Espacio libre de humos en el ámbito sanitario

Incluido en la revista Ocronos. Vol. V. Nº 8–Agosto 2022. Pág. Inicial: Vol. V; nº8: 61

Autor principal (primer firmante): María Remedios González Pérez

Fecha recepción: 12 de mayo, 2022

Fecha aceptación: 6 de agosto, 2022

Ref.: Ocronos. 2022;5(8) 61

Autoras:

  1. María Remedios González Pérez
  2. Paula González García
  3. Natalia Fernández García
  4. Beatriz González García

Introducción

Un ambiente libre de humo es un hogar que se declara 100% libre de humo de tabaco. Es aquel que se convierte en un espacio que protege totalmente a la familia de los daños perjudiciales a la salud que provoca la exposición al humo de tabaco, fomentando un ambiente saludable y de promoción de la salud.

Los trabajadores suelen pasar 8 horas en su puesto de trabajo. La exposición diaria a las sustancias tóxicas del humo del cigarrillo puede aumentar en un 20-30% el riesgo de sufrir cáncer de pulmón o enfermedad cardiovascular en los no fumadores. Por otra parte, en lo cotidiano, los trabajadores expuestos al humo tienen más síntomas (rinitis, bronquitis, irritación ocular y nasal).

publica-TFG-libro-ISBN

Con la ley 42/2010 de 30 de diciembre, por la que se modifica la ley 28/2005 de 26 de diciembre, de medidas sanitarias frente al tabaquismo y reguladora de la venta, el suministro el consumo y la publicidad de los productos del tabaco que entró en vigor el 2 de enero de 2011 tenemos hospitales, centros de salud residencias etc espacios libre de humos.

Resumen

En España, al igual que en otros países desarrollados, el tabaquismo es la primera causa aislada de mortalidad y morbilidad evitable. La evidencia científica sobre los riesgos que conlleva el consumo de tabaco para la salud de la población es concluyente. Según los datos de la Organización Mundial de la salud (OMS), que el consumo de tabaco es responsable del 90% de mortalidad por cáncer de pulmón, del 95% de las muertes por enfermedad pulmonar obstructiva crónica 50% de la mortalidad cardiovascular, 30% de las muertes que se producen por cualquier tipo de cáncer. En España fallecen cada año como consecuencia del consumo de tabaco un número de personas que representa el 16% de todas las muertes ocurridas en la población mayor de 35 años. El humo en el ambiente perjudica tanto a los fumadores como a los no fumadores.

Tenemos el humo corriente principal: es el humo que exhala un fumador.

Humo de corriente indirecta: proviene del extremo de un cigarrillo encendido, pipa, puro, tabaco que se quema al fumar hookah. Se le llama fumar (involuntariamente o pasivamente). Las personas que no fuman y que respiran este humo reciben nicotina y químicos tóxicos

de la misma forma que lo hacen los fumadores. Cuanto más se expone al humo mayor serán los niveles de estos químicos dañinos. Este humo es un problema porque produce muchos tipos de cáncer, afecta al corazón, vasos sanguíneos, aumenta el riesgo de ataque cardíaco y accidente cerebrovascular también afecta a los niños de padres fumadores se suelen enfermar más a menudo, padecen más infecciones respiratorias, de oído y pueden causar asma.

Objetivo

El hospital sin humos es un proceso dinámico de mejora de calidad con el objetivo último de crear un entorno sin humos en todo el recinto hospitalario, esto sólo se pueden implantar con la colaboración de todo el personal del hospital, pacientes y sus visitantes. Sobre los hospitales, centros de salud, residencias etc recaen importantes obligaciones en el esfuerzo

por reducir el consumo de tabaco y sus nocivos efectos sobre la salud. Es ofrecer un ambiente sin humos para proteger a los no fumadores y apoyar activamente a los fumadores en el proceso de dejar de fumar. Es necesario que incumba a todos, tanto trabajadores, pacientes, visitantes, como a todas las categorías del personal. Los hospitales tienen la responsabilidad ofrecer asistencia, prevención, investigación y formación.

Entre dichas responsabilidades deben figurar las políticas de control del tabaco.

