La importancia de la ergonomía asociada a la actividad del personal no sanitario en los centros hospitalarios

Incluido en la revista Ocronos. Vol. V. Nº 11–Noviembre 2022. Pág. Inicial: Vol. V; nº11: 270

Autor principal (primer firmante): Ignacio González Jaureguízar

Fecha recepción: 8 de noviembre, 2022

Fecha aceptación: 25 de noviembre, 2022

Ref.: Ocronos. 2022;5(11) 270

Autor: Ignacio González Jaureguízar

Introducción

Según la Organización Internacional del Trabajo (OTI), en Europa, el 25% de los trabajadores sufren dolor de espalda, y el 23% sufre dolores musculares. La Agencia Europea para la Seguridad y Salud en el Trabajo, abala la relación entre los trastornos musculoesqueléticos (TME), con las malas posturas, los movimientos repetitivos, la movilización de cargas, etc., durante la jornada laboral.

En nuestro país, la VII Encuesta Nacional de Condiciones del trabajo, elaborada por el Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo (INSHT), concluye que el 84% de los trabajadores sufren trastornos musculoesqueléticos asociados a la adopción de posturas inadecuadas o movimientos repetitivos, realizados durante la actividad laboral.

publica-TFG-libro-ISBN

Las tareas realizadas por los profesionales del sector sanitario, les hace especialmente vulnerables a la aparición de trastornos musculoesqueléticos, que no solo afectan a su salud, sino que suponen un grave problema a nivel social, en cuanto que suponen una merma de la calidad asistencial que se ofrece a los ciudadanos y, también, un aumento en el gasto público derivado de las bajas laborales. Este artículo es una oportunidad para conocer los factores de riesgo o condiciones laborales relacionadas con levantamientos, arrastres, posturas repetitivas, etc., que, mantenidas en el tiempo, pueden dañar la salud de los trabajadores, con la finalidad de establecer pautas y medidas de prevención que favorezcan los entornos laborales saludables.

Objetivos

El objetivo del presente capítulo es evaluar los riesgos ergonómicos derivados del entorno de trabajo en instituciones no sanitarias y cómo poder evitarlos con buenas prácticas.

Metodología

Para el logro del objetivo planteado en este artículo, se ha realizado una revisión bibliográfica en bases de datos científicas como: Dialnet, Scielo y Google Académico. La búsqueda se ha realizado en base a los siguientes criterios:

  • Disponibilidad del texto completo.
  • Redactado en inglés o español.
  • Publicado en los últimos 10 años. Para acotar los resultados de búsqueda, se han utilizado palabras clave como: “ergonomía”, “hospital”, “prevención”, “personal no sanitario”.

Resultados

La ergonomía es una disciplina que tiene en consideración factores físicos, cognitivos, sociales, organizacionales y ambientales, pero, con un enfoque ”holístico”, en el que cada uno de estos factores no son analizados aisladamente, sino en su interacción con los demás. Como consecuencia de los diferentes riesgos en el entorno laboral pueden aparecer con frecuencia trastornos musculoesqueléticos (TME) que son alteraciones que sufren estructuras corporales como músculos, tendones, articulaciones, huesos nervios y el sistema circulatorio, debido al trabajo o al entorno en que este se desarrolla. Deberá realizarse una correcta evaluación de riesgos ergonómicos cuando se presenten estas situaciones:

  • Posturas de trabajo forzadas, como en el caso de posturas estáticas, mantenidas durante más de 4 segundos, del tronco o extremidades superiores o inferiores del trabajador.
  • Movimientos repetitivos por manipulación de cargas de distintos pesos. 1846 – Manejo de herramientas en los que la aplicación de fuerzas sea constante.
  • Puestos de trabajo con iluminación insuficiente.
  • Lugares de trabajo con dimensiones muy reducidas donde el trabajador apenas tenga espacio para el desarrollo de sus tareas.
  • Puestos donde el trabajador esté sometido a ruido que pueden provocar enfermedades como la sordera.
  • Lugares donde el trabajador o la trabajadora pueda estar sometido a temperaturas extremas que puedan derivar en estrés térmico por demasiado calor o frío. Los factores psicosociales también van a ser un factor importante ya que pueden afectar también a la salud del trabajador como la organización del trabajo en lo temporal (trabajo a turno, nocturno, etc.), como los factores dependientes de la tarea (automatización, minuciosidad, apremio de tiempo, complejidad, rapidez, falta de identificación con la tarea, etc.) produciendo fatiga y estrés.

Discusión – Conclusión

El personal no sanitario está expuesto a determinados factores de riesgo, que incrementan sus posibilidades de padecer lesiones o trastornos musculoesqueléticos, principalmente lesiones a nivel cervical o lumbar. Los trabajadores del sector realizan un elevado número de movilizaciones de pacientes y cargas, en unas condiciones que no siempre son las más adecuadas (espacios mal distribuidos, escasa dotación de equipos y materiales, etc.), quedando expuestos a posturas forzadas y sobreesfuerzos que pueden dañar su salud.

En definitiva para prevenir los riesgos ergonómicos en nuestro trabajo deberemos adoptar una serie de medidas en nuestro día a día como por ejemplo adoptar un horario donde se permiten pausas para descansar, desconectar y recuperar tensiones, evitar tareas o trabajos repetitivos por un periodo superior a 30 minutos, dotar a los trabajadores de las herramientas adecuadas para el desarrollo de cada actividad específica, mantener unos correctos niveles de iluminación, insonorización y temperatura, formar a los trabajadores sobre el desarrollo del trabajo seguro, otorgando pautas para evitar las posturas forzadas o sobreesfuerzos, automatizar los procesos manuales para evitar posturas forzadas o el empleo de fuerza intensa y disponer de una buena organización en cuanto al reparto y distribución de las tareas.

Bibliografía

  1. Herrera Jiménez, M. B., y Huanchaco Mejía, M. I. (2018). Riesgos ergonómicos de los profesionales de Enfermería en el Servicio de Gastroenterología del Hospital Nacional Arzobispo Loayza. [Trabajo fin de grado]. Facultad de Enfermería, Universidad Peruana Cayetano Heredia.
    https://repositorio.upch.edu.pe/ bitstream/handle/20.500. 12866/3870/Riesgos_ HerreraJimenez_Maria.pdf? sequence=1&isAllowed=y.
    https://repositorio.upch.edu.pe/ bitstream/handle/20.500.12866/ 3870/Riesgos_%20Herrera Jimenez_ Maria.pdf? sequence=1&isAllowed=y.
  2. Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo. Guía técnica para la evaluación y prevención de los riesgos relativos a la manipulación manual de cargas. (2003).
    http://fremm.es/portal/ UserFiles/File/riesgosLaborales/ documentos/ cargas.pdf.
    http://fremm.es/portal/ pagina/382/Recursos.html#
  3. Ley 31/1995, de 8 de noviembre, de prevención de Riesgos Laborales. Boletín Oficial del Estado, 269, de 10 de noviembre de 1995, 24292.
    https://www.boe.es/ buscar/pdf/1995/BOE-A-1995-24292-consolidado.pdf.
    https://www.boe.es/buscar/ act.php?id=BOE-A-1995-24292