Ergonomía y prevención de enfermedades en los auxiliares administrativos

Autora: Aisea Uribe Fariñas

INTRODUCCIÓN Y DEFINICIÓN

Los trastornos musculoesqueléticos son uno de los más frecuentes daños derivados del trabajo, que generan más pérdidas económicas y que provocan mayor absentismo para las empresas. Aunque estas patologías no producen efectos tan espectaculares como otros tipos de riesgo, sí afectan diariamente a la calidad de vida, dentro y fuera del trabajo.

A nivel legal, se agrupan en dos grandes bloques:

  • Los accidentes de trabajo por sobreesfuerzo, que afectan a la espalda principalmente, y las enfermedades profesionales (EEPP).
  • Los accidentes de trabajo motivados por agentes físicos, relacionados con los movimientos repetitivos y posturas inadecuadas, que afectan principalmente a los miembros superiores del cuerpo humano.

En España, el porcentaje de accidentes debidos a sobreesfuerzo ha ido incrementándose. En 1998, suponía el 25% del total de accidentes con baja, mientras que en 2002 superaba el 30%. Paralelamente, desde principios de la década de los 90 se ha producido un gran aumento en la declaración de enfermedades profesionales. El grupo que más ha crecido es el de enfermedades por agentes físicos, ligadas a posturas, movimientos y esfuerzos repetitivos. En 1995, este tipo de patologías supusieron el 67% del total de enfermedades profesionales, y el porcentaje ha ido creciendo hasta alcanzar el 82’5% del total de enfermedades en 2002. Los subgrupos con mayor número de casos son, por un lado, las enfermedades por fatigas de los tejidos peritendinosos y las vainas tendinosas, y, por otro lado, las parálisis de los nervios debidas a la presión.

En la siguiente imagen, se puede comprobar la evolución del porcentaje de enfermedades profesionales de tipo musculoesquelético entre el periodo 1998-2002, según el Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales.

(*Imagen 1*, al final del artículo)

Para evitar todos estos trastornos, debemos estudiar y conocer todas las pautas que influyen en el desarrollo normal de una jornada de trabajo, y de eso se encarga la ergonomía. Podemos definirla como la disciplina tecnológica que se encarga del diseño de los espacios de trabajo, herramientas y tareas para hacerlas coincidir con las características físicas, psicológicas, anatómicas y cognitivas de los trabajadores que habitualmente ocuparán esos lugares de trabajo.

El trabajo de la ergonomía es un proceso de mejora continua, puesto que va ligado directamente a los avances tecnológicos y a los nuevos estudios médicos que van apareciendo.

Publica TFG cuadrado 1200 x 1200

OBJETIVOS, PRINCIPIOS Y NECESIDADES METODOLÓGICAS

Sus objetivos principales son:

  • Seleccionar la tecnología más adecuada al personal para las herramientas y equipos de trabajo.
  • Controlar el entorno del puesto de trabajo, especialmente en el aspecto ambiental.
  • Detectar de manera precoz los riesgos de fatiga física y mental.
  • Analizar todos los puestos de trabajo y sus tareas rutinarias para definir los objetivos de la formación.
  • Optimizar la relación del personal disponible y la tecnología utilizada.
  • Favorecer la motivación de los trabajadores por la tarea y por el ambiente de trabajo, creando canales de comunicación con la Gerencia para mejorar entre todos.

La ergonomía tiene cuatro principios fundamentales:

  • Estudiar la configuración de cada uno de los puestos y de las condiciones de trabajo en una tarea normal.
  • Adaptar las exigencias físicas y psíquicas de la tarea a las capacidades del trabajador.
  • Concebir las máquinas, equipos e instalaciones con un máximo rendimiento, precisión y seguridad.
  • Adaptar el ambiente (luz, ruido, temperatura…), a las necesidades del hombre en su puesto de trabajo.

