Exploraciones radiológicas del sistema genitourinario

Incluido en la revista Ocronos. Vol. VII. Nº 1–Enero 2024. Pág. Inicial: Vol. VII; nº 1: 253

Autor principal (primer firmante): Ester Sánchez Navarro

Fecha recepción: 15/12/2023

Fecha aceptación: 12/01/2024

Ref.: Ocronos. 2024;7(1): 253

Autores:

  1. Ester Sánchez Navarro
  2. Miguel Ángel Muñoz Borja
  3. Julia Pueyo Pelleja
  4. Lidia Pulido Ferrer
  5. Marta Mondaray Alonso
  6. Cristina González González

Categoría: TSID

Resumen

La exploración radiológica del sistema genitourinario se realiza mediante varias técnicas para diagnosticar enfermedades del tracto urinario como infecciones, quistes, masas sólidas, isquemia y obstrucción mecánica que pueden afectar al sistema renal.

Publica TFG cuadrado 1200 x 1200

Palabras clave:

Sistema genitourinario, infecciones y riñón

Desarrollo del tema

Las exploraciones radiológicas más comunes para evaluar el sistema urinario son: 1

Urografía intravenosa (UIV) o urograma

Es un procedimiento radiográfico que proporciona información anatómica y funcional de la vía urinaria, donde se visualizan: los riñones, los uréteres y la vejiga urinaria.

Se realizan unas radiografías seriadas antes y después de la administración de contraste yodado por vía intravenosa.

Esta técnica se realiza mediante fluoroscopia.

Indicaciones

  • Valorar una correcta excreción renal y detectar diferencias en la eliminación renal del contraste.
  • Valorar la morfología de la vía urinaria (forma o anatomía).
  • Detectar anomalías o alteraciones (malformaciones, dilataciones o estenosis) y litiasis.
  • Aportar información sobre la posición, tamaño y morfología renal. No permite el estudio detallado del parénquima.

Contraindicaciones

  • Pacientes embarazadas.
  • Pacientes que tengan contraindicada la administración de yodo.

Preparación

  • Limpieza intestinal mediante el uso de laxantes el día anterior a la prueba.
  • Dieta pobre en residuos los dos días anteriores a la prueba.
  • Ayuno de 6 horas como mínimo antes de la prueba.
  • Firmar el consentimiento informado.
  • Realizar la entrevista para descartar posibles reacciones adversas previas a los medios de contraste, la posibilidad de embarazo o la toma de medicamentos como la metformina de los diabéticos.
  • Valoración de la función renal (valor de la creatinina) con una analítica.

Procedimiento general: con vejiga vacía

  1. Radiografía simple de abdomen preliminar en decúbito supino, que incluya los riñones y la pelvis por debajo de la sínfisis púbica.
  2. Esta radiografía nos indica si el paciente ha realizado una correcta preparación intestinal y detecta cálculos urinarios radiopacos.

Se administra el contraste por vía intravenosa, siendo el más idóneo el contraste yodado no iónico de baja osmolaridad. La dosis habitual de contraste es de 1ml / kg de peso en una concentración del 60-70  .

publica-articulo-revista-ocronos
  1. Se realizan unas radiografías seriadas en varios tiempos, siguiendo estas 3 fases:
  1. Fase nefrótica: entre el primer y quinto minuto posterior a la administración del contraste. Aporta información sobre el riñón: posición, tamaño y morfología.
  2. Fase pielográfica o excretora: entre los 5 y 15 minutos posteriores a la administración del contraste. Esta fase estudia la excreción del contraste por el riñón, la morfología de la vía urinaria y de la vejiga. Se pueden identificar defectos de repleción en la vía excretora producidos por cálculos, tumores, coágulos, las diferencias en la eliminación de contraste entre los riñones por uropatía obstructiva, las alteraciones anatómicas congénitas del sistema excretor y vejiga, los defectos de repleción de la vejiga urinaria o alteraciones de su contorno que permitan detectar masas viscerales.

Se puede complementar con proyecciones en decúbito prono más tardías, cuando existen dudas sobre posibles defectos de repleción de los uréteres.

  1. Fase postmiccional: estudio de la vejiga antes y después de la micción para valorar si el contraste se ha eliminado completamente o si, por el contrario, quedan residuos de contraste en la vejiga, lo que puede indicar patología funcional o estructural.
  1. Radiografías adicionales
  • En bipedestación: para el estudio en mujeres que padecen incontinencia urinaria o cistocele. Se realizan con la vejiga llena y con la maniobra de Valsalva.
  • Radiografías permiccionales: durante la micción que permiten estudiar la uretra.
  • Radiografías en prono: ayudan a estudiar los uréteres opacificándolos.

