La esquizofrenia y sus desencadenantes

Incluido en la revista Ocronos. Vol. VI. Nº 3–Marzo 2023. Pág. Inicial: Vol. VI; nº3: 268

Autor principal (primer firmante): Elisabet Barranco Heras

Fecha recepción: 27 de febrero, 2023 

Fecha aceptación: 23 de marzo, 2023 

Ref.: Ocronos. 2023;6(3) 268

Autores

  1. Elisabet Barranco Heras
  2. Cheila Fernandes Dos Santos
  3. Sara García Marín
  4. Silvia Cuartero Conejero
  5. Sonia Sánchez Ortiz
  6. María Elena Benito Belmonte

Palabras clave

Esquizofrenia, trastorno mental, delirios, salud mental.

Publica TFG cuadrado 1200 x 1200

Introducción

La esquizofrenia es un trastorno mental caracterizado por un espectro diverso de síntomas, que incluyen: delirios, alucinaciones, pensamientos perturbados, aislamiento, deterioro de las emociones.

La esquizofrenia es un trastorno mental grave que afecta aproximadamente a 24 millones de personas en todo el mundo, o 1 de cada 300 (OMS 2022).

Entre los adultos, esta proporción es de 1 en 222 (0,45%). No es tan común como muchos otros trastornos mentales. Aparece con mayor frecuencia al final de la adolescencia o entre los 20 y los 30 años, generalmente antes en los hombres que en las mujeres.

Las personas con esquizofrenia tienen entre dos y tres veces más probabilidades que la población general de morir prematuramente, a menudo por causas físicas como enfermedades cardiovasculares, metabólicas o infecciosas.

La esquizofrenia a menudo se asocia con ansiedad intensa y deterioro severo en el ámbito personal, familiar, social, educativo, laboral y otras áreas importantes de la vida. Las personas con esquizofrenia a menudo ven violados sus derechos humanos en las instalaciones y comunidades de salud mental.

Desarrollo

La investigación no ha identificado una sola causa de esquizofrenia. Se cree que la esquizofrenia puede ser el resultado de la interacción de la dotación genética y varios factores ambientales. Los factores psicosociales también influyen en el inicio y el curso de la esquizofrenia. El uso excesivo de marihuana aumenta el riesgo de padecer esta enfermedad.

Se cree que un desequilibrio químico en el cerebro es un factor genético importante en el desarrollo de la esquizofrenia. Pero hay muchos factores (genéticos, ambientales y de comportamiento) que contribuyen a su desarrollo.

publica-articulo-revista-ocronos

La investigación se ha centrado en los virus asociados con el sistema nervioso central; otros que afectan áreas específicas del cerebro (volumen cerebral reducido, tamaño ventricular aumentado y/o disfunción del lóbulo temporal) y otros estresantes como relaciones familiares difíciles.

Está claro que los niños corren un riesgo mucho mayor de desarrollar esquizofrenia si tienen familiares con esquizofrenia.

La esquizofrenia se caracteriza por graves déficits en la percepción de la realidad y cambios en el comportamiento, tales como:

Delirios persistentes

Una persona cree falsamente que algo es cierto a pesar de la evidencia de lo contrario.

Alucinaciones constantes

El paciente oye, huele, ve, toca o siente cosas que no existen.

Experiencias de influencia, control o pasividad

Experiencias en las que los propios sentimientos, impulsos, acciones o pensamientos no son creados por uno mismo, sino que otra persona los coloca o los quita de la mente. Los pensamientos de uno se transmiten a los demás.

Razonamiento incoherente

Que a menudo se manifiesta como un discurso poco claro o inconsistente.

Comportamiento marcadamente desorganizado

Como hacer cosas que parecen extrañas o sin propósito, o tener reacciones emocionales impredecibles o inapropiadas que interfieren con su capacidad para organizar su comportamiento.

«Síntomas negativos»

Tales como habla gravemente limitada, experiencia y expresión emocional limitadas, incapacidad para experimentar interés o placer y retraimiento social.

Inquietud extrema o movimientos lentos o posiciones extrañas

Las personas con esquizofrenia generalizada también tienen deficiencias persistentes en las habilidades cognitivas o de pensamiento, como la memoria, la concentración y la resolución de problemas.

Al menos un tercio de las personas con esquizofrenia experimentan una remisión completa de los síntomas. Algunas personas con esquizofrenia experimentan exacerbaciones y remisiones repetidas de los síntomas a lo largo de su vida, mientras que otras experimentan un empeoramiento progresivo de los síntomas con el tiempo.

Factores de riesgo

Se desconoce la causa exacta de la esquizofrenia, pero ciertos factores parecen aumentar el riesgo de desarrollar o causar esquizofrenia, entre ellos:

  • Antecedentes familiares de esquizofrenia
  • Sistema inmunitario altamente activado, como inflamación
  • Padre anciano
  • Ciertas complicaciones durante el embarazo y el parto, como desnutrición o exposición a toxinas o virus, que pueden afectar el desarrollo del cerebro.
  • Uso de sustancias que afectan la mente (psicoactivas) durante la adolescencia.

El tratamiento para la esquizofrenia incluye: psicoeducación, intervención familiar, terapia cognitiva conductual y rehabilitación psicosocial, medicación y hospitalización.

Bibliografía

  1. Merchán Chóco PD, Franco Cajas JL, Zumba Castillo JE, Shagñay Pucha GI. Esquizofrenia. Diagnóstico, tratamiento y cuidados de Enfermería. RECIAMUC [Internet]. 2023;7(1):111-23. Disponible en: http://dx.doi.org/10.26820/reciamuc/7.(1).enero.2023.111-123
  2. Erak Otárola P. Esquizofrenia de inicio precoz: Revisión bibliográfica. Revista Ciencia y Salud Integrando Conocimientos [Internet]. 2022;6(3):139-44. Disponible en: http://dx.doi.org/10.34192/ cienciaysalud.v6i3.452
  3. Tinjaca Del Castillo JS, Castro Santos AMA, Pachon Amon AL, Alfonso Caicedo MC. Esquizofrenia, diagnóstico y tratamiento en pacientes pediátricos. Anál comport las líneas crédito través corp financ nac su aporte al desarrollo de las PYMES Guayaquil 2011-2015 [Internet]. 2022;6(4):12-25. Disponible en: http://dx.doi.org/10.26820/recimundo/6. (4).octubre.2022.12-25