Experiencia piloto: entrevista a un paciente paranoide

Incluido en la revista Ocronos. Vol. V. Nº 4–Abril 2022. Pág. Inicial: Vol. V; nº4: 124

Autor principal (primer firmante): Verónica Barranco Martínez

Fecha recepción: 31 de Marzo, 2022

Fecha aceptación: 27 de Abril, 2022

Ref.: Ocronos. 2022;5(4) 124

Autores:

  1. Verónica Barranco Martínez.
  2. Sara Ibáñez Cecilia.
  3. Hildoara Liena Béjar Torrijo.
  4. Naomi Sancho Bustín.
  5. Álvaro Alonso Rubio.
  6. María Utrilla Chamarro.

Introducción

La paranoia o trastorno de ideas delirantes es un trastorno psicótico que se caracteriza por delirios recurrentes o ideas fijas y obsesivas en torno a un tema o asunto. La paranoia es un estilo de pensamiento que se caracteriza por delirios autorreferenciales. Se define delirio como: creencia o conjunto de creencias que se viven con absoluta convicción a pesar de que las evidencias demuestren lo contrario. Afecta al razonamiento, la memoria, el pensamiento y la forma de actuar de la persona. Estas ideas son persistentes y no se pueden eliminar a pesar de utilizar razonamiento lógico.

La bibliografía consultada concluye en algunos rasgos que padecen estos individuos como son: baja autoestima, frialdad emocional, autoritarismo y tendencia a depresión.

Publica TFG cuadrado 1200 x 1200

A veces este trastorno cursa con aislamiento social, cuya consecuencia inmediata es el cese de actividades sociales o laborales.

Según el objeto de los delirios podemos clasificar la paranoia en:

  • Megalomaníaca: el individuo cree poseer talentos o poderes superiores, o cree que es un ser divino o alguien famoso o poderoso y se le encomienda una misión importante.
  • Celotípica: el individuo tiene la sospecha de que su pareja le es infiel de una forma recurrente.
  • De delirio persecutorio: el individuo cree que es perseguido, espiado o que alguien le vigila, incluso suelen incluir a las personas de su entorno como cómplices de un complot contra él.
  • De tipo somático: el individuo cree que sufre un problema físico o enfermedad importante o incapacitante.

En este artículo se narra la experiencia al entrevistar a una persona con paranoia aguda, ingresada en el Hospital Miguel Servet, Unidad de Agudos de Psiquiatría. Se mantendrá en todo momento el anonimato de la misma que solo será conocida por el entrevistador.

Cuanto más alto es el grado de paranoia más difícil resulta la entrevista ya que el paciente paranoide resiste al establecimiento de una relación de trabajo terapéutico.

Rasgos de carácter paranoides

Suspicacia: La persona paranoide está tensa, ansiosa e insegura de sí misma, desconfía de los demás, sospecha sus intenciones buscando en su conducta significados y motivos escondidos. Tiene pocas amistades íntimas, se ve como un solitario. Todos los actos de los demás los toma en referencia para él. No es consciente de sus propios impulsos agresivos, pero tiende en cambio ser atacado y tratado de modo injusto por los demás a los que considera indignos de confianza, justificando de esta forma su propia conducta secreta y excluyente.

Resentimiento crónico: Su incapacidad para relacionarse de forma realista con los demás le hace sentirse torpe e incómodo en situaciones sociales. Por ejemplo, ante una situación   en la que alguien se tope con él en una multitud: una persona narcisista diría «así es la gente», mientras que un paranoide va más allá «ha querido fastidiarme».

Justicia y normas: A veces buscan instrucción en autodefensa, suelen interpretar todo literalmente y se basan en un cumplimiento rígido de normas.

publica-articulo-revista-ocronos

Grandiosidad: Tienen convicción de sus opiniones e insisten en que tienen razón, crean una impresión de capacidad y dependencia. A veces falta de tacto y actitudes de superioridad, arrogancia y grandeza.

Se ha descrito que algunos individuos con paranoia experimentaron situaciones de vergüenza en la primera infancia, es común que aparezca la envidia como rasgo de carácter paranoide. La persona paranoide se siente perseguida, su vida transcurre en sufrimiento en manos (según su punto de vista) de otros, por lo que no es raro observar depresión incluso suicidio en estas personas. Interpreta sus adversidades no como algo fortuito sino como resultado de la malevolencia personal de otra persona.

Síndromes paranoides: psicosis paranoides

La mayoría de psicosis paranoides son esquizofrénicas, aunque también tiene lugar en síndromes mentales orgánicos. La psicosis esquizofrénica paranoide suele tener un comienzo gradual, el paciente se retrae del contacto emocional con los demás y regresa a un estado de preocupación narcisista consigo mismo, el mundo desaparece como consecuencia, como caótico y desorientador. En su estado, no acierta a percibir el sentido de la conducta de los demás y busca la clave que les explique sus acciones. Por tanto, los conceptos erróneos que surgen representan el esfuerzo del paciente para reestablecer contacto con el mundo real. La esencia del pensamiento delusorio no está en la falta de correspondencia con la realidad externa, sino en la fijeza de la convicción del paciente y incapacidad de alterar sus ideas por su carácter irracional.

