Enfermedad de Buerger

Incluido en la revista Ocronos. Vol. VII. Nº 4–Abril 2024. Pág. Inicial: Vol. VII; nº 4: 8

Autor principal (primer firmante): Gemma Embid Gené

Fecha recepción: 04/03/2024

Fecha aceptación: 30/03/2024

Ref.: Ocronos. 2024;7(4): 8

Autores:

Gemma Embid Gené

Rebeca Ferrer Montón

Publica TFG cuadrado 1200 x 1200

Mónica Trinidad Mallor Callén

Eva María Román Batalla

Sandra Rodríguez Rodríguez

María Ángeles Gomara Vizcaino

Categoría: TÉCNICO EN CUIDADOS AUXILIARES DE ENFERMERÍA.

Palabras clave: Enfermedad de Buerger.

Introducción

El término ENFERMEDAD DE BUERGER también llamada tromboangeítis obliterante (TAO), es una enfermedad inflamatoria poco frecuente que afecta los vasos sanguíneos pequeños y medianos de las manos y los pies. La causa exacta de la enfermedad de Buerger se desconoce, pero se cree que está relacionada con el consumo de tabaco.

publica-articulo-revista-ocronos

Objetivos

  • El objetivo del tratamiento para controlar esta enfermedad es vigilar los síntomas y advertir el bajón de la enfermedad.
  • Interrumpir el uso del tabaco de cualquier manera, es clave para intervenir en la enfermedad. Se encomiendan los métodos para dejar de fumar. Así mismo es significativo impedir las temperaturas frías y otras situaciones que reduzcan la circulación a las manos y los pies.
  • Utilizar calor y hacer ejercicio ligero consiguen ayudar a aumentar la circulación.

Síntomas

Los síntomas de la enfermedad de Buerger pueden incluir:

  1. Dolor en las manos y los pies, especialmente en los dedos, entumecimiento u hormigueo en las manos.
  2. Modificación en el color de la piel de las manos o los pies. La piel consigue verse grisácea, rojiza o azulada. Según tu color de piel, estas alteraciones de color pueden ser más dificultosas o posibles de notar.
  3. Los dedos de los pies y de las manos se tornan blancos y posteriormente azules cuando se presentan al frío, lo que se percibe como la enfermedad de Raynaud. Estas modificaciones de color pueden ser más difíciles o fáciles de percibir.
  4. Dolor de pies al caminar. Es viable que el dolor entorpezca andar largos recorridos.
  5. Llagas abiertas intensas en los dedos de las manos y de los pies que tardan en sanar. El daño en los dedos de las manos y los pies puede ser agudo cuando no se mueven. También puede aparecer gangrena en los dedos de las manos y los pies.
  6. Esta enfermedad puede provocar complicaciones graves, como la amputación de los dedos de las manos y los pies.

Causas

La enfermedad de Buerger es causada por fumar. El tabaquismo daña los vasos sanguíneos o permanecen cercados por coágulos de sangre. Hace que sean más propensos a inflamarse y estrecharse. Las arterias tienden a ser a las que más les afecta.

Otros elementos de peligro incluyen:

  • Ser hombre.
  • Tener entre 20 y 40 años
  • Tener antecedentes familiares de enfermedad de Buerger.

Diagnóstico

El diagnóstico de la enfermedad de Buerger se basa en los síntomas del paciente, antecedentes médicos y examen físico. No existe una prueba única para diagnosticar la enfermedad.

Las pruebas que se pueden usar para descartar otras afecciones incluyen:

  • Angiografía: una prueba que usa rayos X para visualizar los vasos sanguíneos
  • Ecografía Doppler: una prueba que usa ondas sonoras para medir el flujo sanguíneo
  • Prueba de Allen: una prueba que mide el flujo sanguíneo a la mano

Tratamiento

El tratamiento de la enfermedad de Buerger se centra en dejar de fumar y mejorar la circulación. Los medicamentos también pueden ayudar a controlar la inflamación y reducir el riesgo de coágulos sanguíneos. En algunos casos, la cirugía puede ser necesaria para reparar el daño causado por la enfermedad.

Lo más importante es:

  • Dejar de fumar por completo: Es fundamental para detener la progresión de la enfermedad y mejorar la salud general. El tabaquismo es la causa principal de la enfermedad de Buerger y continuar fumando empeorará los síntomas y aumentará el riesgo de complicaciones graves, como amputaciones.

Medicamentos

  • Antiagregantes plaquetarios: como la aspirina o el clopidogrel, ayudan a prevenir la formación de coágulos sanguíneos que pueden obstruir las arterias afectadas
  • Vasodilatadores: como los antagonistas del calcio o los análogos de las prostaglandinas, pueden ayudar a mejorar el flujo sanguíneo en las extremidades afectadas.
  • Analgésicos: como el paracetamol o la codeína, pueden ayudar a controlar el dolor.

Otras opciones

  • Terapia con oxígeno: puede ayudar a mejorar la cicatrización de las úlceras.
  • Ejercicios de fisioterapia: pueden ayudar a mejorar la movilidad y la fuerza de las extremidades afectadas.
  • Cirugía: en casos graves, puede ser necesaria para reparar o reemplazar las arterias dañadas.

Conclusión

Es importante recordar que no existe una cura para la enfermedad de Buerger, pero el tratamiento temprano y adecuado puede ayudar a controlar la enfermedad y mejorar la calidad de vida.

Bibliografía

  1. https://medlineplus.gov/spanish/ency/art icle/000172.htm
  2. https://www.redaccionm edica.com/recursos-salud/diccionario• enfermedades/enfermedad-buerger
  3. https:// clinicamontanoherrera.es/3630/enfermed ad-buerger-tabaquismo/