Ocronos – Editorial Científico-Técnica

Papel de Enfermería en el estudio de la médula ósea: aspiración y biopsia

Incluido en la revista Ocronos. Vol. IV. Nº 2–Febrero 2021. Pág. Inicial: Vol. IV; nº2: 98

Autor principal (primer firmante): Raquel Ruiz Ciprés

Fecha recepción: 25 de Enero, 2021

Fecha aceptación: 20 de Febrero, 2021

Ref.: Ocronos. 2021;4(2): 98

Autoras:

Palabras clave: “aspirado de médula ósea”, “biopsia de médula ósea”, “células hematopoyéticas”, “Enfermería”, “enfermedades hematopoyéticas”.

Resumen

El examen de la médula ósea, como “fábrica” de la hemopoyesis es una de las herramientas diagnósticas más antiguas y útiles en el estudio de las enfermedades hematológicas.

Es una prueba asequible, sencilla y con pocas complicaciones técnicas para el personal experimentado. Su objetivo principal es el diagnóstico, la confirmación y el estadiaje de ciertas enfermedades, así como informar sobre el estado de la celularidad, morfología y maduración de las células hematopoyéticas.

Introducción

La médula ósea es un tejido suave y esponjoso que se encuentra en el interior de los huesos, formada por una parte líquida y una parte más sólida que desempeña un papel fundamental en la producción de los componentes de la sangre y de las células esenciales para el buen funcionamiento del sistema inmunitario.

Se encuentran las células madre, denominadas progenitores hematopoyéticos, a partir de las cuales se diferencian todas las células de la sangre.

Las pruebas de la médula ósea comprueban si está funcionando correctamente y produciendo cantidades normales de glóbulos sanguíneos. Estas pruebas permiten diagnosticar y vigilar muchas enfermedades, problemas de la sangre y ciertos tipos de cáncer. (1)

Hay dos tipos de pruebas:

El aspirado y la biopsia extraen la médula generalmente del hueso de la pelvis y son pruebas que casi siempre se hacen al mismo tiempo. Juntos, estos dos procedimientos pueden denominarse «estudio de médula ósea».

En el estudio previo se decide si se necesita uno o ambos procedimientos. (2)

Objetivos

Las pruebas de la médula ósea se usan para:

Antes de proceder, se debe de tener en cuenta lo siguiente:

Procedimiento

Si ambos procedimientos son necesarios, normalmente se realiza la aspiración de médula ósea en primer lugar.

Aspirado medular

Biopsia medular

Para la biopsia el procedimiento inicial es el mismo:

Complicaciones

El aspirado y biopsia de la médula ósea, constituye una técnica segura en manos experimentadas. En la mayor parte de las ocasiones las molestias son muy leves y mayormente relacionadas con:

La complicación más frecuente y generalmente más seria es la hemorragia, que puede incluso requerir de transfusión sanguínea. Entre los factores de riesgo asociados a una mayor probabilidad de sangrar de forma grave se encuentran el diagnóstico de una enfermedad mieloproliferativa crónica, el tratamiento con ácido acetilsalicílico y la existencia de una trombopatía o de trombopenia de otra naturaleza.

La infección en el lugar de punción es una complicación rara y generalmente se relaciona con neutropenia o disfunción de los neutrófilos. (3)

Papel de Enfermería

Conclusiones

El estudio de la médula ósea es una herramienta diagnóstica fundamental de algunas enfermedades hematológicas. Da información de los precursores de las células sanguíneas y se ha vuelto imprescindible para la clasificación y seguimiento de las leucemias, los linfomas y otros procesos hematológicos.

Para un correcto estudio y procesamiento de la médula ósea, la indicación de hacer una punción medular se basará en la valoración previa de la historia clínica y de las pruebas complementarias disponibles. En función de la sospecha clínica, se determinará si hacer aspirado, biopsia o las dos en conjunto.

La técnica es asequible, sencilla y en manos experimentadas entraña pocos riesgos.

Las responsabilidades del personal de Enfermería consisten en preparar y educar al paciente, valorarlo para detectar las complicaciones, preparar y darle apoyo durante el procedimiento, ayudar al médico y entregar la hoja de recomendaciones y cuidados posteriores.

Bibliografía

  1. Ryan DH. Examen de la médula ósea. En: Beutler E, Lichtman MA, Coller BS, Kipps TJ, Seligson U, editores. Williams Hematology. Ed. Madrid: Marban; 2015.p. 17-25.
  2. Allende Riera A, Cárdenas Negro C, Raya Sánchez J.M. Biopsia de médula ósea en el linfoma de Hodgkin. [Internet]. 2018 [citado el 10 de enero 2021]; 150: 104-106. Disponible en: https://dialnet.unirioja.es/ servlet/articulo?codigo =6326556
  3. Beléndez C, Cela S, Galarón P. Punción-aspiración de médula ósea. An Pediatr Contin. 2017;5(1):52-54.
  4. Raya Sánchez J.M. Técnica de obtención de la biopsia de médula ósea. En: Hernández Nieto L. Biopsia de la médula ósea perspectiva clínico-patológica. 2ª Ed. FEHH; 2017. 5-10.
  5. Rushing J. Colaborar en la aspiración y la biopsia de médula ósea. Nursing [Internet]. 2016 [citado el 12 de enero 2021]; 51-52. Disponible en: https://www.elsevier. es/es-revista-nursing- 20-pdf-S02125 3820770938X
Salir de la versión móvil