Ocronos – Editorial Científico-Técnica

Conocer y analizar los fallos en la gestión de la pandemia del COVID-19 en España

fallos-gestion-pandemia

Incluido en la revista Ocronos. Vol. III. Nº 7– Noviembre 2020. Pág. Inicial: Vol. III;nº7:12

Autor principal (primer firmante): Francisco Javier Adame Alquezar

Fecha recepción: 11 de octubre, 2020

Fecha aceptación: 31 de octubre, 2020

Ref.: Ocronos. 2020;3(7):12

Autores: Francisco Javier Adame Alquezar, Olga María Adame Alquezar

Introducción

La pandemia de COVID-19 es una pandemia derivada de la enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19), ocasionada por el virus SARS-CoV-2 (coronavirus del síndrome respiratorio agudo grave tipo 2).4​,5​ Se identificó por primera vez en diciembre de 2019 en la ciudad de Wuhan, 6​ capital de la provincia de Hubei, en la República Popular China, al reportarse casos de un grupo de personas enfermas con un tipo de neumonía desconocida. La mayoría de individuos afectados tenían vinculación con trabajadores del Mercado Mayorista de Mariscos del Sur de China de Wuhan. 7​ La Organización Mundial de la Salud (OMS) la reconoció como una pandemia el 11 de marzo de 2020. 8

Hasta el día 5 de octubre de 2020, se ha informado de más de 35.6 millones de casos de la enfermedad en 219 países y territorios en el mundo (los cinco países con mayor número de infectados son Estados Unidos, India, Brasil, Rusia y Colombia), con más de 1 millón de muertes (los cinco países con mayor cantidad de fallecidos son Estados Unidos, Brasil, India, México y Reino Unido), más de 26.8 millones de casos de personas recuperadas 9​,10​ (los cinco países con mayor número de personas recuperadas son India, Estados Unidos, Brasil, Rusia y Colombia) y más de 7.7 millones de casos activos (los cinco países con mayor número de casos activos son Estados Unidos, India, Brasil, Francia y Rusia).

El virus se transmite generalmente de persona a persona a través de las pequeñas gotas de saliva, conocidas como microgotas de Flügge, que se emiten al hablar, estornudar, toser o respirar. 11​,12,​13​ Se difunde principalmente cuando las personas están en contacto cercano, pero también se puede difundir al tocar una superficie contaminada y luego llevar las manos contaminadas a la cara o las mucosas. Su período de incubación suele ser de cinco días, pero puede variar de dos a catorce días. 14,​15​ Los síntomas más comunes son la fiebre, la tos seca y dificultades para respirar. 14​ Las complicaciones pueden incluir la neumonía, el síndrome respiratorio agudo o la sepsis. 16​,17,​18​ Pese a haber numerosas vacunas en desarrollo, todavía no existe una o tratamiento antivírico específico, 12​ por lo que actualmente la única forma de abordaje del mal es a través de la terapia sintomática y de apoyo. 19​

Las medidas de prevención recomendadas incluyen lavarse las manos, cubrirse la boca al toser, el distanciamiento físico entre las personas y el uso de mascarillas, además del autoaislamiento y el seguimiento para las personas sospechosas de estar infectadas. 12​ Las personas de la tercera edad y las que tienen padecimientos como la diabetes, cardiopatías, enfermedades respiratorias, hipertensión arterial o inmunodeficiencias tienen un riesgo mucho mayor de contraer la enfermedad y de llegar a tener complicaciones graves, por lo que se sugiere quedarse en casa tanto como sea posible. 20

Asimismo, se ha confirmado que otros animales —como perros, gatos, tigres, leones y murciélagos— pueden contraer el COVID-19 al igual que los seres humanos. Aún está en estudio si los animales también deberían tomar las mismas medidas de distanciamiento que los seres humanos para evitar su propagación. 21​,22​ Para evitar la expansión del virus, los gobiernos han impuesto restricciones de viajes, cuarentenas, confinamientos, cancelación de eventos y el cierre de establecimientos.

La pandemia ha tenido un efecto socioeconómico disruptivo. 23​ Se han cerrado colegios y universidades en más de 124 países, lo que ha afectado a más de 2200 millones de estudiantes. 24​ Un tercio de la población mundial se encuentra confinada, con fuertes restricciones de movimientos, 25​ lo cual ha conducido a una reducción drástica de la actividad económica 26​ y a un aumento paralelo del desempleo. 27​ Se han desatado maniobras de desinformación y teorías conspirativas sobre el virus, 28,​29​ así como algunos incidentes de xenofobia y racismo contra ciudadanos chinos y de otros países del este y sudeste asiático. 30​ Debido a la reducción de los viajes y al cierre de numerosas empresas, ha habido un descenso en la contaminación atmosférica.

Objetivo

Conocer y analizar los fallos en la gestión de la pandemia del COVID-19 en España

Métodos

Algunos de los fallos en la mala gestión de la pandemia

Un verano demasiado relajado

La excesiva relajación tras el estado de alarma es uno de los fallos que apuntan la mayoría de los expertos. «Tuvimos durante el verano una excesiva relajación y permisividad de las relaciones sociales. Demasiada playa chiringuito como si el virus no estuviese circulando», También señala la falta de refuerzo en los mecanismo de rastreo, PCRs y diagnósticas en las personas asintomáticas positivas.

