Fatiga visual del auxiliar administrativo

Autora: Lucía Mínguez Pérez

Introducción

La fatiga visual es uno de los principales riesgos para la salud que presentan los trabajos asociados al uso de ordenadores, como el de un auxiliar administrativo en sanidad. Es la respuesta del ojo frente al esfuerzo muscular excesivo durante un largo periodo de tiempo. El término médico para definirlo se llama astenopia.

Las personas que trabajan con pantallas disminuyen considerablemente la frecuencia de parpadeo, el cual tiene como principal función lubricar el ojo.

El ritmo normal de parpadeo es de una media de 20 veces por minuto, sin embargo, cuando se está trabajando frente a una pantalla de ordenador el ritmo disminuye a 5 veces por minuto favoreciendo así que la superficie ocular se reseque y genere sensación de ardor. Las molestias descritas suelen aparecer al final del día o de la jornada laboral.

La aparición de molestias oculares constituye un motivo frecuente en las consultas médicas, ya que la fatiga visual es una de las enfermedades laborales más comunes. Y así ha sido declarada como tal por la Organización Internacional del Trabajo.

El Colegio Oficial de Ópticos Optometristas de Cataluña (COOOC), realizó un estudio en el que señala que una de cada siete personas padece Síndrome Visual Informático. De acuerdo con sus conclusiones, permanecer delante de una pantalla más de tres horas al día aumenta el riesgo de sufrir fatiga visual.

Síntomas

  • Molestias en los ojos, calor, picor, hinchazón, arenilla o pinchazos.
  • Escozor en los ojos, enrojecimiento, ojos llorosos y mayor sensibilidad.
  • Dificultad para enfocar, visión de manchas en el campo visual, visión borrosa, sensibilidad a la luz.
  • Pesadez dolorosa de los párpados o la frente.
  • Dolor de cabeza, cuello, de espalda, mareos, contractura y dolor cervical.

Factores que provocan la fatiga visual

  • El brillo y resplandor directo de la pantalla.
  • Distancia entre los ojos y la pantalla del ordenador, facilidad de lectura de la pantalla.
  • Tiempo de exposición.
  • Duración y frecuencia de las pausas y descansos.
  • Diferentes características del propio trabajador.

Medidas preventivas

  • Utilizar filtros de alta calidad, ya que minimizan el brillo, aumentan el contraste y reducen el parpadeo de la pantalla.
  • Adoptar una postura correcta delante del ordenador y cerrar los ojos y parpadear a menudo y mirar a lo lejos. La espalda recta, apoyada en el respaldo del asiento, los pies en el suelo, etc.
  • Tener una correcta orientación del puesto de trabajo buscando que las ventanas queden situadas lateralmente, con el fin de evitar reflejos en la pantalla del ordenador.
  • Relajar los ojos de vez en cuando mientras trabajamos, contraer los músculos del rostro durante unos segundos y luego volver a la posición inicial.
  • Establecer pausas de unos 10 minutos por cada 90 minutos de trabajo con la pantalla.
  • La regla del 20, 20, 20: Lo ideal sería apartar la mirada de la pantalla durante 20 segundos cada 20 minutos enfocando a una distancia de 20 pies (aproximadamente 6 metros).
  • Otra técnica que ayuda a relajar los ojos es la de lavarlos con agua un poco fría. Vamos a conseguir refrescarnos y, lo más importante, relajar la vista.

Bibliografía

  • Biblioteca virtual Scielo.
  • Región de Murcia, Prevención de riesgos laborales en tareas de tipo administrativo.
  • https://riesgoslaborales.saludlaboral.org/
  • https://www.salud.mapfre.es/