Dieta baja en FODMAP para el manejo del síndrome del intestino irritable

Incluido en la revista Ocronos. Vol. IV. Nº 12–Diciembre 2021. Pág. Inicial: Vol. IV; nº12: 166

Autor principal (primer firmante): Ana Sancho Giménez

Fecha recepción: 19 de Noviembre, 2021

Fecha aceptación: 15 de Diciembre, 2021

Ref.: Ocronos. 2021;4(12) 166

Autores:

  1. Ana Sancho Giménez. Graduada en Enfermería por la Universidad de Zaragoza.
    Enfermera especialista en pediatría.
  2. Carlos Sarroca San Pedro. Graduado en Enfermería por la Universidad de Zaragoza. Patricia López Martín. Graduada en Enfermería por la Universidad de Zaragoza.
  3. Elena Buñuel Asín. Graduada en Enfermería por la Universidad de Zaragoza. Lucía Mené Lombardo. Graduada en Enfermería por la Universidad de Zaragoza.
  4. Virginia Moreno Fernández. Graduada en Enfermería por el Campus de Ceuta, Universidad de Granada.

Resumen

El síndrome del intestino irritable (SII) se caracteriza por la presencia de dolor abdominal asociado a gases, estreñimiento y/o diarrea, y hasta un 60-70% de los pacientes relacionan el empeoramiento de los síntomas con la ingesta de determinados alimentos.

Los FODMAP (oligosacáridos, disacáridos, monosacáridos y polioles fermentables) son hidratos de carbono de cadena corta mal absorbidos en el intestino delgado y fermentados en el colon, que dan lugar a la formación de gases y ácidos orgánicos, provocando distensión y dolor abdominal.

publica-TFG-libro-ISBN

La evidencia científica apoya el uso de la dieta baja en FODMAP como herramienta dietética para el manejo del SII, ya que ha demostrado lograr un alivio de los síntomas y, en consecuencia, una mejora en la calidad de vida de los pacientes.

Introducción

El Síndrome del Intestino Irritable (SII) es un trastorno gastrointestinal funcional que se caracteriza por la presencia de dolor abdominal asociado a gases, estreñimiento y/o diarrea. Lo padecen entre un 7-15% de la población, es más frecuente en mujeres y afecta negativamente a la calidad de vida. 1-7

Su fisiopatología todavía se desconoce, pero hasta un 60-70% de los pacientes con síndrome del intestino irritable (SII) relacionan la ingesta de alimentos con el empeoramiento de los síntomas. La evidencia científica apoya el uso de una dieta baja en FODMAP (oligosacáridos, disacáridos, monosacáridos y polioles fermentables), como una estrategia clave de tratamiento. 1, 2, 3, 5, 7

Los FODMAP son hidratos de carbono de cadena corta que son escasamente absorbidos en el intestino delgado, por lo que permanecen en la luz intestinal ejerciendo un efecto osmótico que provoca paso de agua hacia la luz y, además, al no ser absorbidos pasan intactos al colon, donde son fermentados dando lugar a la formación de gases y ácidos orgánicos, que provocan distensión luminal. 4, 5, 8

Por lo tanto, cuando se consume una dieta baja en FODMAP, descienden la actividad osmótica luminal, la fermentación de los hidratos de carbono y la formación de gases, logrando así reducir la distensión y el dolor abdominal, y mejorando la calidad de vida de los pacientes. 8

Objetivo

Conocer los beneficios de la dieta baja en FODMAP (oligosacáridos, disacáridos, monosacáridos y polioles fermentables) como estrategia terapéutica para el manejo de los síntomas en pacientes con el Síndrome del Intestino Irritable.

Metodología

Se llevó a cabo una revisión bibliográfica en diferentes bases de datos para ciencias de la salud como PubMed, SciELO, Science Direct, Cuiden y Dialnet. La búsqueda de artículos se limitó a aquellos publicados en inglés y en español, en los últimos 5 años.

Palabras clave: Síndrome intestino irritable, SII, FODMAP, dieta baja en FODMAP.