La cistografía retrógrada (CR)

Es el estudio fluoroscópico de la vejiga tras la introducción de un contraste yodado hidrosoluble a través de la uretra.

Indicaciones

  • Estudio de la patología vesical: infección del tracto urinario (ITU) de repetición, trastornos de la micción, vejiga neurogénica, sospechas de fístulas postquirúrgicas entre la vejiga y los órganos adyacentes y trauma pélvico.
  • Despistaje de reflujo vesicoureteral (RVU): es importante detectar el RVU en los niños, ya que es una causa de infecciones de repetición que pueden condicionar daño renal crónico e insuficiencia renal.

Contraindicaciones

  • La infección del tracto urinario.
  • El antecedente de alergias al contraste yodado.
  • Pacientes embarazadas.

Preparación

  • No es necesario la preparación intestinal especial previa.
  • Se recomienda estar en ayunas, pero no es obligatorio.
  • Es conveniente la administración de profilaxis antibiótica.
  • Firma del consentimiento informado.
  • Entrevista antes de la prueba para descartar infección del tracto urinario (ITU) y la posibilidad de embarazo.

Procedimiento general

  • Esta prueba debe realizarse con la vejiga vacía.
  • Radiografía simple de vejiga en decúbito supino.
  • Se usa contraste yodado hidrosoluble.
  • Sondaje vesical estéril: a través de una sonda Foley se remueven los residuos de orina.
  • Radiografía simple preliminar en anteroposterior (AP) con el paciente en decúbito supino y con la vejiga vacía.
  • Administración de contraste yodado diluido en suero salino y previamente calentado a 37º, bajo control fluoroscópico hasta llenado vesical máximo.
  • Radiografías: en anteroposterior (AP), oblicua derecha (OD), oblicua izquierda (OI) y lateral (si se sospecha de fístulas).
  • Radiografía post miccional: para valorar el residuo vesical.

Cistouretrografía retrógrada (CUR) 2

Estudio de la vejiga y la uretra.

  • Sondaje vesical estéril: a través de una sonda Foley.
  • Radiografía simple preliminar con la vejiga vacía en AP y decúbito supino.
  • Administración de contraste manualmente, observando con la fluoroscopia si existen alteraciones durante el paso de contraste por la uretra. Es útil especialmente para valorar la uretra masculina anterior.
  • Radiografías con la vejiga llena de contraste en: OD, OI y LATERAL (muy importante para la valoración de fístulas).
  • Radiografía post miccional: para valorar el residuo vesical.

Cistouretrografía miccional seriada (cums) 3

Estudio de la vejiga, la uretra y estudio dinámico de la micción.

  • Se realiza un sondaje vesical estéril con una sonda Foley.
  • Administración de contraste yodado diluido en suero. Con la fluoroscopia, se puede ver cómo se va rellenando la vejiga mediante la sonda en perfusión continua.
  • Si el objetivo del estudio es la valoración de RVU (reflujo vesicoureteral), se necesita máxima repleción vesical y se realizarán radiografías ampliando el campo de visión a todo el abdomen para observar si hay opacificación de los uréteres y sistema pielocalicial renal. Se pone de manifiesto el reflujo espontáneo.
  • Radiografías con la vejiga llena de contraste en: OD, OI y LATERAL (muy importante para la valoración de fístulas).
  • Radiografía post miccional: para valorar el residuo vesical.

Conclusiones

Con una exploración radiológica del sistema urinario se puede obtener información detallada sobre la estructura y función de los riñones, uréteres, vejiga y uretra, así como detectar enfermedades que afectan a estas estructuras.

Algunos de los datos específicos que se pueden obtener incluyen la detección de cálculos renales, evaluación de la presencia de sangre en la orina, identificación de tumores, quistes, obstrucciones, infecciones, evaluación de la función renal y detección de anomalías en el tracto urinario.

Las exploraciones radiológicas del sistema genitourinario proporcionan imágenes detalladas de estas estructuras y pueden ser utilizadas para evaluar problemas o detectar anormalidades en el sistema urinario.

En resumen, las exploraciones radiológicas del sistema urinario son fundamentales para obtener información detallada sobre la salud y funcionamiento de las vías urinarias.

Bibliografía

  1. efsalud.com. (s.f.). Obtenido de https://efesalud.com
  2. htmedica. (s.f.). Obtenido de https://htmedica.com
  3. radiodiagnosticando. (s.f.). Obtenido de www.radiodiagnosticando.com