¿Flores de Bach como terapia alternativa?

Incluido en la revista Ocronos. Vol. VI. Nº 4–Abril 2023. Pág. Inicial: Vol. VI; nº4: 113

Autor principal (primer firmante): Blanca Gascón López

Fecha recepción: 16 de marzo, 2023 

Fecha aceptación: 13 de abril, 2023 

Ref.: Ocronos. 2023;6(4) 113

  1. Blanca Gascón López – Enfermera (Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa, Zaragoza)
  2. Laura Colás Jal – Enfermera (Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa, Zaragoza)
  3. Lara Castellanos Artal – Enfermera (Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa, Zaragoza)
  4. Marina Soto Bernal – Enfermera (Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa, Zaragoza)
  5. Sergio Plaza Salguero – Enfermero (Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa, Zaragoza)
  6. Víctor María García García – Enfermero (Hospital Universitario Príncipe de Asturias, Madrid)

Introducción

Durante los últimos años, ha crecido el uso e interés por las terapias alternativas o complementarias.

Las terapias complementarias son aquellas prácticas, teorías o demandas que no forman parte del sistema sanitario convencional.

Cuando un paciente hace uso de alguna de las diferentes terapias, no es por su insatisfacción con el tratamiento habitual, sino que estas terapias son más afines con su ideología personal y las considera más individualizadas.

Publica TFG cuadrado 1200 x 1200

Entre estas terapias, se encuentran las flores de Bach. Estas, son utilizadas como método terapéutico sobre todo para tratar las emociones.

La OMS ha llegado a mencionar esta terapia como medicina alternativa, pero no se conoce evidencia científica sobre su eficacia. Lo que sí se sabe es que no producen toxicidad dichas esencias.

Objetivo

  • Encontrar evidencias claras sobre el uso de las flores de Bach como terapia alternativa o complementaria a la medicina y sus tratamientos médicos.

Palabras clave

Flores de Bach, eficacia, terapia, aplicaciones, evidencia científica.

Metodología

Se ha realizado una búsqueda bibliográfica de información en Scielo, Elsevier, El español, acotando los artículos publicados en los últimos 10 años en castellano e inglés.

Historia

Desde los inicios de la historia se han utilizado las plantas como remedio curativo.

Las flores de Bach son llamadas así por el médico, cirujano, bacteriólogo, patólogo y homeópata inglés Edward Bach (1, 2).

Este doctor, comenzó entre 1926 y 1934 a experimentar con flores silvestres las cuales recogía entre primavera y verano, y comenzó a elaborar 12 tipos de esencias florales que poco a poco se fueron añadiendo más hasta llegar a un total de 38 esencias diferentes.

publica-articulo-revista-ocronos

Estas esencias o remedios naturales tienen cada una unas propiedades diferentes para tratar distintos problemas emocionales (1).

El doctor Bach decía que toda enfermedad física tiene un origen emocional y que, si no se tratan dichos problemas emocionales, es por lo que aparecen las enfermedades. Si se tratan las emociones, se resuelven los problemas físicos y así, se desarrolló la terapia de las emociones (2,3).

Estas flores no sirven solamente para tratar el problema emocional, sino también para tratar la causa emocional de una enfermedad.

Desarrollo de la técnica

Esta técnica consiste en administrar unas esencias u otras de las 38 flores seleccionadas para esta terapia, según los síntomas o emociones alteradas en el paciente. Su finalidad es volver al estado normal tanto física como mentalmente (1).

Para elaborar dichas esencias según Bach, tenemos dos métodos que son mediante la exposición solar o la decocción o hervor. Estas sustancias no son farmacológicamente activas ni se preparan como los métodos habituales de productos homeopáticos (3).

Mediante la exposición solar, se recolectan las plantas una mañana soleada y cálida y con los pétalos de las flores muy florecidos porque así, estas, tienen mayor concentración y mejor de “principios activos”.

Después de la recolección, se dejan flotando en agua expuestas al sol 3-4 horas y así dejarán el agua “impregnada con energía” transmitida por la vibración de las flores en él. Para finalizar, se filtra el preparado y se almacena en un frasco de vidrio oscuro hasta la mitad y la otra mitad, la llenaremos con un destilado de alcohol del vino o brandy para evitar la putrefacción (3).

El otro método, la decocción, inicia con la recogida de flores o fragmentos de árbol y hojas y, son plantas que florecen en una época anterior del año.