Resultados

En el tratamiento dietético para el manejo del SII, podemos seguir dos líneas de actuación. Por un lado, seguir un patrón de alimentación regulado (5-6 comidas al día), evitar productos irritantes (alcohol, cafeína, alimentos especiados, grasa, alimentos flatulentos) y distribuir la ingesta de fibra en diferentes comidas a lo largo del día. O, por otro lado, se puede seguir una dieta baja en FODMAP que va a tener un impacto positivo sobre los síntomas del síndrome del intestino irritable (SII). 1, 6, 7

Los FODMAP se pueden encontrar en alimentos saludables como frutas, verduras, lácteos, legumbres y cereales, pero también están presentes en una inmensa variedad de productos ultraprocesados. 1, 2, 5

En los últimos años, se ha observado un cambio en el patrón de alimentación con un incremento en el consumo de alimentos ultraprocesados y procedentes del trigo (ricos en fructosa y fructanos), además de un aumento en la demanda de productos sin azúcar con edulcorantes (ricos en polioles). Todos estos productos son ricos en FODMAP y van a agravar los síntomas del síndrome del intestino irritable (SII). 8

La dieta baja en FODMAP consta de dos fases:

  • La primera fase supone una restricción global de la ingesta de FODMAP (Anexo 1) a lo largo de 4-8 semanas. Esta fase restrictiva ha demostrado lograr una mejoría de los síntomas en el 75% de los pacientes.
  • En la segunda fase, se van a reintroducir de forma gradual los alimentos previamente eliminados, según la tolerancia del individuo. De esta forma, se podrá elaborar un plan de alimentación totalmente adaptado al paciente para que le resulte más fácil poder seguirlo a largo plazo. 2, 3, 6, 7, 10

Sin embargo, los FODMAP son prebióticos y resultan importantes para el mantenimiento de la salud gastrointestinal, por lo que su restricción dietética podría tener un efecto perjudicial en la microbiota intestinal. Una vez hayan mejorado los síntomas, no se recomienda continuar la fase restrictiva más allá de 6 semanas. 3-7

Por esto, ante el diagnóstico de síndrome del intestino irritable (SII), el paciente debe acudir a un nutricionista con experiencia en el manejo de trastornos gastrointestinales y familiarizado con la dieta baja en FODMAP. La dieta ha demostrado ser eficaz, pero la evaluación y educación nutricional son fundamentales para el éxito del tratamiento y para la prevención de posibles complicaciones. 3, 4

Por último, se debe tener en cuenta que la dieta baja en FODMAP implica un alto nivel de restricción dietética, se necesita seguimiento por parte de un nutricionista experto, puede generar deficiencias nutricionales y una reducción de la microbiota intestinal. Todo esto puede provocar un fracaso en el tratamiento. 9

Conclusiones

La evidencia científica apoya el uso de la dieta baja en FODMAP como herramienta dietética para el manejo del síndrome del intestino irritable, ya que ha demostrado lograr un alivio de los síntomas y, en consecuencia, una mejora en la calidad de vida de los pacientes.

Resulta fundamental acudir a un nutricionista experto en la materia, que aporte los conocimientos y las pautas necesarias para seguir correctamente la dieta, y así evitar posibles complicaciones derivadas de la restricción dietética.

El síndrome del intestino irritable es una causa significativa de morbilidad y los tratamientos disponibles tienen una eficacia clínica variable. Todavía se desconocen los efectos de la dieta baja en FODMAP (oligosacáridos, disacáridos, monosacáridos y polioles fermentables) a largo plazo, o la existencia de alternativas terapéuticas menos restrictivas que no perjudiquen la microbiota. Apenas existe bibliografía sobre su aplicación en pacientes pediátricos y, por tanto, se necesitan más estudios sobre el tema.