El contenido de las ideas delirantes del paciente está condicionado por sus conflictos psicodinámicos, valores culturales generales de la sociedad en la que vive y características específicas de su familia y educación.

  • Delirio de persecución: más común. El persecutor representa lo ambivalísticamente querido y una proyección de aspectos del paciente mismo. Suele haber alguna base real para las proyecciones paranoides, aunque resulte exagerada fuertemente por el paciente. Suelen reflejar problemas sociales de preocupación donde reside. Temas más frecuentes son: conspiraciones comunistas, racismo, mafia.

Existen otros como: delirio de grandeza (capacidades imaginarias que no son apreciadas por el resto del mundo), erotomanía o delirio de ser amado (pacientes femeninos la mayoría de las veces, se centra en un individuo y siente que le está comunicando su amor a través de diversos signos y señales).

Palabras clave: Paranoia, trastorno paranoide, entrevista clínica, enfermera especialista salud mental.

Keywords: Paranoia, Paranoid disorder, clinical interview, mental health nurse.

Objetivos

  • Realizar una revisión bibliográfica sobre la Paranoia y sus características más importantes.
  • Describir una entrevista real realizada a una paciente con Paranoia, ingresada en una unidad de agudos de psiquiatría en Zaragoza.
  • Revisar técnicas de entrevista para mejorar la intervención por parte del profesional de salud mental.

Material y método

Se recogen datos basados en entrevistas reales realizadas a una paciente con paranoia, se realiza así mismo una búsqueda bibliográfica exhaustiva, utilizando bases de datos como MedLine, Scielo, PubMed… a través del buscador Wos Science, revisando artículos recientes, publicados en revistas científicas.

Resultados

Dirección de la entrevista

Fase inicial

Enojo y silencio: El enojo del paciente constituye un rasgo destacado en la entrevista inicial, la desconfianza profunda del paciente, su hipersensibilidad y temor al rechazo hacen una interpretación y la confrontación difíciles. El entrevistador podría establecer una relación inicial con el paciente comentando. «parece usted haber sido traído contra su voluntad» «supongo que ha sido usted enviado al hospital con alguna razón “hasta que no tenga yo alguna prueba de que aquella razón es infundada o ya no tiene validez usted habrá de permanecer aquí» » en estas condiciones el que usted me hable no puede hacer más que mejorar sus probabilidades de ser dado de alta». Se puede simpatizar con los sentimientos que experimenta el paciente al ser atendido indebidamente.

El paciente paranoide grave que padece alucinaciones e ideas delirantes atemorizantes está mejor motivado a comunicarse con objeto de obtener protección.

Actitud del paranoide: mirada fija observando todos los detalles (a veces hace sentir incómodo). Es mejor mantener la mirada como muestra de interés, sin confrontar, pero sin mostrar desconfianza y temor.

Cuando se observa obstrucción: «me gustaría oír los detalles de su historia y no dudo que en el curso de nuestras sesiones tendré ocasión de ello, sin embargo, hay aspectos que necesitamos examinar ahora con el objetivo de que yo pueda ayudarle» «cómo puedo ayudarle a usted con estos problemas?»

Ante la desconfianza y hostilidad del paciente, el entrevistador deberá abstenerse de que el paciente es su amigo, puede declararse en acuerdo con él con que «es un extraño, y que no hay razón para confiar inmediatamente o considerarlo aliado». De esta forma se expresa compasión humana por el dolor del paciente desde un punto profesional, sin convertirse en un amigo íntimo, aunque su relación con él sea real y auténtica. La persona paranoide presenta serias dificultades para determinar en quien puede confiar y en quien no. Pueden mostrar suspicacia con frases como: «dejó usted esa revista encima del mueble abierta para que lo viese esa foto? ,»sé porque me hace esa pregunta», «Por qué quiere usted saber esto?» . Por parte del entrevistador, no presionar para que revele información, no discutir puntos de vista, puede indicar que la percepción del paciente es válida pero que su interpretación no es posible, es mejor que usar el humor porque resulta humillante.

Establecer alianza terapéutica

Enfrentamiento del delirio: Todo principiante se siente tentado de sacar al paciente de su estado delirante sirviéndose de la lógica. La imposibilidad de esta tarea tarda poco en ponerse de manifiesto. Es preferible que el entrevistador pregunte al paciente acerca de la causa de persecución. «por qué razón la gente debería estar en su contra y que pudo hacer él para ofenderles» Así ni estás de acuerdo con las ideas delirantes ni las niegas.

