Actuación de la Fisioterapia ante las afecciones por COVID-19

Incluido en la revista Ocronos. Vol. III. Nº 8– Diciembre 2020. Pág. Inicial: Vol. III;nº8:165

Autor principal (primer firmante): Diula Martínez González

Fecha recepción: 1 de octubre, 2020

Fecha aceptación:16 de diciembre, 2020

Ref.: Ocronos. 2020;3(8):165

Autoras: Martínez González, Diula; Fernández Villaverde, Lorena; Vidal Fernández, Susana; Fernández Fernández, Rubí Esmeralda; González Basante, María Del Mar

Diula Martínez González (Diplomada Universitaria en Fisioterapia) Lorena Fernández Villaverde (Diplomada Universitaria en Fisioterapia)

Susana Vidal Fernández (Enfermera especialista en Enfermería Obstétrico – Ginecológica y Diplomada en Fisioterapia)

publica-TFG-libro-ISBN

Rubí Esmeralda Fernández Fernández (Grado en Fisioterapia)

María Del Mar González Basante (Diplomada Universitaria en Enfermería)

Introducción

Desde diciembre de 2019 un virus hasta entonces desconocido, posteriormente denominado Sars-Cov2, comenzó a atacar a los humanos en la localidad de Wuhan (China). La preocupación de las autoridades médicas mundiales aumentó cuando el virus poco a poco se fue expandiendo y centraron sus investigaciones en conocer aspectos determinantes como la fuente del virus y su capacidad de propagación. Los esfuerzos en estudiarlo y combatirlo no lograron impedir que se propagara y fuera clasificada como pandemia por la Organización Mundial de la Salud (OMS) el 11 de marzo de 2020.

Los síntomas que inicialmente se detectaron apuntaban a una infección respiratoria pero luego se vio que podía afectar al sistema cardiovascular y tener complicaciones neurológicas. A la labor inicial e imprescindible de los médicos para establecer un pronto diagnóstico y tratamiento, así como de enfermeros, auxiliares y demás trabajadores de los centros sanitarios, se ha unido la colaboración de los fisioterapeutas en el abordaje de la Covid-19. Partiendo del examen y la valoración del paciente, se llega al diagnóstico fisioterapéutico que permite la aplicación de las técnicas adecuadas en cada caso, teniendo en cuenta el criterio de los demás profesionales para aplicar un tratamiento integrador y eficaz.

Objetivo

-Destacar la importancia de la fisioterapia en la rehabilitación de pacientes con afecciones derivadas de la Covid 19.

Material y método

Búsqueda bibliográfica a través de Google Académico, empleando las bases de datos Cochrane, Scielo y Medline. Se han consultado artículos escritos en inglés y español sin tener en cuenta un período de tiempo determinado. Como criterio de inclusión se ha tenido en cuenta para nuestro trabajo aquellos estudios acerca de síntomas en los que pueda ser útil el empleo de técnicas de fisioterapia.

Palabras clave

Covid-19, fisioterapia, rehabilitación, physiotherapy, rehabilitation techniques.

Resumen

La infección por coronavirus provoca la enfermedad COVID-19, la cual produce en quienes la contraen síntomas que afectan las funciones respiratorias, así como también puede traer complicaciones cardiovasculares, neurológicas y musculoesqueléticas. En cada una de estas situaciones pueden aplicarse técnicas fisioterapéuticas para contribuir a ayudar a la recuperación del paciente, por ello nuestro objetivo es precisamente destacar el papel de la fisioterapia ante el nuevo reto que plantea esta enfermedad.

Desarrollo

En los pacientes atendidos por padecer infección por Sars-Cov2 se detectaron diversos síntomas que abarcan desde los principales, como tos seca, fiebre y disnea, hasta fatiga, síntomas neurológicos y afecciones musculoesqueléticas. En cada una de estas áreas se ha actuado con técnicas fisioterapéuticas según las indicaciones adecuadas para cada paciente.

Afecciones Respiratorias

En primer lugar, es imprescindible destacar que las técnicas de fisioterapia respiratoria se consideran de alto riesgo porque generan microgotas y aerosoles. Nos referimos a todas aquellas técnicas o maniobras que puedan provocar tos o expectoración, así como los ejercicios respiratorios o el uso de dispositivos de presión espiratoria positiva. Por tanto, hay que hacer una valoración de cada caso concreto, teniendo en cuenta los riesgos y beneficios y procurando, además, que haya acuerdo al respecto entre todos los profesionales que atiendan a cada paciente. Si hay que llevar a cabo procedimientos de generación de aerosoles, lo ideal sería hacerlo en una sala de presión negativa y si no se dispone de ella, en una habitación individual con el menor número de personal posible, evitando que se entre y salga innecesariamente.

Se hace imprescindible, por tanto, el uso adecuado y riguroso de los equipos de protección individual (EPI) recomendados por las organizaciones sanitarias mundiales y un correcto lavado de manos antes y después de estar en contacto con cualquier paciente. Con ello no sólo evitaremos contagiarnos nosotros mismos, además evitaremos convertirnos en vectores de la enfermedad.