La implantación con resultados satisfactorios de una política de control del tabaco depende de la toma de decisiones claramente definidas en los ámbitos político y presupuestario, de unos completos procesos de información y formación, de la participación de todo el personal sin olvidar, claro está, a los fumadores y del establecimiento de un procedimiento de evaluación a largo plazo. Cuanto mayor sea la participación, menor la necesidad de coerción. Es importante que la política y las acciones del hospital sean acordes con las actividades de prevención del tabaquismo en otros servicios sanitarios y en la comunidad en su conjunto.

Los beneficios de los ambientes laborales 100% libres de humo de tabaco:

  • Protegen la salud de los trabajadores.
  • Reducen el ausentismo.
  • Aumentan la productividad.
  • Mejoran la satisfacción del personal.
  • Reducen los riesgos de accidentes e incendios.
  • Reducen el deterioro de las instalaciones y equipos a causa del humo de tabaco, disminuyendo los gastos de mantenimiento.
  • Reducen la aceptabilidad social del fumar.
  • Aumentan la cesación por parte de los empleados

Las primeras grandes prohibiciones del tabaco llegaron a España con el Real decreto 192/1988 vetó el tabaco en los colegios, hospitales y en los transportes colectivos, urbanos o interurbanos, luego llegó la ley 28/2005 de 26 de diciembre, Ley de medidas sanitarias frente al Tabaquismo y reguladora de la venta, el suministro, el consumo y la publicidad de los productos del tabaco para proteger la salud de la población, donde a nosotros nos incube el artículo 6, limitaciones al consumo de los productos del tabaco.

El artículo 7, prohibición total de fumar.

El artículo 8, habilitación de zonas para fumar.

El artículo 15, colaboración de los poderes públicos, entró en vigor el 1 de enero de 2006 no se puede fumar en ninguna zona del Hospital. Con esta iniciativa se pretende garantizar ambientes limpios y libres de humo para todos los usuarios, los familiares y el personal del centro, ya que el Hospital tiene que ser un lugar donde se promueva la salud y se prevenga la enfermedad.

El Hospital, cumpliendo su función sanitaria, pone a disposición de las personas fumadoras un clima de convivencia social que favorece un menor consumo de tabaco e, incluso, el abandono del hábito. Esto ayuda a proteger la salud de todos y proporciona un ambiente de trabajo más limpio y seguro. Es la ley 42/2010 de 30 de diciembre, modifica la ley 28/2005 de 26 de diciembre de medidas sanitarias frente al Tabaquismo y reguladora de la venta, el suministro, el consumo y la publicidad de los productos del tabaco, esta ley entró en vigor el 2 de enero de 2011 (cuyo objetivo es ampliar la prohibición de fumar en espacios cerrados, encaminada a avanzar en las limitaciones tendentes a aumentar los espacios libres de humo del tabaco).

Conclusión

Estar en un espacio cerrado, abierto, sin humo en el ambiente es motivo de alegría y desconexión, vivir y compartir sitios así ayuda a tener un corazón y pulmones más saludables también reduce el riesgo de lesiones relacionados con incendios. Buscamos un ambiente saludable para estar con los nuestros. Dejar de fumar mejora la salud, si no fuma no comience y si lo hace, puede pedir ayuda. Los departamentos serán más ecológicos gracias a la mejor calidad del aire interior. Siempre cumpliendo las leyes.

Bibliografía

  1. https/www.cancer.org riesgos para la salud debido al humo de segunda mano.
  2. https/www.boes.es BOE A-2005-21261 ley 28/2005 de 26 de diciembre.
  3. https/astursalud.es Hospitales sin humo.
close

BOLETÍN DE NOVEDADES

Datos opcionales:

(En ocasiones enviamos información específica para una zona o categoría concreta)

He leído y acepto la Política de Privacidad *

Ver Política de Privacidad y Aviso legal

Su dirección de e-mail solo se utilizará para enviarle nuestra newsletter, así como información sobre las novedades de la revista y Editorial Ocronos. Puede utilizar el enlace integrado en la newsletter para cancelar la suscripción en cualquier momento.