Importancia del factor social en el inicio de la discapacidad

Incluido en la revista Ocronos. Vol. IV. Nº 9–Septiembre 2021. Pág. Inicial: Vol. IV; nº9: 17

Autor principal (primer firmante): Laura del Carmen Correas Molina

Fecha recepción: 23 de Agosto, 2021

Fecha aceptación: 2 de Septiembre, 2021

Ref.: Ocronos. 2021;4(9): 17

Autora: Laura del Carmen Correas Molina

Según la OMS (2021), la discapacidad, es un término que engloba los problemas que afectan a una estructura o función corporal, las dificultades para ejecutar tareas o acciones y problemas para participar en situaciones vitales. Se trata de un fenómeno complejo que refleja una interacción entre las características del ser humano y del entorno en el que se desenvuelve.

Debido a la complejidad de la discapacidad, no se pueden generalizar unas características específicas de la forma en que se manifiesta en una persona, puesto que está condicionado por una serie de factores tanto individuales como ambientales.

Teniendo en cuenta, esta dificultad, se pueden destacar unas trayectorias de salud de las personas con discapacidad para analizar de qué manera las condiciones socioeconómicas afectan a la longevidad dentro de los grupos de estas trayectorias. Estas trayectorias se clasifican en tres niveles dependiendo de la gravedad del primer evento y la edad de inicio:

  • 1ª trayectoria se caracteriza por un inicio “leve o suave” de la discapacidad y estabilidad en el estado sin cambios importantes
  • 2º trayectoria se caracteriza por un inicio severo temprano, donde la discapacidad se manifiesta a los 60 años, hay una discapacidad grave y con discapacidades añadidas en los años posteriores.
  • 3ª trayectoria se caracteriza por un inicio severo tardía, apareciendo la discapacidad a mitad de los 70 años, hay una discapacidad grave y con discapacidades añadidas en los años posteriores.

La utilidad de estas trayectorias supone una forma alternativa novedosa y fiable en este área. Han permitido establecer patrones y características comunes entre trayectoria de salud a nivel individual. Para ello, se han realizado múltiples estudios, cuyos resultados son fiables y representativos debido a las características y el gran tamaño de la población objeto de estudio.

También, se destaca la hipótesis principal, que se centra en la importancia que tienen los factores socioeconómicos sobre la salud y el riesgo de muerte: “A menos status socioeconómico, mayor riesgo de mala salud y muerte”. A través de esta afirmación y con las características de la población objeto de estudio, resultan conclusiones muy interesantes para futuras investigaciones.

Es obvio que las condiciones socioeconómicas que tienen las personas influyen a lo largo de todo el ciclo vital, desde el embarazo, debido a problemas de nutrición y estrés a los que está sometida la madre, hasta la vejez, teniendo en cuenta la mayor posibilidad de situaciones de dependencia o discapacidad por el envejecimiento y la necesidad de requerir de ayudas técnicas o asistencia parcial o total.

Sin embargo, estas trayectorias tienen puntos débiles, pues las variables socioeconómicas, no solo se limitan al estatus social o la economía del individuo, sino también a circunstancias más generales como pueden ser el país, la situación económica de la sociedad y/o el modelo del Estado de Bienestar, entre otras. Hay que tener en cuenta, que los modelos de bienestar modifican y determinan el sistema de salud del país.

Hay que tener en cuenta, que la población objeto de los estudios eran personas residentes en España. Por lo que, se concluye que la aparición de la discapacidad en la vejez, en las trayectorias anteriormente citadas, iguala a los individuos tras la aparición de la primera discapacidad, independientemente de las condiciones socioeconómicas.

Esto se explica al tener en cuenta que el modelo mediterráneo, modelo de bienestar de España, se caracteriza por un fuerte carácter asistencial con los sistemas del bienestar predominantemente universales. Por lo tanto, la sanidad en España, tiene un gran carácter universal, sin tener en cuenta

las contribuciones laborales de las personas, lo que significa que muchos de los servicios básicos están garantizados, de ahí que las personas con un menor estatus social puedan tener los mismos tratamientos y cuidados que una persona con un mayor estatus.