Según estudios radiológicos, como el realizado por Shi, H et al (1) en 81 pacientes, muchas de las personas afectadas por COVID-19 presentan neumonía que puede apreciarse en la Tomografía Axial Computarizada (TAC) como opacidad bilateral en vidrio deslustrado y broncogramas aéreos. Este tipo de neumonía transcurre como una inflamación del tejido alveolar que genera una tos seca, no productiva y no estarían indicadas las técnicas de fisioterapia respiratoria por recomendación de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR) (2). En cambio, sí estaría indicada en los pacientes que presenten tos productiva donde serían de utilidad las técnicas de drenaje de secreciones cuando el paciente no pueda expulsarlas por sí mismo.

En cuanto a la aspiración de secreciones, se realizará en aquellos casos en los que sea estrictamente necesario y utilizando el sistema de aspiración de secreciones cerrada y no se instilará solución salina en la vía artificial (3)

En general, los objetivos de la fisioterapia respiratoria pautados por la SEPAR, cuando se determine que no existen contraindicaciones, serían:

  • Mejorar la sensación de disnea
  • Reducir las complicaciones
  • Preservar la función pulmonar
  • Prevenir la disfunción y la discapacidad
  • Mejorar la calidad de vida, ansiedad y depresión

Afecciones Neurológicas

Se ha podido comprobar que las personas afectadas por coronavirus 2 (Sars-Cov 2) pueden presentar síntomas neurológicos que en algunas ocasiones preceden a los síntomas pulmonares y la fiebre y en otras, aparecen de forma simultánea.

En tres hospitales de Wuhan (China) se estudiaron retrospectivamente 214 pacientes con Sars-Cov 2 en un estudio llevado a cabo por Mao L, Wang M et al(4). Los resultados demostraron que el 36, 4 % presentó manifestaciones neurológicas, siendo los más comunes mareos, dolor de cabeza y encefalopatía. Los signos y síntomas periféricos más comunes fueron anosmia, disgeusia y lesión medular. El accidente cerebro vascular complicó la infección por COVID-19 en el 5,9% de los casos aproximadamente a los 10 días de haber contraído la infección, apareciendo en algunos hipercoagulabilidad por enfermedad crítica y en otros, cardioembolismo relacionado con el virus.

El neurólogo Bender Del Busto (5) publicó un artículo en el que afirma que las infecciones por COVID-19 pueden afectar al sistema nervioso y se cree que ésta, junto con los mecanismos inmunitarios del huésped, puede convertir las infecciones en persistentes y conducir a enfermedades neurológicas. Los adultos mayores de 60 años, sobre todo los que tienen factores de riesgo de cardiovasculares, son los que tienen mayores probabilidades de presentar enfermedad cerebrovascular.

Además de aquellos pacientes que presenten manifestaciones neurológicas por el coronavirus (Sars- Cov2), hay que tener en cuenta que debido al aumento de casos de esta pandemia para evitar los contagios, nos hemos visto en la obligación de suspender la rehabilitación ambulatoria a pacientes con enfermedades neurológicas crónicas como enfermedad de Parkinson, ataxias hereditarias, esclerosis múltiple, etcétera. En estos momentos, se están retomando los tratamientos para intentar que el perjuicio por haber interrumpido las sesiones sea el mínimo. Se ha intentado buscar soluciones, como por ejemplo la vía telemática, no obstante, a pesar de que puede ser un instrumento más de apoyo en circunstancias excepcionales, es abiertamente insuficiente. Estos pacientes necesitan del tratamiento manual y presencial por parte del fisioterapeuta para que se les movilice y con ello poder evitar retracciones, normalizar el tono muscular, así como corregir la postura y trabajar el equilibrio.

Debilidad musculoesquelética y fatiga generalizada

En la fase de hospitalización, sobre todo aquellos pacientes que estén ingresados en las unidades de cuidados intensivos (UCI), pueden sufrir deterioro funcional a causa de la debilidad neuromuscular. Respecto a la movilización precoz del paciente crítico con COVID-19 debemos admitir que no existe actualmente un consenso científico, sin embargo, contamos con los resultados de estudios previos en inmovilización prolongada, según los cuales, resulta ser efectiva.

A este criterio se suman varios autores como Cristancho, W (6) que nos expone en un artículo, dedicado específicamente a la fisioterapia, cómo los pacientes con síndrome de distrés respiratorio agudo (SDRA) a menudo desarrollan disfunción diafragmática y músculo-esquelética severa de las extremidades. La función muscular alterada en el síndrome de distrés respiratorio agudo se relaciona con una mayor mortalidad, mayor duración de la ventilación mecánica y discapacidad funcional en los que sobreviven. Para atenuar la debilidad muscular de fase temprana y de fase tardía en el síndrome de distrés respiratorio agudo, la movilización precoz ha demostrado ser la terapia más efectiva, incluso si lo que puede realizarse es movilización pasiva.

