Icono del sitio Ocronos – Editorial Científico-Técnica

La elastasa pancreática

revista-ocronos-tecnicos

Incluido en la revista Ocronos. Vol. V. Nº 5–Mayo 2022. Pág. Inicial: Vol. V; nº5: 94

Autor principal (primer firmante): María Teresa Díez Martínez

Fecha recepción: 4 de mayo, 2022

Fecha aceptación: 21 de mayo, 2022

Ref.: Ocronos. 2022;5(5) 94

Autores:          

  1. María Teresa Díez Martínez
  2. Laura Quirós Fernández
  3. Amalia Yáñez López
  4. Jesús Marcos Garzo Cano

Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA)

Categoría Profesional: Técnico de Laboratorio de Diagnóstico Clínico y Biomédico

Resumen

La elastasa 1 es una enzima pancreática que nos ayuda al diagnóstico de insuficiencias pancreáticas exocrinas (pancreatitis crónica, fibrosis quística, colelitiasis, etc.).

Las ventajas de su análisis residen en que al contrario que otras enzimas pancreáticas, no se degrada durante el tránsito intestinal y la concentración en heces es de 5 a 6 veces más alta que en el aspirado duodenal. La elastasa en heces se correlaciona con la secreción exocrina pancreática y además, la variación intraindividual de su secreción fecal es baja.

Palabras Clave:

Elastasa, ELISA, DG – 53 Triturus, Anticuerpos monoclonales.

Introducción

La parte exocrina del páncreas es indispensable para el proceso de absorción intestinal. No obstante, dada la gran capacidad de reserva del páncreas, una leve disminución de la producción de enzimas pancreáticas no tiene por qué producir sintomatología en el paciente; sólo cuando la insuficiencia exocrina es muy importante aparecen las típicas manifestaciones de la malabsorción por maldigestión.

La causa más frecuente de hipofunción e insuficiencia exocrina pancreática es la pancreatitis crónica; la cual se caracteriza por destrucción irreversible de tejido pancreático, que es sustituido por fibrosis, con la consiguiente pérdida de su función.

Método

Las heces son recogidas en contenedor estéril de boca ancha, y son estables 1 mes a – 20 ºC y 1 semana a temperatura ambiente.

El aparato utilizado en el Hospital Universitario Central de Asturias es el DG – 53 triturus de la casa Grifols, y la técnica usada es un método de enzimoinmunoanálisis de adsorción (ELISA) con dos anticuerpos monoclonales específicos contra el antígeno (elastasa humana) para capturarlo entre ambos, tipo sándwich.

Las ventajas que presenta dicha prueba es que no requiere una dieta especial para recolección de muestra de heces, tiene un alto valor predictivo negativo y una alta sensibilidad (superior al 80 %) para la detección de formas severas de insuficiencia pancreática exocrina en heces formadas.

Sin embargo, la sensibilidad de la elastasa fecal es baja (en torno al 30%) en los pacientes con insuficiencia pancreática exocrina leve. Este hecho obliga a completar estudios (ecoendoscopia, resonancia magnética, test de secretina) en el caso de que la determinación sea normal y persista la sospecha clínica.

Resultados

Estos son los valores de referencia del laboratorio del Hospital Universitario Central de Asturias:

μg/g heces – Interpretación

El principal problema de la técnica para la determinación de la elastasa son los falsos positivos en pacientes con esteatorrea secundaria a enfermedad del intestino delgado, sobre todo en relación con sobrecrecimiento bacteriano, ya que las bacterias consumen elastasa en su paso por el tracto intestinal. También existen falsos positivos por dilución de la muestra en pacientes con diarrea acuosa, como en el síndrome del intestino irritable.

Además, se han demostrado discrepancias entre la detección de grasa en heces y los valores de elastasa fecal en sujetos sometidos a resección pancreática o cirugía gastrointestinal, probablemente por la existencia de otros factores, además de la capacidad secretora del páncreas, que contribuyen a la clínica de malabsorción, como la inadecuada mezcla del contenido alimentario con el jugo duodenal.

Conclusiones

Como conclusión, la elastasa fecal es una prueba fácil de aplicar en la rutina clínica, y puede considerarse el primer escalón en el estudio de pacientes con sospecha clínica de enfermedad pancreática crónica y en el seguimiento de pacientes con pancreatitis crónica. Ha reemplazado a la detección fecal de tripsina y quimotripsina.

Bibliografía

  1. E. Sanz de Villalobos, F. Carballo Álvarez. Pruebas de función pancreática exocrina. Revis Gastroenterol 2000; 4: 167-176.
  2. Carroccio, A., Verghi, F., Santini, B., Lucidi, V., Iacono ,G., Cavataio , F. Soresi, M., Ansaldi, N., castro, M., Montalvo, G. Diagnostic Accuracy of Fecal Enastase 1 Assay in patients with Pancreatic Maldigestión or Intestinal Malabsortión, Dig. Dis. Sci, 46, 1335 – 1342, 2001
  3. Domínguez-Muñoz, J.E., Hieronymus, C., Sauerbruch, T., Malfertheiner, P. Fecal Enastase Test: Evaluation of a New Noninvasive Pancreatic Function Test, Am. J. Gastroenterol, 90, 1834 – 1837, 1995.
  4. Gullo, L., Ventrucci, M., Tomassetti, P., Migliori, m., Pezzilli, R. Fecal Elastase 1 Determination in Chronic Pancreatitis, Dig. Dis. Sci, 44, 210-213, 1999
  5. Protocolo inerno Hospital Universitario Central de Asturias
Salir de la versión móvil