En esta línea, se ha de destacar la importancia de vivir en un país desarrollado, puesto que, la investigación, financiación e inversión en I+D, también aumenta la calidad del sistema sanitario, siendo muy positivo en la población al garantizar tratamientos de mayor eficacia, menor invasión, etc.

Con todo esto, se puede considerar que la realización de este estudio en España, supone, en algunos aspectos una limitación debido al modelo de bienestar establecido, así como las características económicas del país, puesto que, en relación a la salud, las personas con discapacidad tienen una atención primaria garantizada sin tener en cuenta su situación socioeconómica. Ahora bien, en esta misma línea, se puede destacar otro punto fuerte, en el sentido de conocer cómo el impacto que las consecuencias de las crisis económicas han afectado a las personas en lo relativo a la intervención y al tratamiento sanitario, poniendo el foco de atención en las variables socioeconómicas del individuo.

Por su parte, hay que destacar, que se obvia de un fenómeno muy importante y con una alta incidencia en nuestro país, que es la llamada “feminización de la pobreza”. El hecho de que el estudio no tenga en cuenta la perspectiva de género, ignora este problema, que, como su nombre indica, afecta prioritariamente a las mujeres. Debido a que las mujeres tienen una mayor esperanza de vida que los hombres, y que estos, durante décadas, han sido quienes han tenido el rol de trabajador, y por lo tanto, han cotizado y ganado su propio dinero. Tras la muerte, de este, la mujer se queda desprovista de todos los ingresos de la pensión de jubilación de su marido, teniendo que recurrir a pensiones no contributivas, cuyas retribuciones son muy escasas. También, hay muchos casos, de mujeres solteras, que han trabajo sin contrato, por lo tanto, no han cotizado lo suficiente como para ser beneficiaria de una pensión contributiva, teniendo que recurrir a las no contributivas.

Si se presta atención a esta realidad, y debido a que se trabaja con las variables socioeconómicas, al menos es necesario incluir un enfoque de género, para poder analizar de manera concreta cómo influyen las variables socioeconómicas a las mujeres mayores. Puesto que, en este sentido, se está delante de una triple discriminación: ser mujer, ser mayor y tener algún tipo de discapacidad.

Por último, con respecto los retos que supone, por un lado, se encuentra, que, ante la posibilidad de agrupar a las personas en trayectorias de salud, permite instaurar políticas públicas y realizar planes integrales de atención mucho más eficaces e individuales abordando no solo la discapacidad, sino el resto de los factores que tienen un papel fundamental en el desarrollo de la persona, su salud y por tanto, su longevidad.

Por otro lado, debido al contexto que se está viviendo en la actualidad, se vuelve muy interesante, realizar este estudio de nuevo, tras la crisis del COVID-19, puesto que la población objeto de este estudio es doblemente sensible a este virus, por ser mayor y por tener discapacidad. Además, el contexto económico nacional ha cambiado, afectando, sobre todo, tanto al sistema sanitario como al sistema de pensiones. Por su parte, se abre las puertas a la realización de otras investigaciones en esta línea, por ejemplo, a investigaciones con un enfoque de género, o a otras con un carácter comparativo entre países desarrollados o entre uno desarrollado y otro subdesarrollado.

Bibliografía

  1. OMS (2021). “Discapacidades”. Recuperado de: https://www.who.int/topics/ disabilities/es/
  2. Voigt, M., Abellanán, A., Pérez, J. y Ramiro, D. (2020): “¿Afectan las disparidades sociales al riesgo de muerte tras el inicio de la discapacidad?”. Envejecimiento en
  3. Red. Recuperado de: http://envejecimientoenred. es/afectan-las-disparidades- sociales-al- riesgo-de-muerte-tras-el- inicio-de-la-discapacidad/
Salir de la versión móvil