Si el paciente pregunta directamente si crees o no la historia: tampoco conviene hacer declaraciones engañosas para conquistar la confianza momentánea. «creo que usted se siente exactamente tal y como dice, y que usted me dice la verdad tal y como la ve, sin embargo, el significado que usted atribuye a sus sentimientos es una cuestión de interpretación». Es conveniente que el entrevistador declare fundamento lógico en que se basa su posición, pero sin discutirlo con el paciente, «no dudo que el automóvil verde que usted describió dio realmente la vuelta a la manzana, sin embargo, no veo razón alguna para suponer que las personas que viajaban estuvieran más interesadas en usted que en cualquier otra persona», ¿por qué debería yo creer que usted tiene razón y que sus pacientes están locos?»

Distinción entre delirios y realidad: Todo delirio paranoide contiene algún núcleo de realidad, a veces cuando el delirio es plausible se intenta averiguar hasta dónde llega la realidad, esto es un error, no importa. Es mejor hacer un reconocimiento de los elementos plausibles para establecer una relación. Lo más importante es: la preocupación del paciente, su certidumbre de que es cierto y el uso de esto para expresar frustraciones y fracasos. (significado). Una de las formas de establecer relación está en indicar simpatizando que estas ideas están obstaculizando una vida constructiva y útil.

Plan de tratamiento

Participante activo: Reconoce los problemas en relación a los cuales necesita ayuda, puede no darse cuenta de que necesita ayuda psiquiátrica, pero aceptará para su irritabilidad, insomnio o incapacidad de concentrarse. Admitirá un problema en vida social o trabajo, «estos son problemas de los que hemos de ocuparnos juntos». No es el sistema delirante el que necesita tratamiento sino la persona enojada y asustada que lo ha creado, hay que hablar con franqueza y consistencia «podemos permitirnos estar en desacuerdo», recalcar que el paciente puede y debe tomar sus propias decisiones.

Por ejemplo, si te pregunta: «¿acaso le parezco a usted loco?, podemos tratar de tranquilizarle contestándole negativamente, pero sería más apropiado algo ingenuo como «¿qué le hace a usted preguntar si está loco?

Interpretación de la transferencia: el paciente produce material de fantasía acerca del terapeuta en las etapas cercanas al tratamiento, resulta útil proporcionar primero datos reales y luego explorar de qué modo llegó el paciente a sus propias conclusiones. Puede decir frases como «usted tiene el derecho de analizarme si lo desea, sin embargo ¿no le parece a usted que es injusto indagar primero lo que yo creo que ocurrió y como me siento al respecto? antes de formular conclusiones precipitadas sobre mis motivos. Toda oportunidad para el paciente de extender su conciencia acerca de cómo establece conclusiones con respecto a los motivos de los demás, sin información adecuada, posee un efecto terapéutico. La introducción constante de realidad en el proceso del tratamiento proporciona una palanca terapéutica importante, sin embargo, al examinar el sistema delusivo del paciente el terapeuta ha de proteger a este para que no se sienta humillado.

Fase final

Habría que prestar particular atención a comentarios espontáneos o causales hechos. El paciente paranoide lo tiene en cuenta, aunque a veces los principiantes tendemos a considerar tales observaciones como fuera de la sesión.

Gradualmente a medida que la conversación progresa, el paciente desarrolla alguna comprensión de cómo sus actitudes y conducta afectan a los demás. A medida que aprende a confiar en el apoyo y afecto de su terapeuta puede aprender a apreciar que la vida no es blanca o negra y que la gente es capaz de interesarse por él sin que se convierta por esto en el centro del universo.

Conclusiones

  • Es imprescindible formarse en psicopatología clínica y hacer revisiones bibliográficas para aumentar el conocimiento acerca de los pacientes paranoides y su sintomatología, y así realizar las entrevistas de un modo más profesional y adecuado.
  • La especialización en salud mental por parte de Enfermería es indispensable para poder proporcionar una atención de calidad al paciente psiquiátrico.

Bibliografía

  1. Tyson PJ, Laws KR, Flowers KA, Mortimer AM, Schulz J. Attention and executive function in people with schizophrenia: Relationship with social skills and quality of life. Int J Psychiatry Cilin Pract. 2008; 12(2):112-9. Kunert HJ, Norra C, Hoff P. Theories of delusional disorders. Psychopathology. 2007; 40:191-202.
  2. Pickup G J. Relationship between Theory of Mind and executive function in schizophrenia: s systematic review. Psychopathology. 2008; 41(4):206-13.
  3. Leposavić L., Šaula-Marojević B., Gavrilović P. Paranoid Schizophrenia versus Schizoaffective Disorder: Neuropsychological Aspects. Srp Arh Celok Lek. 2015 Jul-Aug;143(7-8):391-396.
  4. Kendler KS and Tsuang Mt. Nosology of Paranoid Schizofrenia and other paranoid psychoses. Schizophrencia Buletin. 1981; 7(4):594-610.