zhang M, Cui C, Huang B, Niu P, et al. In vitro antiviral activity and projection of optimized dosing design of hydroxychloroquine for the treatment of Severe Acute Respiratory Syndrome Coronavirus 2 (SARS-CoV-2). Clin Infect Dis 2020. March 9.
  22. Rosa S G V, Santos W C. Clinical trials on drug repositioning for COVID-19 treatment. Rev Panam Salud Publica 2020; 44:e40. https://doi.org/10. 26633/RPSP.2020.40.
  23. Mehta N, Mazer-Amirshahi M, Alkindi N, Ali P. Pharmacotherapy in COVID- 19; A narrative review for emergency providers. Am J Emerg Med 2020. April. https://doi.org/10.1016/j. ajem.2020.04.035.
  24. Dong L, Hu S, Gao J. Discovering drugs to treat coronavirus disease 2019 (COVID-19). Drug Discov Ther 2020; 14 (1): 58-60. https://doi.org/10. 5582/ddt.2020.01012.
  25. Baron S A, Devaux C, Colson P, Raoult D, Rolain J-M. Teicoplanin: an alternative drug for the treatment of COVID-19? Int J Antimicrob Agents 2020; 55 (4): 105944. https://doi.org/10.1016/j. ijantimicag.2020.105944.
  26. Ritchie, H., Mathieu, E., Rodés-Guirao, L., Appel, C., Giattino, C., Ortiz-Ospina, E., Hasell, J., Macdonald, B., Beltekian, D., & Roser, M. (2020). Coronavirus Pandemic (COVID-19). Our World in Data. https://ourworldindata. org/COVID- vaccinations?country=OWID_WRL
  27. Rodríguez Castro Manuel, Borda Luque Giuliano. COVID 19 y cirugía: ¿Qué hemos avanzado?. Rev Med Hered [Internet]. 2021 Jul [citado 2022 Jun 30]; 32( 4 ): 197-200.  Disponible  en: http://www.scielo.org.pe/scielo. php?script=sci_arttext&pid =S1018- 130X2021000400 197&lng=es.  Epub 19-Ene-2022. http://dx.doi.org/10. 20453/rmh.v32i4.4115.
  28. Mansilla Sofía, Pouy Andrés, Haro Camila, Brito Noelia, Almada Mario, Bonilla Fernando et al. Impacto de la pandemia COVID-19 en la formación del residente de cirugía general en un servicio universitario. Rev. Méd. Urug.  [Internet]. 2021 [citado 2022 Jun 30] ; 37(4 ): e302. Disponible en: http://www.scielo.edu.uy/scielo. php?script=sci_arttext&pid =S1688- 03902021000401302&lng=es.     Epub    01-Dic-2021. https://doi.org/10. 29193/rmu.37.4.9.
  29. Mastroianni Gustavo N, Cano Busnelli Virginia M, Huespe Pablo E, Dietrich Agustín, Beskow Axel, de Santibañes Martín et al. Cambios en el Programa de Formación Quirúrgica en la era COVID-19. Rev. argent. cir. [Internet]. 2020 Jun [citado 2022 Jun 30]; 112(2): 109-118. Disponible en: http://www.scielo.org.ar/ scielo.php?script=sci_arttext&pid =S2250- 639X2020000200006&lng=es
  30. Sánchez-Gómez, S., Maza-Solano, J. M., Flórez, L. L., Arias, P. P., Duro, D. L., & Palacios-García, J. M. (2021). Impacto de la pandemia COVID-19 en la formación de los residentes de otorrinolaringología. Acta Otorrinolaringológica Española.
  31. Dávalos Dávalos Andrés, López Torres Francisco. Impact of COVID-19 on the training of Plastic Surgery residents. Cir. plást. iberolatinoam. [Internet]. 2020 Jun [citado 2022 Jun 30] ; 46( 2 ): 121-124. Disponible en: http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0376- 78922020000300002&lng=es.      Epub  17-Ago-2020. https://dx.doi.org/10. 4321/s0376-78922020000300002.
  32. Ortiz Aparicio, F. M., Raimondeau Aparicio, M., Morales Rico, A., & Zannier Valenzuela, M. S. (2021). La educación en línea para programas de especialización quirúrgica durante el periodo de pandemia COVID-19.¿ Es aplicable en Bolivia? Gaceta Médica Boliviana, 44(1), 118-120.
