La flora intestinal y su relación con la obesidad

Un estudio bajo el título “Richness of human gut microbiome correlates with metabolic markers” publicado por la prestigiosa revista Nature y realizado por un consorcio internacional, revela que la cantidad de especies de flora intestinal que habitan en nuestro sistema digestivo están relacionadas con la obesidad. Los investigadores han demostrado que aquellas personas con menor número de especies bacterianas en el intestino, son más propensas a desarrollar complicaciones tales como diabetes o enfermedades cardiovasculares.

La actual vida sedentaria, acompañada de una dieta hipercalórica y con la falta de ejercicio, provoca que el número de personas que sufren de obesidad aumente cada día. Desde 1990 el número de personas con obesidad se ha duplicado. La publicación del World Obesity Atlas 2023 estima que en 2035 el 51% de la población sufrirá sobrepeso, equivalente a 4.000 millones de personas.

Desde hace algún tiempo, se había observado una clara relación entre la flora intestinal y nuestra salud, y debido a ello, los científicos han comenzado a estudiar cómo se relaciona la obesidad con la flora intestinal que habita en nuestro sistema digestivo. Un estudio de la flora intestinal realizado entre 292 personas de las cuales 169 eran obesas, arrojó como resultado que aquellas personas con menor cantidad de especies en su flora intestinal, eran más susceptibles de desarrollar enfermedades relacionadas con la obesidad.

flora-intestinal-relacion-obesidad

De todo esto se desprende que es más que importante cuidar las bacterias que habitan en nuestro intestino, dado que aunque aún no seamos conscientes, esta puede jugar un papel muy importante en nuestra salud a medio-largo plazo. Recordar que la flora intestinal, si bien convive con nosotros, ha de ser bien cuidada ya que nuestra relación con ella es simbiótica, es decir, nosotros les ayudamos y ella nos ayuda.

La mejor forma de proteger y regenerar nuestra flora intestinal es el consumo de alimentos fermentados, dado que cuando estos se producen de forma natural contienen microorganismos nutritivos y enzimas, así como otros elementos que ayudan a las colonias de bacterias que habitan en nuestro organismo. Yogurt, queso, chucrut, kimchi, kombucha, kéfir, entre otros, son productos naturales que ayudan a regenerar nuestra flora intestinal.

Otra alternativa es la ingesta de suplementos de probióticos que aportan a nuestro organismo millones e incluso billones de bacterias listas para colonizar nuestro intestino. Sin lugar a dudas, estos complementos introducen en nuestro organismo mucha más cantidad de bacterias que las ingeridas por la dieta diaria, aunque hay que recordar que lo ideal es que sea nuestra dieta la que nos aporte las bacterias necesarias para mantener nuestra salud (y la suya).

Referencias

  1. Richness of human gut microbiome correlates with metabolic markers (2013) Nature – https://www.nature.com/articles/nature12506
  2. World Obesity Atlas 2023. Tim Lobstein, Rachel Jackson-Leach, Jaynaide Powis, Hannah Brinsden and Maggie Gray. – https://www.worldobesityday.org/assets/downloads/World_Obesity_Atlas_2023_Report.pdf
  3. “¿Cuáles son los mejores probióticos? Elige los mejores suplementos y alimentos”. Vanessa León García. El BúhoVerde – https://www.elbuhoverde.es/guias/cuales-son-los-mejores-probioticos