Se cuecen las flores media hora en agua de manantial, se filtra el líquido y se guarda en un frasco de vidrio opaco hasta la mitad, dejándolo enfriar y, la otra mitad, se completa al igual que en la exposición solar con brandy u otro tipo de alcohol para preservar la solución. El alcohol es el único “principio activo” que contienen los frascos de estas flores (3).

Para la administración de estas esencias se dice que, si se administra menor cantidad, habrá un mayor efecto porque en esta terapia lo que más importa es la frecuencia de las tomas (3).

La dosis típica diaria la encontramos en 4-6 gotas y estas esencias se administran normalmente por vía oral o sublingual y se dejan las gotas en la boca hasta su disolución. También, podemos echarlas en un vaso de agua y beberla en pequeños sorbos, eso sí, siempre una hora antes o después de las comidas (3).

Las otras administraciones pueden ser en forma de gel, lociones y aerosoles, pero son poco habituales (3).

Aplicaciones

Esta terapia, se puede utilizar tanto para enfermedades físicas como psicológicas (mentales y emocionales).

Según el Dr. Bach, estas esencias que creó pueden solucionar problemas psicoemocionales como el miedo, confusión o ira y así, pudiendo prevenir dolencias físicas o mentales (3).

En esta tabla encontrada en artículos científicos (4), se clasifican las flores en 7 grupos según con que error emocional esté relacionado el problema.

flores-bach-terapia-alternativa.jpg

Hay estudios científicos que evidencian efectos positivos en la aplicación de estos remedios naturales.

Se ha visto que aplicar dichas esencias a familiares de fallecidos, mejora su recuperación emocional de forma precoz (5); en los niños hiperactivos o con trastorno de déficit de atención e hiperactividad (TDAH), se ve una mejoría al mes de la aplicación de la terapia (6); y en la succión digital en niños, un 66,6% han conseguido eliminar este hábito (7).

Conclusión

Tras la revisión de diferentes artículos científicos, no se ha encontrado ninguna evidencia científica clara.

Tras la mayoría de los estudios realizados, se puede llegar a una conclusión de que no es eficaz dicha terapia y que las personas que han notado una mejoría, tanto física como mental, ha sido por el efecto placebo que les ha producido el tomar de estas esencias.

Por tanto, no es una terapia que cure emociones ni que, tras la toma de estas, no se produzcan enfermedades, aunque puede ir relacionado el estrés o la tristeza entre otras emociones con distintas patologías.

Son necesarias más investigaciones para saber con certeza si es una terapia eficaz o no.

Bibliografía

  1. Yara Sánchez JE. Las flores de Bach [Internet]. Madrid: Infomed: Red de Salud de Cuba; 2011. Disponible en: http://www.sld.cu/galerias/pdf/sitios/sa ntiagodecuba/flores_de_bach.pdf
  2. Ramírez Arriola CF. Las flores de Bach [Internet]. The original Bach Flower Remedies. 2020. Disponible en: http://www.bachflower.com/lasflores-de- bach/
  3. Méndez R. La verdad sobre las Flores de Bach, la ‘terapia natural’ en la que no debes confiar para curarte [Internet]. El Español. 2018. Disponible en: https://www.elespanol.com/ciencia/salud/ 20180924/flores-bach-terapia- naturalno-confiar-curarte/339216871_0.ht ml
  4. Saz P, Ortiz M. Flores de Bach. Revisión. Farmacia profesional [Internet]. 2008; (Volumen 22. Número 9):46–48. Disponible en: https://www.elsevier.es/es-revista-f armacia-profesional-3-articulo-flores- bachrevision-13127360
  5. Franquiz Rodríguez Diana. La terapia floral en la atención al paciente terminal y su familia. Rev. Med. Electron. [Internet]. 2015 Feb; 37(1): 39-52. Disponible en: http://scielo.sld.cu/scielo.pHp?script=s ci_arttext&pid=S16841824201500010 0005&lng=es
  6. Callís Fernández Sureima. Bach flower therapy in children with hyperactivity manifestations. MEDISAN [Internet]. 2011 Dic; 15(12): 17291735. Disponible en: http://scielo.sld.cu/scielo.pHp?scri pt=sci_arttext&pid=S10293019201100120 0007&lng=es
  7. Martínez Ramos Mayra Raquel, Corona Carpio Marcia Hortensia, González Rodríguez Walkyria, García Milanés Marylena. Eficacia de la terapia floral de Bach aplicada en niños de primer grado con hábito de succión digital. Rev Cubana Estomatol [Internet]. 2007 Sep; 44(3). Disponible en: http://scielo.sld.cu/scielo.pHp?script=s ci_arttext&pid=S00347507200700030 0004&lng=es