Evaluación de la Escala de Barthel Modificada/ Medición en pacientes con discapacidades neuromusculares

Incluido en la revista Ocronos. Vol. VII. Nº 2–Febrero 2024. Pág. Inicial: Vol. VII; nº 2: 380

Autor principal (primer firmante): Mercedes Briz Frac

Fecha recepción: 29/01/2024

Fecha aceptación: 25/02/2024

Ref.: Ocronos. 2024;7(2): 380

Autores:

Mercedes Briz Frac

Yessica Escalante Padilla

Publica TFG cuadrado 1200 x 1200

Oscar Gutiérrez Arques

María Isabel Donoso Navarro

Emilia Burbulea Gurgu

Javier Moya Mateo

Palabras clave:

Escala de Barthel modificada, discapacidades neuromusculares, medición funcional, rehabilitación, calidad de vida.

Resumen

Las discapacidades neuromusculares presentan desafíos significativos en la evaluación y el manejo de la funcionalidad de los pacientes. La Escala de Barthel Modificada (MBI) ha demostrado ser una herramienta útil en la medición de la independencia funcional en una variedad de poblaciones.

publica-articulo-revista-ocronos

En este artículo, exploraremos en detalle la MBI, su adaptación y aplicación en pacientes con discapacidades neuromusculares, destacando su importancia en la evaluación de la calidad de vida y la planificación de intervenciones de rehabilitación.

Abstract

Neuromuscular disabilities pose significant challenges in assessing and managing patients’ functionality. The Modified Barthel Index (MBI) has proven to be a valuable tool in measuring functional independence in various populations.

In this article, we will explore in detail the MBI, its adaptation, and its application in patients with neuromuscular disabilities, highlighting its importance in assessing quality of life and planning rehabilitation interventions.

Introducción

Las discapacidades neuromusculares representan un grupo diverso de enfermedades que afectan el sistema nervioso y los músculos, lo que a menudo conduce a limitaciones significativas en la movilidad y la independencia funcional.

Evaluar la funcionalidad en pacientes con discapacidades neuromusculares es esencial para comprender su calidad de vida y planificar intervenciones de rehabilitación efectivas.

En este contexto, la Escala de Barthel Modificada (MBI) ha surgido como una herramienta valiosa para medir la independencia funcional en esta población.

La versatilidad de la Escala de Barthel Modificada

La Escala de Barthel Modificada, una versión adaptada de la Escala de Barthel original se ha convertido en un instrumento ampliamente utilizado en la evaluación de la independencia funcional en pacientes con una variedad de condiciones de salud, incluidas las discapacidades neuromusculares.

Esta escala evalúa la capacidad de un individuo para llevar a cabo actividades de la vida diaria esenciales, como vestirse, bañarse, comer, movilizarse y controlar sus funciones intestinales y vesicales.

Adaptación para pacientes con discapacidades neuromusculares

La Escala de Barthel Modificada se ha adaptado específicamente para abordar las necesidades de los pacientes con discapacidades neuromusculares.

Dado que estas afecciones a menudo implican limitaciones severas en la movilidad y la fuerza muscular, se han incorporado ajustes en la escala para evaluar de manera más precisa las capacidades de estos pacientes.

Los terapeutas y médicos pueden utilizar la MBI modificada para identificar las áreas específicas de debilidad y determinar el nivel de asistencia necesario para llevar a cabo ciertas actividades diarias.

Componentes de la MBI modificada

La Escala de Barthel Modificada consta de varios componentes que evalúan diferentes aspectos de la independencia funcional:

  • Alimentación: Evalúa la capacidad del paciente para alimentarse de manera independiente, teniendo en cuenta la necesidad de asistencia con la preparación de alimentos si es necesario.
  • Baño: Evalúa la capacidad del paciente para bañarse y mantener la higiene personal, incluida la capacidad de entrar y salir de la bañera o la ducha.
  • Uso del inodoro: Evalúa la capacidad del paciente para utilizar el inodoro de manera independiente o con asistencia mínima.
  • Vestirse: Evalúa la capacidad del paciente para vestirse y desvestirse, teniendo en cuenta la necesidad de asistencia si es necesario.
  • Control intestinal: Evalúa la capacidad del paciente para controlar las funciones intestinales de manera independiente.
  • Control vesical: Evalúa la capacidad del paciente para controlar las funciones vesicales de manera independiente.

Aplicación clínica

La MBI se utiliza en la práctica clínica de varias maneras:

  • Evaluación inicial: Sirve como herramienta de evaluación inicial para determinar el nivel de independencia funcional del paciente al comenzar la rehabilitación.
  • Planificación de rehabilitación: Los resultados de la escala ayudan a los terapeutas y médicos a diseñar un programa de rehabilitación personalizado que se adapte a las necesidades específicas del paciente.
  • Seguimiento de progreso: A medida que avanza la rehabilitación, se puede volver a administrar la MBI Modificada para evaluar el progreso del paciente y realizar ajustes en el plan de cuidados.
  • Toma de decisiones clínicas: Los resultados de la escala son fundamentales para tomar decisiones clínicas, como la determinación de la necesidad de dispositivos de asistencia o adaptaciones en el hogar.

Beneficios en la calidad de vida

La MBI tiene un impacto significativo en la calidad de vida de los pacientes con discapacidades neuromusculares.

Al evaluar de manera sistemática la independencia funcional, se pueden identificar áreas de necesidad y desarrollar estrategias para mejorar la autonomía en la medida de lo posible.

Esto no solo mejora la calidad de vida del paciente, sino que también puede retrasar la progresión de la discapacidad y reducir la carga de cuidados.

Conclusiones

La Evaluación de la Escala de Barthel Modificada en pacientes con discapacidades neuromusculares es esencial para comprender su nivel de independencia funcional y planificar intervenciones de rehabilitación efectivas.

Esta herramienta versátil y adaptada permite una evaluación más precisa y personalizada de las capacidades de estos pacientes, lo que a su vez contribuye a mejorar su calidad de vida y su capacidad para llevar a cabo actividades de la vida diaria de manera independiente.

Bibliografía

  1. Mahoney FI, Barthel DW. «Functional evaluation: the Barthel Index.» Maryland State Medical Journal. 1965;14:61-65.
  2. Shah S, Vanclay F, Cooper B. «Improving the sensitivity of the Barthel Index for stroke rehabilitation.» Journal of Clinical Epidemiology. 1989;42(8):703-709.
  3. Collin C, Wade DT, Davies S, Horne V. «The Barthel ADL Index: a reliability study.» International Disability Studies. 1988;10(2):61-63.
  4. Stineman MG, Shea JA, Jette A, Tassoni CJ, Ottenbacher KJ, Fiedler R, Granger CV. «The Functional Independence Measure: tests of scaling assumptions, structure, and reliability across 20 diverse impairment categories.» Archives of Physical Medicine and Rehabilitation. 1996;77(11):1101-1108.
  5. Davenport RJ, Dennis MS, Wellwood I, Warlow CP. «Complications after acute stroke.» Stroke. 1996;27(3):415-420.
  6. Collin C, Wade DT, Nuttall D, Dusoir H, «Scales for the assessment of transfer dependency.» Disability and Rehabilitation. 1988;10(1):44-46.