Esofagitis

Incluido en la revista Ocronos. Vol. VII. Nº 4–Abril 2024. Pág. Inicial: Vol. VII; nº 4: 13

Autor principal (primer firmante): Laura Julián Gil

Fecha recepción: 18/03/2024

Fecha aceptación: 30/03/2024

Ref.: Ocronos. 2024;7(4): 13

Autores:

Laura Julián Gil (TCAE)

María Paz Osés Galbete (celadora)

Publica TFG cuadrado 1200 x 1200

María Elena Abenia Arnal (TCAE)

Adrián Sierra Aparicio (Celador)

David Fernando García (Celador)

Belén Paricio Cabañero (TCAE)

Categoría: celador y TCAE

Palabras clave: Esofagitis, inflamación del esófago, reflujo gastroesofágico.

Introducción

La esofagitis es una inflamación del esófago, el tubo muscular que lleva la comida desde la boca hasta el estómago. Esta inflamación puede causar diversos síntomas como dolor, dificultad para tragar y acidez estomacal.

publica-articulo-revista-ocronos

Causas

  • Reflujo gastroesofágico (ERGE): Es la causa más común. El ácido del estómago sube al esófago, irritando su revestimiento.
  • Infecciones: Causadas por virus, bacterias o hongos.
  • Eosinófilos: Glóbulos blancos que se acumulan en el esófago, causando inflamación.
  • Medicamentos: Algunos medicamentos como antiinflamatorios no esteroideos que pueden irritar el esófago.
  • Otros: Tabaquismo, alcoholismo, dietas irritantes, etc.

Síntomas

  • Dolor al tragar: Puede ser leve o intenso, y empeorar al comer o beber.
  • Dificultad para tragar: Sensación de que la comida se atasca en el pecho.
  • Acidez estomacal: Sensación de ardor en el pecho o la garganta.
  • Regurgitación: El ácido o la comida del estómago suben a la boca.
  • Sensación de quemazón en el pecho: Similar a la acidez estomacal, pero puede durar más tiempo.
  • Tos seca: Irritación de la garganta por el ácido del estómago.
  • Ronquera: La inflamación del esófago puede afectar las cuerdas vocales.

Diagnóstico

El médico puede realizar las siguientes pruebas:

  • Endoscopia: Se introduce una cámara flexible por el esófago para observar su interior.
  • Biopsia: Se toma una pequeña muestra de tejido del esófago para analizarla.
  • Manometría esofágica: Mide la presión y las contracciones del esófago.
  • Prueba de pH esofágico: Mide la cantidad de ácido en el esófago.

Tratamiento

El tratamiento depende de la causa de la esofagitis.

Algunas medidas generales son:

  • Evitar alimentos y bebidas irritantes: Alcohol, café, cítricos, picantes, etc.
  • Elevar la cabecera de la cama: Reduce el reflujo ácido durante la noche.
  • Dejar de fumar: El tabaco irrita el esófago y empeora los síntomas.
  • Perder peso: El exceso de peso aumenta la presión en el abdomen y favorece el reflujo ácido.

Medicamentos

  • Antiácidos: Neutralizan el ácido del estómago.
  • Inhibidores de la bomba de protones (IBP): Reducen la producción de ácido del estómago.
  • Antibióticos: En caso de infección.
  • Corticosteroides: Reducen la inflamación.

En casos graves

  • Cirugía: Para corregir problemas estructurales del esófago, como una hernia hiatal.

Prevención

  • Evitar los factores de riesgo: Obesidad, tabaquismo, consumo de alcohol, etc.
  • Seguir una dieta saludable: Frutas, verduras, cereales integrales, etc.
  • Comer despacio y masticar bien los alimentos.
  • No acostarse inmediatamente después de comer.

El especialista encargado de tratar la esofagitis es el gastroenterólogo. Este médico se especializa en el diagnóstico y tratamiento de enfermedades del sistema digestivo, incluyendo el esófago, el estómago, los intestinos y el hígado.

Otros especialistas que pueden participar en el tratamiento de la esofagitis

  • Cirujanos: Si la esofagitis es grave y requiere cirugía.
  • Oncólogos: Si la esofagitis es causada por cáncer.
  • Neumólogos: Si la esofagitis causa problemas respiratorios.
  • Nutricionistas: Para ayudar a desarrollar una dieta saludable que no irrite el esófago.
  • La esofagitis puede complicarse si no se trata adecuadamente.
    Las complicaciones más comunes son:

    • Estenosis esofágica: Estrechamiento del esófago que dificulta o imposibilita el paso de la comida.
    • Úlceras esofágicas: Heridas en el revestimiento del esófago que pueden sangrar o perforarse.
    • Esófago de Barrett: Un cambio en el revestimiento del esófago que aumenta el riesgo de cáncer.
    • Cáncer de esófago: Aunque es poco común, la esofagitis crónica puede aumentar el riesgo de cáncer de esófago.

personas con mayor riesgo de complicaciones por esofagitis

  • Personas con ERGE grave.
  • Personas que toman Aines por tiempo prolongado.
  • Personas con un sistema inmunitario debilitado.
  • Personas con antecedentes de cáncer de esófago.

Conclusión

En la mayoría de los casos, la esofagitis es una enfermedad leve, ya que se trata de una inflamación del esófago, que se puede tratar con éxito con medicamentos y cambios en el estilo de vida.

Sin embargo, si no se trata adecuadamente, puede complicarse y causar problemas graves como estenosis esofágica, úlceras esofágicas, esófago de Barrett y cáncer de esófago.

Bibliografía

  1. https://www.topdoctors.es/diccionario-me dico/esofagitis
  2. https://cuidateplus.ma rca.com/enfermedades/digestivas/esofag itis.html
  3. https://www.mayoclinic.org/e s/diseases-conditions/esophagitis/symp toms-causes/syc-20 361224
  4. https://www.cun.es/enfermedades-t ratamientos/enfermedades/esofagitis-eo sinofilica
  5. https://es.wikipedia.org/w/index.php?ti tle=Esofagitis&oldid=145474045