  33. Sánchez-Correa C, Gutierrez-Zuñiga D, Valbuena F, Linares-Restrepo F, Moreno-Luna I. Percepción de la educación virtual y herramientas de simulación en las residencias médicas durante la pandemia por COVID 19. Educación Médica Superior [Internet]. 2021 [citado 30 Jun 2022]; 35 Disponible en: http://www.ems.sld.cu/ index.php/ems/article/view/2916
  34. Connelly, Z. M., Abou Ghayda, R., Paneque, T., Rivas, J. G., Esperto, F., Azzawe, A.,… & Khater, N. (2022). La educación quirúrgica en línea implementada en los programas de residencia urológica como respuesta al COVID-19: Estudio piloto. Actas Urológicas Españolas
  35. Juanz-González A, Barreras-Espinoza JA, Leyva-Moraga E, Leyva-Moraga FA, Leyva-Moraga F. Protocolo de activación quirúrgica COVID-19 (PAQ COVID). Cir Cir [Internet]. 2021 [citado el 30 de junio de 2022];89(1):4–11. Disponible en: http://www.scielo.org.mx/ scielo.php?pid=S2444- 054X202 1000100004&script=sci_arttext
  36. Balibrea JM, Badia JM, Rubio Pérez I, Martín Antona E, Álvarez Peña E, García Botella S, et al. Manejo quirúrgico de pacientes con infección por COVID-19. Recomendaciones de la Asociación Española de Cirujanos. Cir Esp (Engl Ed) [Internet]. 2020;98(5):251–9. Disponible en: https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0009739X20300695
  37. José Manuel Aranda-Narváez, Luis Tallón-Aguilar, Felipe Pareja-Ciuró, Gonzalo Martín-Martín, Antonio Jesús González-Sánchez, Ignacio Rey-Simó, Gonzalo Tamayo-Medel, Carlos Yánez-Benítez, David Costa-Navarro, Soledad Montón- Condón, Salvador Navarro-Soto, Fernando Turégano-Fuentes, María Dolores Pérez- Díaz, José Ceballos-Esparragón, José María Jover-Navalón, José María Balibrea, Salvador Morales-Conde. Atención de la urgencia quirúrgica durante la pandemia COVID-19. Recomendaciones de la Asociación Española de Cirujanos. Cirugía Española. Volume 98, Issue 8,2020,Pages 433-441,ISSN 0009-739X. https://doi.org/10.1016/ j.ciresp.2020.04.031.
  38. Cote Estrada Lilia, Torres Cisneros Roberto, Loera Torres Marco Antonio, Campos Campos Francisco, Zamora Godínez Jordán, Cerda Cortázar Luis. Impacto de la pandemia COVID-19 en la práctica de Cirugía General en México. Encuesta Nacional. Cir. gen [revista en la Internet]. 2020 Jun [citado 2022 Jun 30]; 42(2): 149-164. Disponible en: http://www.scielo.org.mx/ scielo.php?script=sci_arttext& pid=S1405- 00992020000 200149&lng=es. Epub 04-Oct-2021. https://doi.org/10. 35366/95375.
  39. Gracia M, Rius M, Carmona F. Cirugía laparoscópica en tiempos de COVID-19. Clin Invest Ginecol  Obstet [Internet]. 2020 [citado el 30 de junio de 2022];47(3):106–10. Disponible en: https://www.elsevier.es /es-revista-clinica-e- investigacion-ginecologia- obstetricia-7-articulo-cirugia- laparoscopica-tiempos- COVID-19-S0210573X20300484
  40. 45.000 cirugías traumatológicas programadas se han suspendido en nuestro país a causa de la COVID-19 [Internet]. Fenin.es. [citado el 30 de junio de 2022]. Disponible en: https://www.fenin.es/ resources/notas-de-prensa/807
  41. Asacirujanos.com. [citado el 30 de junio de 2022]. Disponible en: https://www.asacirujanos.com/ admin/upfiles/revista/2021/Cir_ Andal_vol32_n1_02.p df
  42. Impacto de la COVID-19 en lo NO-COVID-19 [Internet]. Facme.es. [citado el 30 de junio de 2022]. Disponible en: https://facme.es/wp- content/uploads/2021/11/ Documento-Integral-Impacto-del- COVID-19-en-lo-NO- COVID-19.pdf
  43. Secipe.org. [citado el 30 de junio de 2022]. Disponible en: https://secipe.org/coldata/ upload/revista/2021_34-1ESP_34.pdf
  44. Arnal-Velasco D, Planas-Roca A, García-Fernández J, Morales-Conde S, grupo de trabajo “Recomendaciones para la programación de cirugía en condiciones de seguridad durante la pandemia COVID-19”. Programación de cirugía electiva segura en tiempos de COVID-19. La importancia del trabajo colaborativo. Rev Esp Anestesiol Reanim (Engl Ed) [Internet]. 2021 [citado el 11 de julio de 2022];68(2):62–4. Disponible en: https://www.elsevier.es /es-revista-revista- espanola-anestesiologia- reanimacion-344-articulo-programacion-cirugia-electiva- segura-tiempos- S0034935620303261