Fitodermatitis, revisión a propósito de un caso

Incluido en la revista Ocronos. Vol. V. Nº 10–Octubre 2022. Pág. Inicial: Vol. V; nº10: 290

Autor principal (primer firmante): María Jesús Pastor Cebollero

Fecha recepción: 29 de septiembre, 2022

Fecha aceptación: 26 de octubre, 2022

Ref.: Ocronos. 2022;5(10) 290

Autores: María Jesús Pastor Cebollero, Carmen Burgasé Oliván, Gemma Buisán Casbas, Sandra Soler Allue, Carlos Aspas Lartiga, Mónica Arévalo Durán.

Categoría profesional: Médico especialista.

Palabras clave: Cutaneous, phlyctenae, phytophotodermatosis

Introducción

La piel es un órgano extenso, provisto de células que participan en la respuesta inmune, por lo que es capaz de responder a las agresiones con una gran diversidad de cuadros clínicos, de ahí que hablar de “dermatosis reaccionales” implica uno de los capítulos más amplios de la dermatología, incluye a la dermatitis atópica, dermatitis del área del pañal, dermatitis por contacto, prúrigos y el síndrome urticariano entre otros. La más frecuente es la dermatitis por contacto.

Dermatitis por contacto fototóxicas son el equivalente de la reacción a irritantes, pero con participación de la luz UV para activar al contactante. Pueden presentarse en cualquier sujeto, se presentan en forma aguda y se manifiestan por eritema, edema y ocasionalmente vesículas o ampollas, que al involucionar dejan hiperpigmentación y descamación. Estas lesiones suelen estar limitadas a la zona expuesta a la radiación lumínica (UV-B), en ella la irradiación de la molécula del contactante libera radicales libres que lesionan la piel. El prototipo de estas reacciones es la ocasionada por psoralenos y el ejemplo clínico más común es la fitofotodermatosis

La fitofotodermatitis es una forma poco común de dermatitis de contacto en la que la piel debe estar expuesta a ciertas sustancias químicas vegetales y luego a la luz solar, para que se produzca la inflamación relacionada con la dermatitis. Las fitofotodermatosis son las reacciones fototóxicas más frecuentes en pediatría.

 Desde el punto de vista de la fisiopatología, las dermatitis por contacto han sido clasificadas para su estudio en varios grupos, que son:

  1. irritativa
  2. alérgica (por sensibilización)
  3. Fototóxicas y fotoalérgicas (con participación de la luz)
  4. Reacciones de tipo inmediato (urticaria de contacto)

El interrogatorio es la base del diagnóstico y debe ser efectuado en forma minuciosa Datos importantes a interrogar son el tiempo de evolución, forma de diseminación y grado de severidad de las lesiones en los brotes anteriores, así como los tratamientos previos que puedan ocasionar exacerbación o persistencia de la dermatosis. Las pruebas epicutáneas están indicadas ante la sospecha de dermatitis por sensibilizantes. El tratamiento del paciente será establecido como el de cualquier dermatitis por contacto, evitando el alergeno y los irritantes y tratando el estado de la piel (secando la piel húmeda y lubricando la seca, etc.).

Resumen

Paciente de 86 años con antecedentes de hipertensión arterial, cardiopatía isquémica crónica, dislipemia, colelitiasis, aneurisma de aorta ascendentes y enfermedad de Crohn es traído a urgencias por UVI móvil por diminución del nivel de conciencia. El paciente se encontraba en una cacería, sobre las 10.30 los compañeros refieren que se encontraba bien, acude a su puesto de cacería por su propio pie, a las 13,30 horas lo encuentran inconsciente.

A la llegada del equipo médico de la ambulancia encuentran al paciente tumbado, con fluctuaciones del nivel de conciencia (al inicio Glasgow de 9 pero posteriormente 12-13) pero estable hemodinámicamente, no se objetiva signos de agresión, al examinarlo objetivan lesiones cutáneas en abdomen, retiran el pantalón y también están presentes en extremidades inferiores, refieren que durante el traslado las lesiones van en aumento y objetivan flictenas. No hay acompañantes que puedan informar sobre las patologías o tratamiento del paciente.