La movilización temprana en pacientes ingresados en la UCI se ha establecido como una estrategia basada en la evidencia para reducir el desacondicionamiento y la disfunción que tan común es en los pacientes que han sufrido enfermedades críticas. Para conseguir el éxito es importante la atención continua que permita la mínima sedación. Además, es necesario que se tenga en cuenta el modelo de atención multidisciplinaria, de forma que la eficacia sea óptima.

Para dar inicio al tratamiento de fisioterapia motora es necesario que el paciente se encuentre estable clínicamente, siguiendo el criterio médico. Se recomienda, además, tener en cuenta la escala RASS que nos aporta el grado de sedación, ansiedad o sedación del paciente. Dependiendo del estado en que éste se encuentre, podría empezarse con movilizaciones articulares pasivas, dando paso posteriormente al trabajo del ortostatismo, luego se comenzará a instruir al paciente para realizar las transferencias hasta llegar a la bipedestación y el ejercicio activo. Una vez recuperados de la enfermedad, se podría indicar un programa de reentrenamiento al esfuerzo y potenciación muscular en la medida en que sea necesario.

Con esta estrategia de trabajo, como se ha visto en estudios realizados con más de 2000 pacientes críticos (7), se logró disminuir la incidencia de debilidad adquirida en UCI al alta hospitalaria y aumentó tanto el número de pacientes que podía hacer bipedestación, como la distancia que podía caminar sin ayuda y el número de días sin ventilador. Con esto se evita crear un círculo vicioso en el que la acumulación de fatiga y la inmovilidad prolongada se retroalimentan. (3)

Conclusiones

  • Es indispensable valorar cada caso por separado para considerar los riesgos y beneficios, asegurándonos de que los profesionales que llevan a cabo el tratamiento usan equipos de protección individual homologados y han recibido la formación adecuada en procedimientos de alto riesgo. Por tanto, ante la actual situación de emergencia sanitaria, deben tomarse medidas para estar más organizados y continuar atendiendo a los pacientes con la garantía de minimizar los riesgos.
  • La Fisioterapia ocupa un lugar relevante frente a la COVID-19 para ayudar a prevenir o tratar diferentes afecciones derivadas de esta enfermedad.
  • Los tratamientos de rehabilitación son actualmente necesarios no solo para los pacientes que presenten déficits derivados de la COVID-19 sino también para aquellos a los que hubo que suspender el tratamiento en medio de procesos agudos en fase de recuperación o para los que padecen patologías crónicas y necesitan recibir fisioterapia.
  • Los estudios existentes sobre infección por coronavirus están limitados en cuanto a la brevedad del tiempo de observación de las muestras.

Referencias

  1. Shi H, Han X, Jiang N et al (2020) Radiological findings from 81 patients with COVID-19 pneumony in Wuhan, China: a descriptive study. Lancet Infect Dis
  2. Arbillaga, A; Pardás, M et al (2020) Fisioterapia en el manejo del paciente con Covid-19: Recomendaciones generales. Área de Fisioterapia Respiratoria. Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR)
  3. Pereira-Rodríguez, J.E; Waiss-Skvirsky, S.S et al. Fisioterapia y su reto frente a la COVID-19. Grupo de Investigación Aletheia
  4. Mao, L; Wang, M; Chen, S et al (2020) Neurological manifestations of hospitalized patients with Covid-19 in Wuhan, China: a retrospective case series study. SSRN Journal.
  5. Bender Del Busto, JE; León Castellón, R; Mendieta Pedroso MD (2020) Enfermedad cerebrovascular y Covid-19. Anales de la Academia de Ciencias de Cuba. Vol 10, Nº2
  6. Cristancho Gómez, W (2020) Fisioterapia en el adulto crítico con SDRA por COVID-19. Ciencias de la Salud. Manual Moderno.
  7. Lang, Z; Weishu, H et al (2019) Movilización precoz de pacientes críticamente enfermos en la unidad de cuidados intensivos.
  8. M. López Martín. Revisión paciente COVID rehabilitación. Actitud en el paciente crítico.; Servicio de Rehabilitación. HU de la Princesa. 2020
  9. Gómez, Alba; López, Ana María; Villelaveitia, Koldovika et al (2020) Recomendaciones básicas de SORECAR sobre rehabilitación respiratoria en el paciente Covid-19. Sociedad de rehabilitación cardiorrespiratoria.
  10. Velázquez Pérez, L C; Bernal Pacheco, O et al (2020) Ataxias hereditarias y COVID-19: posibles implicaciones fisiopatológicas y recomendaciones. Anales de la Academia de Ciencias de Cuba. Vol 10, Nº2
  11. Moreno López, CL; Bernal Pacheco, o et al (2020) Enfermedad de Parkinson y COVID-19: una pandemia en medio de otra. Acta Neurológica Colombiana. Vol 36, suppl.1, pp39-46