Fisiología y funciones de la sangre

Incluido en la revista Ocronos. Vol. V. Nº 7–Julio 2022. Pág. Inicial: Vol. V; nº7: 31

Autor principal (primer firmante): María del Mar Nieto-Márquez Izquierdo

Fecha recepción: 23 de junio, 2022

Fecha aceptación: 4 de julio, 2022

Ref.: Ocronos. 2022;5(7) 31

Autora: María del Mar Nieto-Márquez Izquierdo

Técnico Laboratorio Diagnóstico y Análisis Clínicos

Síntesis artículo

En este artículo trataremos sobre la sangre, la cual es un tejido fluido que circula por los capilares, las venas y las arterias. Se trata de un tejido conjuntivo muy especializado, con una matriz coloidal líquida y una constitución muy compleja.

publica-TFG-libro-ISBN

La sangre se caracteriza por tener dos fases bien diferenciadas:

  1. Fase sólida, formada por los elementos formes de la sangre como son los leucocitos, eritrocitos y plaquetas.
  2. Fase líquida, formada por el plasma sanguíneo, el cual está compuesto entre otros por las hormonas, las proteínas, los anticuerpos, las vitaminas y muchos más elementos.

Funciones de la sangre

Vamos a enumerar y describir las principales funciones de la sangre:

  • Respiratoria: Esta función es la encargada de transportar los gases dentro del organismo, que se dividen en dos, transporte del oxígeno a los tejidos y recogida de CO2 generado por el metabolismo de las células.
  • Nutritiva: Función trasportadora de las sustancias alimenticias que necesitan los tejidos para poder realizar su función, básicamente se trata de llevar “combustible” a las células para que estas puedan trabajar y realizar sus funciones básicas para el desarrollo de sus diferentes actividades. Este “combustible” está formado por la glucosa (la energía de rápida combustión), los ácidos grasos y amino ácidos para la reconstrucción de tejidos, vitaminas y minerales, esenciales para el correcto funcionamiento de los tejidos, etc.
  • Excretora: Función para el trasporte de los residuos o productos de desecho generados por el metabolismo celular, como es la urea, ácido úrico o creatinina, que se eliminan a través de la orina.
  • Inmunidad: Función de protección, llevada a cabo por los leucocitos y anticuerpos que circulan por el torrente sanguíneo y que forman parte del escudo defensivo del organismo frente a patógenos y sustancias que puedan dañar al sistema.
  • Homeostática: Función de mantenimiento del medio interno para que mantenga una constante que permita el correcto funcionamiento del conjunto de las funciones del organismo y que este pueda trabajar de forma adecuada, aquí hablamos del mantenimiento del PH de los electrolitos, volumen de H2O en el organismo, etc.
  • Hemostática: Función para el control de las hemorragias mediante mecanismos de coagulación que impida la pérdida de sangre del organismo.
  • Termorreguladora: Función para el control de la temperatura corporal, una constante básica para el correcto funcionamiento de los distintos órganos y estructuras del organismo.

Características de la sangre

A continuación, se enumeran las principales características de la sangre y como se definen:

  • Volumen: Diferenciamos tres estados:
    • Normovolemia: Volumen normal de sangre, aproximadamente 5 L en adultos.
    • Hipervolemia: Volumen anormal de sangre, volumen superior al normal.
    • Hipovolemia: Volumen anormal de sangre, volumen inferior al normal.
  • Densidad: Concepto aplicado principalmente a la cantidad de glóbulos rojos en sangre. El valor normal se sitúa entre los 1052 – 1060 g/L
  • PH: Valor comprendido entre 7,38 y 7,44
  • Viscosidad: Lo definimos como la resistencia de un líquido a ser deformado. El principal responsable de la viscosidad en sangre, es el valor del hematocrito, con una relación directa, es decir, a más hematocrito más densidad y a menor hematocrito menor densidad.

Por último, hablaremos de la Velocidad de Sedimentación (VSG) o Eritrosedimentación, no como una característica de la sangre, pero si como un valor que nos indicará distintos estados de la sangre y que nos ayudará a determinar ciertas patologías.

Definimos por tanto la Velocidad de Sedimentación o VSG, al tiempo que tardan los eritrocitos en sedimentar “In Vitro”. Podemos dividir este proceso en 3 diferentes fases que son las siguientes:

  • Agregación: Dura aproximadamente 10 minutos. En este tiempo se produce una hemaglutinación donde los hematíes tienden a formar las llamadas Rouleaux o “pilas de monedas”. Esto es debido a cambios que afectan a la estructura de los hematíes, y hacen que se favorezca la adherencia entre ellos
  • Sedimentación. Dura aproximadamente 45 minutos, durante los cuales los hematíes caen hacia el fondo del tubo sedimentándose.
  • Concentración. Se produce una concentración de los hematíes ya en el fondo del tubo.

Todo este fenómeno se produce debido a que la membrana de los glóbulos rojos tiene una carga electrostática negativa o también denominado “potencial zeta”, que da lugar a unas fuerzas de repulsión entre los hematíes que hace que estos tiendan a permanecer en suspensión in vivo.

En relación a estos comportamientos podemos encontrar las diferentes alteraciones de los hematíes en la Velocidad de Sedimentación o VSG, que se dividen en:

  • Velocidad de Sedimentación o VSG Aumentada: En este caso disminuye el potencial z, lo cual indica una menor atracción entre los hematíes y estos caen más rápido. Esta situación se suele presentar en infecciones agudas, procesos inflamatorios, procesos autoinmunes, embarazo, menstruación, macrocitosis, etc.
  • Velocidad de Sedimentación o VSG Disminuida: En este caso aumenta el potencial Z, lo cual provoca mayor repulsión de los hematíes, este valor indica entre otros, insuficiencia cardíaca, necrosis hepática, policitemia, alteraciones morfológicas de los hematíes, leucocitosis, etc.

Conclusiones

La sangre es un elemento fundamental para el desarrollo de la vida y el correcto funcionamiento del organismo, se la encargada de del transporte de gases, O2 y CO2, los nutrientes y los deshechos, así como la defensa y protección frente a organismos invasiones, patógenos, infecciones, etc., es la encargada de mantener una constante de funcionamiento óptimo, y una temperatura constante, y como no menos importante, la protección ante hemorragias que produzcan una pérdida de sangre y que pueda dar lugar a un colapso del organismo.

Bibliografía

  1. Tortora, G.J. Introducción al cuerpo humano: fundamentos de anatomía y fisiología. 7ª ed. Méjico: Editorial Médica Panamericana; 2008.
  2. Silverthon, D.E. Fisiología humana: un enfoque integrado. 4ª ed. Madrid: Panamericana; 2008.
close

BOLETÍN DE NOVEDADES

Datos opcionales:

(En ocasiones enviamos información específica para una zona o categoría concreta)

He leído y acepto la Política de Privacidad *

Ver Política de Privacidad y Aviso legal

Su dirección de e-mail solo se utilizará para enviarle nuestra newsletter, así como información sobre las novedades de la revista y Editorial Ocronos. Puede utilizar el enlace integrado en la newsletter para cancelar la suscripción en cualquier momento.