Por otro lado, las necesidades metodológicas de la ergonomía son cuatro:

  • Obtener información acerca de los trabajadores: en función de las características físicas, fisiológicas, sensoriales y psicológicas, se realizarán pruebas fundamentales para el diseño de los puestos de trabajo.
  • Información acerca de los sistemas: se necesitan métodos para analizar los sistemas existentes y transformar los datos obtenidos en conceptos ergonómicos que influirán en gran medida en el diseño final, en el caso de un puesto de trabajo de nueva creación.
  • Información sobre el sistema persona-máquina: el trabajador es la base del sistema de análisis ergonómico. En función de las características de cada persona, se rediseñarán las máquinas con el fin de evitar fatigas y hacer el trabajo más fácil y satisfactorio.
  • Detección de los riesgos de fatiga física y mental: se efectúa mediante métodos de análisis, cuestionarios y estudios genéricos y específicos. La interpretación de los resultados ayudará a desarrollar un sistema de trabajo más efectivo.

LEGISLACIÓN

Gran parte de la connotación legal de la ergonomía está regulada en la Ley 31/1995, de 8 de noviembre, de prevención de Riesgos Laborales. Sobre esta base se asienta el Real Decreto 488/1997, de 14 de abril, que está destinado a proteger la salud de los empleados considerados como “trabajadores”, usuarios de equipos con pantalla de visualización, categoría que engloba a los auxiliares administrativos. Por eso, nos enfocaremos a analizar este apartado en concreto.

La legislación se basa en la protección frente a los riesgos asociados a la utilización efectiva de dichos equipos; principalmente los trastornos musculoesqueléticos, los problemas visuales y la fatiga mental. Por ello, establece los requisitos mínimos de exigencia que deberán cumplir los lugares de trabajo, así como analizar los aspectos personales de cada trabajador, teniendo en cuenta los factores externos que puedan afectar al desempeño normal de las tareas asignadas, con el fin de mitigar cualquier tipo de trastorno musculoesquelético.

La probabilidad de experimentar tales trastornos está relacionada directamente con la frecuencia y duración de los períodos de trabajo ante la pantalla, así como con la intensidad y grado de atención requeridos por la tarea.

PAUTAS BÁSICAS PARA EL DISEÑO DEL PUESTO DE TRABAJO

Se debe realizar un diseño ergonómico del puesto de trabajo, teniendo en cuenta factores antropométricos a la hora de diseñar equipos de trabajo, máquinas y herramientas para que éstas se adecuen al trabajador, evitando riesgos para su uso.

El buen diseño ergonómico de todos los elementos que configuran el puesto de trabajo, es decir, el equipo informático y el software asociado, el mobiliario (mesa, silla y almacenaje) y las condiciones del entorno de trabajo, es una medida para evitar los riesgos de los trastornos musculoesqueléticos.

publica-articulo-revista-ocronos

Mobiliario

  • Silla. Las características indispensables de la silla para asegurar unas buenas condiciones de trabajo son:
    • Garantizar total movilidad.
    • Respaldo. Debe ser regulable, mientras se esté sentado. Se recomienda un ángulo asiento-respaldo entre 95º y 110º. El apoyo lumbar debe estar comprendido entre 17 y 22 cm sobre el asiento. La altura y anchura han de ser mayores de 36 y 42 cm respectivamente
    • Reposabrazos. No debe interferir con la mesa al acercarse. Anchura mínima de 4cm, con separación entre 46 y 50 cm, longitud mínima de 20 cm y altura entre 18 y 20 cm.
    • Reposapiés. Debe ser antideslizante y con las siguientes dimensiones recomendadas: 45 cm ancho, 35 cm profundidad y entre 0º y 15º de inclinación, ajustable.
  • Mesa. Los bordes y las esquinas deben estar redondeados, y tener una altura suficiente para no interferir con las piernas, mínimo 65 cm.
  • Estanterías y armarios. Deben tener aristas redondeadas, con tiradores fáciles de asir y colocando siempre los objetos más pesados y/o de uso más frecuente a una altura por debajo de los hombros y superior a la cadera.

Equipo informático y sistemas de comunicación

  • Teclado. La inclinación del teclado debe ser ajustable por parte del usuario, para poder adaptarla a sus preferencias.

