Factores de riesgo asociadas a las caídas en personas de edad avanzada

Incluido en la revista Ocronos. Vol. IV. Nº 12–Diciembre 2021. Pág. Inicial: Vol. IV; nº12: 307

Autor principal (primer firmante): Cleofé Garvi Tortajada

Fecha recepción: 26 de Noviembre, 2021

Fecha aceptación: 21 de Diciembre, 2021

Ref.: Ocronos. 2021;4(12)307

Autores:

  1. Cleofé Garvi Tortajada
  2. Rubén Laiglesia Sancho

Introducción

Una caída es definida por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como la consecuencia de cualquier acontecimiento que precipita al paciente al suelo en contra de su voluntad.

En las últimas décadas se objetiva en la población mundial un envejecimiento progresivo. Las caídas en los ancianos constituyen un problema de Salud Pública. Son las responsables de lesiones, de un aumento de la incapacidad e institucionalización e, incluso, es una causa de muerte. Son más frecuentes en mujeres, aunque, conforme aumenta la edad de las personas, la frecuencia de las caídas tiende a igualarse en cuanto al sexo.

Publica TFG cuadrado 1200 x 1200

Palabras clave: factores de riesgo; caídas; ancianos

Objetivo

Conocer los factores de riesgo más frecuentes que se asocian con la presencia de caídas en personas de edad avanzada.

Discusión / resultados

Las causas que desencadenan las caídas son siempre multifactoriales. Generalmente serán la interacción de varios factores de riesgo.

Existen 2 clases de factores de riesgo asociados a la presencia de caídas en las personas mayores: factores intrínsecos y factores extrínsecos. Los primeros, están relacionados con las condiciones generales de la persona; los segundos, se relacionan con el entorno donde el anciano se desenvuelve y la actividad que realiza.

Factores intrínsecos

  • Factores fisiológicos: están relacionados con el envejecimiento. Entre ellos cabe destacar patologías visuales que provocan visión monocular, diplopía, o que alteran el campo visual. Las patologías vestibulares son otras de las alteraciones que suelen presentarse en el anciano, y originan vértigo y/o inestabilidad. Los cambios que se producen en el sistema musculoesquelético, en el estado cognitivo y una disminución en la sensación propioceptiva también son factores importantes a tener en cuenta.
  • Factores patológicos: las enfermedades crónicas que van apareciendo conforme pasan los años también pueden asociarse con las caídas. Entre ellas destacamos: las patologías cardiovasculares (valvulopatías, arritmias, cardiopatía isquémica, hipotensión ortostática), patologías articulares (dolor, inestabilidad articular y posiciones articulares anómalas), trastornos cognitivos o psíquicos (demencia y/o depresión), patologías visuales (maculopatías, cataratas), patologías neurológicas (accidentes vasculocerebrales, Parkinson, epilepsia, neuropatías periféricas provocadas por diabetes mellitus o alcohol), patologías urológicas (incontinencia urinaria y/o nicturia).
  • Hábitos: escasa exposición solar, sedentarismo.
  • Fármacos: los pacientes que ingieren más de 4 medicamentos tienen más riesgo de caer. Además, se produce una mayor interacción medicamentosa. el mayor consumo de fármacos como las benzodiacepinas (fármaco más relacionado con las caídas), antihipertensivos, diuréticos, sedantes, miorrelajantes, etc favorecen también las caídas.

Factores extrínsecos

Corresponden a los factores ambientales o a elementos de uso personal. Contribuyen hasta el 50% de las caídas.

  • Costumbres peligrosas: uso de calzado inadecuado y resbaladizo, caminar descalzo, uso de pastillas de jabón, subirse a sillas o taburetes, movimientos bruscos del cuello o cuerpo, cambios bruscos de postura, esfuerzos físicos excesivos, alimentación inadecuada, consumo de alcohol.
  • Factores ambientales: son fáciles de corregir con una adecuada educación (hogar) y con la puesta en marcha de políticas socioculturales preventivas.
    • Hogar: ausencia de buena iluminación, escaleras angostas con peldaños altos sin barandilla, desniveles en el hogar, presencia de alfombras o cables sin fijar, lavabos e inodoros muy bajos, ducha sin barras, camas altas, mobiliario inestable, mala disposición de los muebles, suelos resbaladizos, animales domésticos.
    • Fuera del hogar: presencia de calles con mala iluminación, aceras estrechas, con desniveles y obstáculos, escasez de áreas de descanso en espacios públicos, baños públicos sin adaptaciones, semáforos de breve duración, transporte público inadecuado, inaccesibilidad a edificios públicos, aceras estrechas.

Conclusión

Como personal sanitario debemos prevenir la aparición de los factores de riesgo para evitar la presencia de caídas y manejar las consecuencias que derivan de ellas de manera adecuada.

Bibliografía

  1. Quintar E, Giber F. LAS CAÍDAS EN EL ADULTO MAYOR: FACTORES DE RIESGO Y CONSECUENCIAS. Actual Osteol. 2014; 10(3): 278-286.
  2. Álvarez Rodríguez LM. SÍNDROME DE CAÍDAS EN EL ADULTO MAYOR. REVISTA MEDICA DE COSTA RICA Y CENTROAMÉRICA LXXI. 2015; 617: 807 – 810.
  3. Calero MJ, López-Cala G, Ortega AR, Cruz-Lendínez AJ. Prevención de caídas en el adulto mayor: revisión de nuevos conceptos basada en la evidencia. European j investiga. 2016; 6 (2): 71-82.
  4. Técnico en cuidados auxiliares de Enfermería. Servicio de salud aragonés de salud. Ed MAD.