ANEXOS:

Anexo 1. Clasificación de los alimentos según su contenido en FODMAP. 8

dieta-baja-FODMAP-manejo-sindrome-intestino-irritable.jpg

Bibliografía

  1. Altobelli E, Del Negro V, Angeletti PM, Latella G. Low-FODMAP diet improves Irritable Bowel Syndrome symptoms: a meta-analysis. Nutrients [Internet] 2017 [acceso 28 de septiembre de 2021]; 9(9): 940. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/ pmc/articles/PMC5622700/ https:// pubmed.ncbi. nlm.nih.gov/ 28846594/
  2. Bellini M, Tonarelli S, Nagy AG, Pancetti A, Costa F, Ricchiuti A, et. al. Low FODMAP Diet: evidence, doubts and hopes. Nutrients [Internet] 2020 [acceso 28 de septiembre de 2021]; 12(1): 148. Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm. nih.gov/31947991/ https://www.ncbi.nlm.nih.gov/ pmc/articles/PMC7019579/
  3. Barrett JS. How to institute the low-FODMAP diet. Journal of Gastroenterology and Hepatology [Internet] 2017 [acceso 28 de septiembre de 2021]; 32(1): 8-10. Disponible en: https://pubmed.ncbi. nlm.nih.gov/28244669/ https://onlinelibrary.wiley. com/doi/10.1111/jgh.13686
  4. Syed K, Iswara K. Low-FODMAP Diet. StatPearls [Internet] 2021 [acceso 2 de noviembre de 2021]. Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/32965895/ https://www.ncbi.nlm.nih. gov/books/NBK562224/
  5. Suárez González M, Diaz Martín JJ, Treviño SJ, Bousoño García C. Efecto de la alimentación saludable previa a la intervención con dieta baja en FODMAP en pacientes pediátricos con síndrome de intestino irritable. Nutr: Hosp. [Internet] 2020 [acceso 7 de noviembre de 2021]; 36(2): 275-281. Disponible en: https://scielo.isciii.es/scielo. php?script=sci_arttext&pid=S0212- 16112019000 200275&lang=es
  6. Casellas F, Burgos R, Marcos A, Santos J, Ciriza de los Ríos C, García-Manzanares A, et al. Documento de consenso sobre las dietas de exclusión en el síndrome del intestino irritable (SII). Rev Esp Enferm [Internet] 2018 [acceso 8 de noviembre de 2021]; 110(12): 806-824. Disponible en: https://scielo.isciii.es/scielo. php?script=sci_arttext&pid=S1130- 0108201800 1200009&lang=es
  7. Staudacher HM, Whelan K. The low FODMAP diet: recent advances in understanding its mechanisms and efficacy in IBS. Epub [Internet] 2017 [acceso 2 de noviembre de 2021]; 66(8): 1517-1527. Disponible en: https://pubmed.ncbi. nlm.nih.gov/28592442/
  8. Baranguán Castro ML, Ros Arnal I, García Romero R, Rodríguez Martínez G, Ubalde Sainz E. Implantación de la dieta baja en FODMAP para el dolor abdominal funcional. Anales de Pediatría [Internet] 2019 [acceso 8 de noviembre de 2021]; 90(3): 180-186. Disponible en: https://www.analesdepediatria. org/es-implantacion-dieta- baja-fodmap-el- articulo-S1695403318301358
  9. Molina Infante J, Serra Flores J, Fernández Bañares F, Mearin F. Dieta con bajo contenido en FODMAP para el síndrome del intestino irritable: luces y sombras. Gastroenterología y Hepatología [Internet] 2016 [acceso 10 de noviembre de 2021]; 39(2): 55-65. Disponible en: https://dialnet.unirioja.es/ servlet/articulo?codigo=5536420
  10. Álvarez Díaz C, Roldán Rojas B, Bolaños-Ríos P, Jáuregui-Lobera I. La dieta Low- FODMAP en el Síndrome de Intestino Irritable: ¿Es actualmente un tratamiento nutricional ineficaz? Mejoría sintomática. JONNPR [Internet] 2017 [acceso 10 de noviembre de 2021]; 2(10): 435-461. Disponible en: https://revistas.proeditio. com/jonnpr/article/view/1613