(*Imagen 2 e Imagen 3*, al final del artículo)

  • Ratón. El diseño y el tamaño debe permitir el apoyo de una parte de la mano, la muñeca o los dedos sobre la mesa, para facilitar los movimientos precisos y aliviar la tensión muscular en el brazo.
  • Monitor. La facilidad de lectura y la prevención de la fatiga visual dependen de numerosos factores, entre ellos el tamaño del monitor, la resolución de la pantalla, el tamaño de los caracteres, la estabilidad de la imagen y la ausencia de reflejos. El borde superior del monitor debe quedar a la altura de los ojos y se debe colocar a 40 cm como mínimo del usuario.
  • Sistema de comunicación. El teléfono, el sistema de llamada por comunicación interna y otros dispositivos de comunicación deben estar situados en la mesa de trabajo, al alcance del usuario sin que requiera moverse de ella.

Entorno de trabajo

  • Iluminación. Una iluminación correcta es aquella que asegure el confort visual permanente. La iluminación de los lugares de trabajo debe realizarse, siempre que no existan problemas de tipo técnico, con luz natural. En el caso de necesitar luz artificial, debe existir una iluminación de tipo general, complementada en caso necesario por la localizada de uso individual, preferentemente de tipo LED, que produce menos reflejos, proporciona una luz potente desde el primer instante y reduce el consumo de energía. Las luces individuales deben situarse de manera que no originen deslumbramientos ni alteren el contraste de la lectura de la pantalla del ordenador.
  • Ruido. Se debe mantener el silencio el todo el entorno sanitario, pero por norma general en los puestos de Administración resulta difícil de cumplir. Se puede reducir el nivel sonoro de los equipos y su aislamiento, colocando materiales absorbentes en suelos, paredes y techos, colocando mamparas o puertas.
  • Ambiente térmico. La temperatura (en verano entre 23ºC y 26ºC, y en invierno entre 20ºC y 24ºC) y humedad (debe situarse entre 45% y 65%) son dos factores muy importantes que se deben controlar y regular. La velocidad del aire también afecta a la sensación térmica y a la percepción de corriente de aire por el trabajador, debiendo ser inferior a 0’15 m/s.

CONCLUSIONES

Para evitar los trastornos musculoesqueléticos, se debe garantizar un buen ambiente de trabajo, en el que los empleados y las máquinas formen un equipo perfectamente compenetrado. La ergonomía se encarga de analizar, valorar, corregir y mejorar todos los factores que influyen en dicho equipo y así eliminar los riesgos que producen esas lesiones, ocasionando menos problemas a los trabajadores y eliminando costes de personal para la Gerencia Sanitaria.

Esta materia estudia todos los elementos que pueden influir en la calidad de las tareas diarias, desde las características del mobiliario de oficina, la situación de la misma y los parámetros ambientales, hasta las particularidades de cada trabajador (edad, dolencias previas, altura, etc). Por tanto, es muy importante tener en cuenta los estudios ergonómicos a la hora de analizar la labor de los auxiliares administrativos.

FIGURAS E IMÁGENES

Imagen 1

1-ergonomia-prevencion-enfermedades-profesionales-auxiliares-administrativos
  • Imagen 2
2-ergonomia-prevencion-enfermedades-profesionales
  • Imagen 3
3-ergonomia-auxiliares-administrativos

BIBLIOGRAFÍA

  •  https:// riesgoslaborales.saludlaboral.org/ portal-preventivo/riesgos- laborales/riesgos-relacionados-con-la-hergonomia/ ergonomia/
  • https://blogs.imf-formacion.com/blog/prevencion-riesgos-laborales /actualidad- laboral/trabajadores-con-pantallas-de-visualizacion-de-datos/
  • https:// www.uso.es/las-pausas-en-el-trabajo-con-pantallas-de-visualizacion-de- datos/
  •  https:// www.insht.es
  • Boletín Oficial del Estado
  • Curso de Ergonomía y Psicosociología, del Centro de Prevención Interpros.

Páginas web consultadas en enero de 2020.