Las advertencias de la OMS, los precedentes y una respuesta tardía

Más allá de si se han ido tomando o no las medidas adecuadas de contención, la mayoría de grupos censuran la falta de previsión y la respuesta tardía del Gobierno aun teniendo como precedente lo que había sucedido en China -Wuhan cerró cuando había algo más de 500 positivos en la ciudad, mientras España, con prácticamente los mismos casos, preparaba manifestaciones multitudinarias y permitía eventos deportivos- y los focos activos de Italia, que comenzaba a tomar medidas drásticas nunca vistas en Europa cuando el virus aún no había aterrizado en España.

Pero el Gobierno no contaba solo con los precedentes, sino con informes internacionales que le alertaban del peligro, como el del Centro Europeo para el Control y Prevención de Enfermedades, que llamaba a las autoridades a recomendar el distanciamiento social a principios de marzo, y que el Ejecutivo desoyó; o recomendaciones de la OMS emitidas desde el 30 de enero, que advertían de la gravedad del nuevo coronavirus de Wuhan y aludían a tomar acciones concretas que, en el caso de España, no llegaron hasta mediados de marzo.

Fallos en el acopio de material

La centralización de las competencias en Sanidad de las comunidades autónomas en torno al departamento de Salvador Illa provocó errores y retrasos en la adquisición de material porque «la crisis le ha superado». Según pudo saber este diario, la compra de material se retrasó al 25 de marzo porque el Ministerio estaba «completamente desbordado» y fue necesario el concurso de personal procedente de otros departamentos «más preparados».

Uno de los puntos de mayor tensión fue el envío de los denominados por Casado como «test fraudulentos», los 50.000 kits rápidos que adquirió el Gobierno a finales de marzo a una empresa sin licencia, y cuyas pruebas no contaban con la sensibilidad suficiente como para utilizarse en pruebas diagnósticas de COVID-19.

El déficit de equipos de protección individual para el personal sanitario (EPIS) ha causado estragos durante la pandemia, así como la falta de mascarillas y mascarillas fake dispensadas al personal sanitario.

No tener en cuenta características de los mayores

Expertos invitan a tener en cuenta los factores demográficos –»Madrid tiene la mayoría de las zonas de alta densidad entre las 20 o 30 de Europa, lo que lo coloca como un importante factor de riesgo»– así como las características que tiene España por tener una de las sociedades más longevas y esperanza de vida. «Aquellas poblaciones con porcentaje mayores de 65 años, tendrán que tener medidas distintas», recomienda.

«No solo es importante proteger a los mayores físicamente sino también los impactos en la salud mental y emocional. El sector social necesita soluciones imaginativas para que cuando esto se termine no se vea un daño mayor», por ello se recomienda sellar las residencias, recordando que ya lamentamos en las residencias cerca de 20.000 muertos en la primera ola.

«El hospital es solo el final del túnel»

En este sentido, el hospital es el final del túnel de esta pandemia. Así, apunta a que todavía queda mucho por hacer en la parte preventiva y de Atención Primaria para que los enfermos nos lleguen a las UCIS, mientras que se recomienda aislamiento de los positivos asintomáticos.

Falta de rastreo, vigilancia y control

«Nunca está de más decir que para controlar la pandemia, hay que tener detección precoz de casos. Lamentablemente eso no se ha llevado a cabo en muchos lugares de España. Pero a esto hay que añadirle un ejército de rastreadores en coordinación con atención Primaria», para evitar el colapso sanitario.

Otro fallo es el deficiente trabajo por parte de los servicios de Prevención de Riesgos de los centros sanitarios sobre el propio personal sanitario, descontrolándose la tasa de contagios entre personal, personal-paciente etc. A todo esto se puede añadir el escaso control en los aeropuertos y fronteras con medidas insuficientes.

Cabe señalar que la segunda ola podía haberse evitado, una parte de la sociedad tiene la culpa de lo que está sucediendo, pero Sanidad no ha puesto todos los medios para evitar esta segunda ola. “El número de rastreadores es insuficiente; además los mensajes no han calado y la población no ha sido capaz de hacer el aislamiento”.

Descoordinación política y ausencia de un comité de expertos independiente

Uno de los firmantes del mensaje de 55 sociedades científicas a la clase política por la gestión de la COVID-19 «Los políticos mandan en salud, pero no saben”, por lo que sostiene que la única salida de la crisis es hacer un buen diagnóstico, el que intervengan los técnicos, poner medidas de aislamiento proporcionadas y con seguimiento y hacer un «semáforo de alertas» con indicadores claros.

Otro factor es la falta de coordinación entre las Comunidades Autónomas, “una imagen que crea confusión en la ciudadanía”. Falta la palabra autocrítica por los gobernantes tanto nacionales como autonómicos.

Conclusión

La escasa prevención, mala previsión, bajo control de los asintomáticos y relajación en la desescalada han según los expertos los grandes fallos de la gestión del COVID en España. Ahora piden mejorar la coordinación en la respuesta, incluir a la comunidad científica en la toma de decisiones políticas o crear medidas de protección para los mayores como alguna de las recetas para que no se vuelva a repetir lo vivido en la primera ola.

Bibliografía

  1. https://es.wikipedia.org/ wiki/Pandemia_de_COVID-19
  2. https://www.65ymas.com/ salud/ errores-segunda-ola- coronavirus -expertos_19985_102.html
  3. https://www.elindependiente.com/ politica/20 20/04/10/ los-errores-en -la-gestion-de-la- crisis-por- los-que-la- oposicion-acorrala -a-pedro-sanchez/
Salir de la versión móvil