Constantes iniciales en urgencias: Tensión arterial 170/90, frecuencia cardiaca 84, Saturación de oxígeno 938%, glucemia capilar 113., temperatura 36

Exploración inicial, regular estado general, normohidratado y normocoloreado, somnolencia con nivel de conciencia fluctuante, Glasgow 12. Auscultación cardiaca rítmico sin soplos audibles. Auscultación pulmonar normoventilación. Abdomen anodino. Lesiones dérmicas eritematosa con grandes flictenas en hemiabdomen derecho, cara lateral de muslo y pierna derecha y cara interna de muslo y pierna izquierda.

Pruebas complementarias:

Analítica de sangre: bioquímica glucosa 129, filtrado glomerular 40, ionograma y perfil hepático normal, CK 206, troponina 12.6, PCR 0.53; hemograma: hemoglobina 14.1, plaquetas 148000, leucocitos 11200, VSG 11, hemostasia TPpa 23.5, fibrinógeno derivado 534, Dímero D 20373; gasometría venosa pH 7.44, ácido láctico 2.7. Sedimento de orina negativo

Electrocardiograma: sinusal a 80 lpm (latidos por minuto), bloqueo aurículo-ventricular de primer grado.

TAC cerebral: sin alteraciones agudas

AngioTAC de arterias pulmonares: no se aprecian imágenes sugestivas de enfermedad tromboembólica. Aerobilia. Vesícula biliar con gas en fundus y material radiodenso sugestivo de litiasis en infundíbulo. Dilatación de aorta torácica ascendentes. Aneurismas de aorta infrarrenal.

Diagnóstico

Lesiones cutáneas compatibles con fitofotodermatosis, sincope de probable origen vasovagal.

Resultados

Durante su estancia unas horas en urgencias el paciente evoluciona favorablemente con estabilidad hemodinámica y estabilización del nivel de conciencia con Glasgow 15, no aumento de las lesiones dérmicas, no recuerda el episodio, refiere que previamente se encontraba bien, no cambio en las medicaciones habituales.

Se ingresa en planta de medicina interna para diagnóstico y evolución, le realizan electroencefalograma y ecocardiografía para estudió del sincope sin encontrar patología por lo que se atribuye a sincope por calor, se realiza colaboración con dermatología para las lesiones dérmicas: lesiones erosivas algunas de ellas cubiertas por ampollas serosas tensas y llama la atención la morfología figurada de algunas de las lesiones cubriendo la parte anterior de ambas piernas y hemiabdomen derecho, posible fitofotodermatosis. Tratamiento curas con diprogenta, linitull y cura plana.

Conclusiones

  • La fitofotodermatosis es uno de los tipos de dermatitis de contacto más infrecuentes, pero hay que sospecharla ante pacientes que han estado en la naturaleza y con altas temperaturas.
  • Las fitofotodermatosis son más comunes en niños, pero no hay que descartarlas en adultos.
  • El tratamiento de dichas lesiones son curas tópicas con cremas de corticoide y antibiótico y oclusión.
  • En los servicios de Urgencias no estamos muy acostumbrados a lesiones dermatológicas, que en ocasiones nos llevan a la confusión de posibles diagnósticos diferenciales.

Bibliografía

  1. Dooms-Goossens A, Dubelloy R, Degreef. Contact and systemic contact-type dermatitis to spices. Dermatol Clin 1990; 8(1): 89-93.
  2.  Morren M, Rodriguez R, Doms Goossens, Degreef H. Connubial contact dermatitis: a review. European J of Dermat 1992; 2: 219-23.
  3. Goossens A. An update on airborne contact dermatitis. Huygens S and Goossens A. Contact dermatitis 2001; 44: 1-6.
  4.  Guin J. Practical Contact Dermatitis. Ed. Mc Graw-Hill 1995.
  5.  Alonzo L, Rodríguez E. Dermatitis por contacto ocupacional. Rev Centro Dermatol Pascua 1999; 8: 89-95.
  6.  Ancona A, Alonzo L. Dermatitis por contacto irritativa. En: CondeSalazar, Ancona A. Dermatosis Profesionales. Signament Ediciones, SL. Madrid España 2000.
  7. Honeyman J. Efectos de las radiaciones ultravioletas en la piel. Rev Per Dermatol 2002; 12:54-62.
  8. Kochevar E. Photobiology, Basic Science. Dermatol Clinics 1986; 4:171-9.
  9.  Ledo E. Photodermatosis: Photobiology, photoimmunology and photodermatoses. Int J Dermatol 1993; 32:387-396.
Salir de la versión móvil