Enfermedades sensoriales y sus afecciones

Incluido en la revista Ocronos. Vol. VII. Nº 3–Marzo 2024. Pág. Inicial: Vol. VII; nº 3: 930

Autor principal (primer firmante): Irene Martínez Sánchez

Fecha recepción: 03/03/2024

Fecha aceptación: 29/03/2024

Ref.: Ocronos. 2024;7(3): 930

Autores:

Irene Martínez Sánchez

Víctor Manuel García Torres

Álvaro Jiménez Jiménez

Marta Tegedor Feced

María Pilar Florián del Río

Úrsula Soledad Manrique Vilchez

Categoría: TSID/TCAE

Palabras clave: Afección corporal, capacidad, sentidos, visual, audición, olfativo, táctil.

Introducción

Las enfermedades sensoriales son afecciones que afectan la capacidad del cuerpo para procesar información sensorial de manera adecuada. Estas condiciones pueden tener un impacto significativo en la vida diaria de una persona, ya que interfieren con su capacidad para percibir el mundo que les rodea de manera precisa y efectiva.

En este artículo, se analizarán varios trastornos que afectan los sentidos, incluyendo la vista, el oído, el olfato, el gusto y el tacto, así como sus causas, síntomas y opciones de tratamiento.

Trastornos visuales

  • Miopía: La miopía es un trastorno visual común en el cual una persona tiene dificultad para ver claramente los objetos distantes. Esto se debe a que la imagen visual se enfoca delante de la retina en lugar de sobre ella, lo que resulta en una visión borrosa a largas distancias.
  • Hipermetropía: La hipermetropía es lo opuesto a la miopía, donde una persona tiene dificultad para ver claramente los objetos cercanos. Esto se debe a que la imagen visual se enfoca detrás de la retina en lugar de sobre ella, lo que resulta en una visión borrosa a cortas distancias.
  • Astigmatismo: El astigmatismo es un trastorno visual causado por una curvatura irregular de la córnea o el cristalino. Esto provoca una visión borrosa o distorsionada tanto de cerca como de lejos.
  • Degeneración macular: La degeneración macular es una enfermedad ocular que afecta la mácula, la parte de la retina responsable de la visión central y nítida.

Esta condición puede causar pérdida de visión central y dificultad para ver detalles finos.

Trastornos del oído

  • Pérdida de audición: La pérdida de audición puede ser causada por diversos factores, como la exposición a ruidos fuertes, el envejecimiento, lesiones en el oído o enfermedades genéticas. Puede manifestarse como dificultad para escuchar sonidos suaves, conversaciones o música.
  • Tinnitus: El tinnitus es una afección en la que una persona experimenta zumbidos, pitidos u otros sonidos en los oídos sin una fuente externa de sonido. Esto puede ser constante o intermitente y puede interferir con la capacidad de una persona para concentrarse o dormir.

Trastornos del olfato y del gusto

  • Anosmia: La anosmia es la pérdida total o parcial del sentido del olfato. Puede ser causada por lesiones en la nariz, infecciones sinusales, pólipos nasales, enfermedades neurodegenerativas o traumatismos craneales.
  • Ageusia: La ageusia es la pérdida total del sentido del gusto. Puede ser causada por factores como infecciones, lesiones en la boca o en la lengua, enfermedades neurológicas o ciertos medicamentos.

Trastornos del tacto

  • Hipoestesia: La hipoestesia es una disminución de la sensibilidad táctil en la piel. Puede ser causada por trastornos neurológicos, lesiones en la médula espinal, deficiencias nutricionales o enfermedades metabólicas.
  • Neuralgia del trigémino: La neuralgia del trigémino es un trastorno doloroso que afecta al nervio trigémino, que controla la sensación en la cara. Puede causar episodios intensos de dolor facial que pueden ser desencadenados por actividades cotidianas como comer, hablar o cepillarse los dientes.

