Riesgos de flebitis en catéter venoso de acceso periférico

Incluido en la revista Ocronos. Vol. IV. Nº 5–Mayo 2021. Pág. Inicial: Vol. IV; nº5: 211

Autor principal (primer firmante): Sandra Pires Álvarez

Fecha recepción: 6 de Marzo, 2021

Fecha aceptación: 26 de Mayo, 2021

Ref.: Ocronos. 2021;4(5): 211

Autoras:

Sandra Pires Álvarez, Zaira Del Couz Peláez, Lucia González Méndez

Introducción

Los catéteres intravenosos periféricos, son cánulas que se introducen en las venas para infundir líquidos, ya sean nutrientes, sangre o derivados, medicamentos o también para extraer muestras de sangre. Estos dispositivos son los más utilizados en la actividad diaria de un área de atención sanitaria como es la hospitalaria. Estos catéteres suelen ser insertados por los profesionales de Enfermería los cuales juegan un papel muy importante es su conservación y mantenimiento, el cual debe garantizar su correcto funcionamiento.

Publica TFG cuadrado 1200 x 1200

De la utilización de estos artefactos deriva una de las infecciones nosocomiales más comunes, la flebitis. Dado que hoy en día la canalización se realiza de forma protocolaria desde el Servicio de Urgencias Hospitalarias, hace que su estudio se convierta en foco de investigación para reducir los efectos adversos que genera ésta y a su vez se pueda reducir la prolongación de las estancias hospitalarias o las complicaciones que deriva, por ejemplo, la sepsis.

Entendemos por flebitis de catéter de acceso periférico al resultado inflamatorio y de aumento de la permeabilidad de la pared de la vena en respuesta a sustancias infundidas por el catéter (farmacológica), o en reacción al mismo (mecánica) y por colonización de la zona por bacterias (bacteriana). La incidencia de flebitis a nivel mundial es de gran importancia debido a los riesgos que esta conlleva, tromboflebitis con un alto riesgo de mortalidad si esta no es detectada a tiempo.

La flebitis puede ser por causas mecánicas, químicas y bacterianas

En el caso de flebitis mecánica, que es la causa más habitual, sucede por la inserción de un catéter de mayor calibre en una vena pequeña, una lesión de la vena durante la inserción o mala fijación del apósito que debe evitar el movimiento del catéter.

La flebitis química la provoca el material que se infunde por la vía o catéter periférico, pueden ser líquidos irritantes con pH muy ácido o alcalino. En esta ocasión la inserción y la técnica aséptica es muy importante y también influye.

La flebitis bacteriana trata de la contaminación debido a poca asepsia de la piel en la manipulación de los sistemas de infusión, los cuales son enchufados al catéter.

La flebitis por inserción catéter periférico puede dar complicaciones, la endocarditis o la septicemia son dos de ellas, sin olvidar la posible formación de trombos y los problemas que estos acarrean (tromboflebitis, trombosis venosa o embolismo pulmonar).

Objetivo

El objetivo principal es identificar los factores de riesgo de aparición de flebitis.

publica-articulo-revista-ocronos

Metodología

Se realiza una revisión bibliográfica en las bases de datos de Cochrane, Scielo, PubMed, Cuiden y Medline.

Resultado

Distintos factores son los influyentes para que ocurra la flebitis. Así en la flebitis por fármacos, infusiones o derivados sanguíneos encontramos que entre los factores influyentes está el pH elevado de los productos infundidos, así como la reactividad de los mismos con los tejidos. Para solucionar este problema se recomienda una buena dilución del fármaco previo a su infusión por vía endovenosa.

En relación con los factores mecánicos nos encontramos que es de gran importancia una correcta adecuación del catéter al calibre de la vena, de elección será el catéter de menor calibre posible para minimizar irritación mecánica. Por último, los riesgos que están relacionados con la colonización bacteriana son los propios de un mal lavado y desinfección de la zona previa punción, así como los de un mal mantenimiento e higiene de la zona.

Conclusiones

En manos del personal de Enfermería se encuentra el correcto uso, la correcta elección de los catéteres y el mantenimiento de las vías venosas. Es recomendable tanto heparinizar con suero fisiológico tras la finalización de infusión de medicación endovenosa, como cambiar el apósito y limpiar con clorhexidina la zona de punción de la vía endovenosa para prevenir la flebitis entre otras cosas.

Bibliografía

  1. Regueiro, M., Souto B., Iglesias, M., Outón, I., Cambeiro, J., Pértega, S., et al (2005). Catéteres venosos periféricos: incidencia de flebitis y sus factores determinantes de flebitis. Revistas ROL de Enfermería, 28(10), 661-668.
  2. Rosenthal, k. (2007). Cuando aparece la flebitis. Nursing, 25(4),47.
  3. Royal College of Nursing. (2010). Standars for infusión therapy.