Prevalencia

A continuación, se detallan datos de prevalencia para algunas de las enfermedades sensoriales más comunes:

  • La miopía es una de las afecciones oculares más comunes en todo el mundo. Se estima que afecta aproximadamente al 30-40% de la población adulta en Estados Unidos y Europa, y la prevalencia tiende a ser aún mayor en algunas regiones de Asia, donde puede superar el 80% en ciertos grupos de edad.
  • La hipermetropía es menos común que la miopía, pero sigue siendo una afección ocular prevalente. Se estima que afecta alrededor del 25-30% de la población adulta en Estados Unidos y Europa.
  • El astigmatismo es otro trastorno visual común. Se estima que afecta a aproximadamente el 20-30% de la población en Estados Unidos y Europa.
  • La degeneración macular es una de las principales causas de pérdida de visión en adultos mayores. Se estima que afecta alrededor del 10% de las personas mayores de 65 años en todo el mundo.
  • La pérdida de audición es una afección común, especialmente en personas mayores. Se estima que afecta alrededor del 15% de los adultos en todo el mundo, y esta cifra aumenta significativamente con la edad.
  • El tinnitus es una afección muy común, que afecta aproximadamente al 10-15% de la población en todo el mundo. Puede ser temporal o crónico y puede variar en gravedad.
  • La prevalencia de la anosmia (pérdida del olfato) y la ageusia (pérdida del gusto) varía según la causa subyacente. Por ejemplo, se estima que la anosmia afecta aproximadamente al 5% de la población, mientras que la ageusia es menos común y puede afectar alrededor del 1-2% de las personas.
  • La neuralgia del trigémino es menos común que algunas de las otras afecciones mencionadas, pero aún, así puede afectar a un número significativo de personas. Se estima que afecta a alrededor de 12-15 personas por cada 100,000 cada año.

Causas y tratamiento

Las enfermedades sensoriales pueden tener diversas causas, que van desde factores genéticos y hereditarios hasta lesiones, enfermedades y trastornos del sistema nervioso.

El tratamiento depende del trastorno específico y puede incluir corrección visual con gafas o lentes de contacto, implantes cocleares para la pérdida de audición, medicamentos para controlar los síntomas del tinnitus, terapia de rehabilitación para la pérdida del olfato o el gusto, y medicamentos o terapias para controlar el dolor en los trastornos del tacto.

Conclusión

Las enfermedades sensoriales son afecciones que pueden tener un impacto significativo en la calidad de vida de una persona. Es importante buscar ayuda médica si se experimentan cambios en la visión, el oído, el olfato, el gusto o el tacto, ya que un diagnóstico temprano y un tratamiento adecuado pueden ayudar a mejorar los síntomas y prevenir complicaciones a largo plazo.

Bibliografía

  1. Hernández, M. R., Viñuel, I. C., Gómez-Lobo, E. G., & Gómez, J. D. (2011). La malnutrición como causa y consecuencia de distorsiones sensoriales. Nutrición Hospitalaria, 4(2), 25-30. https://www.redalyc.org/pdf/3092/309226781006.pdf
  2. Salazar Barajas, M. E., Herrera Herrera, J. L., Ruiz Cerino, J. M., Guerra Ordoñez, J. A., & Duran Badillo, T. (2021). Función sensorial y cognición en adultos mayores con enfermedad crónica. Horizonte Sanitario, 20(1), 89-94. https://doi.org/10.19136/hs.a20n1.3921
  3. Santos García, D., Aneiros Díaz, Á., Macías Arribi, M., Llaneza González, A., Abella Corral, J., & Santos Canelles, H. (2010). Síntomas sensoriales en la enfermedad de Parkinson. Revista de Neurología 5(2), s65-s74. https://pesquisa.bvsalud.org/portal/resource/pt/ibc-86866
  4. Severiano-Pérez, P. (2019). ¿Qué es y cómo se utiliza la evaluación sensorial? Interdisciplina, 7(19), 47-68. https://doi.org/10.22201/ceiich.24485705e.2019.19.70287
Salir de la versión móvil